Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-06-2015

Tras el 24 M

Julio Anguita Gonzlez
Rebelin


Despus de la alegra en unos casos, la euforia en otros y el regusto generalizado de una decepcin como fondo por los resultados obtenidos en las elecciones autonmicas y municipales, se impone un reflexin no slo sobre lo ocurrido sino, y fundamentalmente, por lo que puede ocurrir ms all de las prximas elecciones generales. En consecuencia voy a apuntar una serie de incipientes consideraciones.

Aunque el PP ha sufrido una gran sangra de votos no es menos cierto que todava sigue siendo el partido ms votado. Esta realidad debe llevarnos a una reflexin acerca de la magnitud de la incidencia de la corrupcin sobre una masa de votantes del PP. Asumamos que el patriotismo de partido o de ideologa es casi inmune, por ahora, a la concienciacin y a la tica.

El PSOE sufre el mismo proceso aunque de menor cuanta. Sirve tambin para l (salvando distancias numricas) la misma consideracin.

En consecuencia, el bipartito ha sido ligeramente araado pero su fortaleza es evidente. El bipartito mantenedor de la actual UE, la reforma constitucional del artculo 135 de la Constitucin, la poltica exterior, la OTAN, la filosofa econmica y laboral, etc. sigue siendo el adversario a batir; aunque en determinados momentos, como el actual, nos veamos obligados a optar con todos los matices, condiciones y requisitos necesarios. Sin que nos olvidemos, sobre todo, de los electores. No estamos ante una batalla importante sino ante una escaramuza que merece un tratamiento especfico y diferenciado pero siempre dentro del marco de la estrategia general -si se tiene- y sus objetivos. Quiero decir que el necesario desalojo del PP en las instituciones no puede servir de coartada para explicitar nuevas reediciones del Juntos podemos.

Por tanto en aquellos lugares y circunstancias en los que el PP pueda ser relevado, el discurso del frente de la izquierda (incluyendo en la misma al PSOE) debiera ser cambiado por el de acuerdo antigubernamental y, por supuesto, con los contenidos programticos y lneas ticas que lo constituyan y justifiquen.

Plantear desde ya la formacin de una unidad popular, contrapoder, mayora o convergencia con la vista puesta solamente en las elecciones generales es de difcil encaje y viabilidad. Desde mi punto de vista el horizonte bajo el que se deben hacer propuestas, mensajes y operaciones tendentes a la unidad es el de pasado maana, es decir, el del da D+1. Hago esta afirmacin basndome en las declaraciones de dirigentes polticos que entienden la unidad como la incorporacin a sus filas sin ms.

Si el objetivo de la Unidad Popular se presenta como una operacin puramente electoral la derrota est ya garantizada. La Unidad Popular, o como quiera llamarse la constitucin de la mayora en contrapoder, exige de programas, valores, convergencia de movilizaciones, presupuestos ticos comunes, plazos, paciencia, etc. etc. etc. Pero adems hay dos condiciones sin las cuales todo puede venirse abajo:

1. La coincidencia en definir al adversario o al enemigo. Sin ello no son posibles estrategias, tcticas y alianzas posibles.

2. La coincidencia en las lneas fundamentales de la administracin de la hipottica victoria. Se trata de ir alcanzando la cultura de gobierno alternativo.

Por otra parte, las organizaciones que apuesten sin retrancas por el proceso deben saber que tiene que adecuar sus esquemas de todo tipo a esta nueva poltica. En esta hora no caben operaciones de clculo ligadas exclusivamente a la supervivencia de aparatos y discursos que se tienen como fin a s mismos.

Y una ltima reflexin. Si todo esto se lleva a cabo desde ya, tras el debate limpio y generalizado es posible (y probable?) que pueda llegarse a un momento electoral que de verdad quiebre al bipartito. Empecinarse en siglas excluyentes o en operaciones electorales sin base concreta y sin objetivos de gobierno alternativo es dar al bipartito tiempo para restaar las leves heridas sufridas.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter