Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-05-2015

Cronopiando
EEUU necesita psiquiatras

Koldo Campos Sagaseta
Rebelin


Segn un estudio que realizara hace algunos aos la Conferencia de la Casa Blanca sobre Salud Mental uno de cada cinco estadounidenses padeca trastornos mentales y las enfermedades mentales eran la segunda causa de muerte en Estados Unidos.

El estudio no aclaraba cul era el ndice de mortalidad que provocaban esos trastornos mentales fuera de los Estados Unidos, aunque la locura estadounidense, sospecho, no debe ser la segunda sino la principal causa de muerte, directa o indirectamente, en Amrica Latina, Asia y frica.

Dolencias mentales que casi siempre tienen su acomodo en el bolsillo y que, tambin explican el porqu de tantos nios pistoleros en las escuelas ametrallando maestros y compaeros; o el trastorno obsesivo-compulsivo que mantiene el bloqueo a Cuba; o los constantes errores y daos colaterales provocados por la esquizofrenia militar estadounidense y la demencial ambicin de sus gobiernos.

Y nada hace suponer que las cosas hayan mejorado, ms bien hay razones para pensar lo contrario.

El narcisismo estadounidense tiene en la ignorancia, entre otras consecuencias para aquella sociedad y el resto del mundo, una de sus ms connotadas expresiones.

Esas encuestas que, generalmente, revelan lo que todo el mundo sabe y descubren lo que a nadie le importa, ms de una vez han puesto en evidencia la supina ignorancia de la sociedad estadounidense sobre el resto del planeta.

Muchos ciudadanos de aquel pas descubrieron la existencia de Vietnam el da en que sus aviones dejaron caer sobre el pas asitico ms bombas que todas las lanzadas en la segunda guerra mundial. A Iraq la encontraron en el mapa por los mismos motivos, los mismos que les sirvieron para distinguir a Panam de Colombia, y que les situaron a Grenada en el Caribe, a Libia en Africa y a Yugoeslavia en Europa. Y la ignorancia suele ser demoledora cuando aparece acompaada de la arrogancia, dos tumores malignos en la sociedad estadounidense que ya han hecho metstasis.

Ese creerse centro del universo que les permite a sus soldados estar exentos de responder ante tribunales internacionales o justicias que no sean la propia; que hace que a su campeonato nacional de baloncesto lo llamen Serie Mundial y, en consecuencia, campeones mundiales a los ganadores; que celebran el Juego de Estrellas; que buscando nombres para sus equipos deportivos encontraron los Astros de Houston, el Cosmos de Nueva York, los Gigantes de San Francisco, los Supersnicos de Seattle o los Reyes de Sacramento; que a sus cohetes espaciales los llamaban Apolos; esa sociedad que siempre ha buscado en la apariencia el reflejo de su espejo; capaz de ejecutar a menores de edad y retrasados mentales y dan clases de tica y moral; que ha llegado a negarle la ltima voluntad a un condenado a muerte porque el cigarrillo que pretenda fumarse atentaba contra su salud y no tienen inconveniente en celebrar el indulto de un pavo todos los aos; que todo lo reduce a oro, incluyendo el tiempo; que derrocha la luz para evitar mirarse y se vanagloria de su infame despilfarro como expresin del desarrollo que no paga; que siendo el pas ms endeudado del mundo dicta las pautas econmicas al resto, requiere la urgente intervencin de los psiquiatras.

Estados Unidos tiene muchsimas carencias. Necesita ms armas, ms guerras, ms premios Nobel, ms pastillas, ms patatas fritas, ms sodas, ms petrleo, ms dlares pero, sobre todo, Estados Unidos necesita ms psiquiatras, enormes contingentes de psiquiatras para que, desde el presidente hasta el ltimo ciudadano, puedan mejorar su salud mental, la misma que ellos estn perdiendo y nosotros pagando.

Lo reconoca Obama cuando adverta que a veces tenemos que torcer el brazo de algunos pases. El mundo est en la obligacin de aportar a Estados Unidos todos los psiquiatras disponibles aunque debamos pagarlos nosotros, que por muy costosos que resulten sus servicios, por muy caros que sean sus honorarios y aos que necesiten sus terapias para dar resultado, siempre nos va a resultar ms econmico donarles a los estadounidenses los psiquiatras que necesitan que seguir pagando las facturas de los tantos traumatlogos y cirujanos que su democracia nos demanda.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter