Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2015

El primer paso para una escuela democrtica: fuera las empresas de la educacin

ngeles Maestro
Rebelin


La privatizacin de los servicios sociales pblicos como la sanidad y la educacin se est ejecutando de una forma que colma los sueos ms queridos de cualquier capitalista: financiacin pblica, clientela asegurada y beneficios privados.

Y el negocio privado slo es posible seleccionando a la persona usuaria, introduciendo pagos complementarios (que tambin es una medida de seleccin econmica), incrementando la explotacin de los trabajadores y disminuyendo la calidad del servicio.

As como en la sanidad la gestin por parte de empresas privadas de hospitales ha generado una cierta movilizacin, en la educacin, ni los grandes sindicatos, ni los partidos polticos (ni los de la casta, ni los nuevos) se atreven a llamar las cosas por su nombre: los conciertos educativos constituyen la principal forma de privatizacin de la enseanza. Ninguna voz de entre ellos exige una sola red pblica de calidad y la declaracin de los conciertos como especie en extincin. En definitiva, que no se financie con dinero pblico la enseanza privada.

Y no se trata de fundamentalismos ideolgicos. Es incompatible el negocio privado con una educacin universal y de calidad. Si el fracaso escolar se concentra en los hijos y las hijas de la clase obrera no es porque tengan menos inteligencia. En ellos y ellas se resume de forma condensada el drama del paro, de los desahucios, de tener unos padres angustiados por no poder llegar a fin de mes, de no tener sitio adecuado para estudiar, y en definitiva, lo que cada generacin arrastra de ese expolio secular del acceso a la cultura y a la informacin al que el capitalismo condena a la clase obrera. Y muchsimo ms a la clase obrera inmigrante.

Son esos nios y nias los que entorpecen el negocio de los colegios privados, religiosos o laicos; de la misma forma que las personas mayores, las enfermas crnicas y las pobres en general son evitadas por los supuestos hospitales pblicos de gestin privada y enviados a la sanidad pblica.

Los copagos/repagos de los colegios concertados cumplen una doble funcin: excluyen a los nios y nias de familias ms pobres y engrosan con ellos sus cuentas de resultados.

La menor explotacin del personal docente y una relacin n de alumnxs /profesor ms favorable era, hasta hace poco, un factor diferencial de la calidad de la enseanza pblica con respecto a la privada. Al igual que en la sanidad la ausencia de lujos en la pblica se asociaba con una mejor calidad en la asistencia, en la educacin pblica, la cualificacin del profesorado, el menor nmero de alumnxs por aula, el personal de apoyo, los horarios razonables, aseguraban a la gente informada una calidad incomparablemente mayor en la escuela pblica.

Los brutales recortes presupuestarios han causado drsticas cadas en la calidad de la enseanza pblica y el abandono escolar creciente de los nios y nias de familias obreras con menos recursos.

Esos recortes se justifican por el pago de la enorme Deuda Pblica, que se ha construido transfiriendo masivamente fondos pblicos a la empresa privada.

Por eso, ahora que tenemos delante unas elecciones autonmicas, no son crebles apuestas decididas por la enseanza pblica, que no vayan acompaadas del compromiso de anteponer las necesidades sociales al pago de la Deuda y de acabar con la financiacin pblica de la enseanza privada.

No pagar la Deuda es condicin indispensable para construir una red pblica de enseanza de calidad y eliminar progresivamente los conciertos educativos, pero no es suficiente.

Una escuela democrtica debe ser gestionada por las madres y padres, por personal educativo y por el alumnado.

Pero, aun eso, no es lo esencial.

El problema de fondo que una democracia de verdad debe plantearse es cmo el sistema educativo sirve para que todos los nios y nias desarrollen todas sus capacidades y cmo construye en ellos y ellas una conciencia crtica, base autntica de la Dignidad, que les haga reaccionar para impedir cualquier injusticia, sufrida por cualquier otra persona, en cualquier parte del mundo.

* Artculo escrito para la revista Pim Pam Pum, Red Roja Vallekas Journal. N 6

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter