Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-05-2015

Carta abierta al Gobierno iraqu y Gobierno Regional de Kurdistn
Emergencia hdrica en Irak

Ekologistak Martxan


Irak se enfrenta a una emergencia hdrica en aumento. La escasez de agua frecuentes, debido a la mala administracin crnica, se han intensificado en una crisis compleja. El Estado Islmico (EI) o DAESH est utilizando el abastecimiento de agua de Irak para presionar a las comunidades locales. Ha tomado el control de la infraestructura de agua en varios lugares y est usando tcticas de guerra, incluyendo inundaciones y cortando el agua, con el fin de manipular a la poblacin e imponer su agenda de Daesh. La comunidad internacional tambin es responsable de amenazas significativas a la infraestructura de agua de Irak, ya que la coalicin internacional ha bombardeado en las inmediaciones de la presa de Mosul y otras instalaciones, lo que podra conducir a su derrumbe. Ciudadanos iraques viven con el temor tanto a la escasez de agua como a las inundaciones.

La Campaa Salvar el Tigris y sus Marismas iraques ha estado trabajando desde 2012 para proteger el caudal y la cantidad de agua en este gran ro de Irak y para salvaguardar el patrimonio cultural a lo largo del ro. Los reciente blancos de Nimrud y Hatra (este ltimo un Patrimonio de la Humanidad) por el EI hacen ms urgente una mejor proteccin de los lugares del patrimonio cultural de Irak. Creemos que la preservacin del patrimonio cultural y natural deben ir de la mano. Adems de proteger sus grandes sitios arqueolgicos, Irak debe asegurar que suficiente agua alcanza las marismas iraques para proteger la salud del medio ambiente y los medios de vida locales de lo que fue el mayor ecosistema de humedales. El embalse de Ilisu y el ms extenso Proyecto GAP, junto con las presas que se estn construyendo en Irn son una amenaza para el derecho al agua y vamos a instar a Irak a actuar para proteger el acceso al agua y evitar que el agua se utilice como arma de guerra.

Los suministros de agua iraques se enfrentan a retos crticos en otra direccin: la construccin en Turqua del Proyecto Sudeste de Anatolia [conocido como el GAP en Turqua], con su polmica represa de Ilisu. Turqua ha tomado ventaja en el conflicto de Irak para iniciar la construccin de esta presa en el ro Tigris, sin llegar antes a acuerdos con Irak, obligatorios en virtud del derecho internacional. Por lo tanto, la Campaa Salvar el Tigris ha tratado de detener la construccin de la presa de Ilisu. Recientemente, las conversaciones entre Ankara y Bagdad fueron renovadas y Bagdad ha exigido mayor porcin de agua. Sin embargo, las demandas de Bagdad se han centrado nicamente estrechamente en el volumen de agua y no en los derechos hdricos en un marco de derecho internacional. Vemos esto como muy problemtico, ya que aborda slo las necesidades de agua, y no los derechos de agua de Irak, incluida la obligacin de las naciones aguas arriba para consultar con sus vecinos aguas abajo antes de la construccin de los proyectos de infraestructura de agua. Esto podra dar la impresin de que Irak no se preocupa por la infraestructura hidrulica construida aguas arriba en Turqua, a pesar del enorme impacto que tiene en todos sus ciudadanos.

Recientemente la Campaa Salvar el Tigris extendi sus prioridades para incluir el objetivo ms amplio de proteger toda la infraestructura de agua de Irak y garantizar el acceso al agua para todos los iraques. La campaa se opone a cualquier manipulacin deliberada de los recursos hdricos como un medio para controlar el agua que corresponde a Irak durante los conflictos armados. El acceso al agua es un derecho humano fundamental, y el agua nunca debe ser usado como un arma. El uso de agua para controlar las poblaciones en conflicto es una violacin directa del derecho internacional humanitario.

Los ciudadanos iraques y las organizaciones de la sociedad civil buscan la transparencia en el flujo de informacin sobre las negociaciones por parte de los problemas hdricos. El gobierno iraqu tiene una obligacin segn el derecho internacional de proteger el derecho de sus ciudadanos al agua y esta obligacin permanece cualquiera que sea la crisis actual. El embalse de Ilisu y el Proyecto GAP, junto con los embalses que se estn consttruyendo en Irn son una amenaza para el derecho al agua y vamos a instar a Irak a actuar para proteger el acceso al agua y evitar que el agua sea utiliza como arma de guerra. El gobierno iraqu debe analizar cuidadosamente el lenguaje de cualquier acuerdo con sus estados vecinos y asegurarse de que se adhieren a los principios del derecho internacional del agua.

Bajo los tratados vigentes y el derecho internacional consuetudinario, Irak tiene el derecho de buscar la mediacin al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre el uso compartido de los ros transfronterizos con Turqua. Sabemos que Egipto ha utilizado clusulas similares para llevar a Etiopia ante la ONU que segn informes han resultado en una consolidacin de las negociaciones al ms alto nivel intergubernamental. Creemos que Irak debe valerse de sus derechos y los tratados existentes para romper cualquier estancamiento en las negociaciones y garantizar que un acuerdo justo y equitativo sea alcanzado con Turqua.

Dentro de Irak y la regin del Kurdistn existe una necesidad de asegurar que los proyectos fluviales no seaon una fuente de conflictos entre regiones y comunidades de Irak.

Por lo tanto, hacemos un llamado al Gobierno iraqu, el Gobierno Regional de Kurdistn, y todos los actores no estatales a:

1. Acordar y comprometerse a no utilizarnunca las infraestructuras de agua (como represas y estaciones de desalinizacin) como instrumentos de presin poltica o armas de guerra en un conflicto local, regional o internacional.

2. Adoptar el principio: "El agua es una herramienta para la construccin de una paz duradera en la regin".

3. Involucrar a la sociedad civil como verdaderos agentes locales e internacionales para abordar las cuestiones de patrimonio cultural, hdricas y ambientales en el ro Tigris.

4. iniciar discusiones con el fin de establecer una comisin independiente que involucre a la sociedad civil, academia, funcionarios del gobierno y los organismos internacionales para evaluar el uso sostenible del agua en la cuenca del Tigris y el ufrates.

El gobierno iraqu debe inmediatamente:

5. reclamar sus derechos en virtud de los tratados vigentes y el derecho consuetudinario internacional con Turqua para buscar una mediacin a travs del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre los impactos de la presa de Ilisu y otras represas planeadas en los flujos de agua ro abajo. Los esfuerzos tambin deben intensificarse para llegar a un acuerdo con Irn sobre el uso de los tributarios compartidos del Tigris.

6. Hacer pblica su intencin de garantizar que el uso futuro del agua de los acuerdos de la cuenca del Tigris / Eufrates con el derecho internacional y las normas internacionales. En particular, esperamos que el Gobierno del Iraq para asegurar que cualquier evolucin futura dentro de la cuenca estn condicionados a la consulta y el dilogo con todas las partes afectadas de unin con el objetivo explcito de proteger los derechos de las personas al agua y evitar una mayor destruccin de la natural o patrimonio cultural de los ros.

7. Busque un alto a la construccin y el llenado de las presas en el ro y los afluentes del Tigris y el ufrates, en particular la presa de Ilisu, a la espera de una conclusin exitosa del dilogo a alto nivel y discusin con el gobierno iraqu sobre los posibles impactos sociales, culturales y ambientales aguas abajo de estas represas. De importancia cultural particularmente vital son la antigua ciudad de Hasankeyf en Turqua y las marismas iraques, las cuales son candidatas a ser incluidos en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

8. Promover esfuerzos para garantizar que Turqua, Siria, Irak e Irn firmen acuerdos para sus cuencas que cumplan con el derecho internacional y garanticen el derecho al agua para las generaciones actuales y futuras que viven en la cuenca del Tigris y el ufrates, haciendo hincapi en la conservacin no slo de la cantidad, sino tambin la calidad del agua y los ecosistemas de los ros de las cuencas.

9. Informar a los ciudadanos iraques sobre las acciones del gobierno y los esfuerzos relativos a la proteccin de los recursos hdricos de la nacin.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter