Portada :: EE.UU. :: Katrina, con el neoliberalismo al cuello
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-09-2005

When the press come marching in
De Nueva Orleans a Palestina

William A. Cook
CounterPunch

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


Durante las ltimas seis semanas el pblico estadounidense fue invitado a recibir noticias de dos tipos totalmente diferentes: cinco semanas de mentiras calculadas, controladas, envueltas en compasin por los santos colonos de nuestro tiempo que eran expulsados de sus casas en su tierra de Judea, y una informacin abierta, honesta, que provoca una reaccin visceral, resultante del caos fuera de control causado por Katrina. Qu podemos aprender de estos eventos?

Es bastante simple. Cuando la prensa informa sobre la realidad de los eventos, libre del control editorial, del miedo de perder el empleo, y de una presentacin predeterminada, el pblico puede reaccionar con honestidad e inmediatez ante los eventos que tiene ante sus ojos. El trauma de Nueva Orleans estalla en la pantalla hora tras hora: el horror del viento y de la lluvia que barren la ciudad de hojalata y vidrio y lanzan por los aires los desechos de la civilizacin como hojas alborotadas por el viento de otoo; gente a la rebatia en busca de un poco de seguridad, vctimas inocentes de un poder sobre el que no tiene ningn control; el miedo a la prdida, del hambre, de la indigencia en cada cara; pnico palpable ante las cmaras mientras madres lloran por sus hijos perdidos, padres avergonzados por no poder proteger a sus familias, policas encerrados en sus comisaras que ven a delincuentes circulando por las calles con toda impunidad, y la conciencia abrumadora de que los que estn en posiciones de responsabilidad se han preocupado de su propia gente, y que, con una burla de horrenda magnitud, ignoran la devastacin de los pobres.

Ni los medios dominantes pudieron ocultar las consecuencias de la incompetencia del gobierno Bush cuando se despert tardamente de su juego de golf para prestar atencin al peor desastre natural que ha azotado a Estados Unidos en su historia. El impacto total de su mentalidad de guerra contra el terror que ha resultado en una reduccin catastrfica de nuestra Guardia Nacional y de la Reserva, se hizo evidente cuando saqueadores y bandas armadas llegaron a controlar las calles, cuando las reservas agotadas para el auxilio se convirtieron en una vergenza nacional porque esta administracin recort los impuestos para los ricos y los servicios para los pobres. Quin podra contemplar este caos a travs del ojo de la cmara y no darse cuenta de que las prioridades de esta administracin para la ayuda humana son una burla para los pobres y necesitados en este pas, mientras ensalza a los acomodados y a los polticamente espabilados en Israel?

Es como hay que juzgar la presentacin meditica de la retirada de Gaza, un evento orquestado por las IDF [ejrcito israel] como lo inform el Jerusalem Post hace slo una semana. Cientos y cientos de reporteros y sus equipos de filmacin recibieron permiso de las IDF para entrar en los asentamientos en Gaza. Llevaron a consultores para asegurar que los soldados dieran un trato cuidadoso a los colonos, un trato que tomara en cuenta el sufrimiento de los que eran expulsados de sus casas, a pesar de que sus hermanos y hermanas en las fuerzas armadas compartan su pesar. Ancianas y bebs pasaban en tropel delante de las cmaras mientras los autobuses recogan a los pioneros que abandonaban sus casas. Este desfile de quebranto humano se repiti durante semanas sin fin. Los estadounidenses sintieron compasin por esa pobre gente, presentada como seres humanos prescindibles en la cinaga poltica del conflicto israel/palestino.

Nunca antes en el ejercicio de Sharon como primer ministro hemos llegado a testimoniar tanta libertad de movimiento de la prensa dentro de Gaza. Puede extraar que los estadounidenses no hayan sido testigos de los meses de destruccin israel desencadenada contra los ciudadanos de Rafa o la devastacin infligida a los residentes de Yenn? Ni siquiera de la matanza gratuita de una inocente estudiante del colegio Evergreen que se mantuvo firme de pie ante la aplanadora estadounidense y que no hayan visto como la aplastaba bajo su pala y, luego, en un movimiento lento, ech marcha atrs sin alzar la pala para cercenar su cuerpo, mientras los testigos miraban sin creer lo que vean, incapaces de comprender semejante crueldad. Dnde estaban las cmaras durante estos episodios de la brutalidad de Sharon? Una vez ms, los estadounidenses sirvieron de peones para impulsar la agenda de Sharon, el primer ministro asediado que trataba de cumplir con los requerimientos del Mapa de Ruta a gran costo poltico.

Pero quines son estos colonos? Por qu se invierte tanto tiempo en los medios porque 8.000 personas son expulsadas de sus casas? En realidad son okupas que a sabiendas y conscientemente aceptan apoyo financiero del gobierno para instalarse en tierras confiscadas ilegalmente por el gobierno Sharon con el pretexto de que anex o apropi tierras disponibles porque la ley israel ha legalizado su robo contrariamente al derecho internacional o a las convenciones de Naciones Unidas. Esta gente sabe que vive en tierra palestina, cuya propiedad se remonta a siglos. Aceptan viviendas suburbanas suministradas por el gobierno Sharon y proteccin militar suministrada por el gobierno Sharon y ellos, por su parte, acosan impunemente a sus vecinos palestinos. Ni un pice de esta realidad es presentado al pueblo estadounidense. Son presentados como ciudadanos del nico amigo de EE.UU. en Medio Oriente, Israel, que tienen que retirarse de sus posiciones legtimas a fin de acomodar el proceso poltico.

Lo contrario ocurre con los miles abandonados cuando Katrina y los diques rotos arrastraron a Nueva Orleans al agujero fangoso del lago que una vez posibilit su existencia, miles abandonados porque no posean los medios para la evacuacin ni coches, ni autobuses, ni trenes, ni transporte militar, ni helicpteros los okupas israeles recibieron transporte gratuito, casas nuevas dentro del Estado de Israel, subvenciones de 30.000 dlares para cada uno y, adems por antigedad, NIS [nuevos shekels israel] 4..800 por cada ao que haban vivido en Gaza, para cada miembro de la familia, aparte del reembolso de los costos de mudanza entre 14.000 y 21.000 NIS, al Negev, Galilea y Nitzanin. En breve, Sharon asegur que lo colonos que haba alentado a establecerse en su tierra ilegalmente obtenida fueran bien compensados cuando exigi que se fueran.

Por qu menciono algo semejante junto a los eventos que han arrasado la costa del Golfo durante estas ltimas dos semanas? Porque el contribuyente estadounidense pag para que se mudaran los colonos y para cubrir el plan de desconexin propuesto por Sharon. La ayuda de EE.UU. para la retirada estaba programada para compensar el costo de la implementacin del plan de desconexin. (Ha'aretz 4/9/05, Yoar Stern). Israel pidi y obtuvo ms de 2.000 millones de dlares, incluyendo el paquete de ayuda de EE.UU. (Ha'aretz, 24/8/05, Shamuel Rosner; Jerusalem Post 1.27/05, Janine Zacharia). En el informe de CRS [siglas en ingls de Servicio de Investigacin del Congreso] al Congreso La proposicin de Israel de retirarse de Gaza, Clyde Mark seala: Israel ofrecer compensacin a los colonos, pero el monto y la fuente de los fondos son inciertos. Se calcula que las 1.500 familias de colonos en Gaza recibirn entre 200.000 y 750.000 dlares cada una para mudarse a Israel. La compensacin ser por sus casas y negocios, pero tambin incluir fondos adicionales para prestaciones para nuevas viviendas, mudanza de negocios y del menaje casero, u otros gastos. El costo total de la desconexin se calcula en cerca de 8.000 millones de NIS (1.740 millones de dlares)" (Truth seeker," 7/8/05). Estos costes de la retirada estn incluidos en el nuevo paquete de ayuda de EE.UU. segn Jerusalem Post (7/05).

Qu contraste! El apoyo de la administracin de EE.UU. de magnitud significativa a ciudadanos de un pas extranjero, personas que ocuparon ilegalmente la tierra de otro pueblo, mientras ciudadanos estadounidenses languidecan sobre los techos o se sofocaban de calor en refugios improvisados durante das interminables sin idea de dnde irn o cmo van a reemplazar sus hogares perdidos. Hay quin pueda dudar de que las prioridades de esta administracin se orientan hacia los que pueden ofrecer una ventaja poltica a costas del ciudadano promedio abandonado a la merced de la fuerza de la naturaleza? Y si se hiciera un plan de desconexin para los residentes de Nueva Orleans y los que perdieron sus viviendas con Katrina? Y si se desviara el paquete de compensacin estadounidense/israel hacia estadounidenses? Despus de todo, no es cuestionable, en el mejor de los casos, que utilicen nuestros dlares tributarios para apoyar a okupas?

William Cook es profesor de ingls en la Universidad de La Verne en el sur de California. Su libro Psalms for the 21st Century, fue publicado por Mellen Press. Su libro ms reciente, Tracking Deception, ser publicado este mes. Para contactos: [email protected]

http://www.counterpunch.org/cook09092005.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter