Portada :: Mundo :: Relevo en el Vaticano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-07-2015

Francisco: el Papa revolucionario

Rafael Silva
Rebelin


"Que el Papa diga que el capitalismo es un sistema agotado, que ya no se lo aguanta ms, que el ajuste siempre se hace a costa de los pobres, que no existe tal cosa como el derrame de la riqueza de la copa de los ricos, que destruye la casa comn y condena a la Madre Tierra, que los monopolios son una desgracia, que el capital y el dinero son el estircol del demonio, que se debe velar por el futuro de la Patria Grande y estar en guardia ante las viejas y nuevas formas de colonialismo, entre tantas otras afirmaciones, tiene efectos polticos objetivamente de izquierda que son de una importancia extraordinaria"
Atilio A. Born


Lo cierto es que, desde los primeros momentos de su pontificado, Francisco, el Papa latinoamericano, ha sido muy diferente a sus antecesores, lo cual es muy buena noticia. Diferente en las formas (lo pudimos comprobar desde sus primeros das al frente de la jerarqua catlica), pero y sobre todo, en el fondo (en sus mensajes, gestos y discursos). Despus de pontfices como Juan Pablo II, que supusieron una clara regresin en los mensajes de la Iglesia Catlica al mundo, no slo el aire fresco, sino la completa renovacin en dichos mensajes, nos produce, incluso a los ateos, una grata satisfaccin. As que las posibles nubes que existieron en torno a su figura, recordando quiz algunos comportamientos del pasado en su Argentina natal, no solo han sido aclaradas por completo, sino que se han convertido en claros esperanzadores para el futuro. Si la figura del Papa pudiera ser eterna, decididamente nos quedaramos con Bergoglio.

Porque Francisco ha sido muy valiente desde el comienzo mismo de su pontificado. Expresiones como "este sistema econmico mata" han protagonizado tpicas declaraciones del Papa en varios contextos y escenarios, an a sabiendas de que son mensajes que no calan bien entre la clase dominante, ni en la comunidad internacional, bajo el actual contexto globalizado. Pero tambin ha sido muy claro en materia de orientaciones que chocan con la tradicin de la doctrina social de la Iglesia, como la aceptacin de los homosexuales, el sacramento a los divorciados, la consulta a la Iglesia sobre la vida familiar, el papel protagnico de la mujer en la jerarqua eclesistica, etc. Y en sus prcticas cotidianas, el Papa ha demostrado siempre un comportamiento sencillo y humilde, ajeno a la suntuosidad, a la pompa y al boato, que tanto han caracterizado a sus antecesores. Un Papa sencillo y cercano, un Papa accesible, y sobre todo, un Papa que habla, defiende y comprende a las clases populares.

Pero quiz donde Francisco ha roto todos los moldes, quiz donde ms nos ha superado y sorprendido agradablemente, ha sido en su plena conviccin sobre las maldades del sistema capitalista. Tenemos sin duda un Papa revolucionario! Un Papa que no slo se hace cmplice de los movimientos anticapitalistas, sino que adems lo proclama abiertamente cada vez que tiene la ocasin. Algo que se agradece doblemente, en primer lugar por la tremenda situacin que estamos atravesando (con la salvaje ofensiva neoliberal del capitalismo globalizador), y en segundo lugar, por venir el mensaje de quin viene, esto es, del ms alto representante mundial de la Iglesia Catlica, una organizacin histricamente conservadora, y que jams (salvo quiz alguna rara excepcin) ha dado muestras de estar abiertamente, digamos, "contra el sistema". Muy al contrario, el histrico silencio cmplice de la Iglesia frente a las brutales agresiones del capitalismo en el mundo ha sido clamoroso. Por ello es especialmente interesante que tengamos en la actualidad un Papa guerrero, combativo y reivindicativo frente a estas situaciones, que denuncie las tropelas del sistema a lo largo y ancho de pases y continentes.

Precisamente en estos tiempos, donde las ideas y reivindicaciones de la izquierda mundial estn pasando por graves situaciones, donde imperan los tecncratas al servicio del gran capital, donde el neoliberalismo ha llegado a sus ms brutales expresiones, y cuando la democracia y los derechos humanos brillan por su ausencia, los mensajes del Papa nos parecen una "bendicin divina". Hoy da, denostados y atacados por doquier los intentos de prcticas socialistas, y enterrada la revolucin como una peligrosa ilusin, utpica y trasnochada, y cuando parece que el capitalismo ha triunfado indiscutiblemente, viene una voz autorizada, rotunda, distinta, rompedora, valiente, tranquila pero implacable, sosegada pero completa, a recordarnos que el sistema capitalista ha de ser combatido. Porque ahora, sorprendentemente, quien lo cuestiona de forma magistral, incluso en su primera Encclica, mediante un lenguaje llano y rotundo, es el Papa Francisco, y entonces asistimos con plena satisfaccin a una renovada legitimacin del mensaje revolucionario, y se nos abren nuevos horizontes de lucha, de emancipacin, de radicalidad.

Porque lo extraordinariamente importante de esta nueva situacin es que la lucha anticapitalista adquiere, con Francisco como portavoz, una nueva e inesperada legitimidad, dndonos apoyo y aliento, fuerza y capacidad, esperanza y resistencia. Porque ahora, desde la tribuna que representa la ms alta jerarqua catlica, con la tremenda influencia que posee sobre la mente de millones de personas en el mundo, el impacto sobre la conciencia popular es incomparablemente mayor. Se nos abre la posibilidad de que el discurso revolucionario, el discurso que cuestiona el sistema dominante se abra camino, se enfrente y se empodere, se asuma y se constituya en un discurso arraigado en las masas populares, adquiriendo una inusitada fuerza y legitimidad. En Bolivia lleg a reclamar en su discurso las tres "T": Tierra, Trabajo y Techo, al ms puro estilo de nuestras Marchas de la Dignidad. E igualmente, pidi perdn por los abusos cometidos por los representantes de la Iglesia Catlica en el pasado, en tierras latinoamericanas. Todo un gesto. Y lo dijo delante de representantes de los pueblos indgenas de aqulla regin, con un gran esfuerzo fsico, dada la altitud de la ciudad de La Paz, capital boliviana, y a que Bergoglio slo posee un pulmn a pleno rendimiento.

Pero Tierra, Techo y Trabajo como ejes centrales del discurso papal nos remiten como problemas sociales a la gnesis capitalista, estn denunciando el proceso de acumulacin originario del capital, con la violencia saqueadora de la tierra a los pueblos indgenas que la cultivaron, demandando la necesaria reparacin histrica, y cuestionando la injusta propiedad privada. Por eso, en el fondo, el Papa Francisco est denunciando claramente el capitalismo, y por ende, sus propios esquemas de funcionamiento, la produccin capitalista, las relaciones mercantilizadas del trabajo humano y de la naturaleza, la expropiacin y destruccin de los recursos naturales, y del despojo de los mismos. Y no solo esto, sino que Francisco tambin hace gala de una gran sensibilidad hacia el ecologismo, trayendo al debate las peligrosas consecuencias de la destruccin de la naturaleza bajo los paradigmas de un sistema agotado. Y es especialmente importante por lo que supone de enfrentamiento con la clsica doctrina de la Iglesia, que contempla la Tierra como un lugar a la plena disposicin del Hombre, que es su amo y seor, sujeto de la creacin divina, sin considerar las consecuencias si se abusa de ella, si se explota y se saquea, en trminos de agotamiento, de muerte y de destruccin, implicando con ello la destruccin de la propia vida que en ella se alberga, existe, se desarrolla y se reproduce.

Francisco nos lleva por estos derroteros, nos alerta y nos hace sensibles, nos llama la atencin sobre los peligros de la deriva explotadora y extractivista de la naturaleza, sobre las terribles consecuencias de no respetar los equilibrios naturales. Su reciente Encclica "Laudato S" se plantea aspectos nunca antes recogidos en un documento papal, y oficializados como una aportacin de la Iglesia Catlica al mundo. Ah radica su importancia y su originalidad. Nos plantea qu estamos haciendo con la Tierra, qu queremos de ella, cules son nuestros deberes hacia ella, y la importancia de respetarla y de cuidarla, como entorno natural donde el Hombre habita. La Enclica se centra en aspectos relativos al Cambio Climtico (por lo cual ha sido ampliamente criticada por los sectores ms ultraliberales ligados a las grandes empresas transnacionales y a los ms retrgrados gobernantes), pero va mucho ms all. Afirma Francisco que la lectura correcta de la Biblia no autoriza al Hombre a abusar de la Tierra, que la Tierra no es capricho del Hombre. Ms bien al contrario, Dios impone al Hombre una clara obligacin, la de ser guardin de la Tierra, la de encargarse de ella, de velar por ella, y de procurar aprovecharla con cuidado, con mesura, con equilibrio y con prudencia, para entregarla sana, prspera y provechosa a las nuevas generaciones.

Con todo ello, en un documento ciertamente novedoso y revolucionario, alineado con todas las tendencias ecologistas y animalistas, Francisco denuncia el carcter antropocntrico de nuestra civilizacin, lo combate, nos advierte de sus peligros, y rechaza esta visin, porque la naturaleza tiene su propia vida, que debe armonizarse con nuestros intereses, ya que en el fondo, son los mismos, porque garantizan la vida del Hombre en nuestro planeta. Como puede observarse, Francisco se convierte en paladn de la crtica a la realidad contempornea de la organizacin econmica de la sociedad mundial. Critica el orden mundial capitalista, nos alerta sobre sus desmanes y sus riesgos, nos hace tomar conciencia sobre sus peligros. Y como decimos, lo realmente novedoso e importante es que su mensaje trasciende a la comunidad catlica o cristiana, o si se quiere, religiosa, en sentido general. Para creyentes o no creyentes, para cristianos o musulmanes, para activistas o gobernantes, para personas de izquierdas o de derechas, para el conjunto de la sociedad civil, para el conjunto de la comunidad internacional, los mensajes del Papa Francisco, del Papa revolucionario, intervendrn en el debate civilizatorio actual, suponiendo quiz una de las aportaciones ms importantes de los ltimos siglos.

Blog del autor: http://rafaelsilva.over-blog.es

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter