Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-05-2015

Escribir la historia antes de que ocurra
Nueve titulares infalibles para el futuro de un "bizarro" mundo estadounidense

Tom Engelhardt
TomDispatch

Traducido del ingls para Rebelin por Sara Plaza.


Es un lugar comn hablar de "la niebla de la guerra", de lo que no puede conocerse en medio de la batalla, de la incapacidad, tanto de los generales como de los soldados, de anticipar los prximos acontecimientos una vez que el combate est en marcha. Y sin embargo, esa niebla no es nada comparada con la naturaleza tenebrosa del propio futuro, el cual, habra que aadir, es la niebla de la vida de los hombres. Como las atracciones futuristas de las ferias del mundo nos recuerdan, y a pesar de la aficin humana por tratar de ver y predecir cmo ser nuestra vida, no dejamos de sorprendernos cuando llega el futuro.

Recurdenme quin, incluso entre los que se opusieron y criticaron la invasin de Iraq que llev a cabo la Administracin Bush, imagin que la decisin de acabar con el rgimen de Sadam Husein y ocupar el pas conducira a un califato del terror en importantes partes de Iraq y Siria que conquistara los medios sociales y se extendera como el fuego. Y sin embargo, no vayan a pensar que el futuro es completamente impredecible.

En realidad, existe cierto factor de repeticin en este mundo estadounidense nuestro cada vez ms bizarro, que contribuye a hacer previsible ese futuro. En el caso de que no se hayan dado cuenta, hay una serie de medidas militares, de inteligencia y de seguridad nacional que nunca han tenido los efectos imaginados por Washington y que, no obstante, son muy apreciadas all. Es por ello que vuelven a ser aplicadas una y otra vez, normalmente con resultados manifiestamente similares.

Lo positivo de todo esto es que nos brinda la oportunidad de ser videntes (o Casandras). Por eso, prestando especial atencin al estado de seguridad nacional estadounidense y sus disparates, aqu estn mis nueve principales titulares que se repiten en EEUU, cada cual un reportaje seguro, cuya aparicin est garantizada alguna vez, o quiz muchas veces, entre junio de 2015 y el futuro desconocido.

1. Ataque letal de la fuerza area estadounidense a una boda. Coloquen este titular en el mes y ao del futuro de su eleccin y adanle un pas en algn lugar del Gran Oriente Medio o frica. Las posibilidades son muchas, pero el resultado final ser el mismo. La muerte de los asistentes a la celebracin es una certeza que se repite. Si esperan un poco, asomarn los cuerpos sin vida de la novia y el novio (o, como escribi el New York Post , "La novia y el Boom!"). A lo largo de los aos, segn los conteos de TomDispatch , los aviones y drones estadounidenses han eliminado al menos ocho bodas en tres pases del Gran Oriente Medio (Iraq, Afganistn y Yemen) y posiblemente ms , causando unas 250 vctimas entre los asistentes.

Y aqu tienen una versin con dron del titular que aparecer repetidamente en los prximos aos: "Dron estadounidense mata al lder de Al-Qaida / ISIS / Al-Qaida de la Pennsula Arbiga [grupo terrorista de su eleccin]", con la continuacin obvia que ilustra grficamente el nuevo libro de Andrew Cockburn, Kill Chain: The Rise of the High-Tech Assassins : contribuyendo a su fortalecimiento y expansin, no a su debilitamiento. Y an as, la Casa Blanca insiste en sus campaas de asesinato con drones y en la efectividad de la fuerza area estadounidense suprimiendo organizaciones terroristas. Dicho de otro modo, las campaas de este tipo, areas y de drones, seguirn siendo herramientas poderosas, no en una guerra contra el terror sino en una que lo crea , con titulares previsibles garantizados.

2. La ltima revelacin indica que la vigilancia de los estadounidenses por parte del FBI [la NSA, la CIA] es mucho peor de lo imaginado. Es una obviedad. Las historias de este tipo aparecen de manera regular y, a pesar del reciente fallo judicial que seala que la recoleccin masiva de datos telefnicos de los estadounidenses es ilegal, no faltan motivos para estar convencido de que esto no va a cambiar. Hace poco, por ejemplo, fue noticia un programa de informantes del FBI para espiar, vigilar e infiltrar el movimiento contra el oleoducto Keystone XL (as como el hecho de que, actuando como lo hizo, el FBI haba "infringido su propia normativa interna"). Es decir, el FBI actu como lo ha estado haciendo desde los das de J. Edgar Hoover con respecto a la protesta en este pas.

Por debajo de esos informes subyace una realidad ms profunda: el estado de seguridad nacional estadounidense, que ha entrado en una etapa de expansin sin precedentes , en este momento carece de cualquier tipo de control serio, queda fuera del principio de legalidad y prcticamente no conoce lmites. A estas alturas debera estar claro que el deseo de tener cada vez ms libertad y ms poder forma parte de su ADN institucional. Ha creado un tipo de sistema de vigilancia global como no se haba visto o imaginado jams , ni siquiera durante los regmenes totalitarios del siglo pasado. Su objetivo final es tener acceso a todas las personas del mundo, incluidos los estadounidenses, y a cualquier forma de comunicacin imaginable utilizada. Pero tena que haber una nica excepcin a este sistema de vigilancia masiva: quienes forman el propio estado de seguridad nacional. Ellos no podan ser vistos por nadie. Lo que ayuda a explicar porqu sus altos funcionarios se indignaron tantsimo con Edward Snowden y sus revelaciones. Cuando alguien les vigil a ellos como ellos haban hecho con los dems se sintieron ultrajados y profundamente ofendidos.

Cuando estableces un sistema de vigilancia sin restricciones, tambin ests fomentando su contrario: el deseo de revelar. De ah el tercer titular.

3. Denunciante del FBI [la NSA, la CIA, la DIA, o cualquier acrnimo de su eleccin] acusado por la Administracin bajo la Ley de Espionaje de revelar a los medios [cualquier actividad del tipo que sea que se lleve a cabo desde el interior del estado de seguridad nacional]. Entre los muchos delitos potenciales cometidos en este periodo por quienes estn dentro del estado de seguridad nacional (incluyendo la tortura, el secuestro, el encarcelamiento ilegal, la vigilancia ilegal y el asesinato), es evidente que las administraciones Bush y Obama han batido un rcord. En el siglo XXI solo hay un acto que se considera delito en el Washington oficial: revelar directa o indirectamente al pueblo estadounidense lo que su Gobierno est haciendo en su nombre y sin su conocimiento. En la persecucin y el enjuiciamiento de este nico "delito", la Administracin Obama ha establecido un rcord en cuanto al uso de la Ley de Espionaje . La reclusin de Chelsea Manning entre rejas durante 35 aos ; la persecucin de Edward Snowden; el encarcelamiento de Stephen Kim; el intento de meter en prisin a Jeffrey Sterling, el denunciante de la CIA, durante al menos 19 aos (el juez lo conden " slo " a tres y medio); y el encarcelamiento de John Kiriakou , el nico agente de la CIA condenado por el escndalo de las torturas de la agencia (por revelar a un periodista el nombre de un agente involucrado en l), todo ello deja una cosa clara: para los funcionarios de nuestro " Gobierno en la sombra " es de vital importancia mantener el aura de secreto que lo rodea. Su deseo de espiar y, de algn modo, controlarnos no puede separarse del afn de protegerse a s mismos de la exposicin. En realidad, no importa el tipo de medidas drsticas que se tomen: la creacin de un sistema as tambin invita y, a su perversa manera, anima a la revelacin. Esto, a su vez, asegura que, independientemente de lo que el estado de seguridad nacional amenace con hacer a los denunciantes, las revelaciones van a continuar, volviendo previsibles esos futuros titulares.

4. Milicias rivales y grupos extremistas islmicos luchan por el control en [coloquen el nombre de un pas en algn lugar del Gran Oriente Medio o frica] despus de una intervencin estadounidense [campaas de asesinatos con drones, redadas secretas, o un conjunto de actividades militares de su eleccin]. Miren Libia y Yemen hoy, miren la fragmentacin de Iraq, as como la fragmentacin parcial de Pakistn e incluso de Afganistn. Las intervenciones estadounidenses del siglo XXI parecen llevar con ellas un virus que infecta el Estado-nacin y lo amenaza desde dentro. En estos das, tambin est claro que, tanto si se trata de los demcratas como de los republicanos, un partido partidario de la guerra reinar en Washington en el futuro previsible. A pesar del historial deprimente de las polticas militaristas de Washington, esa proyeccin de poder seguir siendo el orden del da en importantes regiones del mundo. Como resultado, cabe esperar intervenciones estadounidenses de todo tipo (incluso aunque no sean invasiones a gran escala). Eso significa mayor fragmentacin regional, lo que a su vez significa titulares similares en el futuro conforme se debiliten o se derrumben los gobiernos centrales, y las milicias combatientes y las organizaciones terroristas se enfrenten en medio de las ruinas del Estado.

5. [Rey, emir, primer ministro, autcrata, lder] de [nombre de un pas aliado o apoderado de EEUU] desaira [rechaza, cuestiona, denuncia, ignora] cumbre presidencial con EEUU [conferencia de prensa conjunta, u otro acto]. Este titular est basado en noticias recientes: el anuncio de que el rey saud, Salman, que iba a estar en la cumbre de los pases del Golfo en Camp David, finalmente no asistira . Esto provoc un aluvin de titulares con el " desaire ", adems de relatos sobre la indignacin saud ante los intentos de la Administracin Obama de negociar un acuerdo de paz nuclear con Irn que liberara a ese pas de las sanciones econmicas y, por lo tanto, podra permitirle alardear de su poder en Oriente Medio.

Detrs de esa historia existe otra mucho ms grande: la creciente incapacidad de la ltima superpotencia de ejercer eficazmente su podero en una regin detrs de otra. Histricamente, los apoderados y quienes dependen de las grandes potencias como por ejemplo Ngo Dinh Diem en Vietnam a principios de los 60 han sido a menudo nacionalistas y encontraban su dependencia exasperante. Pero las quejas en privado y las bofetadas pblicas son dos cosas muy diferentes. En este momento, los apoderados y aliados de Washington estn visiblemente inquietos y se muestran cada vez menos educados, y no deja de sorprender la respuesta de la Administracin Obama, aparentemente inocua. El ex presidente de Afganistn, Hamid Karzai, puede haber abierto el camino, pero se trata de un fenmeno que se est extendiendo claramente. (Revisen, por ejemplo, el caso del general Sisi en Egipto o del primer ministro Netanyahu en Israel). Incluso los aliados europeos ms cercanos a Washington parecen estar cada vez ms impacientes. En un gesto reciente que no tiene antecedentes en la historia posterior a la Segunda Guerra Mundial (si dejamos a un lado a Charles de Gaulle), Gran Bretaa, Alemania e Italia acordaron convertirse en miembros fundadores de un nuevo banco regional asitico de inversiones dirigido por China. Actuaron sin tener en cuenta las objeciones pblicas y privadas de la Administracin Obama y a pesar de las presiones de Washington. Y a ellos se unieron otros aliados cercanos a EEUU en Asia. Dadas las dificultades de Washington para hacer valer su poder en estos ltimos aos hay que prever ms desplantes y bofetadas, tanto de sus apoderados como de sus aliados. Afortunadamente, Washington tiene un nuevo aliado con el que podra contar: Cuba.

6. Joven rabe-estadounidense [somal-estadounidense, afroamericano o caucsico-americano convertido al Islam] de 22 aos [18 o la edad que elijan] detenido por el FBI, gracias a un informante del mismo, cuando planeaba poner una bomba [atacar con drones, disparar] en el Mall of America [el Congreso, el Empire State, otro lugar emblemtico, sistema de transporte, sinagoga, iglesia o centro comercial] . Este vuelve a ser un futuro titular obvio, o ms bien una serie de ellos. Hasta ahora, prcticamente cada "trama" terrorista de alto nivel de la que se informa (y que se desarticula) en este pas ha involucrado a uno o varios informantes del FBI y la mayora de ellos han sido incitados, financiados e incluso organizados por dicha agencia, hasta las armas falsas utilizadas por "los terroristas". La mayora de los "conspiradores" resultaron ser perdedores necesitados y confundidos, a veces simplemente desamparados , bocazas que van dando tumbos por la vida, que, esencialmente e independientemente de lo que pensaran, eran incapaces de idear y llevar a cabo un ataque terrorista organizado por s mismos. Solo existen unas pocas excepciones, entre ellas el atentado de la maratn de Boston de 2013 y el intento de atentado con coche bomba de Times Square en 2010 (frustrado por dos vendedores ambulantes).

Lo que el FBI ha conseguido en estos aos es lo ms parecido a una continua operacin terrorista de timo-y-chanchullo. Aunque, indudablemente, los funcionarios de la agencia no lo interpreten con tanta crudeza, podra decirse que constituye una parte efectiva de un proceso burocrtico de obtencin de fondos. No olviden que la masiva expansin del estado de seguridad nacional ha estado justificada en gran medida por el miedo a una cosa: el terrorismo. En trminos de vctimas reales en EEUU desde el 11-S el terrorismo no ha representado un peligro significativo, pero el estado de seguridad nacional, tal y como est conformado actualmente, no tiene sentido sin el pnico al terrorismo, tanto de la gente como de los congresistas. Por eso es til que aparezcan pruebas de la existencia de "tramas" terroristas. Su publicidad, que se dispara cada vez que una de ellas es "frustrada" por el FBI, provoca miedo aqu no se utiliza la palabra histeria, as como el reconocimiento de la eficiencia y cumplimiento por parte de dicha agencia. Todo ello garantiza que, en una etapa marcada por la reduccin de gastos en Washington, sigan llegando los fondos. Como resultado, pueden contar con un futuro en el que el terrorismo islmico alentado/organizado/incitado por el FBI ser un hecho real repetido en "la patria". (Si quieren tener una mirada ms cercana y personal de cmo trabaja el FBI con sus informantes en el negocio de atrapar "terroristas", echen un vistazo al documental (T)error , que aparecer prximamente).

7. Terrorista estadounidense que actuaba en solitario, inspirndose en los videos [ tweets , llamamientos a travs de Facebook, grabaciones ] del ISIS [Al-Qaida, Al-Shabab, o el grupo terrorista de su eleccin], abate a tiros a dos [ninguno, tres, seis, otra cifra]   estadounidenses en una escuela [iglesia, reunin poltica, centro comercial, acto islamfobo, o lo que elijan] antes de ser asesinado [herido, capturado] . El terrorismo en solitario no es nada nuevo. Piensen en Timothy McVeigh . Pero la versin extremista musulmana del terrorista solitario y s, claro que en este pas hay personas lo suficientemente desequilibradas como para dejarse influir por los videos o los tweets de grupos terroristas y pasar a la accin es la novedad. Hasta ahora, sin embargo, entre la multitud de asesinos de masas estadounidenses solitarios que atacan regularmente en escuelas, universidades, cines, espacios de culto, de trabajo, y en otros lugares de todo el pas, los lobos solitarios islamistas aparecen como una cuadrilla particularmente ineficiente. Pese a todo, como ocurre con las tramas de terror incitadas por el FBI, el lobo solitario islamista estadounidense resulta ser el medio perfecto para producir histeria, y por eso los funcionarios del estado de seguridad nacional se regodean con declaraciones de alto octanaje sobre esos peligros que tericamente nos envuelven. En trminos financieros, el lobo solitario representa para el estado de seguridad nacional lo que los hermanos Koch para los candidatos presidenciales, lo que significa que en el futuro distante va a seguir habiendo abundantes titulares aterradores.

8. Nio pequeo mata a su madre [padre, hermano, hermana] en [ Idaho , Cleveland , Albuquerque , o el estado o la ciudad de su eleccin] con el arma familiar. Rellenen los espacios vacos del futuro como quieran, esta es una historia destinada a repetirse una y otra vez. Estadsticamente , los estadounidenses que viven en "la patria" tienen mayor riesgo de morir asesinados por un nio pequeo que por un terrorista, pero por supuesto eso no recauda fondos para nadie. Ninguna agencia realiza declaraciones histricas sobre tales asesinatos; ninguna agencia vive o se financia con la amenaza que suponen, aunque es seguro que van a aumentar. Las matemticas son simples. En EEUU se tiene acceso a armas cada vez ms poderosas, al tiempo que la "portacin oculta" ya es legal en los 50 estados y los lugares donde puedes portarlas estn aumentando . Solo en Florida ms de 1,3 millones de personas tienen derecho a llevar un arma oculta, y el nico grupo de presin a favor de estos avances, la Asociacin Nacional del Rifle, es tan poderoso que la mayora de los polticos no se atreven a enfrentarse a l. Sumen todo y es obvio que habr ms armas al alcance de los nios y que estos las agarrarn, apretarn el gatillo y matarn o herirn a personas cercanas, literal o figurativamente: una abrasadora experiencia de vida (y muerte). De modo que los futuros titulares son previsibles.

9. El presidente afirma que los estadounidenses son "excepcionales" y que EEUU es "imprescindible" para el mundo . Si piensan que este es un titular de broma, aqu est lo que public USA Today en septiembre de 2013: "Obama le dice al mundo: Amrica es excepcional"; y esto es lo que apareci en Voice of America en 2012: "Obama: EEUU 'el nico pas imprescindible en los asuntos mundiales'". De hecho, hoy en da es improbable que un presidente pudiera sobrevivir polticamente sin mencionar repetidamente el carcter "excepcional" e "imprescindible" de este pas. Recientemente, incluso al disculparse por un ataque con drones de la CIA sobre Pakistn que elimin a dos rehenes de Al-Qaida, un italiano y un estadounidense, el presidente insisti en que seguamos siendo "excepcionales" en el planeta Tierra: aunque solo sea por admitir nuestros errores. En este asunto, los candidatos republicanos a la presidencia y los halcones de la guerra de ese partido en el Congreso redoblan los esfuerzos cuando se trata de elogiarnos y, a su lado, los comentarios excepcionalistas del presidente casi parecen recesivos. Lo cierto es que se trata de un fenmeno relativamente nuevo en la poltica estadounidense. Empez a extenderse despus del 11-S y, como con todo lo que se recalca demasiado y se repite a menudo, no revela fuerza y confianza sino dudas progresivas sobre el carcter de nuestro pas. Hubo un tiempo en que los estadounidenses no tenan que decir ese tipo de cosas porque parecan obvias. Ya no. As que esperen este tipo de titulares fatuos en el futuro y la repetitiva letana de autocomplacencia desbordante que los acompaa, y considrenlos una manera de tomar el pulso a un pas cada vez ms preocupado y confundido consigo mismo.

Tengan en cuenta que estos prrafos no hacen sino araar la superficie de lo que es previsible en el futuro estadounidense. Estoy seguro de que a ustedes podran ocurrrseles en seguida nueve titulares sobre una temtica determinada. Resulta que la llave de tales historias futuras es la falta de una curva de aprendizaje en Washington, ms o menos una necesidad si el estado de seguridad nacional pretende seguir ganando poder y abandonar la idea de que es responsable ante otros estadounidenses de cualquier cosa que haga. Si fuera capaz de aprender de sus acciones tal vez no sobrevivira a sus propios fracasos.

Tom Engelhardt es uno de los fundadores del American Empire Project . Es autor de The United States of Fear y de una historia de la Guerra Fra: The End of Victory Culture . Desde 2002 dirige la publicacin online TomDispatch.com , un proyecto del Nation Institute del que es miembro. Su ltimo libro es Shadow Government: Surveillance, Secret Wars, and a Global Security State in a Single-Superpower World .

Copyright 2015 Tom Engelhardt

Fuente: http://www.tomdispatch.com/blog/176000/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter