Portada :: EE.UU. :: Katrina, con el neoliberalismo al cuello
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-09-2005

Bush militariza injusticia infinita
A los negros, si no los mata el huracn los matar la Guardia Nacional o el Ejrcito de los EEUU

Antonio Maira
Insurgente


El panorama despus de una batalla con ms de 10.000 muertos debe ser realmente terrible. El paso del huracn Katrina por el Sur de los Estados Unidos, especialmente por la ciudad de Nueva Orleans, lo ha sido mucho ms. Aqu -en esta batalla individual contra la naturaleza entre la indiferencia y la desaparicin total de los componentes locales, estatales y federales de un gobierno para todos- los generales estaban muy lejos, los oficiales escaparon tranquilamente sin dejar instrucciones, y los combatientes no se conocan el uno al otro ni tenan ninguna bandera comn. No estaban organizados para resistir el embate y apoyarse entre s. En realidad, llevaban muchos aos sometidos a un proceso deliberado que haba destruido todos los vnculos entre ellos. Muchos, los ms pobres, los negros, tenan las manos atadas; desde siempre vivan en el ms absoluto desamparo. Una vez desapareci el enemigo Katrina, los oficiales huidos volvieron con gente armada y los tirotearon de nuevo. Katrina, adems de un huracn devastador que ha sembrado muerte y desolacin, ha sido tambin un descubridor implacable y un profeta cruel...

Primer descubrimiento: El Sistema, indiferencia y crueldad

Al principio hubo una matanza por el viento y el agua. Nadie organiz la fuga o el refugio. Ni autobuses ni camiones para las decenas de miles que no tenan transporte alguno. La poblacin slo recibi consejos.

El sistema funcion discriminando. Para vergenza de los EEUU y de los pases civilizados que consideran a ese pas como modelo, al otro lado del mundo, en China, un pas mucho ms pobre, el gobierno ha evacuado a ms de un milln de personas, ante la amenaza de un tifn.

Despus vino otra matanza por el abandono. Nadie acudi en ayuda de nadie. En Nueva Orleans, en los estados destrozados por el viento y barridos por el agua, los seres humanos esperaron muriendo. Lo sagrado antes que lo profano. Ninguna autoridad organiz ni autoriz la apertura de grandes superficies, supermercados y tiendas, para abastecer a millares de seres humanos que se moran de sed y de hambre (*). La organizacin local, estatal y federal desapareci por completo.

Finalmente lleg el ejrcito a restablecer el orden sagrado. Guardias nacionales y soldados armados hasta los dientes para matar a los desesperados que buscaban agua y alimentos. Algunas unidades haban aprendido a hacerlo en Iraq. A matar les animaba desde el primer da y a voz en grito la gobernadora de Luisiana, Kathleen Blanco: Contamos en Nueva Orleans con 300 soldados de la Guardia Nacional de Arkansas, acaban de regresar de Iraq y estn bien entrenados. Estarn bajo mis rdenes para recuperar el control de la seguridad en las calles. Estn equipados con fusiles de asalto M-16 cargados. Saben disparar a matar, y estoy segura de que lo harn si es necesario. Los negros de Luisiana conocen el discurso y saben mucho de las referencias ocultas.

Las informaciones disponibles hasta ahora permiten afirmar que la inmensa mayora de los saqueadores eran personas luchando, en condiciones extremas, por la supervivencia. Posiblemente alguno de ellos se aprovech de la necesidad y vendi alimentos robados. Estos eran, precisamente, los ms integrados en la organizacin social responsable de los niveles alcanzados por la catstrofe humana que caus Katrina.

Falsimedia, rastrera con el poder, calculadora y mentirosa, no tuvo inconveniente alguno en lanzar a los cuatro vientos la alarma de saqueos -animando a las autoridades a reprimir- mientras ocultaba la realidad aplastante del absoluto abandono de la poblacin. (**).

La tnica general fue la misma en todos los grandes medios:

La violencia, los saqueos y el caos se han apoderado de la ciudad ahogada de Nueva Orleans. Las autoridades se vieron ayer obligadas a suspender la evacuacin de los miles de personas que estn atrapadas sin salida, sin agua y sin comida, despus de los tiroteos contra los helicpteros militares que estn siendo utilizados para trasladar a los afectados. Otro tiroteo oblig a suspender la evacuacin de heridos de un hospital de Nueva Orleans.

Los cadveres empiezan a pudrirse en las calles anegadas y los muertos pueden ascender a miles, segn la gobernadora de Luisiana. El presidente de EEUU, George W. Bush, asegur que se iba a adoptar una poltica de "tolerancia cero" contra el desorden despus del paso del huracn Katrina.



Segundo descubrimiento: El Sistema, la mentira, la militarizacin social.

Las autoridades en los EEUU no tienen ni el ms remoto miedo a la supuesta gran amenaza: una catstrofe originada por un ataque terrorista.

Sus previsiones para una situacin de este tipo son completamente nulas.

El gran ministerio de Seguridad Interior no es otra cosa que un ente de coordinacin de la vigilancia de la poblacin, especialmente de los inmigrantes.

Su nico dispositivo conocido es una red de soplones que han puesto en marcha en algunas grandes ciudades.

Hace pocos das, Bush, acosado por el ya inminente descalabro en Iraq volva a su discurso favorito:

Combatimos fuera para no tener que combatir contra el terrorismo en nuestras ciudades.

Acosado ahora por su enorme responsabilidad ante el apocalipsis en Nueva Orleans, Luisiana y Misisipi, George W. Bush intenta aplicar el esquema humanitario de la lejana Afganistn.

Descubierta la absoluta inexistencia de medios civiles, militarizada la Guardia Nacional y trasladada a la guerra de Iraq, el presidente de los Estados Unidos ha optado por militarizar la respuesta al desastre. No puede llamar al ejrcito amarrado a la aventura iraqu.

George W. Bush ha pedido ayuda a la OTAN.


(*) Fue la generalizacin trgica y real de la aplicacin de la filosofa del coronel que en la pelcula de Stanley Kubrick, Telfono rojo,duda entre violentar una mquina de coca-cola para conseguir una moneda y salvar al mundo de una catstrofe nuclear.

(**). El Pas. Titular a toda plana del jueves 1 de septiembre: EEUU se vuelca con las vctimas del Katrina. La entrada en la primera plana dice: EEUU lanza una gigantesca operacin para rescatar a las victimas del huracn Katrina.

En la entradilla dice: las fuerzas de seguridad tuvieron que enfrentarse a un nuevo enemigo, el pillaje, que se extenda por varias de las zonas afectadas




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter