Portada :: Chile :: Lecciones de la rebelin estudiantil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-06-2015

Entrevista de Giulia Willig para el periodico suiso 'Solidarits"
Despus de las luchas estudiantiles de 2011: luchas sociales y proceso constituyente

Franck Gaudichaud y Sergio Grez
SolidaritS

Traduccin del francs para Rebelin por Roco Gajardo F.


Hablamos con Sergio Grez, profesor de historia en la Universidad de Chile (Santiago) y Franck Gaudichaud , profesor de Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Grenoble (y actualmente investigador visitante en la Universidad de Chile), sobre la situacin poltica y social en ese pas a raz del gran movimiento estudiantil de 2011.

Dnde est el movimiento estudiantil chileno hoy?

Franck Gaudichaud: histricamente, el movimiento de los estudiantes y de los alumnos de secundaria ha sido siempre un actor social muy importante en Chile, incluso contra la dictadura. En la democracia "neoliberal" hubo una recomposicin de las luchas estudiantiles, que culmin en 2011 con una movilizacin masiva respecto de las demandas por una educacin pblica, gratuita y de calidad. Hoy en da, el movimiento est luchando de nuevo, muy activo, con ocupaciones de escuelas y universidades, despus de haber tenido durante un tiempo un poco de dificultad para enfrentar el nuevo escenario poltico con la eleccin de Bachelet, quien recuper, en parte, algunas de las grandes reivindicaciones, por ejemplo sobre la reforma educativa, pero integrndolas a una perspectiva social-liberal que no rompe en lo absoluto con la democracia neoliberal y la educacin de mercado. Despus de las luchas de 2011-2012, muy masivas y radicales, que hicieron temblar el conjunto del sistema poltico, el ao pasado fue una fase de ajuste, ya que la CONFECH (Confederacin de Sindicatos Estudiantiles) debi enfrentar un escenario en el que el Gobierno propuso "desde arriba" sus reformas y ya no el movimiento. Los dirigentes del movimiento estudiantil cayeron, en parte, en la trampa del "dilogo" establecido por el ministerio de Educacin. Por otra parte, algunos lderes del movimiento estudiantil de 2011, como Camila Vallejo (PC), por ejemplo, estn en el parlamento y/o la coalicin de Gobierno. Este ao, vemos que los sindicatos de estudiantes han retomado el impulso, con una dinmica de luchas y directrices ms claras, y desde el mes de mayo con manifestaciones masivas de ms de cien mil personas...

Otro elemento notable es que despus de 2011 - algunos lderes se integraron institucionalmente (al Parlamento y/o al ejecutivo), son fuerzas polticas a la izquierda del Partido Comunista que dominan la CONFECH, por lo tanto, independientes de la coalicin de Gobierno. Entre ellas, la Izquierda Autnoma, el Frente de Estudiantes Libertario (FEL), la Unin Nacional de Estudiantes (UNE) y pequeas organizaciones revolucionarias, como el Guachuneit. As, es la izquierda de la izquierda la que tiene peso en la CONFECH, lo que puede anunciar un ao de enfrentamientos ms directos con Bachelet y su programa de reformas. Dicho esto, hay lmites a esta aparente "radicalidad": primero en trminos polticos, pero tambin en trminos de representatividad de las federaciones estudiantiles, debido a que el ndice de abstencin en las votaciones estudiantiles es muy alto

Sergio Grez: el movimiento estudiantil chileno para la educacin pblica, gratuita y de calidad para todas y todos, conoce, como todos los movimientos sociales, avances y retrocesos. Luego de fines del 2011, vivi un cierto reflujo debido a los resultados de las movilizaciones de ese ao. Tuvo la sensacin de no haber conseguido ningn resultado concreto. Sin embargo, el movimiento continu con mucha fuerza en el ao 2012. En 2013 estuvo en calma, en gran parte porque era un ao electoral, que por lo general no es propicio para los movimientos sociales. Luego, en 2014, Bachelet asumi la presidencia por segunda vez con, hay que destacarlo, slo el 25% de los votos potenciales, ya que la tasa de abstencin alcanz el 60%. La nueva coalicin gobernante, la Concertacin travestida en "Nueva Mayora" a la cual se ha integrado el Partido Comunista (PC), retom, con un montn de engaos, algunas consignas del movimiento estudiantil, lo que ha alimentado esperanzas en el movimiento social, con ms razn desde la integracin del PC.

El ao 2014 estuvo marcado por movilizaciones bastante dbiles y por el dilogo con el ministro de Educacin de entonces, Nicols Eyzaguirre. Exmilitante del PC, militante del PPD (Partido por la Democracia), es un economista de renombre de reconocida tendencia neoliberal, antiguo alto funcionario del FMI; tambin ocup un cargo importante en el Canal 13, uno de los principales canales de televisin pertenecientes al grupo Luksic (primera fortuna de Chile).

Aunque la llegada de Bachelet al poder, y de Eyzaguirre a la educacin, sin duda dio un impulso al movimiento estudiantil, este se ha encontrado, en mi opinin, atrapado en un dilogo de sordos. Esto no quiere decir que no hubiera protestas, pero fueron pocas y relativamente menores. El movimiento estudiantil prcticamente no obtuvo nada en 2014, salvo la derogacin de un decreto que haca la organizacin de los estudiantes ms difcil. Esta es la nica conquista del ao anterior. El ao 2015 se anuncia mejor: varias protestas grandes se han desarrollado desde el mes abril, manifestaciones a las cuales se han unido otros ciudadanos, los que han aprovechado esta coyuntura para demostrar su desacuerdo fundamental con la poltica gubernamental. El pasado 21 de mayo Bachelet pronunciaba un discurso presidencial ante el Congreso en Valparaso, mientras una movilizacin masiva se desarrollaba en las calles, la cual enfrentaba una fuerte represin. Una joven result gravemente herida mientras otro manifestante se encuentra todava en estado de coma. Esto no deja de recordarnos la represin policial del Gobierno derechista de Piera, pero tambin la del primer gobierno de Bachelet en contra del movimiento de los "pinginos" de 2011 (movimiento de los estudiantes de secundaria). El movimiento estudiantil est empezando a despertar, varias facultades estn en huelga y las movilizaciones se siguen. Creo que el movimiento estudiantil fijar el tono de este ao, ya que se niega a la reforma educativa propuesta por el Gobierno. Se niega a que la gratuidad se obtenga a travs de subvenciones, como desea el Gobierno. Reivindican la gratuidad como un derecho social universal garantizado por el Estado y consagrado en la Constitucin. La movilizacin de los estudiantes est, por lo tanto, intrnsecamente ligada a la reivindicacin de un cambio de Constitucin.

Hoy el movimiento estudiantil tiene pretensiones ms amplias que las relacionadas con la educacin...

FG : no hay verdadera ruptura entre 2011 y hoy en da: los estudiantes continan exigiendo una educacin gratuita, pblica y de calidad, lo que tambin equivale a cuestionar la reforma de Bachelet que no afecta el mercado de educacin, pero que cuenta solamente introducir la gratuidad para una parte de los estudiantes, subvencionando la demanda an ms ampliamente.

Las movilizaciones actuales intentan tambin profundizar lo que se intent en 2011: vincular sus demandas concretas con el conjunto de la sociedad, defendiendo, por ejemplo, la nacionalizacin de los recursos naturales y del cobre, o una reforma fiscal redistributiva, bien lejos de la preconizada por Michelle Bachelet, que no toca a la mayora de los grandes patrones. Es por esto que se llama a la unificacin de las luchas sociales y populares. En este sentido hay un intento, an tmido, dentro de la Mesa por la Educacin, con el objetivo de intentar ganar el apoyo de los trabajadores o de los pobladores (movimiento de los pobres urbanos). Es importante ver la presencia de los profesores y sus reivindicaciones en las protestas. Son los profes que desde semanas estn liderando huelgas y marchas en torno al proyecto de reforma del estatuto docente y, ms all, sobre que educacin construir en Chile. Tambin es notable los cortes de rutas y barricadas que realizaron juntos organizaciones estudiantiles, sindicales y de pobladores en torno al rechazo de la actual reforma laboral. Es un proceso interesante, incluso si vemos que todava es difcil de implementar una unificacin ms profunda y masiva entre resistencias estudiantiles y de asalariados.

Debemos recordar que nos encontramos en un contexto en que la CUT, la principal central sindical, est dominada por la Democracia Cristiana (DC) y el PC, al igual que la direccin del Colegio de Profesores, que no tiene ningn inters en crear dificultades a "su" Gobierno. Las debilidades o dispersin del movimiento sindical de los trabajadores tambin repercuten en la posibilidad de crear un arco de fuerzas ms amplio, de clase. Sin embargo, existen en el movimiento sindical sectores rupturistas, combativos, que se desarrollan (por ejemplo la Unin Portuaria), y que llaman claramente a dinamizar los conflictos capital-trabajo, al mismo tiempo que apoyan un cambio en el modelo de educacin, realizan llamados a la nacionalizacin de los recursos naturales, el fin de las jubilaciones controladas por los fondos de pensiones, el derecho a la autodeterminacin del pueblo mapuche, etc. Hay que subrayar tambin la fuerza de las luchas territoriales y por la vivienda con movimientos como Andha Chile o el MPL ( Movimiento de Pobladores en Lucha) o las resistencias en contra de megraproyectos mineros y energticos. La demanda que podra federar, en parte, a todos estos sectores es la reivindicacin de una asamblea constituyente, pero que sea popular, desde abajo y democrtica. El camino an es largo

SG: Desde 2011, el movimiento estudiantil logr llevar adelante el tema de la educacin, lo que constituye un gran paso adelante. Hasta principios de 2011, nadie en Chile se atreva a tratar la educacin como un tema poltico clave. Gracias a los esfuerzos de unos pocos meses, la situacin ha cambiado drsticamente. Hoy en da, todo el mundo, desde la extrema izquierda a la extrema derecha, est de acuerdo en que es un tema fundamental. Al mismo tiempo, el movimiento estudiantil ha logrado hacer emerger ms preguntas sobre el tema de la financiacin de la educacin. Ellos han hecho propuestas muy concretas y elaboradas de manera seria, en particular el proyecto de reforma fiscal y de nacionalizacin del cobre. Hoy en da, algunos sectores han llegado a reivindicar una asamblea constituyente. Dicho esto, desde un punto de vista prctico, hay que reconocer que desde 2011 no ha habido avances notorios en la construccin de vnculos entre los movimientos sociales. Se han realizado intentos por parte del movimiento estudiantil para acercarse a otros movimientos sociales, por ejemplo con los mapuches, con el movimiento de los profesores, por supuesto; y algunas veces con las luchas de los trabajadores, por ejemplo los de los puertos. Pero, en mi opinin, estas relaciones son todava dbiles, no hay vnculos estables, orgnicos y permanentes entre estos movimientos sociales: es algo que an necesita desarrollarse.

Cules son los otros movimientos sociales?

SG : entre los movimientos ms importantes en la actualidad, se encuentra en primer lugar el de los mapuches, que no es estrictamente social, ya que se trata de una demanda poltica nacional por la autonoma y la reconquista de ciertos derechos que les han negado, en particular el derecho a la tierra y los derechos polticos. Tambin existe un fuerte movimiento contra el centralismo del Estado. El movimiento de los trabajadores portuarios es muy interesante. En Chile, el mar ha sido privatizado, pertenece a siete grandes grupos econmicos, mientras se han dejado slo pequeas porciones de la costa para los pescadores artesanales. El movimiento se ha organizado en los ltimos aos en torno a los sindicatos portuarios, que no tienen estatuto legal, pero que renen a sindicatos que s lo tienen. Este ha conducido importantes huelgas y movilizaciones en 2014. Se trata de un movimiento notable porque desde un punto de vista poltico ha logrado poner en peligro los intereses de los grandes exportadores (frutas, madera). Pero tambin porque logr movilizar a los trabajadores a lo largo de la costa, en solidaridad con los trabajadores del puerto de Mejillones, que pedan una hora para el almuerzo en lugar de los actuales 30 minutos. Casi todos los puertos de los trabajadores se movilizaron para apoyarlos. Es un movimiento que ha sabido revivir las tradiciones de solidaridad entre los trabajadores, rotas por la dictadura y por el modelo neoliberal de la democracia actual.

Cul es el estado actual de las fuerzas de la izquierda radical?

FG: en primer lugar, hay que decir que el estado actual, todava frgil, de las luchas de clases es un primer lmite para favorecer la recuperacin - recomposicin de las fuerzas polticas de las izquierdas anticapitalistas, que permanecen muy dispersas y divididas. En este contexto es difcil prever una unificacin "en fro" de las izquierdas radicales, de las cuales los contornos an no se han definido. Por ejemplo, si se habla del movimiento estudiantil, ha habido intentos, como el Bloque de Conduccin, que reagrupaba, hasta hace poco, a la Izquierda Autnoma, la Unin Nacional de Estudiantes (UNE) y el Frente de estudiantes libertarios (FEL). Juntos disponan de una hegemona relativa en la direccin del movimiento estudiantil. Pero este frente, que puede calificarse como "antineoliberal amplio", se rompi hace unos meses debido a falta de coherencia estratgica e interna. En trminos ms generales, la unificacin es tambin muy difcil entre muchos pequeos grupos revolucionarios o colectivos de diferentes culturas polticas que a menudo poseen una influencia limitada a tal o tal sector. Estas fuerzas son todava minoritarias, pero algunas han crecido desde 2011, alimentadas por la reactivacin de las luchas sociales.

La cuestin es cmo desarrollar hoy en Chile una izquierda anticapitalista y autogestionaria, ni dogmtica o sectaria, ni tampoco electoralista u oportunista, capaz de poner en debate en el bajo pueblo de Chile un programa poltico de ruptura clara, de transicin poscapitalista, y a la vez de ayudar a corto plazo al desarrollo de acciones unitarias, de frente social y poltico, tiles al reforzamiento de los movimientos populares y de conquistas concretas. Esto con el fin de superar las reivindicaciones sectoriales, pero tambin el ensimismamiento militante y el repliegue organizacional. Es difcil, ya que algunas cuestiones estratgicas claves siguen siendo controvertidas: Cmo hacer frente al nuevo ciclo poltico marcado por el "transformismo" del gobierno Bachelet, en una perspectiva no solo antineoliberal pero anticapitalista? O: quines son los "sujetos" de transformacin social por la que estamos luchando en el Chile actual? Las izquierdas radicales o revolucionarias nacionales tienen tambin, a veces, dificultades para incorporar temas fundamentales como la ecologa, el ecosocialismo, el feminismo, el patriarcado o para llevar a cabo un trabajo internacionalista concreto, lo que dificulta su desarrollo. Si uno quiere presentar en trminos generales el panorama - todava muy fragmentado - de estas izquierdas polticas, encontramos organizaciones que provienen de lo que podramos llamar el "neomirismo" (y que van desde el centro-izquierda, los antiliberales hasta fuerzas guevaristas) ; existente una corriente libertaria muy dinmica y amplia (desde los anarquistas de pura cepa hasta militantes de la Izquierda Libertaria que abogan por una "ruptura democrtica"); estn tambin todas las fuerzas que provienen de diversas rupturas del movimiento comunista y del "rodriguismo" [nombre del Frente Patriotico Manuel Rodrguez, NdE] y, finalmente, hay una corriente trotskista (ms o menos originaria del "morenismo") bastante presente y que mira como ejemplo la experiencia del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) de los hermanos argentinos .

SG: Hay, en mi opinin, una fragmentacin excesiva. En Chile, tenemos una izquierda ms social que poltica. Por supuesto, detrs de la izquierda social, hay grupos polticos ms o menos grandes, pero estn muy dispersos y no tienen la capacidad de ponerse de acuerdo, incluso aunque haya convergencias sustantivas en muchos temas. Las elecciones de 2013 son un buen ejemplo de esto: hubo cuatro candidatos presidenciales de "izquierda" o progresistas, de un total de nueve, todos los cuales propugnaban la asamblea constituyente, pero no han sido capaces de unirse. Cada uno prioriza sus intereses de grupo. La izquierda radical no es capaz de ver las cosas con un poco ms de altura, perspicacia y generosidad.

Qu anlisis se puede hacer del Gobierno Bachelet?

FG : el Gobierno de Bachelet es un Gobierno social-liberal de coalicin que va del centro-derecha (con la DC) al PC y se inscribe en el marco del modelo capitalista neoliberal semiautoritario instaurado al final de la dictadura. Es por esto que hablo de un "transformismo social liberal" (1). De cierta manera, el ejecutivo responde a las luchas y al susto de las clases dominantes en 2011, tratando de estabilizar este modelo a travs de reformas parciales sobre temas claves. Este es un punto de polmica con los anlisis que hace el PC (que ve reformas progresivas del modelo). Hoy en da, el Gobierno se enfrenta a una crisis de legitimidad sin precedentes desde 1990, con enormes y recurrentes escndalos de corrupcin que han afectado a todo el mundo de la poltica en los ltimos meses. Esto puso de manifiesto el nivel de connivencia entre las grandes empresas, el capital y 99% del personal poltico presente en el Parlamento. Todos recibieron dinero de grandes grupos como Penta, Soquimich, empresas privatizadas o creadas durante la dictadura. Pero la respuesta de Bachelet ha consistido principalmente en un cambio de gabinete, dndole una connotacin an ms conservadora que antes a su gobierno: vemos el regreso de los viejos cuadros de la Concertacin [coalicin de centroizquierda que naci al final de la dictadura, antepasada de la actual Nueva Mayora NdE] a los puestos estratgicos del poder gubernamental. Algunos socilogos han visto el gobierno de Bachelet como el signo de una apertura, de una cierta renovacin. Si bien, es cierto, un nuevo ciclo poltico ha emergido desde abajo - debido a las luchas sociales -, vemos una gran continuidad en las cpulas. Por otra parte, los medios patronales y El Mercurio (principal peridico, de orientacin derechista, y antiguo apoyo de Pinochet) no se equivocan cuando elogian al ministro de Hacienda, al de Economa y al del Interior.

Esto explica por qu Bachelet realiz muy pocos anuncios durante su discurso presidencial el ltimo 21 de mayo. Todo el mundo se dio cuenta de que no mencion la asamblea constituyente, que confirma lo que ya sabamos: habr probablemente una "nueva constitucin" de aqu 4 o 5 aos, no olvidemos que todava est vigente la instaurada por Pinochet en 1981, pero sin una asamblea constituyente como tal. Probablemente habr "consultas ciudadanas", participacin selectiva, pero la mayor parte de las decisiones sern tomadas a puertas cerradas en el Parlamento, entre expertos, antes de ser tal vez- sometida a un plebiscito. Para el resto se confirman la mayora de los puntos negros, sobre la reforma laboral por ejemplo, como se ha denunciado incluso por una parte de la CUT. En el rea de la educacin, el objetivo es alcanzar el 60 o 70% de gratuidad para estudiantes en 2018, pero todava en el marco del mercado. El Estado va a subvencionar este servicio sin cambiar la estructura de la educacin superior, aunque en un principio excluir a los estudiantes de las universidades privadas, lo que es paradojalmente problemtico, ya que es all donde se encuentra la mayora de los estudiantes, y a menudo los ms pobres.

SG : este es un Gobierno reformista que pretende corregir ciertos aspectos del sistema neoliberal para darle una base social y poltica ms amplia y ms estable. Si analizamos cada una de las reformas, ya sea en relacin con la educacin, la fiscalidad, el trabajo, el sistema de pensiones o la salud, se trata de pequeos cambios, pero que no buscan romper radicalmente con el modelo actual. Por supuesto hay un aumento en los gastos sociales desde el final de la dictadura, pero son gastos que en ltima instancia benefician muy a menudo a los capitalistas. En el caso de la educacin, por ejemplo, el Gobierno propone aumentar las becas, con lo que los estudiantes pueden entonces hacer su eleccin en el mercado de la educacin. Se trata de subvencionar la demanda en lugar de reforzar la oferta educacional pblica. Hoy el Estado proporciona slo entre el 10 y el 15% de los gastos de las universidades pblicas, mientras que con Allende la participacin pblica ascenda Al 80%! Es lo mismo para la salud: como los hospitales pblicos no pueden responder a todas las necesidades, damos subsidios a los pacientes para que se traten en clnicas privadas. Finalmente esto aumenta las ganancias de las instituciones privadas y debilita al sector pblico. Ese es el modelo neoliberal, y en este sentido, el Gobierno de Bachelet no es diferente de la derecha. En cuanto al sistema de pensiones heredado de la dictadura, no es un sistema de seguridad social, sino de seguros privados basado en la capitalizacin individual. No hay reparticin solidaria. No obstante, lo que propone Bachelet es que el Estado regule este sistema para garantizar mejores servicios.

Pero esto no va a cambiar nada en cuanto al fondo. Al contrario, debemos devolver el dinero a los trabajadores y crear para ello un sistema de pensiones de reparticin, justo y solidario. La derecha tambin ha comprendido que no tiene mucho que temer del Gobierno de Bachelet. Sus representantes se oponen a ciertas cosas, pero bsicamente, apoyan su poltica. En realidad la derecha tradicional est en crisis profunda, no slo debido a los repetidos casos de corrupcin, sino sobre todo porque la Nueva Mayora le est robando su rol de representacin de las clases dominantes.

Franck, cul es la posicin del Partido Comunista, que forma parte del gobierno, pero sigue teniendo una fuerte presencia en los movimientos sociales?

FG : Su posicin es bastante compleja. Es el partido ms disciplinado en el gobierno de coalicin, que implementa las decisiones y apoya Bachelet, pase lo que pase, con ms claridad que la DC o el Partido Socialista (PS), que han expresado pblicamente sus crticas. Por otra parte, el PC fue recompensado por ello en el nuevo gabinete, ya que tiene dos ministerios, un hecho indito desde los aos 70. Si bien, no hay disidencia interna organizada -que el partido no tolera existen crticas a media voz en la base, incluidos de cuadros comunales, con respecto a las polticas neoliberales de la coalicin gubernamental y el costo que podra pagar el partido por su participacin. Por ejemplo, sobre la reforma laboral, considerada muy problemtica pes valida varios puntos del plan laboral de 1979, o la ausencia de asamblea constituyente, cuya convocatoria se pospone indefinidamente, etc. Figuras como Camila Vallejo, que tena una cierta autonoma de expresin, aprobaron el discurso presidencial del 21 de mayo sin pestaear, excepto lamentar que no hubiese un anuncio de asamblea constituyente. La apuesta PC fue volver al Gobierno, con la idea de que las reformas actuales serian un primer paso democratizador. De ah el debate de fondo: es este un primer paso hacia una primera democratizacin del neoliberalismo, como sostiene el PC, o por el contrario como lo ve la izquierda radical se trata de un intento de estabilizar el sistema heredado de Pinochet y de la Concertacin, que se ve amenazado por la recomposicin de las luchas sociales y por una creciente crisis de hegemona? Por ltimo, la integracin institucional-burocrtica del PC es muy importante, ya que detenta numerosos puestos de funcionarios de gobierno y asesores en el aparato estatal, como tambin la vicepresidencia de la Asamblea Nacional y carteras ministeriales.

Se beneficia, por ejemplo desde el punto de vista financiero, de su participacin en el poder y se ha consolidado como partido institucional responsable. Cualquier ruptura con la coalicin, si hubiese ruptura, sera an ms difcil y costosa. Por cierto, el PC sigue siendo un actor del movimiento social, con una verdadera capacidad de organizacin en algunos sectores populares y un gran partido con militantes y cuadros dentro del panorama de la izquierda. Las Juventudes Comunistas tienen una slida presencia en el movimiento estudiantil y de los secundarios; parte del movimiento sindical est bajo influencia de lderes comunistas (minera del cobre, por ejemplo.) El partido tiene la presidencia de la CUT y del Colegio de Profesores. De cierta manera, el PC es la principal fuerza social del Gobierno, la nica capaz de canalizar el movimiento popular. Esto no le impide llamar a movilizaciones, pero estas son a favor del Gobierno y sus reformas...

La represin de las movilizaciones, especialmente las de los estudiantes, parece haber aumentado ltimamente. Dos jvenes fueron brutalmente agredidos por las fuerzas de orden durante una manifestacin, otros casi dejados muertos por la polica

FG : de hecho el clima se vuelve tenso, las prcticas represivas se multiplican. Esto, por supuesto, no apareci con Bachelet: este es un problema recurrente y una prctica histrica del Estado chileno. Pero con respecto a la reciente violencia contra los estudiantes, con un joven militante de la UNE que permaneci entre la vida y la muerte durante semanas, hay efectivamente una responsabilidad directa del Gobierno, de los carabineros y del nuevo ministro del Interior. Es tambin el caso en el sur del pas contra los Mapuches. Por cierto, recientemente un carabinero infiltrado reconoci ante un tribunal haber provocado incendios criminales, como parte de las actividades dictadas por los servicios secretos. Un joven mapuche, falsamente inculpado, pas 11 meses en la crcel... Y esto es slo la parte sumergida del iceberg: las prcticas de infiltracin policial, de provocacin y de represin violenta son casi cotidianas en todo el espacio de las luchas sociales y son todava una pesada herencia autoritaria prolongada por los gobiernos civiles.

SG : el poder, sea cual sea, el de Piera o el de Bachelet, juega el juego del palo y la zanahoria. Por un lado reprime y por otro hace llamados al dilogo. El Gobierno actual es un especialista en "plataformas de dilogo" sobre diversos temas. Su estrategia consiste en dialogar largamente, sin llegar realmente a cosas concretas. Y a veces realiza pequeas concesiones, sobre todo ahora, con el movimiento estudiantil, donde dispone de una quinta columna formada por los militantes comunistas. Esto no exista en el momento de Piera, en el que el PC era claramente parte de la oposicin. Camila Vallejo, exlder del movimiento estudiantil, ahora diputada comunista, lo haba dicho claramente: "tendremos un pie en la calle, el otro en el Gobierno". Ahora bien, podemos ver las contradicciones que suscita esto hoy en da: no se puede estar tanto de parte de los estudiantes como del gobierno que los reprime. Quin es el ministro del Interior que Bachelet acaba de nombrar en su nuevo gabinete? Se trata de Jorge Burgos, un demcrata cristiano, que fue uno de los jefes de La Oficina en la dcada de los 90. Este fue el servicio secreto creado por la Concertacin para desmantelar la oposicin de izquierda que haba tomado armas durante la dictadura, y se haban negado a dejarlas en el momento de la transicin, desconfiando de la nueva democracia. Estos grupos fueron infiltrados por sus antiguos compaeros, particularmente bajo las rdenes de Burgos.

Qu ms podemos decir sobre la reforma de la Constitucin?

SG : Chile ya ha comenzado un proceso constituyente, pero ahora el reto es cmo llevar a cabo esta reforma. Hay dos formas de hacerlo: una consiste en elaborar una constitucin a travs de una comisin nombrada por el poder, hacer que se apruebe en el parlamento, y solo al fin llamara votacin, en bloque, a travs de un plebiscito popular. La otra forma, es elegir una Asamblea Constituyente. Esta sera un cuerpo libre y soberano, cuyo trabajo sera limitado en el tiempo y representara de forma mucho ms democrtica a la poblacin. Segn las ltimas encuestas, el 60% de los chilenos estara a favor de un proceso de este tipo. El problema es que hoy no existe un marco institucional legal que permita instaurar una asamblea constituyente. Para ello sera necesario encontrar un subterfugio, y esto se puede hacer con una fuerte presin social y poltica desde la base. Desde 2011, la consigna de una asamblea constituyente posee un creciente apoyo popular. Actualmente, organizamos una "escuela de los constituyentes", destinada a cuadros para explicar a la gente el inters de defender esta idea, para demostrar que es el espacio donde sus intereses podran ser defendidos. Tambin se desarrolla una reflexin sobre el medio de llevar a cabo dicho proceso. La idea sera, por ejemplo, la introduccin de un qurum de dos tercios para votar un cambio constitucional, y si no se alcanza este qurum, proceder a votaciones sobre cuestiones precisas, en lugar de pronunciarse slo sobre un paquete final ya completamente cerrado. Esto garantizara una verdadera participacin democrtica, lo ms amplia posible, retomando un antiguo lema de la poca de la Unidad Popular: "crear poder popular!".

(1) F. Gaudichaud,Las fisuras del neoliberalismo. Trabajo, Democracia protegida y conflictos de clases, CLACSO, abril 2015: http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/becas/20150306041124/EnsayoVF.pdf .

Entrevista realizada por Giulia Willig para el peridico SolidaritS (Suiza / www.solidarites.ch).



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter