Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-07-2015

Lavapis se vuelca para evitar su entrada en prisin
Kiala, a la crcel por recibir una paliza

Ter Garca
Diagonal


Kiala, miembro de la asamblea Migrapis y de la cooperativa Mbolo Moy Dole, est condenado a seis meses de crcel por un supuesto hurto y un delito de lesiones. l afirma que recib una paliza a manos de la seguridad de El Corte Ingls, en 2009.

Ms de 300 vecinos y vecinas del barrio madrileo de Lavapis han firmado una peticin para apoyar a Kiala Manta, vecino de la zona y condenado a seis meses de crcel y al pago de 4.500 de indemnizacin por hurto y lesiones. Kiala, miembro de la Migrapis, grupo de trabajo sobre migracin de la Asamblea de Lavapis, y de Mbolo Moy Dole, cooperativa formada por quince personas como proyecto de autoempleo que se puso en marcha hace un ao. Explica que los hechos ocurrieron en 2009, admite que s intent llevarse productos de perfumera por un importe menor de 150 euros, pero varios empleados de seguridad le cogieron y llevaron al stano del local comercial, donde le dieron una tremenda paliza. El jefe de seguridad se habra roto un dedo mientras le golpeaba. Organizaciones como la Escuela Taller de Lavapis, la Parroquia San Carlos Borromeo, SOS Racismo, la Red Interlavapis, el Samur Social o Cruz Roja tambin han mostrado su apoyo a Kiala y han sealado su integracin en la comunidad, pidiendo que se anule su entrada en prisin o se sustituya por otra medida menos gravosa.

Vamos a pedir un indulto, aunque estamos a la espera de que nos contesten a la solicitud de sustitucin de la condena de crcel por trabajos en beneficio de la comunidad, explica a Diagonal el abogado de Kiala, Eduardo Gmez Cuadrado, de Red Jurdica [email protected]. Kiala estaba citado hoy en los juzgados de plaza de Castilla para poner fecha a su ingreso en prisin, pero han conseguido postergar la cita a la espera de que lleguen informes sociales sobre el caso. Segn explica Gmez Cuadrado, tambin se han entregado 500 euros como primer pago y muestra de buena voluntad para cumplir con el pago de la indemnizacin. Ahora queda a la espera de que Fiscala decida sobre la peticin de conmutacin de la pena de crcel por trabajos en beneficio de la comunidad.

Desde el grupo de Migrapis y desde la Coperativa Mbolo Moy Dole han organizado varios actos de apoyo a Kiala, el prximo de ellos ser la representacin de la obra Escenarios de Emergencia, esta noche en el centro social La Quimera de Lavapis, a las 21h., a cargo de la cooperativa Mbolo Moy Dole, y en la que participar tambin el propio Kiala.

Desde el Congo hasta Lavapis

Kiala lleg a Espaa en el ao 84. Vine para escapar de la dictadura que haba en mi pas, Repblica Democrtica del Congo. En esos momentos, contaba 22 aos y era estudiante de Ciencias Naturales. Su padre era poltico, en la oposicin contra un rgimen dictatorial en manos de Joseph-Dsir Mobutu. Una poca de corrupcin y violaciones sistemticas de los derechos humanos. No se poda ni protestar, nos mandaban los militares a la universidad y podas acabar en la crcel o muerto. Se lo deca a mi padre: 'Qu sentido tiene intentar hacer poltica aqu?'. La nica salida que nos dejaban era irnos del pas.

Lleg a Madrid pasando antes por Roma, y aqu encontr a gente que tambin haba escapado de su pas con los que se qued a vivir. A los seis meses intent conseguir el estado de refugiado poltico y le dieron una tarjeta provisional con la que no poda conseguir trabajo legalmente. Tambin le mandaron a Cruz Roja, organismo que le dio una pequea ayuda econmica para ir tirando. Kiala intent seguir sus estudios en Espaa, conseguir alguna beca, pero pronto se dio cuenta de que, ms all de un curso de espaol, no iba a tener posibilidades de acceder al sistema educativo y empez a buscar formas de salir adelante. Trabaj durante varios aos como temporero en Almera y Murcia, tambin en la campaa de recogida de la aceituna. Se enamor y fue padre.

Tres aos despus de haber llegado a Espaa comenz su mala poca. Los problemas con las drogas le llevaron ante un juzgado, que le conden a pasar varios meses en la crcel. A raz de ello perdi su solicitud de asilo. Despus de recurrirlo ante los juzgados de lo Contencioso-Administrativo, Kiala no recuper su estado de refugiado poltico, pero s consigui un permiso de residencia, con el que ya se le abran las puertas a un contrato de trabajo. Para entonces, Kiala ya haba dejado de vivir con su familia. Viva bajo el Puente de Vallecas, despus de haber pasado por Las Barranquillas. Baj hasta el fondo, explica Kiala. Una pelea fue lo que le hizo decidir dejar las drogas. Pas por el Centro de Atencin a los Drogodependientes de Villaverde y despus por el de Vallecas. Me dieron metadona, pero no me gusta, es tambin droga y yo ya quera dejarlo. Para entonces ya haba perdido su permiso de residencia. Cuando le toc renovarlo, su pasaporte estaba caducado y no pudo conseguir los 300 euros que costaba renovar el documento.

 

En las navidades de 2009 tuvieron lugar los hechos sobre los que se ha dictado la condena a la que se enfrenta, por el intento de hurto de unos perfumes en El Corte Ingls. El personal de seguridad fue a por l antes incluso de que saliera del local comercial. Aunque les dijo que iba a pagarlo, ocho empleados de seguridad le llevaron a los stanos y le dieron una paliza descomunal. Intent defenderme, pero vinieron ms y me esposaron a la espalda tumbado en el suelo. Me siguieron pegando y el jefe se ensa mucho. Tanto se ensa que, despus de pasar un buen rato pegndole, grit porque de los golpes que daba a Kiala se haba roto un dedo. El personal de seguridad llam a la polica, que lleg a los 20 minutos. Le llevaron a la comisara de Nuevos Ministerios y a un hospital del barrio de Salamanca. Esos guardias se pasan a veces, hoy te ha tocado a ti, le coment uno de los trabajadores sanitarios del centro.

El juicio se celebr cuatro aos despus. Para ese entonces, Kiala tuvo que pasar tambin otra mala experiencia, el paso por el centro de internamiento de extranjeros (CIE) de Aluche en 2010, donde estuvo retenido durante un mes. Fue horrible, no entenda qu haca all. Era angustioso no saber si te iban a deportar o si te iban a dar una paliza. Tenas que estar permanentemente en guardia, explica Kiala. Despus del paso por el CIE, estuvo en tratamiento para superar la adiccin . Pas por dos centros de desintoxicacin, pero en un momento determinado, al no tener en regla los papeles, le dejaron fuera del tratamiento. Una trabajadora del Samur le dio la direccin de un albergue en San Isidro. All, a travs de su profesor de jardinera, que le puso en contacto con gente de Lavapis, conoci la Asamblea Migrapis.

En 2012 comenz a ir a sus reuniones, en la plaza de La Corrala. Cuando conoc el proyecto me dije 'esto es lo mio'. Me incorpor a la Asamblea de Migrapis y ah sigo hasta hoy. Vamos a manifestaciones, hacemos trabajo comunitario en el barrio, aprendemos... Junto al resto de personas que conforman la asamblea, Kiala emprendi hace un ao un proyecto de autotrabajo: la cooperativa Mbolo Moy Dole. Hacen trabajos de pintura, de reformas, catering, mudanzas... Llevan un ao y, aunque, como seala l mismo, no facturamos mucho, s nos da para ir tirando y cada vez mejor, seala. Kiala se ocupa de la parte de la cooperativa dedicada a reformas y mudanzas. En total son 15 personas. Desde Mbolo ya se estn planteando nuevas vas, proyectos de teatro, y msica.

En 2013 se celebr el juicio, despus de que la vista se cancelara dos veces: la primera porque Kiala no tena abogado asignado, la segunda porque los policas que interpusieron la denuncia no se presentaron. Durante el juicio, afirma que no me dejaron defenderme, la juez no dej a mi abogado defenderme, slo le mandaba callar. La polica le acusaba no slo de hurto, sino tambin de lesiones, por el dedo que el jefe de seguridad se rompi a causa de los golpes que propin a Kiala. No me dejaron que explicara cmo sucedi, cmo iba a pegarle si estaba con las manos esposadas a la espalda?, seala. Desde su grupo de apoyo destacan que el juez slo tuvo en cuenta el testimonio de la polica

En 2014 sali la sentencia: dos aos de prisin y una indemnizacin de 4.500 euros para el vigilante de seguridad que le golpe. Su abogado de oficio en aquel momento recurri la sentencia dos veces y, poco despus, la Audiencia Provincial de Madrid rebaj la pena a seis meses de crcel, pero mantuvo la indemnizacin de 4.500 euros. Intent que cambiaran la condena por trabajos en beneficio de la comunidad, pero de momento se lo han denegado.

Desde el barrio, una decena de colectivos y cientos de personas se estn movilizando para que Kiala no ingrese en prisin. Ahora estoy viviendo una buena vida, ahora estoy integrado en este barrio, conozco mucha gente y estoy feliz, y es ahora cuando me quieren meter en la crcel?.

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/libertades/27350-lavapies-se-vuelca-para-evitar-la-entrada-prision-kiala.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter