Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-05-2015

Las instalaciones de EEUU y de la OTAN en Espaa

Manuel Pardo de Donlebn
Rebelin


La Base Area de Torrejn dej de ser utilizada por la fuerza area de los Estados Unidos hace bastantes aos, cumpliendo desde entonces su papel como uno de las principales centros de operaciones de la defensa area nacional.

Sin embargo, en el ltimo reparto de centros de mando e instalaciones de la OTAN de hace unos tres aos, se la ha asignado para alojar uno de los dos nicos Centros de Operaciones Areas Combinadas (CAOC, en sus siglas en ingls) que se mantienen hoy en Europa. Quiere decir que, adems de la defensa area nacional, desde estas instalaciones se controlaran todas las operaciones areas que la OTAN emprendiera en el sur de Europa, dentro del propio territorio europeo.

Para completar el panorama, en la cumbre de Cardiff de 2014 se declara a la OTAN como actor planetario con capacidad para intervenir en cualquier punto del globo. Como consecuencia, el CAOC de Torrejn adquiere una nueva dimensin, no ya centrada solo en la defensa area del territorio europeo, sino como nodo esencial en la conduccin de las operaciones areas de cualquier intervencin exterior, papel en el que puede rotar con el CAOC de Uedem (Alemania), sea desde las propias instalaciones, o con equipos desplegables. Y ello, aunque la operacin no sea emprendida directamente por la OTAN, sino nicamente por algunos de sus socios, como ocurri en el caso de Libia.

Ello convertir a Torrejn en un agente activo de las intervenciones militares que emprenda la OTAN o algunos de sus socios, implicando al Estado Espaol como cmplices de la agresin y sin contar para nada con la aprobacin de su pueblo.

Pero adems, convierte a Torrejn, que est construyendo un bnker inexpugnable para alojar los equipos y el personal del CAOC, en uno de los principales blancos de una eventual escalada que degenerase en confrontacin nuclear.

A ello se aaden las otras unidades de las fuerzas armadas espaolas puestas a disposicin de la OTAN como plataformas de mando en operaciones en el exterior: el Cuartel General Martimo de Alta Disponibilidad, a bordo del buque Castilla y el Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad de Btera (Valencia).

Este ltimo, adems, asociado a una unidad militar del tamao de una brigada (unos 5.000 combatientes), en sus dos terceras partes de composicin espaola, que estara lista para su despliegue en 48 horas, a cualquier parte del globo, con capacidad de resistir hasta un mes a la espera de unidades de refuerzo. Esto la convierte en la punta de lanza de una eventual intervencin expedicionaria. As quedar consagrado tras las grandes maniobras previstas en el sur de la pennsula ibrica en el otoo prximo, en las que el concepto de Fuerza Combinada de Muy Alta Disponibilidad quedar declarado operativo y este contingente disponible para su empleo durante todo el ao 2016.

Para terminar, hay que sealar la existencia en suelo espaol de dos bases cedidas a los Estados Unidos para el estacionamiento de dos piezas de valor estratgico de primer orden: los cuatro destructores basados en Rota, elementos esenciales del escudo antimisiles y con capacidad de operar en todo el Mediterrneo y frica Occidental; y la Fuerza de Tarea de Respuesta de Crisis en Morn, unidad de marines con capacidad de desplegar en 9 horas a un contingente de unos 3.000 combatientes al corazn de frica, Oriente Medio o el Mediterrneo oriental, como cabeza de puente para una intervencin a mayor escala.

Esto coloca al estado espaol, nuevamente, como cmplice de las intervenciones imperialistas que eventualmente emprendiera Estados Unidos en nuestro entorno, que podra desencadenar a la orden directa de su Presidente, sin el engorro que suponen los complicados procesos de decisin en el interior de la OTAN.

En definitiva, el cuadro anterior sintetiza la disponibilidad del Estado Espaol para su intervencin en campaas de agresin exterior, sea aportando tropas de combate, con su participacin con los medios de mando, control y comunicaciones compartidos con la OTAN o facilitando a los EEUU sus acciones ofensivas desde las bases instaladas en nuestro territorio. Todo ello nos har cmplices de estas agresiones, cuando no agentes principales. Y eleva el riesgo de represalias sobre nuestro territorio, de consecuencias catastrficas en el caso de conflicto nuclear.

Para concluir, todo ello supone una cesin de soberana absolutamente incompatible con los autnticos intereses y necesidades del pueblo espaol, que resultan de esta manera despreciados olmpicamente por sus gobernantes y todo el establishment poltico del rgimen del 78, ms preocupados por asegurar los beneficios de los poderosos que por construir un mundo ms justo y ms seguro.

El pueblo espaol tiene que tomar conciencia de los riesgos a los que conduce esta escalada de intervenciones militares, que no responden a amenaza alguna a su seguridad. nicamente la expresin contundente y decidida de sus ciudadanos contra la presencia en Espaa de unidades de los Estados Unidos y contra la participacin de Espaa en la OTAN podr detener esta alocada carrera.

Manuel Pardo de Donlebn, Capitn de Navo de la Armada en la Reserva

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter