Portada :: Espaa :: Por una vivienda digna
(Argumentos para la lucha)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-06-2015

Catalua sigue sin aplicar las sanciones a pisos vacos previstas por ley desde 2007

La Marea

Las entidades sociales reclaman alcanzar los estndares europeos de parque pblico de alquiler para hacer frente a la emergencia habitacional


Si queremos igualarnos a los estndares europeos de parque de alquiler social, que estn en el 18%, necesitaramos 440.000 viviendas para hacer frente a la emergencia habitacional, ha subrayado este martes el portavoz de la PAH Carlos Macas durante la presentacin del informe Emergencia Habitacional en Catalua de 2015. El parque de alquiler pblico de vivienda en la comunidad cuenta hoy con 60.000 pisos, un raqutico 2% del total. Para alcanzar los niveles europeos, sealan las entidades, sera necesario movilizar la mayora de los 445.356 pisos vacos que existen hoy en Catalua segn datos del Instituto Nacional de Estadstica.

Con ese horizonte, el Observatorio de los Derechos Econmicos, Sociales y Culturales (DESC) reclama forzar el alquiler social de pisos vacos, empezando por aquellos propiedad de entidades financieras, fondos buitre y grandes inmobiliarias, ha sealado su directora, Vanesa Valio. La aplicacin de sanciones a la acumulacin de viviendas vacas ya est prevista en la legislacin catalana desde la aprobacin, en 2007, de la ley 18/2007 del derecho a la vivienda. Sin embargo, ocho aos ms tarde siguen sin aplicarse las penalizaciones. En ello insiste la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) contra los desahucios y la pobreza energtica que impulsa el DESC junto a la PAH y la Alianza contra la Pobreza Energtica, y que este martes ha entrado en la Mesa del Parlament para ser tramitada por la va de urgencia extraordinaria.

En Blgica, Francia y Holanda se han desarrollado normativas para impedir la proliferacin de pisos vacos. En toda Europa un piso vaco es considerado una anomala, no tanto un derecho del propietario, ha subrayado Valio.

En base a esta ley, algunos ayuntamientos catalanes s que han aplicado multas a viviendas vacas. Es el caso del de Terrassa (PSC), que en diciembre de 2013 fue el primero en sancionar a entidades bancarias con pisos vacos en la ciudad, despus de que estas no aceptasen destinarlos a alquiler social durante las negociaciones con el consistorio. Las tres primeras sanciones fueron de 5.000 euros. En febrero de este ao, el Ayuntamiento de Granollers impuso 20.000 euros de multa a Renthbitat Peneds, sociedad ligada a la desaparecida Caixa Peneds y absorbida por Banc de Sabadell; y el de Barcelona ha abierto 19 expedientes relativos a pisos que llevan ms de dos aos desocupados.

Suben los desahucios por alquiler

El informe de Emergencia Habitacional, realizado por el Observatori DESC, la PAH, la Agencia de Salud Pblica de Barcelona y la Universidad Autnoma, constata que, a pesar de los decretos gubernamentales sobre desahucios y las campaas publicitarias de las entidades financieras, los desalojos continan producindose. Aunque han cambiado algunas pautas. Ms del 60% de los desahucios realizados en 2013 y en 2014 son de alquiler, un porcentaje que escala hasta el 80% en el caso de Barcelona.

Adems, una tendencia en aumento es el nmero de afectados con empleo. Una encuesta realizada a 905 personas afectadas por la hipoteca indica que el 45% de las familias en proceso de desahucio tiene trabajo, lo que para Macas muestra la precarizacin de la clase trabajadora. Entre las familias con menores a cargo, el 40% vive con unos ingresos mensuales por debajo de los 749 euros, mientras que el 65% de las familias monoparentales subsiste con menos de esta cantidad.

Por entidades financieras, el 18% de los afectados tiene su hipoteca con Catalunya Caixa, seguido del 15,6% con el BBVA, el 13,5% con CaixaBank, y el 12% con Bankia. En cuanto a las dificultades para el pago de necesidades bsicas, ms del 70% de las familias con menores a cargo tiene complicaciones para hacer frente a los gastos escolares, de telefona y vestido; mientras que en el caso de las familias monoparentales el mismo porcentaje sufre para pagar la luz. Ms de la mitad de las familias con nios tiene dificultades para comprar alimentos y hacer frente al recibo del agua.

Problemas de salud mental

En esta ocasin, el informe analiza tambin las consecuencias de esta problemtica en materia de salud. Para ello, ha contado con la Agencia de Salud Pblica de Barcelona, participante en el proyecto europeo SOPHIE que evala el impacto de las polticas sociales y econmicas en las desigualdades en salud. En el caso del estado de salud percibida (aqul que la persona responde a la pregunta Cmo calificaras tu estado de salud?), los encuestados que afirman tener una mala salud suman el 40% en el caso de los hombres y el 55% en el caso de las mujeres, mientras que la media de la poblacin catalana est situada en el 10%.

La problemtica es mayor en cuanto a la salud mental, que segn los autores del informe se agrava a medida que avanza el proceso de ejecucin hipotecaria. Durante los 3 primeros meses de impago, la mala salud mental afecta al 92% de los hombres y el 98% de las mujeres. Cuando llega la orden de desahucio, la totalidad (el 100%) de los hombres y mujeres declaran tener mala salud mental. Los problemas para hacer frente a la hipoteca, sobre todo a lo que estn afectando es a la salud mental de las personas, ha sentenciado Laia Palencia, experta de la Agencia de Salud Pblica de Barcelona.

Abel Balint, investigador de la Universidad Autnoma de Barcelona, ha hecho hincapi en la invisibilizacin que padece la infancia en la investigacin y en los debates pbicos sobre desahucios. Por cada 10 adultos, hay 9 menores afectados, el 80% con edades comprendidas entre 3 y 16 aos, as que es un problema que existe en el da a da de las escuelas, ha destacado. El cambio de centro escolar por motivos econmicos y el abandono de las actividades extraescolares, entre otros, afectan a la salud fsica y mental de los menores, y complican que estos tejan las redes sociales y los vnculos afectivos que aseguran un buen rendimiento en la escuela.

Un enfoque transversal

Hacen falta reformas estructurales; no slo en el mbito de la vivienda, sino de forma integral en polticas de atencin a la infancia, atencin a la salud, fiscales, y de generacin de ocupacin digna, ha reclamado la directora del DESC. Por ejemplo, es necesaria una atencin global a la salud; si atendemos slo la enfermedad pero no el origen, despilfarramos recursos, y se genera una sobre medicacin de las personas afectadas, ha sentenciado.

Valio ha hecho un llamamiento a fijarse en buenas prcticas en materia de vivienda que se estn aplicando en otros pases europeos, pero tambin a cumplir con las leyes que ya existen tanto en el marco cataln, como espaol y europeo. Muchas de las cosas de las que hemos hablado incumplen compromisos asumidos por la Generalitat, ha denunciado. Para el Observatori, es necesario implicar en el diseo de las polticas pblicas a las entidades sociales que da a da trabajan con las personas afectadas. nicamente con la participacin informada de las entidades ya dara otros resultados, ha mantenido Valio.

De hecho, desde 2013 ya existe un mecanismo participacin de las entidades, la mesa sobre desahucios de la Generalitat, creada a peticin de la PAH tras una reunin con el president Artur Mas. Sin embargo, en estos dos aos la mesa slo se ha reunido en tres ocasiones y, denuncian, no ha sido capaz de impulsar ninguna propuesta de actuacin. La voluntad para constituir la mesa era pensar y llevar a cabo polticas pblicas. El problema es que no ha existido ningn tipo de voluntad poltica para que surgiese alguna propuesta, y se ha convertido en un espacio de cara a la galera que no ha hecho nada para parar la emergencia, ha lamentado Macas.

Fuente: http://www.lamarea.com/2015/06/16/cataluna-sigue-sin-aplicar-las-sanciones-a-pisos-vacios-previstas-por-ley-desde-2007/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter