Portada :: Mundo :: Relevo en el Vaticano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2015

Laudato Si, Neoliberal-catolicismo y Ecologa Social de Mercado
El "Eco" del Papa Francisco

Jos Francisco Puello-Socarrs
Rebelin


Pero el Espritu dice claramente

que en los postreros tiempos

algunos traicionarn la fe,

escuchando espritus engaadores

y doctrinas de demonios

Primera Epstola a Timoteo


Los creadores de la economa de mercado

fueron los franciscanos. S los franciscanos!

Pero la gente no lo sabe.

Fundaron los primeros bancos

porque tenan que resolver problemas1.

Stefano Zamagni, asesor econmico de Francisco


En el debate generado con ocasin de la ltima encclica de Francisco, Laudato Si, hay que empezar por establecer una premisa fundamental para interpretar el discurso papal: la ideologa histrica (ms reciente) y actual del Vaticano es EL NEOLIBERALISMO2.

La afirmacin podra parecer exagerada para algunos fieles o, simplemente, un atrevimiento imperdonable. Para una camada de infieles conversos, hoy nuevos simpatizantes de Bergoglio, en especial varios referentes nuestramericanos del llamado eco-socialismo quienes han celebrado la carta papal bautizndola con asombrosa celeridad como: La Eco-encclica (la encclica del ecologismo?), la sentencia anterior podra ser considerada entonces una blasfemia.

Las confusiones que genera este acontecimiento lejos de ser casuales son causales e inducidas. Por lo tanto, merecen ser interpeladas. De otro modo, se pasaran por alto hechos fundamentales del sistema en cual actualmente vivimos: el capitalismo neoliberal, una poca que antes que desvanecerse en la historia, desafortunadamente hoy por hoy se profundiza y se consolida gracias a las operaciones de alienacin ideolgica (el ocultamiento sistemtico de las contradicciones) agenciadas por las lites globales, entre ellas, El Vaticano.

Francisco anti-capitalista? anti-neoliberal?

Desde su asuncin como Pontfice, el discurso vaticano ha venido lanzando diferentes diatribas crticas contra el sistema capitalista. Varios sectores conservadores dentro y fuera de la Iglesia Catlica, como por ejemplo: The Economist, han sugerido tildar a Francisco de comunista. Otros menos aventurados matizan ese mote ubicando al Vicario de Cristo (omitiendo el lugar humano demasiado humano deca Nietzsche - que ocupa Francisco en tanto primera figura de un Estado: El Vaticano, con todo lo que eso implica) como el Papa anti-capitalista o, por lo menos, anti-neoliberal. Ms recientemente, lo mencionbamos al iniciar este escrito, como el (primer) ECO-Papa.

Pero si se analiza cuidadosamente y con mayor detalle el discurso y, sobre todo, qu personifica poltica y econmicamente Francisco, las alusiones anteriores quedan por completo desmentidas. Peor an. Las referencias empricas que configuran el discurso papal permiten pensar que la pretensin en Laudato Si resulta ser todo lo contrario: la redencin del capitalismo hoy realmente existente (el neoliberalismo) el cual - nunca hay que dejarlo de lado - se encuentra en medio de una de las crisis ms espectaculares de su historia, entre ellas y muy significativamente, en su dimensin ideolgica.

Eso s hay que advertir que se trata de la redencin del capitalismo aunque en una nueva versin, ms puntualmente: un neoliberalismo de nuevo cuo Qu significa esto?

El Papa neoliberal

Entre las diferentes corrientes de pensamiento que conforman el neoliberalismo, una de ellas de origen alemn: el Ordoliberalismo (ORDO) resulta ser una fuente clave e insoslayable para entender qu clase de neoliberalismo defiende el Vaticano en general y Francisco en particular.

  1. El neoliberalismo alemn se caracteriza por ser crtico del liberalismo del laissez-faire tanto en su versin clsica como en su manifestacin contempornea. De Eucken a Mller-Armack esta corriente neoliberal ha combatido taxativamente la idea segn la cual la sociedad funcionara armnica y perfectamente gracias a los automatismos de mercado.

  1. La crtica que realiza el neoliberalismo alemn no implica abandonar la idea neoliberal que el mercado sea primordial para la produccin de la sociedad; sin embargo, sus posturas estn lejos de avalar la supuesta omnipotencia de las lgicas de mercado (no as su omnipresencia).

  1. El neoliberalismo alemn no considera que el mercado lo resuelva todo. Antes bien, acepta que es imperfecto e, incluso, seala que la exagerada libertad (el libertinaje) de los mercados es simplemente daina e indeseable; especialmente, por las implicaciones sociales negativas (p.e. descomposicin social) las cuales podran suponer arriesgar la continuidad del sistema capitalista como un todo.

  1. El neoliberalismo alemn est convencido entonces que las lgicas (y contradicciones) del mercado deben ser selectivamente reguladas (y corregidas) por el Estado. Al mismo tiempo previene que el mercado para que sea autnticamente libre (evitando el libertinaje) nunca debe ser intervenido ni dirigido (v.gr. planificado), situaciones que no deben confundirse con la propensin neoliberal presente en este tipo de neoliberalismo hacia la regulacin estatal.

As las cosas, la variante alemana es un tipo de neoliberalismo que no resulta fundamentalista ni defiende dogmticamente la idea de mercado. Esta diferencia resulta crucial a la hora de distinguirlo del neoliberalismo anglosajn y norteamericano, posturas hegemnicas consideradas extremistas pero que aun as prevalecieron durante la era del capitalismo neoliberal en el siglo XX.

  1. El neoliberalismo alemn se propone construir lo que (auto)denomina una Economa Social de Mercado (ESM). A pesar que los adjetivos aqu pueden distorsionar el sentido de esta expresin, esta tentativa tiene menos de social y ms de mercado. La ESM pretende reconciliar la libertad de mercado con los problemas sociales que las lgicas mercantiles mismas generan. El lema Estado fuerte, economa libre sintetiza cabalmente la impronta alemana de este tipo de neoliberalismo y, a diferencia del neoliberalismo angloamericano el cual promociona la inaccin estatal/gubernamental y la desregulacin, en la ESM el Estado se encargara de garantizar (va regulacin) el funcionamiento del libre mercado corrigiendo sus fallos mediante medidas sociales.

  1. Con base en lo anterior, se ha intentado establecer una diferencia (insustancial y extraa, en todo caso) entre la Economa de Mercado, por un lado y la Economa Social de Mercado, por el otro. Didcticamente esta diferencia se podra ilustrar mejor a travs de la distincin entre un neoliberalismo salvaje y un neoliberalismo del buen salvaje (es decir, con algo de inclusin social); ambos, al fin y al cabo, neoliberalismos.

  1. Desde la poca de Juan XXIII y hasta el da de hoy con Francisco, pasando por Pablo VI (Populorum Progressio) Juan Pablo II (Centesimus annus) y muy especialmente con la impronta del papa teutn Benedicto XVI (Caritas in veritate), la Escuela Social de Mercado - es decir: la doctrina neoliberal alemana - se ha constituido como el referente ideolgico del Vaticano, econmica y polticamente hablando3. Las afinidades entre la ESM y la Doctrina de la Iglesia Catlica son indudables y se pueden identificar textualmente sin ambages ni ambigedades en las encclicas. Sobre esta relacin, bastara recordar las palabras de W. Rpke, una de las figuras ms prominentes del neoliberalismo en general y del alemn en particular, y quien acuara por primera vez el trmino neoliberalismo en la dcada de 1930s para (auto)identificar a ese movimiento econmico, poltico e intelectual, cuando con ocasin de la encclica Mater et Magistra (1961), subrayaba: el estrecho parentesco entre los lineamientos que entrega la encclica el mundo ideal que proponen los neoliberales4.

  1. Como una manera de fortalecer las afinidades entre el neoliberalismo de la Economa Social de Mercado y la Doctrina Catlica, ms recientemente, el cardenal Reinhard Marx, asesor econmico y mano derecha de Francisco (antes de Benedicto XVI) en la Santa Sede, uno de los ms acrrimos protectores de la hermenutica vaticana, ha venido insistiendo sobre una extraa distincin, la cual resulta esclarecedora para entender el verdadero contenido de los mensajes de Francisco. En una entrevista titulada: Distinguiendo el Capitalismo de la Economa de mercado, importante cardenal defiende los comentarios econmicos del Papa, Reinhard Marx despej la bizarra pero privativa diferencia que realiza el discurso vaticano entre el capitalismo (financiero), por un lado y la economa (social) de mercado, por el otro. All aclar que:

() el llamado a pensar ms all del capitalismo no es una lucha contra la economa de mercado pensar que en algn lugar existen mercados puros que producen el bien a travs de la libre competencia es mera ideologa. El capitalismo no debera convertirse en el modelo de sociedad porque no toma en cuenta los destinos individuales, a los dbiles y los pobres. La doctrina social de la Iglesia [ofrece] las bases espirituales de una economa social de mercado5

En sntesis, la postura ideolgico poltica del Vaticano, plegada al neoliberalismo (aunque uno de nuevo cuo, tal y como propona Mller-Armack) critica los excesos del capitalismo financiero pero, al mismo tiempo, defiende una suerte de neoliberalismo con rostro humano6; ms exactamente: la humanizacin del mercado7.

Es bajo el marco de referencia ideolgico del neoliberalismo, y no otro, que deben interpretarse los mensajes franciscanos. Especialmente cuando de asuntos econmicos y polticos se trata. Los ms recientes llamados ecolgicos que instala la encclica Laudato Si deberan entonces supeditarse a este juego del lenguaje (dira Wittgenstein, primo de Hayek!) para poder acceder al verdadero sentido que suponen.

ECO-Encclica o Ecologa Social de MERCADO?

La invocacin ecolgica desde El Vaticano no es una genialidad novedosa ni privativa del papa Francisco.

Hace varios aos el tema de la ecologa, otrora: los asuntos medioambientales, es una de las demandas que ms se ha insistido por parte de poderosos sectores polticos vinculados con la Iglesia Romana8. Por ejemplo, la COMECE en tiempos de Benedicto XVI, propona:

() La idea de una economa social de mercado es derivada de la idea Cristiana Occidental del ser humano como una persona individual y de la conexin, peculiar para la cultura europea, con la tica antigua de la justicia y el amor la cual encuentra sus orgenes en la filosofa griega, la jurisprudencia romana y la Biblia

() El mercado no es inherentemente anti-social. Ordenado en sus justas proporciones puede ser un lugar para las interacciones que crean relaciones Sin embargo, los obispos condenan una economa que apunta solamente a la acumulacin de ganancias. Esta visin amenaza con ensombrecer las dimensiones sociales y ecolgicas de la calidad de vida, las cuales no pueden estar expresadas directamente en trminos monetarios9 (resalto y subrayo)

La tesis sobre una futura catstrofe, de no aplicar los correctivos necesarios (morales, ticos, polticos, econmicos y ahora: ecolgicos) para superar las crisis, primero, de la fe catlica (recordemos los escndalos que involucran a la Santa Sede y resultan con la salida de Ratzinger) y, segundo, del sistema capitalista, se han sentido con mpetu.

Es ms. Laudato Si intentara actualizar los tpicos ecolgicos que antes - por distintas razones - haban quedado eclipsados o rezagados ante problemticas ms urgentes y elevarlos oficialmente en la perspectiva vaticana.

La intencin, en todo caso, parece ser transformar la Economa Social de Mercado en una Economa Eco-social de Mercado o, simplemente, en una Ecologa Social de Mercado (EcSM). Esta reconocimiento sera una cuestin urgente para la ideologa del neoliberal-catolicismo pues hay que complementar la ESM no slo incorporando medidas sociales sino llamando la atencin sobre lo medioambiental, una problemtica que el neoliberalismo alemn no haba tenido en cuenta sistemticamente. Desde luego, el objetivo aqu es avanzar en la reconstruccin del capitalismo y enfrentar mejor la crisis de su fase actual: el neoliberalismo10. Ntese, por ejemplo, que en el anlisis eco-social de Francisco, la palabra capitalismo brilla por su ausencia (ni siquiera en la extraa distincin vaticana de: capitalismo financiero); no as, gobernanza de los bienes comunes, una expresin sofisticada que confunde pero que est en sintona fina con los horizontes neoliberales que ltimamente intentan capturar ese debate11.

La Ecologa Social de Mercado ha sido una idea ventilada en distintos escenarios del neoliberalismo alemn, por lo menos desde la dcada de 1990s. Entre otros, el Instituto Walter Euken y la Konrad Adenauer Stiftung (organizaciones que llevan por nombre a dos representantes paradigmticos del neoliberalismo alemn), han sido los espacios donde han coincidido sistemticamente antes y ahora, por un lado, Reinhard Marx insistiendo en la tesis de la responsabilidad ecolgica y, por el otro, Manfred Vohrer, referente en la materia y quien ha llamado explcitamente al trnsito de la ESM hacia la EcSM con el fin de reconciliar las consideraciones econmicas y ecolgicas en la economa de mercado12.

Esta cuestin no se ha limitado al debate informal y abstracto de ideas. Se ha instalado en el campo poltico y de las polticas pblicas, por lo menos en Europa. Un reporte de la Comisin de Ambiente, Salud Pblica y Proteccin al Consumidor del Parlamento Europeo, subtitulado: Economa ecolgica de mercado Instrumentos econmicos y fiscales de la poltica ambiental de autora de M. Vohrer en 1991, defina taxativamente:

() Una Ecologa Social de Mercado busca reconciliar dos demandas fundamentales: ms ecologa en la economa de mercado; y ms economa de mercado en la ecologa... La Ecologa Social de Mercado busca movilizar las fuerzas emprendedoras que son intrnsecas a la economa de mercado para encontrar soluciones ptimas a los problemas del medioambiente. La competencia como un incentivo para romper el nuevo escenario podra ser usada para asegurar los objetivos de la poltica ambiental. El objetivo de la poltica debe estar para asegurar la efectividad probada de los mercados para superar la escasez con el fin de proteger mejor los recursos limitados del medioambiente, de la naturaleza u otros. Las actividades econmicas ambientalmente aceptables deben ser tambin econmicamente valoradas13.

Situaciones como las que antes comentamos, en todo caso, pasan desapercibidas. Y en medio del jbilo que ha instalado del jubileo de la ltima encclica, la reflexin crtica podra dar paso rpidamente hacia un quietismo cndidamente exaltado que resulta hoy inquietante.

Bienvenido sea el debate que abre el papa Francisco. No obstante, ello no habilita obnubilar las tentativas ideolgicas que suponen este tipo de apuestas.

Eco-socialismo o Eco-social-neoliberalismo? Disyuntivas para esta poca

Hay que hacer urgente el llamado a varios eco-socialistas nuestramericanos quienes con entusiasmo no slo han difundido rpida y acrticamente el mensaje vaticano sino que tambin lo vienen enalteciendo mediticamente en forma exuberante.

De lo contrario, no se entendera cmo conciliar que ellos mismos en el pasado inmediato han interpuesto valiosas crticas frente a las conducciones gubernamentales de procesos reales (p.e. los Socialismos del Buen Vivir en Bolivia o del Vivir Bien en Ecuador) con el fin de retomar y corregir los rumbos de emancipacin populares abiertos para el nuevo milenio, mientras que ahora pareceran plegarse en un acto de fe ciega-sordo-muda a la retrica formal de la ecologa social de mercado. Aqu existe una diferencia poltica e ideolgica clave y fundamental que no puede pasarse por alto.

Porque si se trata de agotar este debate en el terreno de las puras abstracciones y la sola retrica bona fide de los discursos, el Socialismo del Suma Qamaa, por dar solo este ejemplo, apuesta humanizar la naturaleza y naturalizar al ser humano (frase de Marx que invoca constantemente el vicepresidente de Bolivia, A. Garca Linera); una cuestin bastante diferente sera apoyar la propuesta franciscana de humanizar el neoliberalismo (ecologizar?), ya lo dijimos, una contradiccin en los trminos - y de paso, un acto contrario a cualquier horizonte que se proclame verdaderamente cristiano, pensamos -, por ms sofisticacin terica y coloracin filosfica que quiera imponrsele a los dictados que fundamentan la mentada Encclica Verde.

Esta afortunada disyuntiva en la batalla de ideas valdra para aclarar si el camino es seguir construyendo y profundizando el eco-socialismo en tanto un socialismo ecologista (el socialismo del siglo XXI ser ecologista o no ser!), o, si por el contrario, estamos ante un sendero ideolgico que peregrinar hacia los dictados eco-sociales del libre mercado en la reconstruccin del neoliberalismo del siglo XXI. Dos cuestiones insistimos - diametralmente diferentes.

Por ltimo, no resultara ocioso plantear la suspicacia que, en medio de este debate, el itinerario escogido por El Vaticano para la prxima visita de Francisco a NuestrAmrica no fue Brasil (el pas de la regin con mayor nmero de catlicos) ni Argentina (su pas natal). No. La gira justamente se concentrar en pases del Socialismo del Siglo XXI: Ecuador, Bolivia y Cuba (adems de Paraguay y los Estados Unidos). Tres de ellos casualmente figuran hoy como fuentes paradigmticas de complejos procesos populares donde el Suma Qamaa (aymara), el Suma Kawsay (quchua) y el andareco (guaran) - es decir, horizontes para el Buen Vivir / Vivir Bien de los pueblos - han emergido como matrices civilizatorias, alternas y nativas: alternativas!, no slo en contra del neoliberalismo en cualquiera de sus versiones sino, ms all, como propuestas potencialmente anti-capitalistas.

Al fin y al cabo, estos horizontes s son consecuentes y sobre todo conscientes que la crisis ecolgica hoy vigente que amenazan la naturaleza y la humanidad por igual, slo resulta ser el sntoma de una enfermedad que se llama: Capitalismo (J. Riechmann dixit), el neoliberalismo hoy existente.

Notas:

1 La crisis le ha dado la razn a Marx, asegura un asesor del Papa, El Mundo (11 de noviembre de 2013). Zamagni es actualmente consultor en temas econmicos y ha sido tambin asesor de Juan Pablo II y Benedicto XVI, adems exprimer Ministro italiano.

2 Cfr. Puello-Socarrs, JF. Neoliberal-Catolicismo y Marxismo Vaticano. Confusiones y confesiones, Revista Izquierda (Bogot: Espacio Crtico Centro de Estudios) No. 46, Julio, pp. 34-41.

3 La Comisin de los Episcopados de la Comunidad Europea (COMECE) desde hace varias dcadas defiende sin cortapisas y promueve directamente la ESM como el referente central de la Doctrina Social de la Iglesia. Con la publicacin de Caritas in veritate, el Presidente de la COMECE, Reinhard Marx por un lado y la Canciller ngela Merkel, por el otro, al unsono, coincidieron en la () [obligacin de] pensar en la necesidad de crear una economa social de mercado global (resalto y subrayo). Merkel dice que la encclica del Papa es un llamamiento a un mundo ms social. La Razn (Espaa) [3 de agosto de 2009].

4 Rpke, W. La encclica Mager et magistra desde la perspectiva econmica citado por Eugenio Yez, La Doctrina Social de la Iglesia frente al actual modelo de desarrollo econmico en la sociedad en Amrica Latina. An ms atrs en el tiempo, el padre jesuita Anton Rauscher estableci sorprendentes paralelos entre el neoliberalismo de Eucken y las afirmaciones sobre la competencia en la encclica Quadragsimo Anno de Pio XI publicada en 1931 con ocasin de los 40 aos de Rerum Novarum (De las cosas nuevas o De los cambios polticos) del papa Len XIII.

5 Distinguishing capitalism from market economy, leading cardinal defends Popes economic comments, Catholic World News (14 de enero de 2014). Vase tambin: Marx, R. Wirtschftsliberalismus und Katholische Soziallehre [Economa Social de Mercado y Doctrina Social Catlica] ponencia presentada en el marco de los debates realizados por el Instituto Walter Eucken durante el ao 2006 (febrero 15).

6 No es una cuestin menor traer a colacin que el eslogan del capitalismo con rostro humano, bastante arraigado en el debate ideolgico y poltico de la tierra natal de Bergoglio (Argentina), tiene como antecedente histrico el Consenso de Buenos Aires (1998) y en donde se estableci la (extraa) diferencia () entre la economa de mercado y la necesidad de democratizar este ltimo, por una parte, y el neoliberalismo, por la otra. Castaeda, J., Despus del neoliberalismo. Un nuevo camino (El Nuevo Herald, 11 de enero de 1998) Muy recientemente, el Manifiesto de Buenos Aires (2015) ha vuelto a ratificar -aunque implcitamente- esa (extraa) distincin.

7 As lo expresa Zamagni, uno de los redactores de la encclica Caritas in veritate de Benedicto XVI: () la doctrina social de la iglesia era de defensa [ante los abusos del capitalismo], y ahora ha pasado al rol del delantero con propuestas positivas que en vez de negar el mercado intentan mejorarlo y hacerlo ms justo. La crisis le ha dado la razn a Marx, asegura un asesor del Papa, El Mundo (11 de noviembre de 2013).

8 El diputado del Partido Democrtico Cristiano en el Senado holands y de la Plataforma del Partido de los Pueblos Europeos Jos van Gennip, entre otros, ha insistido: Lo que necesitamos hacer es construir un nuevo modelo socio-econmico y ecolgico de mercado. Ello puede tener un futuro promisorio, local y globalmente, pero tenemos que reinventarlo, implementarlo y promocionarlo. Van Gennip, J. (2013) Capitalismo y Equidad. Sorices: Oostende.

9 Bishops back social market economy, The Tablet. The International Catholic News Weekly (21 de enero de 2012).

10 En: Marx, Reinhard (2009), Saliendo de la crisis: la doctrina social catlica como brjula El Orden econmico, el Arzobispo insiste en la ESM y los cambios que deberan aplicarse para lograr salir de la crisis.

11 Cfr. Puello-Socarrs, JF (2015) "No diga: bienes 'comunes'. Diga: Bienes Comunales! 'Lo comn sin comunidad en el nuevo neoliberalismo de Elinor Ostrom". Revista Izquierda (Bogot: Espacio Crtico Centro de Estudios) No. 58, Junio, pp. 30-36.

12 Vohrer, M. (1998), De la economa social de mercado a la economa ecolgica de mercado, Perfiles Liberales, No. 62, pp. 16-29.

13 Vohrer, M. Report of Committe on the Enviroment, Public Health and Consumer Protection on economic and fiscal instruments of environment policy, Session Documents (DOC_EN/RR/109943), European Parlamient, 13 may 1991, p. 14.

Blog del autor: http://puello-socarras.webnode.com.ar/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter