Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-09-2005

Entrevista con Shalal el Kaissi, smbolo de los maltratos a los prisioneros iraques:
"Me torturaron, me humillaron, me destrozaron por dentro"

Paola Coppola
La Repubblica

Traducido para Rebelin por Juan Vivanco


Me torturaron, me humillaron, me destrozaron por dentro. No quiero que lo que me sucedi le vuelva a pasar a nadie, que todos sepan lo que fueron esos meses en Abu Graib. Esta es mi nueva vida: denunciar lo que sucede en las crceles iraques, defender los derechos de quienes estn all encerrados. Habla el que fuera preso n. 151716 de la crcel de la vergenza, el hombre que se ha reconocido en una de las fotos ms simblicas de las violencias de Abu Graib: el preso encapuchado, de pie sobre una caja de cartn, de espalda a la pared, con los brazos abiertos y unos cables elctricos atados a los dedos.

Ali Shalal el Kaissi, de 42 aos, fue detenido en octubre de 2003 en un aparcamiento junto a la mezquita de El Amariyah y encarcelado con la acusacin de ser un miembro de la guerrilla. En la jerga despectiva de sus verdugos era Clawman, el hombre garra, por una llamativa quemadura que tiene en la mano. Le soltaron en enero de 2004 y meses despus fund, con otras 12 personas, la Asociacin de Vctimas de las crceles de la ocupacin estadounidense.

Invitado a la conferencia sobre Irak que organiza [en Italia] el Campo Antimperialista para primeros de octubre, Hayy Ali (Hayy es el ttulo del que ha hecho la peregrinacin a La Meca) est al tanto de las presiones norteamericanas y la negacin de visados a los otros iraques. l est esperando una respuesta: No s si conseguir ir, dice. Estos das se encuentra en Amn, Jordania, donde asiste a un curso de formacin para agentes humanitarios.

Se reconoci cuando vio por primera vez la foto del hombre encapuchado?

Los voluntarios de una asociacin iraqu de derechos humanos me ensearon las fotos de Abu Graib. Fue una impresin horrible, una destruccin personal. Record de inmediato lo que se ve en las imgenes: cmo me taparon la cabeza, me torturaron y me sometieron a una presin enorme. Me fotografiaron muchas veces. Otros han confirmado que ese preso era yo: organizaciones de derechos humanos y tambin indagaciones periodsticas, una de la televisin estadounidense, PBS, y otra de la revista Vanity Fair.

Cundo le hicieron esas fotos?

Nada ms llegar a Abu Graib me llevaron al edificio donde estaban las celdas. El segundo mes empezaron las torturas y al mismo tiempo las fotografas. No sabra decir el da exacto, porque haba perdido la nocin del tiempo.

Cul fue el momento ms difcil durante los meses de encarcelamiento?

Cuando me pusieron sobre una caja de cartn, con los cables elctricos conectados a las manos. Y cuando me dejaron quince das desnudo. Mientras tanto, con un altavoz, me ponan todo el tiempo una cancin, By the rivers of Babylon. Cre que iba a volverme loco.

Qu le preguntaban durante los interrogatorios?

Queran saber si luchaba contra la ocupacin. Pero tambin si conoca a las personas de la zona donde viva. Me dio la impresin de que estaban buscando a alguien que pudiese colaborar, queran informacin. Quera que me convirtiese en su ojo en la zona. Pero yo no saba nada y no contestaba a las preguntas. Entonces empezaron a torturarme. Me preguntaban siempre lo mismo, lo repetan una y otra vez, supongo que era un mtodo para hacerme hablar. Las personas que dirigan los interrogatorios decan que haban trabajado en Gaza y Cisjordania.

Cuando le pusieron en libertad denunci lo sucedido?

Me soltaron antes de que estallara el escndalo de las fotos. Me dijeron que mi detencin haba sido un error. Denunci lo que me haban hecho a las autoridades iraques, pero me despacharon diciendo que me lo haba inventado todo.

Qu le parece haberse convertido en el smbolo de las torturas de Abu Graib?

La misma foto es para m una tortura y preferira que me conocieran por otra cosa. Pero no quiero que nadie ms pase por lo que he pasado yo. Por eso he fundado una asociacin, que no tiene nada que ver con los partidos polticos. Su labor consiste en defender los derechos de los presos, socorrer a los que salen con ayuda material y apoyo psicolgico y contar lo que sucede en Irak.

Cree que el ltimo ao, despus de que se conocieran las violencias de Abu Graib, ha mejorado la situacin de los presos?

No. Creo que cuando las cmaras de televisin entran en las crceles parece que la situacin ha mejorado. Pero recibo continuamente correos electrnicos de familiares de detenidos que denuncian abusos y violencias, y no slo en las crceles administradas por los estadounidenses. En la zona de Al Garma hay mujeres y nios presos, unos 15 en total. Lo ms grave es que en el 99% de los casos los detenidos son inocentes y les dejan en libertad, pero mientras tanto, en la crcel, han perdido la dignidad.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter