Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-04-2015

"Todava hay jueces..."

Uri Avnery
Gush Shalom

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Esta semana gan una dudosa distincin: una innovadora sentencia del Tribunal Supremo ha sido promulgada por una causa ma. Es un honor del que habra prescindido de buena gana.

Mi nombre apareci a la cabeza de una lista de solicitantes, asociaciones y particulares que pidi al Tribunal anular una ley promulgada por el Parlamento israel.

Israel no tiene constitucin escrita. Esta situacin inusual surgi desde el principio del Estado porque David Ben-Gurion, un laico feroz, no pudo lograr un acuerdo con los partidos ortodoxos, que insistan en que la Tor es ya una constitucin.

As, en lugar de una constitucin tenemos una serie de leyes bsicas que cubren slo una parte del terreno y el Tribunal Supremo como precedente de las leyes. Este Tribunal se arrog lentamente el derecho de abolir las leyes promulgadas por la Knesset que contradicen la constitucin inexistente.

A partir de la ltima Knesset, los miembros de la extrema derecha, Likud, han estado compitiendo entre s en sus esfuerzos por castrar al Tribunal Supremo de una u otra manera. Algunos llenaran el Tribunal de jueces de derecha, otros limitaran radicalmente su jurisdiccin.

Las cosas llegaron a un punto crtico cuando un grupo de miembros de la extrema derecha del Likud lanz una verdadera avalancha de proyectos de ley claramente inconstitucionales. Uno de ellos, el ms peligroso, era una ley que prohiba que la gente llame a un boicot del Estado de Israel y, de un modo siniestro, aadieron las palabras "y de los territorios en su poder".

Esto revel el verdadero objetivo de la operacin. Unos aos antes nuestra organizacin pacifista Gush Shalom llam a la poblacin a boicotear los productos de los asentamientos en los territorios ocupados. Tambin publicamos en nuestra web una lista de los productos. Otras organizaciones pacifistas se unieron a la campaa.

Al mismo tiempo tratamos de convencer a la Unin Europea de hacer algo similar. El acuerdo de Israel con la UE, que exime a las mercancas israeles de impuestos aduaneros, no incluye las de los asentamientos. Pero se manej a la UE para que mantuviera los ojos cerrados. Nos tom mucho tiempo y esfuerzo lograr que los abran de nuevo. En los ltimos aos la UE ha excluido a estos bienes de las exenciones impositivas. Ha exigido que en toda la mercanca "made in Israel" se declare el verdadero lugar de origen. Esta semana 16 ministros de Asuntos Exteriores europeos pidieron al jefe de Asuntos Exteriores de la UE que exija que todos los productos de los asentamientos estn claramente marcados.

La ley aprobada por la Knesset no slo tiene aspectos penales, sino tambin civiles. Las personas que llaman a un boicot no slo podran acabar en la crcel, sino que tambin podran ser condenadas a pagar por enormes daos sin que el demandante tenga que demostrar que causaron algn dao real debido a la convocatoria al boicot.

Adems las asociaciones que reciben subsidios del Gobierno u otra asistencia gubernamental bajo las leyes existentes se veran privadas de ellos a partir de entonces, haciendo an ms difcil su trabajo por la paz y la justicia social.

En cuestin de minutos despus de la promulgacin de esta ley, Gush Shalom y yo presentamos personalmente nuestras demandas ante el Tribunal Supremo. Ellos se haban preparado bien con mucha antelacin con el defensor Gaby Lasky, un joven abogado talentoso y dedicado activista por la paz. Mi nombre fue el primero en la lista de peticionarios, por lo que el caso se llama: "Avnery contra el Estado de Israel".

El caso expuesto por Lasky era lgico y resonante. El derecho a la libertad de expresin no est garantizado en Israel por una ley especfica, sino que se deriva de varias leyes bsicas. Un boicot es una accin democrtica legtima. Cualquier individuo puede decidir comprar o no comprar algo. De hecho Israel est lleno de boicots. Las tiendas de venta de alimentos no kosher, por ejemplo, son boicoteadas sistemticamente por los religiosos y los carteles que convocan esos boicots de una tienda especfica estn ampliamente distribuidos en los barrios religiosos.

La nueva ley no prohbe los boicots en general, sino que seala especficamente los boicots polticos de un determinado tipo. De hecho, los boicots polticos son comunes en cualquier democracia. Don parte del ejercicio de la libertad de expresin.

De hecho, el ms famoso boicot moderno fue lanzado por la comunidad juda en Estados Unidos en 1933, despus de que los nazis llegaran al poder en Alemania. En respuesta los nazis llamaron a un boicot de todas las empresas judas en Alemania. Recuerdo la fecha, 1 de abril, porque mi padre no me permiti ir a la escuela ese da (yo tena 9 aos y era el nico judo de mi escuela).

Despus todos los pases progresistas se unieron en un boicot al rgimen racista de Sudfrica. Ese boicot jug un gran papel (aunque no decisivo) en su derrumbe.

Una ley general no puede obligar a una persona a comprar un producto normal ni prohibirle que lo compre. Incluso los autores de esta nueva ley israel entendieron esto. Por lo tanto su ley no castiga a nadie por comprar o no comprar. Castiga a los que convocan a otros a abstenerse de comprar.

Por lo tanto esa ley es claramente un ataque a la libertad de expresin y de accin democrtica no violenta. En resumen es una ley antidemocrtica bsicamente fallida.

El tribunal que juzg nuestro caso estaba formado por nueve jueces, casi todo el Tribunal Supremo. Esa composicin es muy rara y slo se convoca cuando debe tomarse una fatdica decisin.

El Tribunal estaba encabezado por su presidente, el juez Asher Gronis. Eso en s fue significativo, ya que Gronis est jubilado obligatoriamente desde enero, cuando cumpli 70 aos. Cuando la presidencia qued vacante Gronis ya era demasiado viejo para convertirse en el presidente del Tribunal. Bajo la ley israel que entonces exista un juez del Tribunal Supremo no puede convertirse en el presidente del Tribunal cuando llega el momento de su retiro final o est demasiado cerca. Pero el Likud estaba tan ansioso por tenerle que hizo pasar una ley especial de habilitacin para permitir que se convirtiera en el presidente.

Es ms, a un juez que ha estado en un caso pero no termin su sentencia en el tiempo antes de retirarse se le da un extra de tres meses para terminar el trabajo. Parece que incluso Gronis, el protegido de Likud, tuvo reparos en esta decisin especfica. Literalmente la firm en el ltimo momento -a las 17.30 horas del ltimo da- justo antes de que Israel se pusiera de luto en el inicio del Da del Holocausto.

Su firma fue decisiva. El Tribunal se dividi 4-4 entre los que queran anular la ley y los que queran mantenerla. Gronis uni a los que la aprobaban y se aprob la ley. Ahora es una ley del Estado.

Por unanimidad una seccin de la ley original se elimin del texto. El texto original dice que cualquier persona por ejemplo un colono- que afirma haber sido perjudicado por el boicot puede reclamar indemnizaciones ilimitadas a cualquier persona que ha llamado a este boicot, sin tener que demostrar que realmente fue perjudicado. A partir de ahora el demandante tiene que probar el dao.

En la audiencia pblica de nuestro caso los jueces nos preguntaron si estaramos satisfechos si tachasen las palabras "territorios en poder de Israel", dejando as el boicot de los asentamientos intacto. Respondimos que en principio insistimos en la anulacin completa de la ley, pero daramos la aprobacin a la anulacin de esas palabras. Pero en el juicio final, incluso esto no se hizo.

Esto, por cierto, crea una situacin absurda. Si un profesor en la Universidad de Ariel, bien instalada en lo profundo de los territorios ocupados, afirma que yo he llamado a boicotearle, puede demandarme. Entonces mi abogado tratar de demostrar que mi llamada fue bastante desatendida y por lo tanto no caus daos, mientras que el profesor tendr que probar que mi voz era tan influyente que multitudes fueron inducidas a boicotearle.

Hace aos, cuando todava era editor jefe de Haolam Hazeh, la revista de noticias, me decid a elegir a Aharon Barak como nuestro Hombre del Ao.

Cuando lo entrevist me dijo cmo salv la vida durante el Holocausto. Era un nio en el gueto de Kovno y un granjero lituano decidi sacarle de contrabando. Ese hombre sencillo arriesg su propia vida y la de su familia cuando lo escondi bajo una carga de patatas para salvarle.

En Israel Barak se elev a la categora de jurista eminente y con el tiempo se convirti en el presidente del Tribunal Supremo. Lider una revolucin llamada "Activismo Jurdico" afirmando, entre otras cosas, que el Tribunal Supremo tiene derecho a suprimir cualquier ley que niegue la (no escrita) constitucin israel.

Es imposible sobrestimar la importancia de esta doctrina. Barak hizo por la democracia israel quizs ms que cualquier otra persona. Sus sucesoras inmediatas -dos mujeres- acataron esta regla. Por eso el Likud estaba tan ansioso de poner a Gronis en su lugar. La doctrina Gronis puede denominarse "pasividad jurdica".

Durante nuestra entrevista, Barak me dijo: "Mira, el Tribunal Supremo no tiene legiones para hacer cumplir sus decisiones Es totalmente dependiente de la actitud de la gente. No puede ir ms all de lo que las personas estn dispuestas a aceptar!

Recuerdo constantemente este mandato. Por lo tanto no me sorprendi demasiado la sentencia del Tribunal Supremo en el caso de boicot.

El Tribunal tena miedo. Es tan simple y comprensible como eso.

La lucha entre el Tribunal Supremo y la extrema derecha del Likud est llegando a un clmax. El Likud acaba de ganar una victoria electoral decisiva. Sus dirigentes no ocultan su intencin de poner finalmente en prctica sus siniestros designios sobre la independencia del Tribunal.

Quieren permitir que los polticos dominen el comit de nombramiento de los jueces del Tribunal Supremo y poder abolir por completo el derecho del Tribunal a anular leyes inconstitucionales aprobadas por el Parlamento.

Menachem Begin sola citar al Molinero de Potsdam quien cuando se involucr en una disputa privada con el Rey exclam: "Todava hay jueces en Berln!"

Begin dijo: "Todava hay jueces en Jerusaln!"

Por cunto tiempo?

Fuente: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1429363587/

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter