Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-05-2015

Una conversacin "Sobre federalismo, autodeterminacin y republicanismo" de Francisco Fernndez Buey (I)
Paco siempre estuvo atento a la relacin entre culturas, desde el interior de las casas y las familias hasta la relacin entre comunidades

Jordi Mir Garcia y Salvador Lpez Arnal
Rebelin


SLA: No s si digo bien si afirmo que Paco estuvo interesado por los temas que se apuntan en el ttulo del libro que hemos tenido el honor de editar recientemente en El Viejo Topo desde muy atrs y hasta el final de sus das. Coincides con esta apreciacin? El hecho de que en Materiales por ejemplo, estoy hablando de 1977-78, se editaran artculos escritos en los cinco idiomas peninsulares ms extendidos, tambin en portugus, es un claro ejemplo de ello. De mismo modo en los primeros nmeros de mientras tanto hay varias notas de Paco Fernndez Buey sobre estas temticas De hecho, ahora que pienso, en el nmero 3 de la primera revista haba una curiosa propuesta sobre banderas en la contraportada de la revista. Creo que la hizo Sacristn pero me da (es decir, estoy casi seguro) que FFB estara muy de acuerdo con ello. No s si recuerdas

JMG: Me parece que dices muy bien. Estos temas encierran cuestiones no resueltas que l considera bsicas para la convivencia y la construccin de una sociedad que pueda romper con lo que en aquel momento es una construccin franquista. Paco siempre estuvo atento a la relacin entre culturas, desde el interior de las casas y las familias hasta la relacin entre comunidades, y preocupado para evitar que los encuentros entre culturas se convirtieran en encontronazos. Hay un concepto que toma de Amin Maalouf que dira le acompaara siempre como referente al enfrentarse a la relacin no siempre fcil entre culturas diferentes, ya sea la relacin entre ciencias naturales y ciencias humanas o a las que tienen maneras de ser, creer, hablar La reciprocidad. La necesidad de reconocimiento mutuo y as en caso de conflicto poder abordarlo abiertamente. Pero no solo habla de culturas en estos textos. La resolucin de los conflictos en ese mbito no se separa de la pltora miserable que hay que superar. La crisis cultural, por llamarla de algn modo, se suma a la crisis econmica, a la poltica, a la ecolgica, a la miseria y a la pobreza existente. El proyecto de bandera que la gente de Materiales presento en el nmero 3 de mayo-junio de 1977 me parece especialmente ilustrativo de un par de cosas muy importantes. Primera: la escasa cultura poltica de la reciprocidad que se ha intentado generar desde las instituciones pblicas, los medios de comunicacin y la sociedad civil en su conjunto en las cuatro ltimas dcadas. Cuntas lenguas conocemos de las que se hablan en Espaa? Cuntas televisiones podemos ver y cuantas de ellas son las de los territorios que conforman Espaa? Por qu no hemos crecido como sociedad buscando el ser libre, autnomos, con el mximo conocimiento de lo que somos, abandonando el autoritarismo del estatismo? Segunda: La agudizacin de las identidades vinculables a banderas en estas mismas cuatro dcadas. Decan A muchos las banderas no nos haban dicho gran cosa hasta ahora. Eso lo escriben en 1977 y entiendo que tiene mucho que ver con que estas personas no hubieran puesto por delante de ningn proyecto una bandera. Podan ser de raz republicana, pero no impondran esa bandera. Podan ser comunistas, pero no impondran ninguna bandera que se asociara a estas ideas y propuestas. Podan ser catalanes o vascos o y sentir como propias las banderas prohibidas, atacadas, criminalizadas. Pero me atrevera a decir que no tenan bandera propia, en todo caso tenan el Guernika. Que es otra cosa. Son gente con unas ideas polticas bastante claras con perspectiva internacional y lejos de los nacionalismos que empiezan a crecer ya en el 77. Hoy decir que no tienes bandera resulta bastante sospechoso y te hacer generar distancias entre la mayora de colectivos organizados. Pero no es poca la gente que est en esa posicin

Qu piensas de lo que apunto como escasa cultura de la reciprocidad impulsada y este paso de la ausencia de banderas a su uso actual?

SLA. Pues pienso que tienes mucha razn, que es ms necesaria que nunca esa cultura, este valor (si queremos hablar as) de la reciprocidad. Entre comunidades (nunca homogneas y en estado puro) y entre ellas.

Aadir para matizar. Si mi memoria no ha acuado mal esta moneda, esa reciprocidad fue estimulada en muchos momentos por sectores de la izquierda, sobre todo aqu en Catalua (y tambin en otros lugares de Espaa). Era parte, era una sea de identidad por decirlo al modo de Goytisolo, de la cultura y de las finalidades polticas del movimiento antifranquista. Muchas personas de orgenes castellanos, aragoneses en mi caso, nos intentamos aproximar a la cultura escrita en cataln, especialmente a la poesa en lo que a mi respecta, y a cantautores como Raimon, Pi de la Serra u Ovidi por ejemplo (No cito a Llach por razones que puedes imaginarte, pero tambin en su caso es broma, es broma, lo cito sin problemas. He aprendido y me he conmovido mucho con l).

Del mismo modo, el inters de personas catalanas por la poesa, por la narrativa, por la cultura castellana, por el flamenco por ejemplo (Morente, Mairena, Gerena, Jos Menese) era y es enorme. Por cierto, uno de los grandes cantaores del momento, Miguel o Miquel Poveda, es cataln y una de sus grandes grabaciones, nada fcil y ms que heterodoxa, es Desgla. Las letras: poemas de Gabriel Ferrater. As que el flamenco es parte ms que esencial de la cultura catalana o culturas catalanas para ser ms exacto. Tanto como la sardana por poner otro ejemplo.

A pesar de que tienes razn en lo que apuntas sobre nuestra hora, tambin ahora hay cosas sorprendentes. Algunos mitines de Podemos, una fuerza como sabes no independentista en la que yo no milito, se cierran o abren, no lo s, no puedo afirmarlo con seguridad, con Lestaca. No est mal, nada mal. En los encuentros de Izquierda Unida o del PCE, la msica cantada en gallego, vasco, cataln o portugus est muy presente tambin.

Aprovecho para sealar que en mi opinin tiene ms legitimidad ese uso podemista de Lestaca que el actual uso independentista. Salvo error estratosfrico por mi parte, la cancin de Llach jams fue interpretada en esa clave, en clave de ruptura del demos comn. El problema no era Espaa, era el fascismo espaol (incluido el de casa, el cataln por supuesto).

Me estoy centrando demasiado en la msica. Por lo dems, yo vengo de una formacin poltica, el MCE, luego el MC, en la que venerbamos a Oskorri, a Nacho de Felipe. Yo conoc la poesa de Gabriel Aresti por ellos. Aado: mientras CDC y otras fuerzas nacionalistas apoyaban lEstatut en los aos finales de los setenta, nosotros propusimos la abstencin. Nos pareca demasiado poco.

En cuanto a la contraportada de Materiales, una propuesta que tan feliz me hace a mi personalmente, yo la interpreto, la sigo interpretando con las claves de aquellos aos. Ver a Santiago Carrillo y acompaantes con la bicolor en sus manos fue como un GGMA, un gran golpe mortal en el alma, la irrealidad convertida en sucio realismo poltico. Nadie se poda imaginar una cosa as. Nadie, es decir, muchos, la gran mayora no podamos imaginarnos una cosa as. Yo sigo recordando, a mi pesar, fiestas del Treball en las que se persegua a militantes, a colectivos, a grupos resistentes, por levantar la bandera republicana. Un desastre, un verdadero desastre. Me callo: mantengamos sosegada la casa de las izquierdas.

Que las banderas no nos hayan importado en exceso, que los smbolos no nos pareciesen esenciales, no quita que el movimiento, que la cultura antifranquista, no dejara de presuponer la republicana como una de sus banderas, como una de sus grandes tradiciones (aunque nuestras ignorancias sobre el tema eran abismales todo hay que decirlo). Desde luego, la roja o variantes era -creo que tambin sigue sindolo- nuestra. Como tambin la senyera (no la de independentista, que es una bandera que desune en mi opinin), la gallega o la ikurria. Yo mismo he salido a la calle durante el fascismo, y en bastantes ocasiones, con una senyera en mis manos vindicando las libertades nacionales catalanas. Bajo el fascismo insisto.

Me he centrado demasiado en estos puntos. Respecto a lo que estamos hablando a mi me parece que las propuestas de Paco Fernndez Buey, en la misma lnea que su amigo y compaero Manuel Sacristn, son ms que razonables Y ms necesarias que nunca. Se trata de conocernos todos, de esforzarnos en ver y sentir lo prximo que estamos en mil asuntos y tratar de forma noble y clara los puntos que pueden separarnos. Es decir, razonar y obrar en sentido contrario a como suelen obrar y han obrado los nacionalismos. Empezando por el espaol, sin ninguna duda, que ha hecho lo que ha hecho en el conjunto de Espaa, una palabra, por cierto, maldita aqu, en Catalua, donde se puede decir sin sonrojarse que llueve sobre el Estado espaol y, en cambio, que Espaa, toda ella, no tal o cual gobierno, roba a Catalua. Un absurdo, un disparate. Un lenguaje nada inocente para ahondar en nuestras ms que escasas diferencias. Si pueblos, si colectivos, si naciones, si culturas tan prximas y con tanto en comn y con tantos lazos familiares (David Fernndez, por ejemplo, ha hablado sobre ello y sobre sus referentes) no somos capaces de unirnos, de acercarnos, de forma democrtica y no uniformizadora, ya me explicars cmo podemos aspirar a realizar tareas ms elevadas.

No recuerdo como lo deca exactamente Paco, pero l sola decir cuando trabaj fuera, cuando estaba a caballo entre Valladolid y Barcelona, que l era de Vallalona o de Barcedolid. Seguramente t lo recuerdas mejor que yo. Pues eso: yo soy catagons y hablo el casteln. Y tu hijo Lluc y mi hijo Daniel me entienden a la perfeccin. Incluso Elna que es muy pequeita, hace honor a su hermossimo nombre y me mira sonriendo y eso que yo tengo muy poca gracia para los nios. Me consideran un palo sense cap grcia.

JMG: Es una gran desgracia la poca democracia que hemos construido desde la llegada al gobierno en 1982 de lo que deba ser el cambio y tambin la poca interculturalidad generada. Dira que hoy estamos menos atentos a la diversidad cultural de esta parte de mundo que llamamos Espaa que en la dcada de los setena Pero eso lo sabes t mejor.

Me suelto con un recuerdo que no s si interesar demasiado. Mi padre naci en 1935, en una familia humilde de perdedores de la guerra sin demasiada cultura poltica. Fue de los que en el 82 votaron PSOE y visto lo visto dej de votar. Cuando yo era pequeo y veamos partidos de ftbol se la seleccin espaola, l nunca quera que ganara Espaa. Yo no lo entenda y l tampoco me lo explicaba. Mi madre me deca que lo haca para hacerme rabiar, con ganas de jugar Pero los dos ramos del Bara, sin pasin, seguramente porque antes lo fue el abuelo con ms inters, y no recuerdo que fuera en contra del Bara. Tuve que crecer un poco para entender sus motivos. No era independentismo, era el poder espaol que haba sufrido. Dira que de manera natural estaba en contra de todo poder opresor.

El trabajo no hecho o hecho en la direccin contraria nos ha trado a este escenario. Y ahora podra ser el momento para hacernos las preguntas que no deberamos evitar. Una de las cosas aprendidas con Paco tiene que ver con la necesidad de hacernos todas las preguntas, aunque no sean las convenientes para los propios intereses. Su inters por las controversias que se viven en la polis y la voluntad de contribuir a resolverlos para poder vivir en una sociedad que se quiere democrtica y que es plural llevan a ello.

Esta clara tu posicin en el debate sobre la independencia de Catalunya. T lo explicars mejor, pero estara en favor de una Espaa inclusiva, intercultural En el momento actual hay dos preguntas que me hago a partir de lo que en ocasiones hemos hablado. La primera: cmo resolver el enfrentamiento de posiciones que vivimos hoy sobre como decidir la posible autodeterminacin de Catalunya? Me parece ms que evidente que esta es una reclamacin que en los ltimos aos ha sido planteada y es necesario pensar cmo resolverla. En mi opinin convendra poder articular la manera de iniciar un dilogo, un debate ciudadano, que acabe en una consulta. La cuestin es cmo hacerlo ante todo lo visto. Esta primera pregunta tendra que ver con la necesidad de no evitar las controversias en una sociedad que se quiere democrtica que deca antes.

Desde una posicin ms particular y desde la preocupacin por la prctica poltica me surge otra pregunta: no es posible articular espacios de participacin poltica que defiendan el derecho de autodeterminacin de Catalunya y que no decidan una posicin al respecto? Espacios donde se encuentren personas partidarias de su aplicacin y las que no lo son, pero que lo reconocen, a mi entender son muy necesarios para no entrar en enfrentamientos poco constructivos y para conseguir algo muy necesario para la tradicin o los espacios de los que t y yo venimos. A saber, que la pobreza, la precarizacin vital, la desdemocratizacin, en la que vivimos exige a m entender proyectos que desde dentro y desde fuera de las instituciones trabajen para revertir esta situacin. Lo hace la PAH intentando ser garante de derechos cuando no lo hacen las instituciones. Lo intenta hacer Barcelona en com para gobernar obedeciendo, como aprendimos con los zapatistas, desde el ayuntamiento Eso est pasando pero no cesan los intentos, las crticas, las manipulaciones, que buscan no mezclar. Parece que para demasiada gente el factor determinante es el que tiene que ver con la independencia. O ests a favor o en contra. O con unos o con otros. Habr quien lo har de buena fe, pero otras personas y colectivos solo buscan que la independencia, reducida a la relacin Catalunya-Espaa, oculte todo lo dems que puede resultar conflictivo.

El conceller Vila reconoci que CIU no hubiera podido resistir ante los recortes que ha aplicado y las reformas en el modelo social sin un discurso nacional http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/12/10/catalunya/1418207489_009916.html

SLA: Esto que recuerdas es muy pero que muy importante en mi opinin. No se suele hablar mucho de ello Perdona la interrupcin

JMG: Otro ejemplo ms reciente, el candidato Xavier Tras en un acto en el barrio de Sarri, donde tiene un apoyo ms que considerable, dicindole a sus votantes que hablen con sus amistades que van a votar al PP y Cs para que hagan voto til a CIU y as no gane Ada Colau y Barcelona en com. Luego querrn hacer una lectura plebiscitaria de las elecciones Desde sectores de izquierdas e independentistas parece que no se acaba de entender la posicin de Barcelona en com a favor del poder decidir, pero sin haber acordado ninguna posicin. Desde sectores de izquierdas y no independentistas, parece que tampoco. No podemos construir estos espacios interculturales en lo que se refiere a la independencia? No podemos trabajar conjuntamente desde la asuncin que en un estado u otro habr que seguir luchando por garantizar derechos, por la democratizacin?

SLA: Djame pensar con calma sobre esto que me planteas. Y si lo dejamos por el momento y continuamos en breve? Vamos dialogando poco a poco. No te oculto que yo nunca lo hubiera formulado as: No podemos trabajar conjuntamente desde la asuncin que en un estado u otro habr que seguir luchando por garantizar derechos, por la democratizacin?. Yo no quiero alejarme de gentes de otros lugares de Espaa-Sefarad. Pero lo pienso y seguimos si te parece.

JMG. De acuerdo, como quieras. Pero djame decir que yo tampoco quiero alejarme. Sigo pensando, con Paco, Marx, Engels y tanta gente, que los de abajo no tenemos patria. Y me sigue doliendo que el internacionalismo no se impusiera a la Gran Guerra.

SLA. No s muy bien para qu dialogamos-discutimos: en lo esencial (y tambin en el 99% de lo que no es tan esencial), estimat Jordi, estamos totalmente de acuerdo! En todo caso, antes de dejarlo por el momento, , djame copiar dos comentarios de Paco Fernndez Buey, que seguro que recuerdas, de un viejo artculo de 1996 que public en El Viejo Topo y que nosotros hemos recogido en el libro, dos breves reflexiones que a mi me parecen de rabiosa actualidad y de una enorme lucidez:

1. Ahora que estamos en pleno debate acerca de la alternativa a la vieja asignatura de religin confesionalmente impuesta, se podra intentar llevar a la prctica una modesta proposicin que tal vez sirviera para alegrar el alma de todos los nios y nias laicos hispnicos y de sus padres, independientemente de la nacionalidad de origen: reservar aquellas horas dedicadas a la religin al conocimiento bsico de las otras lenguas y de las otras culturas que han convivido histricamente en esto que llamamos Espaa. Lo cual fomentara el conocimiento recproco entre los nios de las distintas nacionalidades, potenciara el voluntariado social en las nacionalidades histricas, multiplicara los conocimientos mutuos por contacto directo entre maestros y profesores de distintas culturas y la cultura laica aprendera tal vez hasta qu punto han sido importantes las religiones en estas cosas de los choques entre culturas. Adems, la Confederacin Episcopal, cediendo las horas de religin para la enseanza de las lenguas y culturas de las minoras nacionales, hara una inestimable aportacin a la prctica de la tolerancia y a la necesaria coherencia entre el decir y el hacer, que siempre, y tan razonablemente, predica (Francisco Fernndez Buey, Iniciativa para cultura federalista, 1996)

2. [Se trata de] cambiar la dinmica de subordinacin a los nacionalismos y regionalismos del lugar, en todas y cada una de las nacionalidades y regiones, poniendo en primer plano las reivindicaciones comunes de los de abajo y acentuando las reivindicaciones de los sectores ms desfavorecidos en cada una de ellas (Francisco Fernndez Buey, 1996)

JMG: Por cierto, no deberamos invitar a los amigos, a las lectoras al acto de presentacin del libro en Barcelona?

SLA. Por supuesto, qu memoria la ma!

JMG: El prximo martes, en la librera Laie de Barceona, a las 19:30

SLA: All nos vemos, con todos los amigos y compaeras que quierean acompaarnos.

Nota:

[1] Editado por El Viejo Topo, 2015.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter