Portada :: Ecologa social :: Cambio climtico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-07-2015

Ecologa y cristianismo

Jorge Felipe Garca
Rebelin


Despus de Karol Jzef Wojtyła (Juan Pablo II, vaya), azote de rojos, maricas, telogos de la liberacin y otras malas hierbas, que con Reagan y Thatcher formaron la mejor delantera, el sagrado tridente ideolgico del neoliberalismo (que Dios los tenga en su gloria); despus tambin de Ratzinger Z; despus de estos ejemplares ms malos que la grama pero que cuando hablaban a la gente se les pitufaba la voz, despus ha venido a nosotros Francisco y, reconozcmoslo, nos ha parecido majete y nos han gustado algunas cosas que ha dicho (otras nos siguen pareciendo retrgradas y antimodernas y tal).

Ha dicho, sobre la homosexualidad, algo as como que, habindonos Dios hecho libres, nadie tiene derecho a decirnos cmo ser felices, y eso incluye evidentemente que nadie tiene derecho a decirnos con quin o con quines nos metemos en la cama. Los divorciados que se vuelvan a casar podran tener acceso a la comunin. El aborto puede ser perdonado por los sacerdotes aunque siga siendo pecado (uf, qu alivio!, no?). Calific el paro juvenil como plaga social y parece hacer ciertos llamados a una radicalizacin de la democracia (cuidado, Francisco, que Jorge Fernndez Daz, el brazo incorrupto de la ley, podra amordazarte por radical) afirmando que los hombres y mujeres no pueden permanecer inactivos y al margen de la bsqueda del bien comn. Ya solo hace falta que le veamos con una camiseta de Democracia Real Ya. Defiende que la economa no puede estar desprendida de la tica, con frases como: Solo si la economa est basada en la justicia y en el respeto podr experimentar un autntico desarrollo que no margine a individuos y pueblos, que aleje a la corrupcin y los delitos y no descuide el cuidado del medio ambiente. Incluso respecto al criminal asedio econmico a Grecia ha afirmado que hay que anteponer la dignidad de las personas a los criterios polticos y tcnicos.

A nosotros, nosotras, lo que nos ha molao es el mensaje abiertamente ecologista de su Encclica Laudatio Si (Alabado Seas). Si bien es cierto que sus dos inmediatos antecesores ya haban adelantado algunas crticas a nuestro modelo de crecimiento, Francisco parece ir bastante ms lejos. Apuntando como mximos responsables a los poderes econmicos, el Papa ha dicho: Nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climtico. Zas, en toda la boca! de polticos democristianos y nacional-catlicos negacionistas. Respecto al consumismo y los mercados, esas nuevas divinidades sedientas de sacrificios humanos y ante las que, aparentemente, nada se puede hacer, afirma: Los mercados, procurando un beneficio inmediato, estimulan todava ms la demanda. Si alguien observara desde afuera la sociedad planetaria, se asombrara ante semejante comportamiento que a veces parece suicida.

Si nosotras afirmamos que se ha hecho de instituciones humanas (los mercados financieros) divinidades parecer una exageracin; por eso es mejor que lo diga Francisco: Mientras tanto, los poderes econmicos continan justificando el actual sistema mundial, donde priman una especulacin y una bsqueda de la renta financiera que tienden a ignorar todo contexto y los efectos sobre la dignidad humana y el medio ambiente. As se manifiesta que la degradacin ambiental y la degradacin humana y tica estn ntimamente unidas. Muchos dirn que no tienen conciencia de realizar acciones inmorales, porque la distraccin constante nos quita la valenta de advertir la realidad de un mundo limitado y finito. Por eso, hoy cualquier cosa que sea frgil, como el medio ambiente, queda indefensa ante los intereses del mercado divinizado, convertidos en regla absoluta. Naturalizar o divinizar creaciones humanas que son transformables o suprimibles es una recada en la peor de las supersticiones.

Uno de los efectos de dicho cambio es el aumento de las temperaturas. En Espaa, en los ltimos 30 aos la temperatura se ha incrementado en 1,5C. Las previsiones ms desfavorables apuntan a subidas de hasta 7 grados en verano y 4 en invierno. El caloret, que deca aquello. Solo unos titulares actuales que refuerzan esta tendencia: Madrid bate su rcord de temperatura mxima en un mes de junio (ABC, 28/06/2015); La ola de calor dej temperaturas inditas en Espaa desde 1920, con mximas de 43,7C (El Mundo, 01/07/2015); el 07/07 encontramos el siguiente titular de El Pas: Xtiva marca los 46 grados, el valor ms alto en Espaa desde agosto de 2012; Madrid bate el rcord de temperatura en junio: 41 grados ayer en Aranjuez (La Vanguardia, 30/06/2015). Lo jodido del asunto no es que se alcancen puntualmente estas temperaturas, sino que son cada vez ms frecuentes y los periodos de calor extremo se alargan ms.

En el siglo XIII Buenaventura de Bagnoregio, aun sin atisbar ni de lejos los primeros humos de las fbricas de Manchester, ya lanz un primer mensaje conservacionista: defenda que el mundo era la huella de Dios, que el mundo estaba lleno de signos que sealan el amor, la grandeza y el poder de Dios, por lo que los seres humanos deban respetar su carcter sagrado; en caso contrario, el mundo luchara contra los insensatos.

No ha existido jams un poder tan impo como el capitalismo. El mayor poder anticristiano que existe es la ciencia y la tecnologa uncidas a la dinmica acumuladora, expansiva y destructora del capitalismo. Este sistema econmico juega con los lmites del planeta como un nio estpido y malcriado, como un consumidor insaciable para el que solo existe una cosa en el mundo: su placer. El capitalismo coquetea con el apocalipsis. Esta palabra significa revelacin, y en verdad os digo (como dira un sacerdote), se nos est revelando, estamos descubriendo, una profunda verdad: la fragilidad del planeta, la vulnerabilidad de nuestros cuerpos y de la naturaleza como nuestro segundo cuerpo.

Esto se va a poner muy chungo, si entre todos y todas no revertimos este proceso, en la medida en que an sea posible (como dicen los de Podemos, en esto hace falta todo el mundo, no se le va a pedir el carnet a nadie, tampoco al Papa Francisco, tampoco a Dios, si existe). De seguir as, dentro de cinco o seis aos, seores y seoras negacionistas del cambio climtico, cuando estn compartiendo unas cervezas en el chiringuito con su melanoma, a 50 grados a la sombra, recuerden las burlas y chistes que hacan sobre los agoreros y caverncolas de los ecologistas.

Cristianos del mundo, remedando a Lola Flores, si respetis la obra de Dios, unirse contra el capitalismo, contra esa voracidad sin lmite que trata a la naturaleza y los seres humanos como un inmenso arsenal de mercancas o, directamente, como un inmenso arsenal de desechos, naturaleza y humanidad excedentes que deben desaparecer sin hacer mucho ruido. Decirse cristiano y no oponerse al capitalismo debera ser motivo de excomunin, o al menos, de una severa penitencia que acompaase a una rectificacin sincera de conducta y pensamiento.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter