Portada :: Cultura :: Fallece Lpez Salinas: El intelectual comunista, el obrero de la palabra
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-06-2015

Ediciones Dyskolo recupera en formato ebook la novela "Ao tras ao", de Armando Lpez Salinas, perseguida durante el franquismo y olvidada en la transicin
Para leer al calor del presente velando a nuestros muertos

Luis Martn-Cabrera
Ediciones Dyskolo


El presente texto forma parte de la presentacin de la novela Ao tras ao, Armando Lpez Salinas editada por Dyskolo (junio 2015) en formato digital (.epub, .mobi, .pdf) y bajo licencia creative commons que permite la libre descarga.

A veces las citas se vuelven insoportablemente dolorosas, brutalmente reales; a veces lo figurado, lo alegrico, la letra se torna insensiblemente materialista: si el enemigo vence, ni siquiera los muertos estarn a salvo. El pasado 8 de abril del 2015 fue profanada la tumba en la que descansaban, junto a su esposa, los restos mortales del escritor Armando Lpez Salinas en el madrileo cementerio de La Almudena.

Walter Benjamin se suicid, acorralado por el fascismo europeo, en Portbou, en la frontera entre Francia y Espaa, en tierra aptrida. Pero antes, en Pars, dej escrito un iluminador ensayo, para pensar la historia dialcticamente, a contrapelo de la historia positivista oficial de los vencedores. Las Tesis sobre la filosofa de la historia proponen pensar las ruinas que deja el progreso capitalista a su paso, iluminar con un fogonazo las huellas histricas borradas de la violencia exterminadora de la modernidad en pos de un horizonte mesinico de justicia. Si el enemigo vence, ni siquiera los muertos estarn a salvo, escribe admonitoriamente Benjamin en estas tesis. Y eso, que ya suceda antes con los miles de muertos de la represin fascista que yacen olvidados en cientos de fosas comunes por todo el territorio espaol, parece haberse cernido ahora sobre los restos materiales del escritor comunista Armando Lpez Salinas y sobre los de su compaera, Mara Teresa Balduque.

Dicen que el autor de este nefando robo era una trastornado mental, pero los locos no son ajenos a las sociedades en las que viven, son parte del cuerpo social, no son radicalmente otros, son nuestros y, por lo tanto, sus actos de insania se inscriben dentro de una cultura que propicia unos actos psicticos y no otros. La profanacin de la tumba de Lpez Salinas, ms all de las responsabilidades penales individuales que se deriven de ello, es un acto de sadismo, un modo de ensaarse con la memoria y la historia del escritor comunista. Ese enemigo victorioso parece no poder dejar descansar en paz ni la memoria de Lpez Salinas ni la historia del comunismo en nuestro pas, objetos sobre los que debe seguir imperando el odio y el deseo de destruccin, como si temieran el retorno del fantasma un fantasma recorre Europa y es siempre el fantasma del comunismo y tuvieran que seguir ensandose sobre el cuerpo muerto para asegurarse que no retorne al presente con su sed de justicia e igualdad.

Por eso, nos corresponde a nosotros los vivos, los crticos insomnes, los y las lectoras velar por el cuerpo y la obra de Lpez Salinas. Eso implica, por supuesto, que su cuerpo no vuelva a caer en campo ajeno, que tanto su obra como sus cenizas dejen de ser profanadas por el olvido o la violencia. Para ello, creo, que no debemos construirle una cripta para protegerlo de la agresin, sino desenterrar y discutir en pblico su obra, con sus virtudes y sus limitaciones, pero sabiendo que ya es tiempo de leer y discutir una novela como Ao tras ao, de pensarla, por ejemplo, a la luz de los debates contemporneos sobre la recuperacin de la memoria histrica, desde una perspectiva feminista o desde cualquier otra mirada que nos sirva para iluminar el presente con un fogonazo de esperanza, porque si el enemigo vence, si se sigue imponiendo una memoria no procesada de nuestro pasado ms inmediato, efectivamente, ni siquiera los muertos estarn a salvo, slo seremos nuestro marasmo social.

Ediciones Dyskolo

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter