Portada :: Espaa :: La indignacin toma las plazas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-06-2015

Entrevista a Manolo Caada, activista de los Campamentos Dignidad de Extremadura
El lumpen de los barrios machacados es hoy un sujeto poltico

Enric Llopis
Rebelin


La Renta Bsica Universal es el motor de los Campamentos Dignidad de Extremadura, desde su nacimiento -el 20 de febrero de 2013- en una acampada frente a las oficinas de empleo del SEPE (antiguo INEM), en Mrida. Pese a que sus activistas son perseguidos, multados y procesados, han conseguido que los pobres urbanos -el lumpen de los barrios machacados- sean cada vez ms un sujeto poltico, afirma Manolo Caada, miembro de los Campamentos. La iniciativa fue extendindose por Plasencia, Almendralejo, Badajoz y otros municipios hasta llegar a plantearle un pulso serio al presidente de la Junta de Extremadura, Jos Antonio Monago, en los ltimos dos aos. Sobre todo, en la batalla por el pago de la Renta Mnima de Insercin. Los Campamentos Dignidad no slo son autnomos en cada ciudad donde se han asentado, sino que se declaran independientes respecto a cualquier partido o sindicato. Otra cuestin es la militancia individual. En los Campamentos convive gente de IU, CNT, Comisiones Obreras, CGT, Podemos y otras muchas organizaciones, apunta Caada.

-Un pacto entre el PSOE y Podemos podra alzarse con el gobierno de la Junta de Extremadura (suman 36 escaos frente a los 29 del PP y Ciudadanos). Adems el PP ha perdido la mayora absoluta en Cceres, Badajoz y Mrida. Cmo valoras el resultado de las elecciones del 24 de mayo en la comunidad extremea?

La opinin es a ttulo individual. Me parece importante la derrota del PP en las elecciones autonmicas y en municipios como Mrida (donde ha logrado el 28% de los votos). Monago hizo una campaa muy personalista, sin las siglas del PP, y vendiendo una Extremadura irreal. Dirigentes del PP nos dicen en privado que los resultados se explican en parte por la erosin que les ha causado los Campamentos Dignidad. Han sido dos aos y medio de enfrentamiento muy duro entre el PP y los Campamentos, por ejemplo en asuntos como la renta de insercin. En febrero de 2013 nacieron en Mrida los Campamentos Dignidad. En mayo del mismo ao el gobierno extremeo aprob la Ley de Renta Bsica de Insercin.

-Se abre un periodo poltico nuevo con Monago y el PP fuera de la Junta de la Extremadura?


Tambin respondo a ttulo personal. El hecho de que PSOE slo pueda completar mayora para gobernar con Podemos abre nuevas expectativas. De entrada, Podemos ha reclamado que las reuniones entre los dos partidos se celebren en un espacio de conflicto, la Corrala Dignidad, y con un contenido de las conversaciones abierto a los ciudadanos. Sin embargo el bipartidismo resiste en Extremadura mejor que en otros lugares: el PP y el PSOE suman ms del 70% de los votos. Esto se explica por la anomala que supone el clientelismo, que es adems para nosotros la pelea de los prximos aos. Por otro lado, el s se puede requiere hoy, de manera urgente, de una unidad popular que incluya a los movimientos sociales, como demuestran los resultados de Madrid y Barcelona.

-En qu consiste el proyecto solidaridad contra la represin impulsado por los Campamentos Dignidad?


La iniciativa consiste en recabar recursos para afrontar multas y procesamientos. Por ejemplo se ha generado un grupo de abogados de otros puntos de Espaa para nuestra defensa. La gente de Espai Marx, El Viejo Topo y Kaos en la Red, entre otros, nos han dado tambin su apoyo. Tambin el Parlamento de Catalua aprob una mocin de respaldo a los Campamentos.

-Cmo ha afectado la represin a los Campamentos Dignidad?


Tenemos 62 compaeros multados o procesados por diferentes acciones de lucha. Nos reclaman multas, adems, por valor de 183.000 euros. El juicio ms llamativo al que se nos ha sometido fue por irrumpir en los estudios de Televisin Espaola en Extremadura (febrero de 2014), en el momento de los informativos. Actualmente se hallan en libertad provisional 18 compaeros. Todo esto, a pesar de que somos un movimiento de desobediencia civil pacfico, aunque muy perseguido. Ha habido una consigna clara de ir a por nosotros. Incluso la Delegacin del Gobierno fue presionada por Monago en este sentido.

-Quin fue Jos?


Un compaero de los Campamentos Dignidad de Mrida, que muri cuando tena cerca de 60 aos. Nos deca siempre que el fuego purifica. El final de Jos fue muy triste, y explica mejor que ninguna otra desgracia el sentido de nuestra lucha. Estaba enfermo, pero la realidad es que no se poda pagar los medicamentos: lo haca a meses alternos. Participaba en los desahucios, en los escraches

-En qu consiste la batalla por las rentas mnimas de insercin en Extremadura?


Hay ms de 35.000 rentas solicitadas, el gobierno autonmico dice que ha resuelto positivamente 13.000, pero slo han pagado 5.000. Adems de que haya gente con la renta mnima de insercin reconocida, a la que no se la pagan, ocurre otra cosa. Los bancos estn embargando la renta mnima a la gente (a pesar de que sta es inembargable). ste es el sntoma de que hemos de arrancarles hasta lo ms elemental en la pelea. Y demuestra cmo son de rateros. Me recuerda a cmo Marx cuenta en El Capital el modo en que se arrebata minuto a minuto, bocado a bocado, la plusvala a la clase obrera.

-Podra cambiar la situacin con un gobierno formado por el PSOE y Podemos?


El PSOE se ha comprometido a una partida de 90 millones de euros para la renta mnima de insercin (En 2014 el PP destin 20 millones de euros; y en 2015, 30 millones). Los 90 millones de euros nos siguen pareciendo injustos. Es cierto que se multiplica la cuanta, pero no llega para satisfacer las necesidades. Podemos ha planteado que la renta mnima cubra a todos los parados sin cobertura, que es lo que pedimos en nuestra propuesta a los partidos durante la campaa.

-Se asemeja en algo la Renta Mnima de Insercin a la Renta Bsica Universal?


La Renta Bsica es el nacimiento de los Campamentos Dignidad. La renta de insercin es otra cosa. Tiene unas limitaciones muy grandes. De entrada, tiene como fin insertar a parados y pobres, cuando el problema no es la insercin, sino que son personas sin recursos. Por otro lado, la Renta Bsica Universal no deberan tramitarla trabajadores sociales, como ocurre con la renta mnima de insercin, ya que se trata de un derecho ciudadano. Adems de lo dicho, la renta bsica es lucha de clases, no una cuestin meramente acadmica.

-Qu logros destacaras de los Campamentos Dignidad, despus de dos aos y medios de lucha social?


En primer lugar, que el lumpen y la gente de los barrios machacados sean un sujeto poltico. En Amrica Latina se habla de los pobres urbanos, pero el problema es que en Espaa todava hay pocos que hagan poltica. Aunque cada vez son ms. Adems, se trata de tejer alianzas dentro de la clase trabajadora. Ninguna fraccin de la clase obrera puede por s sola lograr los objetivos. Los Campamentos Dignidad han trabado alianzas con la PAH, el SAT, las mareas, las Marchas de la Dignidad, o los trabajadores en huelga de Coca Cola, Panrico y las subcontratas de Movistar.

-Otra de vuestras reivindicaciones bsicas tiene que ver con las becas de comedor


Hay 10.000 personas en Extremadura, entre escolares de infantil y primaria, que comen en los colegios. El 80% de estos escolares tienen beca de gratuidad para la comida. Pero en los meses de junio y septiembre, las familias de esos 8.000 menores con beca han de pagar. Al final, come el que tiene dinero. Ahora les hemos arrancado al PSOE y Podemos el comedor gratuito durante todo el curso. Adems, en los dos ltimos aos hemos conseguido que se abran los comedores escolares, en los municipios ms grandes, durante los meses de julio y agosto.

-Qu ocurre con los bancos de alimentos?


El problema es quines controlan el reparto de los alimentos en el estado espaol. ste es un cortijo del Opus Dei. Adems, desde marzo de 2015 se reclama un informe social para los receptores, lo que no es sino un mecanismo para fiscalizar al pobre a travs de los Servicios Sociales y los trabajadores sociales. Hay que tener en cuenta que el nmero de personas acogidas a los repartos del Fondo Espaol de Garanta Agraria (FEGA) es ya de dos millones, segn la Fundacin del Banco de Alimentos. En definitiva, el modelo que tienen en mente es la caridad. Hemos de plantear que, si esos alimentos estn pagados con dinero pblico, no pueden convertirse en la gestin de un cortijo para determinadas entidades.

-De qu modo estas comunidades de lucha se han extendido al campo de la vivienda?


Hay dos Corralas impulsadas por los Campamentos Dignidad. La primera en Almendralejo, hace aproximadamente un ao y medio; la segunda en Mrida, la Corrala Dignidad, el 1 de mayo de 2015, justamente el da de la clase obrera. Hoy estn viviendo 19 familias en 24 viviendas. Se encuentran todava en proceso de adaptacin. Ya les han cortado en dos ocasiones la luz y el agua. sta es la pelea de siempre en las Corralas, adems del empadronamiento. Al final, se trata de la necesidad de la autogestin en todos los mbitos, en el techo, en la tierra o en los medios de comunicacin. Vamos a plantear una batalla decisiva por el derecho a la vivienda. Actualmente hay 110.000 viviendas vacas de la SAREB (el banco malo) en el estado espaol), el objetivo ha de ser convertirlas en alquileres sociales.

-Por ltimo, Cul fue el resultado de las acampadas frente al domicilio de Jos Antonio Monago, en febrero de 2015?


Fue difcil mantenerlas por las presiones y las multas. Siete familias acamparon en la puerta de la urbanizacin de Los Altos de la Caada, en la zona de la Vaguada, donde reside Monago. Al final quedaron en la resistencia slo dos. Si nos desahucian, hay que ir a sus casas. Al poltico canalla hay que avergonzarlo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter