Portada :: Iraq :: El Imperio recurre al Califato: el Estado Islmico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-06-2015

La batalla contra el ISIS
La guerra Irn-Iraq reeditada

Dahlia Wasfi
Middle East Eye

Traducido del ingls para Rebelin por Sara Plaza.


La Administracin estadounidense de Barack Obama como la de su conservador predecesor ha hecho de la agresin militar el pilar de su poltica en Oriente Medio y el Norte de frica (MENA, por sus siglas en ingls). Hoy en da la "guerra contra el ISIS" ocupa los titulares que antes recogan la "guerra global contra el terror", pero las tramas son las mismas: ataques areos masivos, muerte y destruccin de los pueblos atacados, oleadas de refugiados y apremiantes crisis humanitarias. El presidente Obama sigue recibiendo crticas por no haber derrotado rpidamente al ISIS. Sin embargo, aunque aplastar al ISIS pueda ser el objetivo oficial declarado, la agenda real parece ser una guerra interminable con el fin de debilitar a las potencias regionales. Ya hemos visto esta estrategia antes casi con los mismos actores en la guerra Irn-Iraq de los aos 80.

En febrero de 1979 la revolucin iran depuso al sah [Mohamed] Reza Pahlevi, que haba gobernado Irn desde 1953, cuando un golpe de Estado orquestado por la CIA lo instal en el poder. Tras la revolucin se instaur en el pas la Repblica Islmica de Irn bajo el liderazgo del ayatol Ruhollah Jomeini. Cuando el rgimen iran afn a Estados Unidos fue derrocado, las autoridades estadounidenses buscaron un nuevo aliado en la regin y empezaron a templar las relaciones con el vecino Iraq, a pesar de estar incluido en la lista de pases patrocinadores del terrorismo que elabora cada ao el Departamento de Estado.

Las fricciones entre el ayatol Jomeini y el Gobierno baazista de Iraq no tardaron en aparecer. El presidente Sadam Husein tambin instalado en el poder con la ayuda de la CIA intent doblegar cualquier desafo planteado por los islamistas iraques al gobierno laico del partido Baaz. El surgimiento de una teocracia en Irn supuso una nueva y preocupante amenaza para su rgimen. El ayatol Jomeini prevea expandir el gobierno teocrtico iran a travs de la regin, incluyendo las monarquas del Golfo como Arabia Saud, a la que correctamente sealaba como corrupta. A medida que aumentaban las tensiones, tanto Estados Unidos como Arabia Saud aseguraron a Sadam Husein que lo apoyaran en cualquier conflicto armado con Irn. En septiembre de 1980, animado por Estados Unidos, Sadam Husein inici la guerra Irn-Iraq.

Durante el conflicto el presidente estadounidense Ronald Reagan se ali oficialmente con Iraq. Secretamente, sin embargo, funcionarios del Gobierno vendieron armas a Irn, utilizando parte de los beneficios para financiar a los Contras grupos paramilitares antisandinistas en Nicaragua. El escndalo fue conocido como el Iran-Contra Affair. Aunque varios miembros de la administracin estadounidense recibieron una amonestacin menor por sus acciones ilegales, el mayor precio lo pagaron las familias iraques e iranes, por no hablar de las nicaragenses. Esa guerra dur ocho aos, con el apoyo de Estados Unidos a ambas partes, y dej ms de un milln de vctimas. La larga duracin del conflicto tambin dej sangrando, muy debilitados y sin infraestructura a dos de los pases ms fuertes de la regin, favoreciendo la hegemona estadounidense e israel.

De manera comparable, a da de hoy Estados Unidos est armando a los dos bandos de la actual guerra en el Golfo: los extremistas sunes del ISIS y los tecratas conservadores chies de los Gobiernos iraqu e iran, que adems estn aliados con el Gobierno laico de Bashar Al-Assad en Siria. Este conflicto estratgico que atenaza la regin es consecuencia directa de la invasin y la ocupacin ilegal de Iraq liderada por Estados Unidos y el Reino Unido en 2003.

Una vez que el Gobierno laico de Iraq conocido por su crueldad fue derrocado con la invasin "Shock and Awe", quienes estaban al frente de la Administracin estadounidense instalaron en el poder a los lderes chies que mantenan fuertes lazos con Irn. En las dcadas anteriores, muchos de estos nuevos funcionarios iraques haban sido forzados al exilio por Sadam Husein debido a sus ambiciones polticas teocrticas. Encontraron refugio en Irn, donde sus partidos eran apoyados por el Gobierno, y algunos de ellos sirvieron en el Ejrcito iran durante la guerra Irn-Iraq. Estos conservadores chies se mantuvieron en el poder mediante varias rondas de elecciones controvertidas. Por ejemplo, el actual primer ministro de Iraq, Haider al-Abadi, como sus predecesores Nouri al-Maliki e Ibrahim al-Jaafari, es miembro del partido chi conservador Dawa con sede en Irn. Su gobierno se ha caracterizado por la brutal represin de la poblacin, incluyendo el uso de escuadrones de la muerte para eliminar a la oposicin.

El "nuevo" (desde 2003) Ejrcito iraqu tambin ha sido moldeado por la influencia iran. Bayan Jabr, ex lder de las Brigadas Badr, fue el encargado de organizar sus filas en su calidad de ministro del Interior de Iraq. Desde su creacin el nuevo Ejrcito ha reclutado a jvenes iraques desesperados por conseguir un puesto de trabajo, as como a miembros de las milicias del partido conservador chi procedentes de Irn. Esta fuerza armada, entrenada y financiada por Estados Unidos est actualmente dirigida por el general Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islmica de Irn.

El represivo rgimen teocrtico chi impuesto en Iraq por los ocupantes estadounidenses gener inevitablemente un movimiento en contra: una faccin sectaria sun opositora que en los ltimos aos se ha transformado en el ISIS. Al igual que el Ejrcito iraqu, el ISIS tambin est formado por combatientes extranjeros y jvenes iraques que buscan desesperadamente un trabajo y el fin de su opresin. Segn el periodista Nafeez Ahmed, las potencias occidentales predijeron el surgimiento de un peligroso grupo extremista como ISIS en 2012. Pero no solo lo predijeron, sino que contribuyeron a su aparicin financiando y armando a "grupos rebeldes" extremistas en Siria que serviran para controlar el poder chi en la regin: un poder que se expandi como resultado de la poltica estadounidense en Iraq. Hoy, en 2015, el presidente Obama no tiene la menor intencin de destruir al grupo terrorista que tanto l como otros Gobiernos occidentales y sus aliados regionales ayudaron a crear.

Hasta ahora los principales campos de batalla del conflicto estn siendo Iraq y Siria, pero el frente puede extenderse a Libia, Nigeria y otros pases en los que la poltica occidental ha devastado la vida de sus habitantes y servido para engrosar las filas del ISIS. Como ocurri con Irn e Iraq en los aos 80, la poblacin de estos pases es quien paga el precio ms alto. Son ellos quienes sufren los bombardeos, quienes entierran a sus seres queridos y quienes buscan desesperadamente seguridad para sus familias. Y al igual que en aquellos aos, la destruccin de estos pases solo beneficia a la hegemona de Estados Unidos e Israel, por no mencionar a los CEO de las empresas de armamento.

En 2014 el ISIS se hizo con el control de la ciudad de Tikrit, al norte de Iraq, que perdera en abril del ao siguiente. El mes pasado el Ejrcito iraqu perdi el control de Ramadi y en este momento se est preparando para recuperarlo. Es de esperar que contine esta secuencia de posiciones ganadas y perdidas. Y tambin que escuchemos hablar de la "inminente" amenaza del ISIS en suelo estadounidense durante los prximos aos.

Al tratarse de un conflicto anterior al 11-S, sin fuerzas estadounidenses sobre el terreno, la guerra Irn-Iraq no recibi excesiva atencin. Henry Kissinger plasm su actitud hacia los bandos enfrentados en su famosa frase "es una pena que no puedan perder los dos". Pero con Estados Unidos directamente involucrado en la "guerra contra el ISIS" y la necesidad de apoyo pblico, los medios oficiales estn presentando la actual crisis como una batalla entre el bien y el mal: los partidarios del ISIS versus todos los que se oponen a l. Al igual que con la guerra contra el terror, nuestra eleccin solo puede ser a favor de Estados Unidos o a favor de los terroristas.

Sin embargo, a lo largo del ltimo siglo la "ayuda" estadounidense en la regin de MENA ha incluido el derrocamiento de Gobiernos, el apoyo a crueles dictadores, la destruccin de infraestructura, la devastacin del medioambiente, la creacin de grupos extremistas y el genocidio. As que yo no estoy a favor de Estados Unidos ni de los (otros) terroristas. Yo estoy a favor de la poblacin civil de la regin. Ellos no necesitan que les caigan encima los morteros del ISIS ni las bombas de barril del Gobierno ni los misiles estadounidenses. Lo que necesitan es un inmediato alto el fuego. Dejen vivir a la gente. Dejen a sus familias protegerse. Dejen pasar a los convoyes de ayuda humanitaria.

Las personas que sufren en la regin necesitan un alto el fuego.

Ya han tenido bastante con toda la "ayuda" que han recibido de nosotros.

 

Dahlia Wasfi es mdica y activista por la paz iraqu-estadounidense.

Fuente: http://www.middleeasteye.net/columns/battling-isis-iran-iraq-war-redux-1538117706



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter