Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-06-2015

Economa ficcin en El Salvador

Julia Evelyn Martnez
Rebelin


No se puede negar el irresistible encanto que la ficcin ejerce en ciertos momentos de nuestras vidas. Me refiero a esas etapas en las cuales el aburrimiento, la melancola o la frustracin nos dificultan encontrar significado o sentido de trascendencia a nuestras acciones cotidianas y en las cuales, encontramos en la ficcin (del latn fictus, fingido) un alivio o escape temporal a la realidad.

Habr quienes en estas circunstancias acudan a las ficciones religiosas (dioses, santos, sanaciones milagrosas), mientras otros prefieran las ficciones literarias (vampiros, elfos, hadas, sper hroes). Tambin hay quienes encuentran consuelo en el mundo de la ciencia ficcin (androides, viajes en el tiempo, universos paralelos) o bien en el mundo del sexo ficcin (pornografa, lneas erticas, sexo virtual). Pero hay una especie particular de seres humanos que prefieren escapar temporalmente de la realidad con la ayuda de la economa ficcin.

La economa ficcin es un gnero de la metafsica que describe un funcionamiento fantstico e irreal de las economas capitalistas. En este mundo, los gobiernos adquieren poderes sobrenaturales que les permiten resolver los problemas estructurales de la gente, sin hacer las transformaciones estructurales que tendran que hacerse en el mundo real para lograr estos resultados.

Este tipo de ficcin es cultivada por los gobiernos pro-capitalista de distinto tipo, sean reaccionarios, conservadores o progresistas. Esta tarea es realizada con el invaluable apoyo de los intelectuales orgnicos, que de forma individual o por medio de tanques de pensamiento, asumen sobre sus hombros la colosal tarea de articular, argumentar y documentar una narracin econmica fantstica, paralela a la realidad econmica.

La economa ficcin ha gozado histricamente de gran popularidad en El Salvador, pero ha sido cultivada con especial esmero desde 1990 a la fecha. Una lectura de los discursos presidenciales de cada primer de junio de los ltimos 26 aos, nos muestra la capacidad de los gobiernos y de sus asesores de transformar la precaria condicin econmica del pueblo salvadoreo en una fantasa econmica en donde el empleo y los ingresos de la gente aumentan, la pobreza disminuye y las familias tienen acceso total e irrestricto a salud integral, educacin de calidad y vivienda digna.

Quin no recuerda la ficcin econmica narrada durante veinte aos por los gobiernos del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) bajo la asesora de la Fundacin para el desarrollo Econmico y Social (FUSADES), segn la cual la economa salvadorea creca y la sociedad se desarrollaba a medida que se privatizaba la economa, se debilitaba al Estado y se fortaleca al mercado? Cmo olvidar aquella alucinacin de prosperidad y de crecimiento que describan los informes y anlisis econmicos de antao elaborados por FUSADES, cuando apoyaban los tratados de libre comercio, la privatizacin de las pensiones, y el abandono de la agricultura? Y por supuesto, Cmo no mencionar en esta retrospectiva a esos tres grandes narradores del gnero de la economa ficcin, Manuel Enrique Hinds, Rafael Barraza y Claudio de Rosa, que elaboraron esta gran pieza del ilusionismo econmico llamada dolarizacin?

Con algunas variaciones, este gnero ha sido retomado y actualizado por los dos gobiernos del partido Frente Farabundo Mart para la Liberacin Nacional (FMLN), que con ayuda de otra ola de intelectuales populares, ahora tambin imaginan una realidad econmica paralela, en donde el crecimiento econmico y el empleo son favorables para el pas, la pobreza se ha reducido y las expectativas para el futuro dan esperanzas de alcanzar pronto una nacin con estabilidad y crecimiento sostenido,

En esta realidad econmica paralela se supone que el gobierno sin necesidad de hacer transformaciones estructurales,- es decir, sin des dolarizar, sin renunciar a los tratados lo de libre comercio, sin eliminar su dependencia de Estados Unidos, sin fortalecer al Estado frente al mercado, sin resolver el dficit estructural de la Balanza Comercial, sin re-estructurar el pago del servicio de la deuda pblica, etc. tiene los sper poderes para disear polticas para el desarrollo nacional con el enfoque del Buen Vivir.

El problema con la economa ficcin, es siempre el hecho que la realidad econmica, ms tarde o ms temprano, termina por imponerse, y llega el momento de regresar al mundo real.

Los mensajes optimistas sobre las mejoras en la economa popular divulgadas por los analistas cercanos al gobierno, han sido refutados por la evaluacin de la economa familiar realizada recientemente por el Centro para la Defensa del Consumidor (CDC) y la red de Asociaciones de Consumidores de El Salvador (ENLACES). Segn los datos de este informe, en el perodo junio 2014 - mayo 2015 , el costo de la canasta de alimentos en las zonas urbanas tuvo un incremento de $43.00 mientras que en las reas rurales aumento en $19.00. De acuerdo a estas asociaciones, estos incrementos representaron una disminucin en el poder adquisitivo de las familias salvadoreas, en la medida que el gasto familiar bsico mensual se ha distanciado del salario mnimo mensual, disminuyendo as el poder de compra. (CDC, boletn informativo No 47).

Por su parte, en medio de los festejos por los avances econmicos y sociales del primer ao del nuevo gobierno, se ha conocido el informe del Fondo de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentacin (FAO) el Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en Amrica Latina y el Caribe 2014.

De acuerdo a este informe, la cantidad de poblacin salvadorea afectada por la desnutricin aument de 12%, en el perodo 2009 a 2011, a 13,5%, en los aos 2012 a 2014. Esto significa, que en la actualidad ms de 900 mil personas, en su mayora mujeres y nios/as, padecen de hambre y sufren los problemas y secuelas vinculadas a esta condicin. Los factores sealados como determinantes de esta situacin estn originados en la desigualdad en la distribucin de la riqueza y los problemas estructurales de educacin, salud, vivienda, infraestructura y a acceso al mercado de la poblacin. Estos datos son coherentes con la informacin sobre pobreza multidimensional en el pas del ltimo Informe Social de la CEPAL, y segn el cual, la pobreza multidimensional en 2014 era de 53%, apenas un 0.1% inferior a la pobreza multidimensional existente en el ao 2006.

En conclusin, evaluar la gestin econmica de un gobierno es siempre una tarea compleja, pero sta puede llegar a tornarse en una tarea surrealista, cuando se intenta tomar como referencia la economa ficcin.

 

Julia Evelyn Martnez es economista salvadorea, trabaja en la escuela de economa de la Universidad Centroamericana Jos Simen Caas (UCA) de El Salvador.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter