Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-09-2005

Diecisis consideraciones sobre el terrorismo

Galal Amin
Al Ahram Weekly

Traducido para Rebelin por Sinfo Fernndez


Todos los sucesos que se han ido produciendo en los ltimos aos y que han sido calificados como actos terroristas, desde los ataques sobre Nueva York y Washington hasta las bombas recientemente colocadas en Londres, son moralmente repulsivos y no tienen justificacin alguna. Igualmente incontestable es el hecho de que hay una teora, aceptada a niveles muy amplios y reiterada noche y da por polticos, comentaristas y medios de comunicacin, acerca de los autores de esos actos, su afiliacin religiosa y sus motivaciones. Los autores son Osama Bin Laden y sus cmplices, que se han unido en una organizacin llamada Al-Qaida; son musulmanes y sus motivaciones son mltiples. Su propsito es vengarse de Occidente, y particularmente de Estados Unidos, por sus agresiones contra los rabes y el Islam, especialmente en Iraq y Palestina. De ellos se dice tambin que actan impelidos por un profundo sentido de resentimiento y odio, que, de forma alterna, se atribuye tanto a ciertas enseanzas islmicas que de forma ostensible alimentan esos sentimientos, como a la envidia de los pobres rabes y musulmanes ante el bienestar del Occidente opulento y a su condena, sin ms, de ese concepto ambiguo denominado the American way of life. Se dice, adems, que estn inspirados por el deseo de aplicar la ley islmica en todos los aspectos de la vida, aunque nunca se explica con precisin qu es lo que eso implica, dnde se aplicara y cmo debera cumplirse.

Aunque muchos consideran esa teora como axiomtica, yo no estoy an muy convencido. Pero no aportara nada si no reconociera que el escepticismo no aparece ni de lejos en conversaciones privadas o en comentarios pblicos en prensa, radio y televisin. Por otra parte, mientras que las convicciones oficiales y pblicas en la mencionada teora se afirman con la confianza y seguridad ms absolutas, los escepticismos privados se muestran tmidos, temerosos, como si hubieran perdido la esperanza por adelantado y temieran que el resto de gentes se pudiera burlar de sus puntos de vista.

Pero yo he aceptado ante m mismo que tengo mis razones, y que puedo manifestarlas, para dudar de lo que he calificado como hiptesis terroristas. Por un lado, intuyo que enumerando esas razones una tras otra en alguna parte podra dar lugar a argumentos ms poderosos y convincentes que si las elaborara de forma separada. Por otro lado, siento que esta iniciativa servir para apoyar los escepticismos de mis compaeros y les animar a expresar sus ideas. Quiz entonces, nuestros esfuerzos combinados alentarn a la gente a explorar explicaciones alternativas ante los sucesos mencionados anteriormente. Quin sabe? Quiz puedan terminar identificando hiptesis de naturaleza muy distinta.

Como he apuntado, mis pensamientos de por qu sigo sin estar convencido de las hiptesis terroristas se podran volcar en una propuesta con diecisis puntos. He decidido presentar esos puntos a los lectores de la forma ms concisa posible, a fin de dejar espacio para que ellos los amplen y puedan aportar sus contribuciones. Seran los siguientes:

(*) Galal Amin es profesor de Economa en la Universidad Americana de El Cairo.

Texto original en ingls:

http://weekly.ahram.org.eg/2005/759/op32.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter