Portada :: EE.UU. :: Katrina, con el neoliberalismo al cuello
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-09-2005

Enva Washington 25 mil bolsas para cadveres a zona del desastre

AFP, REUTERS Y DPA/La Jornada


or lo menos 25 mil bolsas para cadveres fueron enviadas a la zona de desastre tras el paso del huracn Katrina, mientras fueron hallados ms de 30 muertos en un asilo de ancianos de un suburbio de la devastada Nueva Orlens.

Bob Johannessen, portavoz del Departamento de Salud y Hospitales de Luisiana, indic que "entiendo que FEMA (Agencia Federal en el Manejo de Emergencias) tiene en su poder 25 mil bolsas para restos humanos", y agreg que el nmero no puede considerarse un indicador del saldo final de muertos, pero "nos dice que estamos preparados".

El funcionario indic que al menos 50 por ciento de los cadveres ha sido identificado y precis que la mayor parte corresponde a pacientes de hospitales que llevaban en el brazo una pulsera de identificacin con sus datos.

En cuanto al resto de los cuerpos, se est reuniendo la mayor cantidad posible de datos mdicos para una identificacin posterior.

Unas 32 personas que estaban en un asilo de ancianos del suburbio de Saint Bernard murieron el 29 de agosto, cuando Katrina azot la costa del Golfo de Mxico, inform The New York Times.

El comisario de Saint Bernard, Jack Stevens, dijo que los cadveres fueron hallados el mircoles, y aadi que entre 40 y 50 personas fueron rescatadas con vida.

Sin embargo, no dio una cifra precisa de muertos, sino que habl de ms de 30, que deben agregarse al conteo oficial de 83 anunciado el martes anterior por las autoridades de Nueva Orlens.

El vicealmirante Thad Allen, jefe de la Guardia Costera, nombrado esta semana para hacerse cargo de la respuesta federal en Nueva Orlens, dijo que las autoridades registrarn casa por casa, para buscar sobrevivientes.

"Necesitamos que todos se vayan para poder continuar con el trabajo de restaurar esta ciudad", dijo Allen a la cadena CBS.

En tanto, las bombas drenan de manera gradual las aguas contaminadas con qumicos y bacterias, pero son ms las que estn fuera de servicio que las que funcionan, informaron las autoridades.

Ingenieros del ejrcito estadunidense bombean 228 mil litros de aguas pestilentes por segundo fuera de Nueva Orleans. Cerca de 60 por ciento de la ciudad permanece bajo el agua y se espera que al ceder queden expuesto miles de cuerpos de desaparecidos.

Los equipos de rescate ataban los cadveres a rboles o cercos para recuperarlos posteriormente, mientras una morgue dispuesta en las afueras de la ciudad est lista para recibir ms de 5 mil cuerpos.

Ms de 300 personas habran muerto en Mississippi, dijo hoy el gobernador de ese estado, Haley Barbour: "Es slo una suposicin, pero 200 o apenas ms de 300 es una cifra creble y razonable".

La Casa Blanca declin especular sobre el balance final, pero advirti que llegaran sombras novedades. "Ser una situacin muy horrible cuando esas aguas se retiren y comencemos a recuperar cuerpos y atendamos los temas de salud pblica", declar el portavoz Scott McClellan.

La Mississippi Power Company, que abastece de electricidad a la zona sureste del estado, anunci que este sbado se restablecer el servicio a sus clientes, si estn en condiciones de recibirla.

Mientras, Entergy, que abastece la zona suroeste, podr brindar servicio a 75 por ciento de sus clientes, aadi.

En tanto, entre 10 mil y 15 mil sobrevivientes deben ser an evacuados de Nueva Orlens, inclusive por la fuerza, ante el aumento del riesgo de epidemias.

El alcalde de Nueva Orlans, Ray Nagin, autoriz el martes anterior el uso de la fuerza para desalojar a sobrevivientes, ante el creciente riesgo de epidemias.

La decisin fue tomada con reticencia pues las autoridades desean evitar escenas traumticas a personas que ya han sufrido privaciones extremas, adems de que los equipos de rescate intentan evitar el uso de la fuerza.

Tropas federales se unieron a la bsqueda de sobrevivientes casa por casa, pero permanecern al margen si hay que arrastrar a gente fuera de sus hogares, indic el general Joseph Inge, subcomandante del comando norte.

Richard Cheney acudi al lugar de la devastacin para evaluar formas de cortar las trabas que impiden las operaciones de socorro, pero se encontr con la furia de los afectados.

Mientras el vicepresidente explicaba a la prensa que las autoridades federales no son siempre responsables de la seguridad, un joven lo insult groseramente.

Pese a las crticas, el funcionario defendi los esfuerzos del gobierno y dijo que las operaciones de socorro registraron "progresos significativos".

Colin Powell admite "fallas"

El ex secretario de Estado Colin Powell critic a las autoridades federales, estatales y locales por su respuesta, en entrevista que ser emitida este viernes. "Creo que hubo fallas en muchos niveles, local, estatal y federal", dijo en el programa de noticias 20/20, de la cadena ABC.

Cuestionado sobre si la lenta respuesta se debi a un tema racial, Powell respondi: "No creo que sea racismo, es econmico. Hubo advertencias ms que suficientes sobre los riesgos que corra Nueva Orlens. No se hizo lo suficiente. No se aprovech el tiempo que tenamos, y no entiendo por qu".

A su vez, casi 900 extranjeros, entre ellos mexicanos indocumentados, permanecen desaparecidos, inform el Washington Times.

El Departamento de Estado seal al rotativo que, sobre la base de nmeros proporcionados por varias embajadas, 883 extranjeros permanecan desaparecidos luego del azote de Katrina.

Segn funcionarios consulares consultados por el diario, se cree que la mayora son mexicanos, especialmente inmigrantes indocumentados, en tanto que se desconoce el paradero de 160 franceses, 96 britnicos, cinco suecos y un puado de alemanes.

Sin embargo, se ha generado una controversia por la denominacin de los afectados por Katrina, despus que el gobierno, los medios y las autoridades locales llaman "refugiados" a quienes resultaron damnificados.

Defensores de los derechos de los ciudadanos negros, como Al Sharpton y Jesse Jackson, criticaron el trmino, que tiene para ellos connotaciones racistas. Argumentan que muchos estadunidenses asocian esta palabra con imgenes de africanos que deben huir por el hambre o la guerra.

A todo esto, la tormenta tropical Ofelia intensific su fuerza a rango de huracn y est estacionada a 110 kilmetros frente a la costa de Florida, inform CNN.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter