Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-05-2015

La Mostra del Llibre Anarquista de Valencia presenta La apuesta directa. Debate libertario y ciclo poltico (Enclave)
El anarquismo ante los nuevos tiempos

Enric Llopis
Rebelin


Reformular el anarquismo ante los retos del presente, someter los planteamientos libertarios a discusin e imaginar prcticas de autogestin en la sociedad actual son los objetivos del libro La apuesta directa. Debate libertario y ciclo poltico (Enclave), obra colectiva que se ha presentado por primera vez en la Mostra del Llibre Anarquista de Valencia. En ello hay una cierta urgencia, afirma Mario Domnguez, profesor de Sociologa de la Universidad Complutense y autor del eplogo: Lo importante es oponernos y contraatacar con fuerza a la guerra de clases que el capitalismo libra ya de modo descaradamente dictatorial.

El libro aborda desde una perspectiva radical y transformadora muchos de los problemas actuales. Sobre el Estado de Bienestar, el militante anticapitalista y doctor en Historia Contempornea Juantxo Estebaranz recuerda que ha sido la mayor realizacin del totalitarismo del capitalismo desarrollista y que ha sido ste el que ha culminado el camino de desposesin iniciado con el propio capitalismo. En plena crisis y desmonte del estado social, pueden ahora plantearse propuestas paliativas para nuestras necesidades ms bsicas que sean germen de una autoorganizacin popular.

El activista cultural e historiador Octavio Alberola seala en un artculo titulado Los retos del movimiento emancipador en el siglo XXI que la gente se est reencantando por la poltica como en otras ocasiones. Alberola entra de lleno en la disyuntiva entre vieja y nueva poltica: Y eso pese a que el discurso actual de los nuevos polticos no deja de ser tan artificial y demaggico como el de los viejos; de ah el extraordinario esfuerzo meditico para promocionar a estos nuevos mesas.

Por otra parte el politlogo Carlos Taibo recuerda las palabras con las que el escritor francs George Bernanos se refera al realismo: La buena conciencia de los hijos de puta. Segn Taibo, frente a este mezquino realismo no podemos hacer otra cosa que recordar que quienes creemos en la autoorganizacin, la autogestin y la autonoma estamos aqu, y que no somos pocos. No se aleja demasiado de esta lnea de anlisis Jos Luis Carretero, miembro de la Confederacin Sindical Solidaridad Obrera, quien finaliza su artculo con la propuesta Inventar una nueva tica y una nueva esttica. Segn Carretero, la principal batalla ganada por el Capital en estas ltimas dcadas ha sido la batalla cultural, la batalla por el sentido. Por tanto, hay que inventar un nuevo arte de vivir, una nueva esttica en todo (en el cine, en el teatro, en la poesa, en la literatura poltica), que nos permita apostar por la revolucin social ().

En un artculo de 26 pginas el Grupo de Reflexin para la Autonoma indica algunas de las dificultades mayores que se plantean en la praxis: El paradigma social dominante promueve la comodidad y la rapidez, cuando el proceso de cambio revolucionario es duro y lento; este paradigma empuja a muchas personas a aquello que podramos denominar inmediatismo, a querer resultados y a esperarlos ahora mismo. En el texto se propone una revolucin integral, que supere el falso dilema entre cambio social o cambio personal (); no podemos pretender hacer ninguna modificacin sustancial del orden establecido si no nos autoconstruimos al mismo tiempo como sujetos con voluntades, voluntad y riqueza interior.

El colectivo Cul de Sac se centra en la desercin del mundo industrial, y expresa esta necesidad sin medias tintas: Consideramos absolutamente incompatible la civilizacin industrial con el anarquismo. Entre otras razones porque la contracara de la cmoda, high-tech y policromada existencia moderna son las cientos de millones de personas que subsisten a duras penas en medio de la miseria y desesperacin ms lacerantes. El artculo tiene un recuerdo para los ludditas, obreros manuales cualificados de la industria del tejido que en la dcada de 1810 combatieron los procesos de mecanizacin. En la conclusin, el texto de Cul de Sac coincide con otras aportaciones del libro: Nuestros pasos deben ir orientados a la creacin de espacios de autonoma en los que gestionar la mayor parte de nuestras vidas.

Jos Mara Olaizola, exsecretario general de la CGT entre 1993 y 2001, realiza una fuerte autocrtica y reconoce el peso de las nuevas experiencias polticas. Es innegable que Podemos ha creado ilusin, ha supuesto que decenas de miles de jvenes hablen de poltica (). Adems, Podemos est ocupando la mayora del espacio correspondiente a lo que podemos llamar izquierda alternativa, combativa, libertaria. Otro asunto secularmente polmico en el mundo libertario es el de la participacin electoral: Ni votar ni no votar, por s solos, van a solucionar nada (); no creo que los problemas actuales dependan de si se participa en las elecciones o no, afirma Olaizola.

Javier Encina y Mara ngeles vila realizan una introduccin a la nocin de desempoderamiento. No se trata de tomar al poder (mediante vanguardias o con partidos por la va electoral), ni de promover el empoderamiento o de forjar un contrapoder. Se trata por el contrario de poner en el centro la autogestin. En el modelo de desempoderamiento son las mujeres quienes protagonizan la participacin, y las revoluciones adems no se fan a un largsimo plazo sino a vivir el Mundo Nuevo desde ahora. Constituyen un referente los Caracoles zapatistas y las Juntas Vecinales de El Alto (Bolivia). La propuesta parte de la microfsica del poder (Foucault): El poder aparece en todos los espacios y territorios en que vivimos, y en algunos somos prisioneros de la conduccin del poder y en otros conducimos con nuestro poder.

La participacin electoral y la aceptacin del poder estatal nos hace ms vulnerables y dependientes, porque ambas se sustentan en la enajenacin de la propia voluntad, afirma Rafael Cid, periodista y analista de Radio Klara, Kaos en la Red, y Rojo y Negro. Frente a los discursos rupturistas e hipercrticos que se quedan en la virulencia verbal, Rafael Cid afirma que toda renuncia a los medios alternativos anuncia una derrota poltica, tica y personal. Es la coherencia entre fin y medios para desbordar el actual estado de cosas. Las revoluciones, las protestas, las rebeliones o las simples disidencias brotan cuando el individuo que est inmerso en la masa recobra su autonoma como zoon politikon, remata el periodista.

En uno de los artculos de Carles Snchez y Socorro Prez, del colectivo Etctera, diseccionan el origen de la crisis econmica y matizan muchas de las versiones oficiales. La cada de la inversin, uno de los elementos ms significativos de la ltima crisis, no quiere decir que no haya inversin, sino que no se realiza en la misma empresa, ya de por s deslocalizada o sobrecapacitada. La plusvala y las inversiones buscan una mayor rentabilidad en el sector financiero, es decir, la formacin de capital ficticio. Los autores desmienten otro de los lugares comunes que se reiteran en los discursos: la necesidad de recuperar la economa productiva. Pero las empresas ms importantes de la economa productiva participan en el llamado mercado de capitales, donde emplean el dinero de todas las formas posibles. No se dara por tanto tal disyuntiva.

El exsecretario general de la CNT y conductor de autobuses en Crdoba, Alfonso lvarez y Paco, pone el nfasis en un artculo titulado Sindicalismo o barbarie capitalista- en los efectos nocivos de la ideologa ciudadanista: Ha destruido la vieja visin obrerista de la sociedad, se ha unido al desclasamiento de los trabajadores, alocadamente subidos al tren de una clase media que la crisis est deshojando con rapidez. Imposibilidad de planificacin vital, jornadas cada vez ms largas, despido prcticamente gratuito, cada de los salarios Una gran mayora somos ms dependientes del factor trabajo en nuestra vida de lo que lo fueron las dos generaciones precedentes, subraya el sindicalista. Las reivindicaciones laborales tienen hoy, sin embargo, menos adeptos que otras causas defendidas por los movimientos sociales. A ello no es ajeno el mecanismo de elecciones sindicales, segn el autor, creado para corromper y paralizar a todas aquellas organizaciones que se presten a participar de l.

En un artculo de Experiencias y reflexiones, la Federacin de Estudiantes Libertarios destaca cmo en Madrid -surge tras el 15-M y el movimiento contra el Plan Bolonia- Tomalafacultad, una estructura que coordina las asambleas de estudiantes de facultad. Son precisamente las asambleas las que desempean el rol principal en la participacin poltica y la movilizacin, no los rganos ni juntas de representacin. Entre otros hitos en el recorrido reivindicativo, destaca la ocupacin del rectorado en 2013 por parte de estudiantes de la Universidad Complutense, que pedan mejoras en el sistema de becas. En marzo de 2014, coincidiendo con las Marchas del 22-M, se decidi la ocupacin del vicerrectorado. Tomalafaculatad convoc una huelga el 26 de marzo. La polica, con el visto bueno del rector de la Complutense, Jos Carrillo, detuvo a 54 personas y entr, lo que tampoco constituye una excepcin, en el recinto universitario.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter