Portada :: Venezuela :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-06-2015

De que errores del control obrero nos acusa Nicols?

Osvaldo Len
Aporrea


La semana pasada estuvo de nuevo el compaero Presidente Nicols Maduro por esta tierra de obreros, Ciudad Guayana, en un acto en Caruachi, aprobando varios proyectos, en donde tambin planteo retomar con fuerza el plan Guayana socialista (PGS).

Cuando Pedro Perales lea el documento que recoge las conclusiones del debate realizado en las mesas de trabajo por la retoma del PGS, redactado en parte por la central bolivariana de trabajadores, el compaero Presidente, de inmediato lo confronta preguntando si habamos discutido los errores del control obrero, de una manera que dejaba en el ambiente que la propuesta de control obrero no es vlida como lnea de accin de los trabajadores.
Bien, es necesario entonces debatir nuevamente con el camarada Nicols sobre el control obrero y los consejos de fbrica, sobre el poder constituido y la nueva institucionalidad revolucionaria, sobre el sujeto de la revolucin y la voluntad poltica, sobre los referentes de un proceso y su praxis, creo sin duda que sobre esta discusin descansa la posibilidad de avanzar en la lucha por el socialismo.
Sabe usted compaero Nicols, que esta discusin la dimos varias veces, la ltima con el compaero Chvez presente en las instalaciones del club Caronoco de ferrominera, all se expusieron dos propuesta, la de la central, que tu apoyaste o fue una propuesta tuya de conformar un estado mayor sindical, y la nuestra, la del impulso de los consejos de trabajadores bajo el control obrero, saliendo esta ltima victoriosa y apoyada por Chvez, recuerdo que me dijiste que ese era el primer combate, bien, debatamos.

Es completamente valido en una revolucin asumir corrientes de pensamiento y accin, ya que esto es lo que permite avanzar en el debate ideolgico y la construccin revolucionaria de una sociedad, dicho debate aunque se tengan contradicciones profundas, si se da dentro de un marco verdaderamente revolucionario y democrtico, no corre el peligro de rompimiento, por el contrario permite crticamente ver los errores cometidos, pero cuando se imponen por la fuerza lneas de pensamiento, estas imposiciones terminan siendo un obstculo para la construccin del socialismo.
La propuesta de los consejos de trabajadores y el control obrero desde su mismo nacimiento ha sido confrontada por corrientes ortodoxas dentro del marxismo, ejemplo fue durante la revolucin rusa, donde se expresaron la lucha de corrientes y termin el estalinismo acallando a sangre y fuego cualquier crtica a la burocracia bolchevique, igual paso en Hungra y Alemania, hoy este proceso es pasado histrico, y fue una de las derrotas ms dolorosas para el proletariado mundial, si de errores hablamos, esta falta de democracia seria falta para nuestro proceso.

Ahora bien, el plan Guayana socialista nace de una propuesta hecha por un grupo de compaeros y compaeras de diversos colectivos y corrientes obreras sindicales y autnomas, en un encuentro con el presidente Chvez, all se le entrego un documento donde se cuestionaba lo que era y es la institucionalidad burguesa de la CVG, esto permiti al compaero presidente llamar a la discusin colectiva y sacar una propuesta para Guayana en 12 mesas de trabajo que se hicieron en FERROMINERA, todas exigieron impulsar los consejos de trabajadores y el control obrero, la lucha contra la corrupcin y la burocracia dentro de la CVG y de las Empresas Bsicas, se concluy que de una vez se llamara a la conformacin de nuevas mesas de trabajo para la elaboracin de una propuesta de los y las trabajadores que abarcara desde el modelo de gestin, pasando por los proyectos de inversin, los proyectos tecnolgicos, el ambiente , los tercerizados, la salud, en fin, como asumir integralmente la problemticas de las empresas bsicas.

En esa oportunidad, el compaero presidente Chvez incorpora a varios ministros, entre ello Mara Cristina Iglesia, Giordani, Rodolfo Sanz y el Chino Kan, tambin nos acompaaron varios funcionarios de alto nivel, plantendonos varios meses de discusin y debate sobre la autonoma e independencia de la clase, el papel de los intelectuales, los consejos y el control obrero, sobre el poder constituido y el proceso constituyente, generando el plan Guayana socialista, esta discusin permiti profundizar la lucha ideolgica y contra el estado burgus, entendiendo que ni ministros y algunos de los altos funcionarios no estaban ganados para luchar contra ste ltimo. De los ministros, el que nos acompa en la propuesta consejista bajo el control obrero, fue el Chino, por el resto de los ministros se impuso el nombrar presidentes obreros para las empresas bsicas, mientras que en la propuesta de la mesa 1 donde participe, se acordaba un consejo de intervencin que impulsara un proceso constituyente para romper con todas las lneas de mando y la concepcin tecnocrtica en que estn montadas nuestras empresas, por lo tanto en el PGS, desde su nacimiento se reproduce la vieja forma de organizacin burguesa, se mantiene la DST.

Soy un infiltrado, soy un subversivo en Miraflores
Hugo Chvez

El compaero Chvez partiendo de la tesis gramsciana de la hegemona, nos habl de la necesidad de pulverizar el estado burgus, que no es otro que el estado constituido que tenemos, la lucha contra su sostn principal que es la divisin social del trabajo DST, por lo tanto, nuestra participacin dentro del plan Guayana socialista, se centr en la discusin entre el poder constituido y la lucha de los trabajadores como clase, como sujeto histrico para derrotar el estado burgus constituido y construir un nuevo estado, el estado de los trabajadores.
Esta discusin fue bien profunda, entendimos que no se trataba de hombres iluminados que ocupaban u ocupan cargos de direccin de las empresas o de importancia, ya que nuestra propuesta parte de la democracia obrera, la organizacin departamental en mesas de trabajo.

Quienes trataron de que la propuesta de gestin fuera una imagen del estado burgus fueron precisamente la mayora de los ministros y ministras, por aqu comienzan los errores del PGS, las trabas, alcabalas burocrticas que trataron de imponer, as como de ver la gestin sobre la base tecnocrtica, duros fueron estos combates ideolgicos, muchas fueron las maniobras que tuvimos que sortear.

Al final, el compaero ministro Chino Kan termino aceptando la propuesta de los ministros en cuanto de los presidentes obreros, planteando que nuestro proceso era gradual, pacfico y democrtico, que para varios de nosotros fue otro error del poder constituido que se niega a morir, como de muchos funcionarios que temen perder su privilegios. Ante esta propuesta pblicamente, la compaera Blanca Garca y mi persona nos opusimos a la escogencia de presidentes obreros y gerentes obreros, ya que no rompamos con la vieja estructura burguesa que hoy todava existe dentro de nuestras empresas.

Si de errores hablamos, todos los presidentes obreros, gerentes y miembros de juntas directivas nombrados y que acompaamos en su gestin para luchar por el control obrero, ninguno de ellos planteo en hechos prcticos reales la lucha por el control obrero y los consejos de trabajadores, ni en ALCASA, ni en Venalun, Sidor, Bauxilun, al contrario, gestiones personalistas que terminaron reproduciendo las gestiones del pasado, tal vez, en algunas de ellas con mucha honestidad, pero sin profundizar la lucha contra el viejo estado.

Otro de los errores es que por diferencias internas dentro de las diversas corrientes, fracciones del proceso nos negaron los recursos, obligndonos a administrar crisis, a estas gestiones se les paso y se les sigue pasando el tiempo en los problemas burocrtico y administrativo, ms que en la posibilidad de impulsar nuevas forma de gestionar.

Un estado que no termina de morir, un estado que no termina de nacer.

La lucha de clase se expresa en hechos reales y visibles en nuestro proceso, cuando nos planteamos construir nuevas formas de organizacin que rompan el estado constituido, all vemos como la furia burguesa organizado en los partidos burgueses y medios de comunicacin salen al combate, satanizando estas nuevas formas de organizacin, del enemigo sabemos de su capacidades y fuerza, que todo lo que toca el estado burgus lo convierte en imagen y semejanza, ejemplo tenemos de las misiones, cuando nacieron y estaban apoyadas por los sectores populares, estas no solo subvertan el orden, sino que su funcionamiento permiti avanzar y educar a los sectores populares, aprendimos enormemente de las misiones, la salud, educacin, al ponerla en mano de los ministerios, de gobernaciones y alcaldas, no solo se burocratizaron, sino que dejaron de construir revolucionariamente nuevos espacios de organizacin, al pasar estas a mano de los entes del poder constituido, la derecha no solo dejo de combatirla, sino que la propuso dentro su plan de gobierno.

Pero quienes permitieron la burocratizacin no fue precisamente la derecha, la contrarrevolucin, no hermano Nicols, fueron nuestros propios ministros, funcionarios y militantes, son quienes administran el estado, ya que al no entender que tenemos que fortalecer la nueva cotidianidad revolucionaria, la nueva organizacin sin tutelaje, terminan fortaleciendo al viejo estado, porque creen que as nuestra gestin se ve dentro de la evaluacin de gobierno, las cuales esta montadas sobre la base de poder burgus y sus instrumento de medicin y anlisis, etc.
Hoy de nuevo si de error hablamos, nos imponen por arriba un consejo presidencial, con ministros, altos funcionarios y militares, por supuesto con trabajadores, veremos cmo se avanza ante este panorama, con una CVG donde el fantasma del Zar de Guayana Sucre Figarela, ronda por sus pasillos, que su sndrome al parecer toca a rojos, verdes , amarillos y blancos, unos ministerios que niegan y persiguen a los trabajadores que se atreven a impulsar los consejos de trabajadores, muchos estn despedidos o con calificacin de despido, funcionarios que reivindican las polticas impositivas y las hacen pasar como ogros revolucionarios, burcratas de oficio.

Bueno, la pelea que se nos avecina no es nada fcil, si de errores hablamos, vamos a ver compaero Nicols, si es posible que nazca el nuevo estado, esperamos ver de tu aporte y empuje en esta nada fcil tarea. Estamos entonces aqu de nuevo, entre la vieja estructura burguesa con su cultura de gestin, una central que hasta ahora no responde a los intereses de la lucha de los trabajadores para romper el viejo estado burgus y una vanguardia fragmentada y golpeada.
Aqu desde ALCASA aportando con nuestra realidad, hemos sido capaces de unir todas las fuerzas, colectivos bolivarianos, impulsndolos con varias propuestas que parten del PGS como es la ALCASA productiva, peleando con una tecnocracia que no termina de morir. Esperemos hermano de clase, que esta lucha del referente consejista sea nuestra carta de navegacin, esperemos que se pueda dar un gran debate democrtico y sin imposicin, capaz de subvertir este viejo orden que no termina de morir, y que cada vez que est muriendo vemos a nuestros funcionarios, ministros y militantes dndole oxgenos para revivirlo.

Lo que s hemos aprendido es que con las armas melladas del capital no podemos construir el socialismo, que la lucha de clase y su profundizacin es la que nos permitir derrotar al capital, que es necesario construir nuevas formas de organizacin que permitan una nueva cultura de vida, para que este socialismo sea de verdad un referente emancipador, que la esperanza y la alegra sea nuestra arma fundamental, triste seria que por no entender que la lucha contra el estado burgus , la burocracia, la corrupcin, e impunidad, pasa tambin por construir nuevas forma de gestin y participacin .

Fuente: http://www.aporrea.org/endogeno/a206658.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter