Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-05-2015

Prlogo en si sostenido a la segunda edicin de "Podemos seguir siendo de izquierdas?" de Santiago Alba Rico
Podemos seguir?

David Fernndez
Rebelin


 

Vendrn ms aos malos y nos harn ms ciegos,

Vendrn ms aos ciegos y nos harn ms malos

Rafael Snchez Ferlosio

 

Le lo penltimo de Santiago Alba Rico penltimo porque siempre est preparando lo siguiente durante la primavera de 2014. Como si fueran tres ts verdes, lo le tres veces consecutivamente. Amargotriste, dulceduro, suavefuerte, parafraseando a las saharauis. La primera con una fruicin imparable, demasiado deprisa ante un mundo rebaado hasta los huesos, inquieto por la pgina siguiente, perdido en la balsa de la Medusa de Gricault, arraigadamente esperanzado al final. La segunda, con pausada lentitud, va apuntes al margen, volviendo atrs para seguir adelante y desde el lpiz gris de tamiz rojo que requera la lectura: como una enmienda a la celeridad de la primera vez y para no perder detalle alguno. Y la tercera que suerte la nuestra, cabe aadir militando en la lealtad del traductor durante el ltimo verano, palabra a palabra y verso a verso, para cuidar con mimo la edicin catalana de este libro. Agosto, afortunadamente, fue un mes para Santi y sus palabras y el encanto de albergarlo, respetarlo y compartirlo en la lengua de Ovidi y Llach, de Maria Merc y Estells, de Blai Bonet y Pere Quart, de Borja i Feliu. Libres los pueblos e iguales las personas.

Pero en la incesante lgica antropolgica de la solidaridad, la reciprocidad y el apoyo mutuos, Alba Rico respondi nuestra invitacin para 'poder' traducir el libro al cataln que vendr prontito con un retorno en forma de peticin de prlogo. Por eso, aqu estamos, aqu andamos y aqu seguimos. Preludiando y arrejuntando palabras para un libro tan necesario como imprescindible, bajo estos tiempos tan contingentes y voraces, a caballo entre el miedo y la esperanza y ante un mundo cada vez ms injusto, absurdo y desigual.

Podemos seguir siendo de izquierdas?, vayamos directos al grano, es una lcida reflexin ante el mundo tal cual es, bajo los rigores de un capitalismo senil, sobre las posibilidades abiertas o cerradas, porque depende de nosotros mismos y an est en nuestra manos de revertirlo y ante la urgencia de echar cunto antes el freno de emergencia si queremos seguir siendo. De izquierdas, entre otras tantas cosas. En si menor, las pginas que vendrn operan tanto de estmulo como de blsamo como de palanca. Inquietan tanto como desesperan, esperanzan tanto como dilucidan, y conmocionan tanto como tanto denuncian. Y en el ojo del huracn, un sistema, mitad ficcin, mitad infierno: el capitalismo.

Por eso, se hace tan difcil prologar este libro, suscrito de p a p(h). Son tantas cosas, tan bien dichas y tan bien entretejidas, que apenas uno puede limitarse a presentar a su hacedor. Y, colectivamente, apenas decir pasen y lean, por favor. Sin tapujos, Alba Rico entra al trapo del indecente cctel del desierto de lo real; de todas las grietas, abismos y huecos que nos habitan; y de la guerra permanente donde una vez ms nos han malmetido. Mitad pozo de la infamia, mitad cuartel del dolor.

En 2010, con anticipada antelacin y en El naufragio del hombre (Hiru Argilaetxea, 2010), Alba Rico ya acababa escribiendo:

Ensear humanitarismo, compasin, dignidad, pacifismo? En agosto de 2007 siete pescadores tunecinos fueron detenidos, aislados y procesados, de acuerdo con las leyes italianas y europeas, por haber socorrido a inmigrantes nufragos a la deriva. Ningn discurso humanitario puede ser tan decisivamente pedaggico.

Hemos entregado la infancia a Walt Disney, la salud a la casa Bayer, la alimentacin a Monsanto, la universidad al Banco de Santander, la felicidad a Ford, el amor a Sony y luego queremos que nuestros hijos sean razonables, solidarios, tolerantes, ciudadanos responsables y no sbditos puramente biolgicos. El mercado capitalista nos trata como piedras, ratones y calabazas y luego pedimos a los maestros y profesores que nos conviertan en humanos civilizados. Nada tiene de extrao que cada vez menos gente crea en los discursos y cada vez ms gente crea en Dios. Si aceptamos el capitalismo, si no acometemos una verdadera transformacin que asegure que a la escuela llegan ciudadanos y no sbditos, el futuro incluso electoralmente es de los fanticos, de los fundamentalistas y de los fascistas. Como ya lo estamos viendo.

Panorama crudo, radiografa dura, cartografa cruel. Y a pesar de todo, de todo lo sabido -sociedad de espectadores, consumidores y electores y de todo lo grotesco, este libro es una propuesta para romper el ciclo letal y fatal de la Historia, para resquebrajar esa invitacin nihilista inherente al poder de obligarnos a no creer en nada y en nadie, para cortocircuitar el peso muerto de la indiferencia y para volver a empezar otra vez y cada da y todas las veces que hagan falta. Hoy, a tenor del si menor de Alba Rico, ante el tic-tac de un cronmetro en cuenta atrs que nos apremia y que nos advierte que el tiempo y los recursos naturales y los derechos sociales y las libertades civiles se va agotando y que estamos en los umbrales turbios de puntos de no retorno. Sin un slo ribete apocalptico, sin catastrofismo desesperanzador alguno, el bueno de Santi nos sugiere que stos no son los ltimos brbaros que puedan venir, que dira Spinoza: Es un hecho comprobado que el pueblo ha logrado cambiar muchas veces de tirano, ms nunca suprimirlo . As mal andamos, entre el trasiego de la desazn y la agricultura de la utopa posible. Cuando nunca tan pocos haban robado tanto. A tantos. En tan poco tiempo. Con tanta impunidad. Con tanto desparpajo.

Ante ese dilema permanente, llega Alba Rico y nos sita en algo ms de 100 pginas ante el espejo de la realidad no ficticia, del mundo tal cual es fuera de internet, facebook o la MTV. Lo hace, claro est, no para paralizarnos absortos ni para dejarnos inmviles en medio del camino, sino para abrir puertas y ventanas, incitar a la rebelin y revertir lo real que nos golpea cotidianamente, da s y da tambin. Sin frmulas mgicas, sin placebos, sin ucronas. Simplemente a base de humanos parches meditados y remiendos culturales recosidos y desde una ms que sugerente, provocativa y frtil propuesta tica, social y poltica. Qu hacer?

Qu hacer ahora, hoy, maana? Alba Rico sugiere superar la anmica funcin asocial del capitalismo robar, matar, mentir concretando un programa poltico matricial: que hagamos lo posible (y un trozo de lo imposible) para ser revolucionarios en lo econmico, reformistas en lo institucional y conservadores en lo antropolgico. Sobra decir que detrs de esa triada subyace el trasfondo insondable de la condicin humana capaz de lo terrible y lo sublime y, sobre todo, una implacable impecable crtica a la izquierda realmente existente. Porque esta crisis es tambin y sobre todo la crisis de las izquierdas. Por eso tambin urga este libro.

Categorizaba el 15M que la izquierda estaba al fondo a la derecha, cuentan en Latinoamrica que el poder es como un violn, se toma con la izquierda y se toca con la derecha y algo bastante se ha escrito Offe, Wallerstein sobre la arrogancia, soberbia y prepotencia nacida desde la izquierda y sus errores y horrores en socialdemcratas pldoras devastadoras o en proyectos absolutos devenidos absolutistas. As nos va tambin. Esta crisis y este libro hablan ms de la de derrota por incomparecencia de la izquierda descalabrada, de su desercin en teora y prctica y del olvido de lo que jams se debera olvidar, que no del arrollador poder demoledor de los plutcratas de siempre, las lites extractivas de moda y los ladrones al uso de la acumulacin por desposesin. De te fabula narratur: eso ya lo sabamos. Que desde la izquierda se alimentara el desaguisado con tanto ahnco, no tanto. Pero ese es el punto concreto donde estamos. Espejos, sombras y linternas.

Pero claro... cmo traducir, hoy, ese triple programa postcapitalista a nuestras realidades cotidianas? El primer favor que nos podramos hacer no hay peor ni mayor mentira que el autoengao es reconocer que la respuesta se est construyendo, se est repensando, se est redefiniendo, se est repolitizando. Que la andamos buscando todava a la intemperie. Y es en esa bsqueda inacabada, con mil microalternativas que ya van siendo por todas partes, cuando este libro acompaa. An as, en la escasa aportacin prctica que podamos hacer en este prlogo, atrevmonos con una primera propuesta de mnimos de cmo al menos, por estas lares catalanas, estamos intentndolo hacerlo. Y de como traducimos, aqu y ahora, la propuesta de Alba Rico. De cmo estamos intentando seguir siendo de izquierdas hoy, ahora y aqu: desde el cooperativismo, el municipalismo y el feminismo. Esto es, traslacin prctica albarriquiana: cooperativistas en lo econmico, municipalistas en lo institucional y feministas en lo cotidiano. No es la respuesta entera, por supuesto: slo una parte, en el rigor del directo y porque algo todava es algo. Seguimos, s, desde abajo a la izquierda; en la escuela liberadora de los movimientos sociales asamblea, autogestin, autorganizacin y bajo un esquema cataln de lucha por la autodeterminacin, por la plena recuperacin de la soberana poltica frente a un Estado demofbico , econmica frente a los mercados globales y popular frente a las lites cleptmanas. Autorganizaciones cotidianas, soberanas constituyentes y autodeterminaciones democrticas, regadas desde ya y desde el ahora con humildad, generosidad y memoria; con el amparo de la tica, la cultura y la consciencia de clase; y sin renunciar a nada y sobre todo a nadie.

En tantos correos cruzados entre Gracia y Tnez, Santi nos comparta que vivir es achicar agua en un naufragio y que al fin y al cabo, hay que asumir que tendremos que estar siempre limpiando los cristales, regando los rboles y cuidando las vidas. Es una de les tesis ms slidas, coherentes y consecuentes del libro: la abierta invitacin dialctica de la realidad y la necesidad de prescindir de la triada platnica lo bueno, lo bello, lo verdadero , para afirmar y vindicar lo regular, lo bonito, lo aproximado . Lo bueno , escribe Alba Rico, si no es generalizable, es malo; lo bello, si cuesta la vida a mucha gente, es feo; lo verdadero, si es injusto, es falso.

Cmo avanzar? tica del retroceso del freno de emergencia benjaminiano y mirada de retrovisor, mirando atrs para poder seguir adelante. Rehaciendo, retejiendo, reconstruyendo aquello que finalmente ms ha devaluado, degradado y pulverizado el neoliberalismo: los vnculos sociales comunitarios. Por algo ser que Alba Rico recurre a la Grecia clsica y apela al sentido de pudor el aido y al de justicia dik para recomponer cualquier proyecto de izquierdas. Que sea til, frtil y emancipador, cultivado desde la Razn y con un arado que es esa chapuza llamada Derecho, que debera contener todo Poder y procurrselo un poco ni siquiera a quienes jams lo han tenido. Aunque hoy suceda lo contrario: del Estado de Derecho al Estado de Derechas. Del golpe de Estado al golpe de Mercado 1 . De la siniestra razn de Estado y sus crmenes planificados y sus terrorismos olvidados y sus dominaciones vigentes a la siniestra razn de Mercado y sus delitos corporativos y sus violencias diarias y sus impunidades consagradas. En esos entresijos y entre visillos subyace algo ms que el libro plantea abiertamente. Lo polticamente alternativo, lo socialmente resistente, ha desarrollado una vasta teora y prctica contra el Poder, contra sus abusos infinitos, pero andamos escuetos de una teora y prctica sobre como debera ser en el siglo XXI redistribuido socialmente, democratizante, en red, como sugiere Zibechi?, cuando la soberana de los estados y los mercados ya no tienen nada que ver con la soberana de los pueblos y la dignidad de las personas. Ms. En Adis, capitalismo 2 , el cooperativista Jordi Garca Jan sugiere una matriz de trnsito altamente compatible, coordinable y compartible con lo propuesto por Alba Rico: triple democracia cohabitante (conviviendo democracia directa, participativa y representativa), economa 'a tres patas' (pblica, cooperativa-social y de mercado fuertemente regulada) y las vas socio-polticas y tico-culturales para 'poder' llegar: desobediencia civil, activacin popular, construccin de alternativas y va institucional.

Desde esta perspectiva Podemos seguir siendo de izquierdas? constituye en s mismo un acto lgido de resistencia poltica, desobediencia intelectual y decencia comn. De las tangentes de donde venimos, en los mrgenes de lo precario donde hemos crecido, hay algo que aprendimos aos ha. Finitudes y fragilidades, el tajo del cambio poltico y social requiere el mismo cuidado que regar una planta. No hay ni habr y tal vez ni haya que esperarlo da D ni hora H, no hay nunca un final del cuento, porque cada da es el da y como recordara Howard Zinn 3 , aunque parezca estresante, en cada gesto cotidiano nos la jugamos y todo cambio poltico o social es la suma agregada, finalmente multiplicacin geomtrica, de miles de microgestos coherentes. No hay otra. El nico territorio liberado del que realmente disponemos hoy, ahora y aqu donde demostrar, demostrarnos, que es posible 'seguir siendo de izquierdas' son nuestras vidas cotidianas. Donde harn falta redes y nodos y, a partes iguales, una persistente perseverancia, una paciencia frtil, una autocrtica slida y una insistencia desbordante. Lugares comunes y paraguas compartidos desde donde urdir en el norte caballito de Troya la urgente complicidad internacionalista con todos los sures del cambalache del mundo.

Obvio. No es lo mismo mirar a otra parte que interceder ante una detencin arbitraria y racista; no es lo mismo bajar la escalera ciego que abrir los ojos ante el desahucio de nuestra vecina; no es lo mismo hacerse el sordo ante el ruido srdido que traspasa la pared por una paliza machista que tirar la pared abajo; no, no es lo mismo. Ya no debera ser ms lo mismo. Nunca ms. Desde una perspectiva olvidada que atraviesa todo el libro: la tica humanista. Ah empieza hoy cualquier proyecto de izquierdas con la base mnima que el autor reclama: un anticapitalismo tico y antropolgico que deviene poltico, econmico, ecolgico, social y cultural ante un capitalismo genticamente irreformable y contenible slo, y a penas, a ratos. Esos ratos en que nos da por ser buenas personas, pensar en comn y poner cerco a lo injusto.

Podemos seguir pues? Esa es la reflexin ms pertinente del presente 'panfleto en si menor'. Porque para poder seguir siendo de izquierdas cabr garantizar primero que podamos seguir siendo, sin ms, habida cuenta de las tensiones ecolgicas, las desigualdades insostenibles y la pornografa neoliberal, fruto de una codicia insaciable y de una corrupcin omnipresente y sistmica, la mscara econmica y social de un egosmo letal, voraz y carroero. Son palabras y reclamos del querido Xavier Antich 4 : denunciarlo y enfrentarse a l no es ingenuidad ni buenismo ni superioridad moral ni radicalismo, sino, a estas alturas, una necesidad: es oponerse a la deriva letal del sistema econmico contemporneo; es cumplir aquello que Emmanuel Lvinas consideraba el ejercicio propio de la razn: 'Prever y ganar por todos los medios la guerra'. Porque esto, ahora no hay duda, es una guerra. La guerra. Demasiado severo, tal vez? Demasiado real, en todo caso. Pero entonces, cmo se para una guerra? Cmo se grita en silencio? Cmo se acalla la omert? Cmo se desmercantiliza la vida misma? Para quin no se d por satisfecha con citas cmplices, all va la que soltara en 2010 Warren Buffet la tercera fortuna del planeta, ese planeta donde 80 personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de personas, la mitad de la humanidad en medio de la financiarizacin de la crisis: claro que esto es una guerra; de clases; y la estamos ganando nosotros . O Henry Ford aos ha: Si la gente entendiera como funciona el sistema financiero, creo que habra una revolucin antes de maana . Ni lo decimos ni lo decidimos nosotros. Lo espetan ellos con meridiana y mafiosa claridad amenazante. Al Capone no lo dira mucho mejor.

Singular ancdota final antes de empezar a acabar, meses despus de publicarse el libro resulta que lleg la NASA a darle la razn al autor. La agencia espacial norteamericana curioso compaero de denuncia adverta en marzo pasado del colapso de la civilizacin industrial -en formato declive, derrumbe y agona del imperio romano como consecuencia de la plena usura y nula voluntad de las lites de ponerle remedio, de la explotacin de los recursos y de unas insoportables desigualdades entre ricos y pobres 5 . Muy recientemente, repensando un mundo comn, Marina Garcs apuntaba: el sistema no funciona, triunfa porque se impone. Por eso la actual crisis no es una disfuncin o una excepcin. Es la ofensiva de todo un sistema de poder que para afirmarse no puede dejar de combatirnos 6 .

Forma y fondo, proyecto y proceso, contenido y metodologa, el qu y el cmo que son claves, un breve apunte final en rojo. Traducir a Santiago Alba Rico al cataln es tambin la buena suerte lloviendo de poder traducir tambin al barbudo Marx y al preso poltico Gramsci, a la mstica Simone Weil y al catlico Chesterton, al fugitivo Walter Benjamin y al lcido Fernndez Lria. Las maletas, la mochila y el bagaje la memoria resistente, la decencia comn acumulada desde donde seguimos comprometidos. Porque este es un libro, en todo caso, sobre la otra historia: la que ha resistido a pie de vida huyendo contra la Historia necrfila en maysculas. Si nos dijeran que la resumiramos sintticamente diramos que obliga a pensar y recurramos a Steinbeck en Las uvas de la ira con su radical vigencia: Tengo que pensar. Todos tenemos que pensar. Tiene que haber una manera de parar eso. Esto no es igual que un tornado o un terremoto. Eso lo han hecho los hombres, y es malo.

Este libro invita a pensar e incita a actuar. Como concluyese el movimiento afroamericano por los derechos civiles en Estados Unidos, el problema no es lo que haga una minora particularmente cruel o singularmente poderosa o brutalmente racista sino lo que hacemos o dejamos de hacer la inmensa mayora. Con nuestra indolencia o con nuestra exigencia. Sumisas o desobedientes. Esa es la interpelacin fundamental del libro: una apelacin abierta a la decencia comn, a la dignidad humana y a la insumisin frtil. Ellos siempre tendrn el reloj dominante de la imposicin, s, pero nosotros tenemos an el tiempo resistente de la libertad.

Con los cdigos antiguos que hemos reaprendido, aprehendido, nuevamente, en las calles, los barrios y los arrabales: juntas podemos, nunca ms solas, si tocan a una nos tocan a todas. De esto va esta esperanza real hecha palabra. Este libro cuenta, salta y canta por un tiempo de vida fuera del capitalismo, que todos y todas necesitamos y merecemos.

Resuena Levi: sino ahora, cundo? y sino nosotros, quin? . Desde los compases de la antigua proclama, casi juramento aejo, afnico grito cansado, condensado un 8 de mayo de 1945 ante las puertas del infierno de Mauthaussen:

Nunca ms. Contra nadie. En ninguna parte.

Grcies, Santi. Per tot.

T'estimem, amic.

Vila de Grcia, octubre de 2014,

a las puertas de otro invierno en crisis

Postdatas en do mayor

Antes de acabar, disculpadnos un abuso de parntesis obligado, en forma de larga posdata, sobre el autor. Rizando el rizo, cuadrando el crculo y albergando esperanzas a la intemperie, slo tres apuntes finales: a propsito de vnculos slidos, hemerotecas duras y autodefensas imprescindibles.

(1) Vnculos. En lquidos tiempos digitales, conoc analgicamente a Alba Rico hace nada. Apenas cinco meses atrs. Corra el mes de abril y le invitamos a abrir las jornadas sobre corrupcin que celebrbamos en Sabadell. Su intervencin, a propsito de La Mafia como estado superior del capitalismo, fue tan sublime e impactante que tambin va camino de la imprenta. Ms libros, ms libres. Pero no slo eso. Nos ayud despus a preparar la intervencin parlamentaria ante el icono de todo un sistema integral de poder, Jordi Pujol y el pujolismo. Y all estaban sus citas impagables, sus reflexiones dolorosas, sus retazos italianos de Falcone, Borsellini o Scarpinato. Santi es y Santi est.

(2) Hemerotecas. An as, como tantos compaeros que sin conocernos hacemos lo mismo en diferentes rincones del planeta, conozco a Alba Rico al menos desde el ao 2000. Desde entonces lo leo, lo subrayo y lo releo. Su prosa lrica, su potica poltica, su pedagoga del oprimido y su tacto humanista, acompaan, abrigan y refugian. Calmas en tiempos de urgencias. Pausas contra la civilizacin acelerada de la prisa. Desde Torres ms altas, hasta Vendr la realidad y nos encontrar dormidos, pasando por el El naufragio del hombre y Dialctica del hambre y la mirada y hasta El pequeo Roquefort. Personas que te hacen crecer por dentro y darte por fuera.

(3) Y autodefensas. En base a esos vnculos y a esas hemerotecas y, desde de la decencia comn, este prlogo tambin quiere ser una apasionada defensa de Santiago Alba Rico desde nuestro comunismo antropolgico compartido. Lo decimos porque los principios slo estn para demostrarlos en tiempos difciles: lo dems es siempre el vaco. Y hay cosas que hay que dejar dichas por escrito. Tal vez esto sea la ms importante y acuciante de este prlogo. Conocedor de los entresijos del mundo rabe, de cada contradiccin vergonzante del mercado global o de cada crueldad de la geoestrategia, Santiago Alba Rico ha sido blanco de injustos ataques, feroces mentiras y algunos linchamientos inaceptables. Desde la derecha derechona derechista? No. El club mediocre de Lynch, digmoslo as, tambin existe a la izquierda. Y as nos va tambin. Pero porque queremos seguir siendo de izquierdas, a puo y letra tambin, decimos amablemente a esos algunos que, por favor, nos pongan siempre al lado de Santi en su mana mccarthista por la lista negra, por la pureza de los inmviles y por la inquisicin intil. Vamos que con Santi estamos y con Alba Rico nos quedamos. A viva voz y palabra impresa tambin. Que lo sepan ellos. Y, sobre todo, que lo sepa l. Que ya forma parte imprescindible de nuestros espacios liberados y del fardo antiguo de nuestras esperanzas.

1 Rivera Beiras, Iaki (coordinador), Delitos de los Estados, de los Mercados y dao social, Antrophos, 2014, Barcelona. Proyecto Utopas del control y Control de las Utopas de l'Observatori del Sistema Penal i els Drets Humans (OSPDH) de la Universitat de Barcelona.

2 Garca Jan, Jordi: Adis, capitalismo. 15M-2031, Icaria, 2012, Barcelona

3 Zinn, Howard, Nadie es neutral en un tren en marcha, Hiru, 2001, Hondarribia.

4 Antich, Xavier; La voracidad de los carroeros, 13 de octubre de 2014, La Vanguardia.

5 Proyecto de investigacin 'Human and Nature Dynamical (HANDY), coordinado por el matemtico Safa Motesharri. The Guardian, 26 de marzo de 2014.

6 Garcs, Marina; Un mundo comn; Edicions Bellaterra, 2013, Barcelona. Marina propone precisamente un paso atrs: descubrir el mundo comn en el que ya estamos, queramos o no, implicados.

Editorial http://pol-len.cat/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons , respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter