Portada :: Mxico :: Los 43 y la rebelin en Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-04-2015

Omar Garca estudiante de la escuela rural para maestros Ral Isidro Burgos
Ayotzinapa marca la historia de Mxico

Federico Larsen
La Pulseada


Omar Garca qued con vida cuando tres estudiantes de la escuela rural para maestros Ral Isidro Burgos fueron asesinados y otros 43, desaparecidos, hace casi siete meses. Dialog con La Pulseada sobre la situacin de la educacin y la represin a la juventud en su pas, donde la desaparicin forzada es poltica de Estado.

Ahora vivimos un da a da no habitual. Es un da a da de lucha. Siempre estamos pensando qu hacer al da siguiente, que van a aparecer nuestros compaeros, que va a haber resultados en las investigaciones, explica Omar Garca, de 24 aos, uno de los estudiantes de la Escuela Normal Rural Ral Isidro Burgos de Ayotzinapa, Estado de Guerrero, Mxico. La noche del 26 de septiembre de 2014, Omar sobrevivi a los ataques de la polica local y las bandas del crimen organizado al grupo de normalistas que se diriga a una marcha en la ciudad de Mxico. En ese hecho, tres de sus compaeros fueron asesinados, 12 fueron heridos por las rfagas de armas de fuego y 43 continan desaparecidos.

La cotidianidad a seis meses de la matanza es de constante movilizacin, pues los padres de familia estn de guardia y estn viviendo aqu, dentro de la escuela cuenta desde las aulas del establecimiento. La vida hoy ya no es la normal.

En septiembre pasado, las repercusiones del caso fueron enormes y globales. Intendentes, funcionarios, dirigentes polticos de todo el arco partidario mexicano fueron acusados de gobernar para y con los carteles del narcotrfico. Algunos fueron encarcelados. Una vez ms se prob el estrecho vnculo que une a las organizaciones criminales con todos los niveles de la administracin pblica mexicana y el escndalo fue extraordinario. Sin embargo, pasados ya medio ao de aquella noche, los estudiantes y sus familias siguen buscando justicia.

88 aos de escuela

Esto es un internado, explica Omar acerca de la Normal de Ayotzinapa, escuela que se volvi mundialmente conocida el ao pasado pero que en Mxico lleva casi un siglo dando que hablar. Vamos a clases por las madrugadas, de 8 a 15. Por las tardes nos dedicamos a trabajar la tierra o a los talleres. Los hay de herrera, carpintera, talabartera y otros. Algunos compaeros se dedican a la banda de msica, otros a la rondalla (conjunto de instrumentos de cuerda) o al club de danza. Otros a los clubes deportivos de la comunidad.

Los normalistas no son otra cosa que estudiantes que aspiran a ser maestros. Los de Ayotzinapa han establecido un profundo vnculo con la comunidad que los rodea, en su mayora campesinos, exactamente como ellos. Nunca falta alguien que venga a pedir que vaya el club de danza para alguna festividad y es constante la participacin en distintos programas socioculturales. O que haya algn trabajo atrasado en la comunidad y vengan a pedir que algn compaero los ayude con las labores. Hemos pavimentado calles, abierto brechas, cualquier cosa.

En sus 88 aos de vida, la Escuela Normal Rural Ral Isidro Burgos ha sido un lugar de constante formacin poltica y social. Por sus aulas han pasado Genaro Vzquez Rojas, fundador de la Asociacin Cvica Guerrerense (ACG) y la Central Campesina Independiente (CCI); Alberto Martnez Santiago, referente histrico de la lucha docente en Guerrero y Lucio Cabaas Barrientos, una figura mtica en toda la regin. Cabaas fue en los 70 el fundador del Partido de los Pobres, una de las guerrillas ms recordadas en Mxico por el enorme desafo que represent para el Estado, que respondi con la guerra sucia, una matanza de civiles como pocas se han visto en la regin. Todava hoy en la plaza central de Atoyac de lvarez, el municipio con el mayor nmero de desapariciones forzadas del pas, a pocos kilmetros de Ayotzinapa, se erige la estatua a Lucio Cabaas, con el fusil en la mano. Lleva una dedicatoria de los habitantes que dice: Nuestra misin es hacer la revolucin, que ser socialista. Comandante, contigo est sembrada la esperanza del futuro!.

Esa es nuestra vida, es nuestra identidad explica Omar. Adems de provenir del campo, nos identificamos plenamente con esa forma de pensar. Entendemos que hay muchas cosas que estn mal en nuestro pas y por tanto las figuras principales que identificamos como reivindicativas, que reivindican al pueblo, estn ah, como Lucio Cabaas y el resto. Nosotros hemos llegado a denunciar gente, a levantar la voz. Eso es lo que ha hecho nuestra escuela durante mucho tiempo y eso es lo que incomoda a muchos en el gobierno: que nunca nos quedamos callados.

La cacera desatada contra la guerrilla de Cabaas en 1974 inaugur la prctica de las desapariciones forzadas en el estado de Guerrero, que hoy contina. Los 43 de Ayotzinapa se sumaron a una larga lista de personas desaparecidas por las fuerzas de seguridad y el crimen organizado. Uno de los compaeros que estamos buscando viene de una familia que tiene tres desaparecidos detalla Omar. Dos de la guerra sucia y el otro, nuestro compaero. Es terrible saber que vivimos en un lugar donde el Estado se ha ensaado tanto contra los lderes sociales. A la gente movilizada la meten en un estado de shock, de temor de que si haces algo te puede pasar lo mismo. Ya no puedes defender tus tierras, tus aguas, tu educacin, porque lo que tienes frente a ti es una advertencia clara. Si actas de revoltoso, como ellos dicen ac, te vamos a desaparecer, te vamos a asesinar o te vamos a encarcelar.

Una deuda con los jvenes, la educacin y el pueblo

Segn estadsticas del Sistema Nacional de Seguridad Pblica (SNSP), en el perodo comprendido entre enero de 2005 y el 31 de octubre del 2014 se registraron 23.615 desapariciones forzadas, de las cuales 6.675 son jvenes de entre 15 y 24 aos de edad. Si el rango se estira hasta los 30 aos se llega al 45,9% del total. Las cifras reales del fenmeno son, en realidad, muy complejas de rastrear. Buena parte de las desapariciones en Mxico las sufre la poblacin migrante en trnsito hacia los Estados Unidos, de la cual resulta casi imposible tener un registro.

La mayora de los casos que figuran en los informes oficiales son varones en edad de estudio provenientes de los sectores ms desprotegidos de la poblacin. Una de las grandes razones para que esto suceda, segn Omar, es la deuda educativa. Las intenciones de quitar lo pblico de las instituciones estn en un puesto cada vez mayor. Nuestra escuela a parte de ser pblica tambin es un internado y el Estado mexicano arguye tener muchos gastos. A parte de que aqu se forman personas crticas. Entonces para el gobierno privatizar nuestra educacin sera de lo ms importante. Nosotros no hemos dejado nunca eso. No permitimos que se cobren colegiaturas, no permitimos que se cobren exmenes de admisin. El muchacho que llega aqu llega sin recursos y sta es su casa. Aqu tiene un lugar donde comer, dormir, estudiar. Pero tambin tiene que hacer una labor social frente a los campesinos, a la comunidad. Y as es como nos vamos apropiando de la escuela, y ella de nosotros al mismo tiempo.

Omar recalca luego que el da de la masacre estaban intentando llegar a la capital del pas para participar de la marcha en reivindicacin de los centenares de estudiantes asesinados en la matanza de la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, el 2 de octubre de 1968. Y se esperaba que la movilizacin fuese una gran seal de alerta por la poltica educativa del gobierno.

El actual presidente, Enrique Pea Nieto, promocion una reforma educativa en sus primeros meses de gobierno que tuvo una fuerte oposicin por parte de estudiantes y docentes. Segua an con fuerza el movimiento juvenil YoSoy132, surgido de los estudiantes de la Universidad Iberoamericana, que cuestionaba a los candidatos del establishment y a los medios que los promocionaron. Huelgas docentes se multiplicaron en todo el pas denunciando el vaciamiento de la educacin, que a pesar de las promesas de la actual gestin continu. Mxico tiene uno de los gastos ms bajos en educacin de Centroamrica. Y junto con el rubro salud y desarrollo agropecuario fue el ms afectado por los recortes que el gobierno anunci en febrero de este ao. Esto provoca una fuerte desercin escolar en las capas ms jvenes de la poblacin. Segn datos de la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmicos (OCDE), el 24,5% de los 25 millones de mexicanos por debajo de los 30 aos no estudia ni trabaja. O, por lo menos, no lo hace formalmente.

Ayotzinapa ha trado a la luz, entre otros, este gran tema de la actualidad mexicana. Miles de estudiantes, inclusive de universidades y colegios privados y catlicos, han salido a manifestarse en la calle por la aparicin con vida de los 43 normalistas, el fin de la connivencia entre autoridades estatales y el crimen organizado y la mejora del sistema educativo. Pero lo que qued ms claramente en evidencia es la descomposicin paulatina del sistema poltico y administrativo en Mxico. Result patente que ya nadie controla a nadie, que las reformas, los planes de gobierno, los actos institucionales, son en realidad una farsa.

Yo creo que el caso Ayotzinapa marca la historia de Mxico puntualiza Omar. De por s hay un hartazgo ya en el pas, una separacin tremenda entre los que estn en el poder poltico como representantes y los representados. Nosotros ya no nos identificamos con ellos. Todo el mundo ya sabe que son unos corruptos, que asesinan, que desaparecen. Muchas veces no levantamos la voz, pero lo sabemos todos. Entonces el rol que cada uno jug o juega dentro de este movimiento, estudiantes de universidades pblicas, privadas, artistas, escritores, periodistas, se da porque el hartazgo es general y porque todos queremos un cambio.

Cuando se le pregunta cmo lograr ese cambio, piensa un poco y contesta: Queremos algo distinto para nuestro pas. Eso se puede lograr con la poltica pero tambin con la cultura, con concientizar a las personas, con educacin, con muchos recursos. Pero tenemos que lograr algo. Nosotros lo dijimos desde un principio, que no importa que seamos poquitos, lo que importa es que generemos un referente y que demostremos que s se puede vivir de otra manera. Que se puede vivir sin ellos.

Otra de las cosas que Ayotzinapa sac a la luz es uno de los costados ms macabros de Mxico. La atencin de la opinin pblica internacional se concentr en la bsqueda de los 43 estudiantes desaparecidos tras el ataque, que sin dar an resultados en esa direccin revel que todo el pas est plagado de fosas comunes. Centenares de cadveres han sido encontrados en unos pocos meses de bsqueda, vctimas del crimen organizado y las fuerzas de seguridad. El Estado enfrent la situacin iniciando una intensa campaa de difamacin contra los estudiantes de Ayotzinapa, sus familiares e incluso contra el Equipo Argentino de Antropologa Forense, que puso su compromiso, valenta y experiencia al servicio del rastreo. Hasta el representante de la Oficina del Alto Comisionado para Derechos Humanos de la Organizacin de las Naciones Unidas (ONU) en Mxico, Javier Hernndez Valencia, debi salir pblicamente a rechazar los insultos y difamaciones contra los desaparecidos y sus allegados.

La lucha es compleja, concluye Omar Garca. Desde finales de ao el Estado mexicano desarroll una poltica de desprestigio a travs de los medios de comunicacin y eso pareciera que ha logrado restarnos fuerza. Nosotros seguimos diciendo que queremos a nuestros compaeros vivos. Porque hemos tocado muchas puertas, hasta hemos tenido la gentileza de ir todo este tiempo por el marco legal. Y hemos tratado de desenmascarar todo eso que estn ocultando. Pero la desaparicin forzada de personas ya es una poltica de Estado. No tenemos ninguna fe en la justicia mexicana. Tenemos fe en la justicia que se pueda elaborar desde abajo, desde otras instancias nacionales e internacionales, que sean independiente del Estado.

Publicado originalmente en la edicin de Abril de la revista La Pulseada http://www.lapulseada.com.ar/site/?p=9523

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter