Portada :: EE.UU. :: Katrina, con el neoliberalismo al cuello
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-09-2005

Las dos Amricas

Marjorie Cohn
truthout

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


En septiembre pasado, un huracn de categora 5 azot la pequea isla de Cuba con vientos de 256 Km./h. Ms de 1,5 millones de cubanos fueron evacuados a tierras ms altas antes de la tormenta. Aunque el huracn destruy 20.000 casas, no hubo muertos.

Cul es el secreto del presidente cubano Fidel Castro? Segn el doctor Nelson Valds, profesor de sociologa en la Universidad de Nuevo Mxico, y especialista en Latinoamrica, para comenzar toda la defensa civil est incorporada en la comunidad. La gente sabe con anticipacin dnde van a ir.

Los dirigentes cubanos salen en la televisin y se hacen cargo, dijo Valds. Contrstese este hecho con la reaccin de George W. Bush ante el huracn Katrina. El da despus de que Katrina se desat sobre la costa del Golfo, Bush estuvo jugando golf. Esper tres das antes de aparecer en la televisin y cinco das antes de visitar el lugar del desastre. En un editorial mordaz el jueves, el New York Times dijo: nada en la conducta de ayer del presidente que pareci despreocupado hasta el punto de la despreocupacin sugiri que comprenda la profundidad de la actual crisis.

En Cuba algo como meter simplemente a la gente en un estadio es impensable, dijo Valds. Todos los refugios tienen personal mdico, del vecindario. Tienen mdicos de cabecera en Cuba, que son evacuados junto con el vecindario, y saben, por ejemplo, quin necesita insulina.

Tambin evacuan a los animales y a los veterinarios, los televisores y los refrigeradores, de manera que la gente no es reacia a partir porque podran robarle sus cosas, seal Valds.

Despus del huracn Ivn, el Secretariado Internacional de Naciones Unidas para la Reduccin de Desastres [ISDR, por sus siglas en ingls] cit a Cuba como modelo de preparacin para huracanes. El director del ISDR Salvano Briceo dijo: El camino cubano podra ser fcilmente adaptado a otros pases con condiciones econmicas similares e incluso en pases con mayores recursos que no logran proteger a su poblacin tan bien como lo hace Cuba.

Los gobiernos federales y locales de EE.UU. tuvieron una advertencia ms que amplia de que huracanes, que crecen en intensidad debido al calentamiento global, podran destruir Nueva Orleans. Pero, en lugar de prestar atencin a esas advertencias, Bush se puso a impedir que los Estados controlaran el calentamiento global, debilit a FEMA, y redujo el presupuesto del Cuerpo de Ingenieros del ejrcito para la construccin de diques en Nueva Orleans en 71,2 millones de dlares, una reduccin de un 44 por ciento.

Bush envi a casi la mitad de los soldados de la Guardia Nacional y Humvees para aguas profundas a combatir en una guerra innecesaria en Irak. Walter Maestri, jefe de la gestin de emergencias de Jefferson Paris en Nueva Orleans, seal hace un ao: Parece que el dinero en el presupuesto del presidente ha sido transferido a la seguridad interior y a la guerra en Irak.

Un artculo en Editor and Publisher del mircoles dijo que el Cuerpo de Ingenieros del ejrcito nunca trat de ocultar que las presiones de los gastos por la guerra en Irak, as como la seguridad interior combinadas con los recortes de los impuestos federales constituyeron el motivo para la presin, que caus una deceleracin del trabajo de control de inundaciones y el hundimiento de los diques.

Esta tormenta fue mucho mayor que la proteccin que nos autorizaron a asegurar, dijo Alfred C. Naomi, un jefe superior de proyecto del cuerpo en el distrito de Nueva Orleans.

A diferencia de Cuba, donde la seguridad interior significa mantener al pas seguro contra desastres naturales letales as como las invasiones extranjeras, Bush ha fracasado en la proteccin de nuestra gente. En un nivel fundamental, escribi Paul Krugman en el New York Times de ayer, "nuestros actuales dirigentes simplemente no son serios en cuanto a algunas de las funciones esenciales del gobierno. Hacen la guerra, pero no les gusta proveer seguridad, rescatar a los que lo necesitan o gastar en medidas de prevencin. Y nunca, jams, piden sacrificios compartidos.

Durante la campaa electoral de 2004, el candidato a vicepresidente John Edwards habl de las dos Americas. Parece inescrutable cmo la gente puede disparar a los trabajadores del rescate. Pero, despus de que se mostr la paliza a Rodney King en las televisiones de todo el pas, los pobres, desesperados, hambrientos, en Watts tomaron el control de sus vecindarios, incendiando y saqueando. Su furia, que haba hervido bajo la superficie durante tanto tiempo, estall. Es lo que ocurre ahora en Nueva Orleans. Y nosotros, mayormente blancos, privilegiados, pocas veces echamos un vistazo a esa otra America.

Pienso que gran parte de lo que ocurre tiene que ver con raza y clase, dijo el pastor Calvin O. Butts III, de la Iglesia Bautista Abisinia de Harlem, "Creo que mucho tiene que ver con la cuestin racial y la clase social. La gente ms afectada es sobre todo pobre y de raza negra", aadi.

El alcalde de Nueva Orleans, Ray Nagin lleg al lmite el jueves por la noche. Quieren decirme que en un sitio en el que probablemente tenemos a miles de personas que han muerto y miles ms que estn muriendo todos los das, no podemos encontrar cmo autorizar los recursos que necesitamos? No me vengan con cuentos!

El secretario de seguridad interior Michael Chertoff haba alardeado anteriormente ese mismo da que FEMA y otras agencias federales haban realizado un trabajo magnfico considerando las circunstancias.

Pero, dijo Nagin: Estn haciendo que la gente se trague un montn de porqueras, y estn contando cuentos y la gente se muere. Muvanse de una vez y hagamos algo!

Cuando lo interrogaron sobre los saqueos, el alcalde dijo que con la excepcin de unas pocas cabezas de chorlito, es el resultado de gente desesperada tratando de encontrar alimentos y agua para sobrevivir.

Nagin culp por el estallido de violencia y crimen a adictos a la droga que se han quedado sin suministros y que vagabundean por la ciudad tratando de calmar sus ansias.

Cuando el huracn Ivn golpe Cuba, no se impuso un toque de queda, pero no hubo ni saqueo ni violencias. Todos estaban en el mismo bote.

Fidel Castro, que ha comparado las preparaciones de su gobierno para el huracn Ivn con los prolongados preparativos de la isla para una invasin por Estados Unidos, dijo: Nos hemos estado preparando para esto durante 45 aos.

El jueves, la Asamblea Nacional de Cuba envi un mensaje de solidaridad a las vctimas del huracn Katrina. Dice que el pueblo cubano se ha informado de cerca sobre el dao del huracn en Louisiana, Mississippi y Alabama, y las noticias han causado dolor y tristeza. El mensaje seala que los ms afectados han sido los africano-estadounidenses, los trabajadores latinos y los pobres, que siguen esperando que los rescaten y los lleven a lugares seguros, y que han sufrido la mayora de los casos fatales y las prdidas de viviendas. El mensaje concluye diciendo que todo el mundo debe sentir esta tragedia como la suya propia.

http://www.truthout.org/docs_2005/090305Y.shtml



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter