Portada :: Europa :: Grecia, laboratorio neoliberal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-06-2015

Syriza no puede defraudar

Jess Snchez Rodrguez
Rebelin


El ttulo del artculo hace referencia a dos aspectos, no puede defraudar porque se convertira en una nueva versin de la socialdemocracia griega y europea y con ello sellara su defuncin, pero tampoco puede defraudar porque llevara a la decepcin y la desmoralizacin a los votantes que han depositado su esperanza en ella y a la izquierda europea. En este sentido la responsabilidad histrica que pesa sobre Syriza es de la misma magnitud que las dificultades a las que se enfrenta.

No han existido gobiernos de partidos a la izquierda de la socialdemocracia en la Europa capitalista con voluntad de hacer cumplir el programa con el que fueron elegidos. La de Syriza es, por tanto, una experiencia indita en Europa que se desarrolla en condiciones muy desfavorables. La socialdemocracia siempre ha alegado las dificultades de superar los obstculos impuestos por las clases dominantes cuando sus programas han chocado con esas limitaciones. El resultado ha sido un deslizamiento continuo de la socialdemocracia hacia la derecha con la aceptacin de la visin neoliberal.

Hay una experiencia aleccionadora de esa actitud en Francia con Mitterrand y dos ms recientes en Espaa y la propia Grecia. El ejemplo del gobierno Mitterrand, con la inclusin de ministros comunistas, formado con la victoria electoral de 1981 es uno de los ms claros al respecto. En sus primeros meses de gobierno aplic un programa de reformas sociales progresistas y una poltica de nacionalizacin de grandes empresas y bancos, tal y como haba prometido en su programa electoral, esto desencaden rpidamente las resistencias de los poderes fcticos econmicos - ejemplarizada en la masiva fuga de capitales, la huelga de inversiones, el alza de precios y los ataques especulativos internacionales - que llevaron a la paralizacin de la economa y, finalmente, a que el gobierno socialista diese un giro total para revertir las reformas aplicadas y aplicar polticas monetarias duras y de reduccin del Estado de Bienestar.

Entre los casos ms recientes tenemos, primero, el ejemplo en el desarrollo de la crisis en Grecia. En noviembre de 2011 Papandreu, como primer ministro socialista, tom la inesperada decisin de someter a un referndum las condiciones del nuevo plan de rescate para Grecia, y el nuevo paquete de medidas de austeridad que llevaba asociado. Se trat de un tmido intento de oposicin de los socialistas griegos a las imposiciones de la troika, como en la situacin actual, la troika amenaz con bloquear la ayuda de 8.000 millones de euros que Grecia necesitaba (ahora son 7.200 los bloqueados) si se celebraba el referndum y despleg toda una campaa de presiones que consiguieron que Papandreu se retractar de su propuesta y aceptase las condiciones que le imponan. El resultado poltico tard en expresarse, su derrota poltica dio lugar primero a un gobierno de coalicin con los conservadores y, finalmente, tras el desgaste de ste, al actual gobierno de Syriza. El PASOK es hoy un partido prcticamente marginal.

El segundo caso reciente, en el seno de la actual crisis econmica, fue el de la claudicacin del gobierno Zapatero en mayo de 2010 antes las presiones de Bruselas para que girase 180 grados hacia polticas neoliberales de austeridad, lo que llev al inicio de la poltica de recortes de derechos y prestaciones que luego, tras su derrota electoral, continuara con ms intensidad el PP. En este caso, el PSOE ha sido castigado electoralmente, pero a partir de las recientes elecciones municipales y regionales puede volver a recuperar parte del poder local perdido.

Las claudicaciones en los tres casos fueron rpidas y sin apenas resistencias, construyendo para su justificacin un discurso de resignacin e impotencia ante los dictados de las clases dominantes nacionales y europeas. Syriza no ha reaccionado de la misma manera ante una situacin tan difcil o ms que las tres mencionadas. Es cierto que ha cedido terreno y ha renunciado o aplazado promesas de su programa electoral como la supresin del impuesto inmobiliario, la subida del salario mnimo, la mejora a las pensiones ms bajas o la congelacin del programa de privatizaciones. Sin embargo estas cesiones han sido consideradas insuficientes por las instituciones (antigua troika) que desde hace exactamente un ao no han liberado ni un euro de los 7.200 millones que quedan pendientes del segundo rescate. El objetivo de las instituciones es que Syriza ceda en sus lneas rojas (IVA, reforma laboral y pensiones) mediante una poltica de asfixia econmica que le lleve a claudicar.

La situacin econmica de Grecia es extrema. Se ha visto obligada a pedir un reagrupamiento y aplazamiento de sus obligaciones de devolucin al FMI hasta final del mes de junio, sino hubiese sido por esa posibilidad Grecia ya habra entrado en suspensin de pagos. Pero el problema simplemente se ha aplazado en unas semanas, cuando tendr que devolver 1.600 millones al FMI (ya ha devuelto 17.000 millones por vencimiento de la deuda en el ltimo ao). El gobierno se ha visto obligado a utilizar los fondos de reservas locales para hacer frente a sus gastos corrientes, y la fuga de capitales desde principios de ao ronda los 30.000 millones lo que supone un 15% de su PIB.

La postura rgida de las instituciones, y la necesidad de Syriza de evitar traspasar sus lneas rojas - con fuertes tensiones en su seno por las cesiones realizadas hasta ahora - si no quiere sufrir una derrota estratgica y entrar en la senda de claudicaciones de la socialdemocracia y, por tanto, poner final a su proyecto, llevan a un escenario de ruptura casi inevitable. Ambas partes estn apurando hasta el mximo la situacin para evitar la ruptura, en sendos casos hay motivos de temor a ese punto por las consecuencias imprevistas que se desencadenaran. Del lado de las clases dirigentes europeas estn las incgnitas polticas sobre el porvenir del proyecto europeo, con una amenazante Gran Bretaa apostando por un referndum en 2017, y con el impulso que supondra a las posturas euroescpticas crecientes en el continente, pero tambin las incgnitas econmicas sobre la casi segura situacin de impagos que se producira por parte de Grecia y sus efectos financieros que podra llevar a una situacin de inestabilidad y a una nueva recesin a Europa. Del lado del gobierno griego estn los efectos econmicos, seguramente brutales en un primer momento, de la salida del euro y las incgnitas sobre su capacidad para reponerse, as como la gestin de una probable crisis social interna.

Estos temores son los que han evitado hasta el momento llegar a un punto de ruptura, pero ste se encuentra cada vez ms cerca. Puede que si se mantiene la situacin en las prximas semanas, Syriza se vea obligada a convocar al pueblo griego a manifestar su voluntad bien a travs de un referndum, bien a travs de unas nuevas elecciones. El aislamiento de Syriza entre los gobiernos europeos es total y solo puede acudir al respaldo del pueblo griego para tomar decisiones trascendentales.


Nota

Se pueden consultar otros artculos y libros del autor en el blog: http://miradacrtica.blogspot.com/


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter