Portada :: EE.UU. :: Katrina, con el neoliberalismo al cuello
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-09-2005

Polticos y medios de comunicacin denuncian que los responsables del Servicio de Emergencias no tenan experiencia y fueron elegidos por participar en la campaa electoral de Bush

AFP, DPA Y REUTERS/La Jornada


En un intento de calmar el escndalo desatado por las operaciones de ayuda en la regin golpeada por Katrina, el director de la Agencia Federal de Gestin de Emergencias de Estados Unidos (FEMA, por sus siglas en ingls), Michael Brown, fue relevado hoy de sus funciones y sustituido por un militar, convirtindose en la primera vctima poltica del devastador cicln.

Criticado por su tarda reaccin a la tormenta, pese a que el 2 de septiembre el presidente George W. Bush lo felicit por su trabajo, Brown fue enviado a Washington a coordinar la respuesta oficial a otros posibles desastres y fue sustituido en la regin por el vicealmirante Thad Allen, jefe de gabinete de la Guardia Costera.

Al anunciar la destitucin del jefe de la FEMA, el secretario de Seguridad Interior, Michael Chertoff, afirm que se trata de dar una visin ms amplia a la situacin de crisis que dej Katrina.

Sin embargo, para varios legisladores de la oposicin demcrata la medida gubernamental fue insuficiente y solicitaron la "dimisin inmediata" de Brown como director de la FEMA.

"No es suficiente con retirar a Brown del terreno de la catstrofe -deca una carta abierta a Bush firmada por varios legisladores-. Los eventos de los ltimos 10 das muestran que acumul errores de juicio y fall en sus responsabilidades bsicas. Su continuidad en este puesto esencial pone en riesgo el xito de los esfuerzos de ayuda en curso".

El presidente Bush es acusado tambin de elegir aliados polticos en lugar de expertos en desastres para dirigir la FEMA.

Los tres lderes de la agencia, incluso Brown, amigo del presidente, participaron en la campaa presidencial de Bush en 2000 o en el equipo de la Casa Blanca que organiza los viajes presidenciales.

En medio del escndalo poltico, la revista Time afirm hoy que Brown careca de experiencia en gestin de emergencias antes de llegar a la FEMA.

Contrariamente a lo que indica su biografa oficial en el sitio de Internet de la institucin, no supervis servicios de emergencia cuando trabaj para Edmond, Oklahoma, entre 1975 y 1978.

Por su parte, el diario The Washington Post asegur que cinco de ocho altos funcionario de FEMA llegaron a sus cargos sin experiencia en el manejo de desastres.

Las crticas por la ayuda brindada en la regin vinieron tambin de Colin Powell, quien fue secretario de Estado durante la primera administracin de Bush.

"Creo que hubo muchas fallas en muchos niveles, local, estatal y federal", dijo Powell en un programa de la cadena ABC que se trasmitir hoy por la tarde.

El vicealmirante Allen es jefe del Estado Mayor de los guardacostas en Washington desde 2002; se encarga de las operaciones de planificacin, administracin del personal y presupuesto.

Asimismo, coordin la respuesta de los guardacostas a los atentados suicidas terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Por otra parte, el secretario del Tesoro, John Snow, declar a la cadena de televisin CNBC que el gobierno estadunidense deber gastar mucho ms de los 60 mil millones de dlares ya previstos tras el paso del huracn.

Katrina generar gastos no previstos en el presupuesto y eso "muy claramente tendr un efecto negativo en el dficit en 2006", admiti Snow. Agreg que la destruccin que provoc el huracn afectar la economa de Estados Unidos en su conjunto, pero que sta pronto se recuperar.

El Congreso de Estados Unidos aprob el jueves anterior un paquete presupuestario de 51 mil 800 millones de dlares reclamado por la Casa Blanca para cubrir los gastos de emergencia causados por Katrina, que se suman a los 10 mil 500 millones de dlares aprobados la semana pasada.

En este contexto, el presidente de la Comisin de Finanzas del Senado, el republicano Charles Grassley, estim que podra llegar a 150 mil millones de dlares, y asegur que "Estados Unidos ha superado desafos antes".

Mientras, Bush anunci que el domingo prximo visitar nuevamente la zona devastada, y el vicepresidente Dick Cheney har lo mismo este sbado.

El balance provisorio de muertos se elev a 329, distribuidos en 204 en Mississippi, 118 en Luisiana y siete en Florida, informaron fuentes oficiales de los servicios de emergencia.

Mientras tanto, la esperanza creci en Nueva Orlens al saberse que la cifra de muertos no sera tan catastrfica como se previ.

En este contexto, tras finalizar el desalojo de Nueva Orlens, la polica sacar, si es necesario por la fuerza, a las personas que se niegan a abandonar la ciudad.

Muchos de los afectados anunciaron que se resistirn. Un indignado habitante declar a la cadena de noticias CNN que slo sobre su "cadver" lo sacaran; est armado y se defender, amenaz.

Sin embargo, las enfermedades empiezan a afectar a quienes se rehsan a irse de la ciudad. Algunos tienen ampollas y el color de la piel ha cambiado.

En tanto, los militares y la polica continan el macabro proceso de recuperar cadveres hinchados de las aguas, que se retiran lentamente, inform Terry Ebbert, director de seguridad interna de Nueva Orlens.

El ejrcito prohibir a periodistas y fotgrafos documentar la recuperacin de cuerpos, pues se pretende evitar que la gente que huy de Nueva Orlens vea por televisin a sus familiares fallecidos, inform el teniente general Russel Honore, comandante de la operacin de rescate.

Se aleja Ofelia de EU

Por otra parte, casi dos tercios de la brigada 256 de la Guardia Nacional de Luisiana que regresar de Irak no participarn en las tareas de auxilio en la zona devastada porque desean recuperar cuanto antes su "vida privada", dijo hoy su comandante, el general John Basilica.

De los 2 mil 500 soldados de esta brigada, slo unos 800 dijeron que se quedaran en la zona del desastre en su estado.

En videoconferencia desde Irak, Basilica asegur que "no hay connotaciones negativas por la eleccin" de los brigadistas.

"Como guardias nacionales, estos soldados en muchos casos provienen de pequeas empresas, de entornos laborales que se han mantenido apenas hasta que estos soldados vuelvan. Por lo tanto no estn presionados para seguir en servicio", dijo.

Basilica dijo que unos 500 de sus soldados haban resultado directamente afectados por el cicln, y son los primeros que volvern de Irak.

En otro orden, la tormenta tropical Ofelia se aleja lentamente de las costas estadunidenses, pero podra convertirse de nuevo en huracn entre el viernes y el sbado y acercarse en cuatro das a las costas de Georgia y Carolina del Sur, segn el Centro Nacional de Huracanes con sede en Miami.

Pronosticar el movimiento de Ofelia ha sido difcil para los meteorlogos, pues tras varios das de estar estacionada ahora se mueve lentamente frente a la costa oriental de Florida sin claros indicios sobre su prximo paso.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter