Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-08-2015

La guerra sucia del presidente turco Erdogan en Siria, Irak y Turqua

Fabrizio Lorusso
Rebelin



Desde el 24 de julio Turqua ha estado lanzando ataques areos en territorio iraqu, pero el gobierno del presidente Recep Erdogan ya no est combatiendo solamente al llamado Estado Islmico (ISIS), sino que, de paso, ordena bombardear los campos de los rebeldes independentistas kurdos en el norte de Irak.

Es la primera vez que eso ocurre en 4 aos y desde cuando, hace 2 aos, se estableci un cese al fuego entre el Estado turco y el Partido de los Trabajadores de Kurdistn (PKK). La lucha a la amenaza terrorista utiliza, entonces, una doble hacha, justificada por la emergencia del califato del ISIS y la necesidad de respuestas inmediatas contra el enemigo yidahista islmico radical y, asimismo, contra el antiguo enemigo interno separatista.

Se ha lanzado un plan anti-terrorismo sin precedentes que golpea a los dos grupos pero no por igual: el ISIS ha sido atacado solamente en las primeras horas del operativo turco, el 24 y 25 de julio, mientras que las ciudades de Qandil, Avashin y Basya en el norte de Iraq y Sirnak en Turqua siguen siendo objeto de los raides de los F16 contra las estructuras del PKK, cuyo lder, Abdullah Ocalan, se encuentra preso en un crcel de mxima seguridad.

Por lo tanto, la tregua con el PKK ha sido interrumpida, debilitando un proceso de paz comenzado en 2012, dentro de un conflicto que ha hecho ms de 40.000 muertos en ms de 30 aos. Segn refiri el Primer Ministro turco Ahmer Davutoglu, los ataques se dirigieron contra hangares, escondites y estructuras logsticas llenas de municiones sobre los montes Qandil, donde est la alta comandancia del PKK que, en seguida, dio por terminada la tregua frente a la agresin y tras el fin de las condiciones que la mantenan, segn el comunicado del brazo militar del partido.

En una semana de operaciones represivas, se reportan unas 1300 detenciones, en su mayora de militantes kurdos y de izquierda en Turqua, ya que de todos los arrestados slo el 10% est bajo sospecha de cercana con el Estado Islmico. 96 pginas web, en su mayora de orientacin izquierdista, han sido bloqueadas por el gobierno, y se cuentan al menos 190 muertos por los bombardeos turcos en el norte iraqu. Erdogan ha pedido que se quite el fuero a los congresistas del Partido Democrtico de los Pueblos (HDP), que comparte races ideolgicas y bases electorales con el PKK, para que paguen el precio de sus nexos con grupos terroristas. Este partido de izquierda y pro-kurdo aument su presencia en las elecciones del junio pasado, ya que obtuvo el 13% de los votos, o sea 80 escaos sobre un total de 500 en el congreso, mientras que el AKP de Erdogan perdi la mayora absoluta despus de 13 aos de hegemona parlamentara.

Pocas horas despus de los primeros ataques areos, quince empleados de una central elctrica turca de Sirnak, en el Sureste, fueron secuestrados por militantes del PKK. Como respuesta a los ataques gobernativos, los rebeldes tambin detuvieron a un polica turco, mataron a un alto oficial, hirieron a dos soldados y realizaron ataques armados contra instalaciones militares y de polica.

Los guerrilleros definieron los bombardeos como el error militar y poltico ms grave cometido por el presidente turco y su Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP). La iniciativa militar fue condenada tambin por las autoridades del Kurdistn iraqu y el presidente kurdo Massud Barzani expres su desaprobacin y denunci el nivel de peligro de la situacin para que se termine la escalada de violencia. En cambio, Ban Ki-Moon, secretario general de la ONU, ha definido los ataques de Ankara como legtima defensa.

Estas incursiones contra el PKK se perpetraron en conjunto con las operaciones contra los yihadistas del ISIS, quienes el 20 de julio consumaron un grave atentado en la ciudad turca de Suruc, cerca de la frontera meridional con Siria, matando a 32 jvenes activistas socialistas que queran partir para Kobane, centro y smbolo del Kurdistn sirio (Rojava) liberado de la ocupacin del califato, como voluntarios para construir una biblioteca y un parque. A matarlos fue una chica como ellos, quien se infiltr cargada de explosivos y se martiriz para desatar la carnicera.

Bsicamente Erdogan est utilizando el pretexto del combate al ISIS y el atentado de Suruc para atacar tanto al Estado Islmico, con el beneplcito de Estados Unidos, cuanto a las bases de los militantes kurdos. El gobierno turco concedi que militares estadounidenses y de la coalicin internacional utilicen bases militares en el sur del pas, en el Kurdistn turco, para las operaciones anti-ISIS.

En Kobane y en la regin de Rojava o Kurdistn sirio, los kurdos han constituido una repblica democrtica, una experiencia poltica novedosa y libertaria que ha sido comparada con el neozapatismo y las experiencias autonomistas. Han avanzado sobre el ISIS de manera eficaz, pese a haber sufrido decenas de atentados suicidas como el de Kobane del 25 de junio, que hizo decenas de vctimas civiles y anticip un da los ataques simultneos de los islamistas en Francia, Tunisia, Somalia y Kuwait. Son los solos grupos que han combatido en el campo de batalla liberando ciudades y territorios. Los xitos de los kurdos YPJ/YPG (Unidades de Defensa del Pueblo/de las Mujeres) contra el califato son evidentes, pero una regin autnoma kurda en Siria es una gran preocupacin para Erdogan.

Por lo tanto, el gobierno de Turqua, pas miembro de la OTAN y aliado de EUA, se presenta como una fuerza anti-ISIS, pero permiti el trnsito de milicianos del califato en su territorio y ataca frontalmente a los que luchan contra los yidahistas. En Turqua las manifestaciones de solidaridad para las vctimas de Suruc, que tambin se organizaron en otras ciudades europeas, han sido reprimidas por la polica y el ejrcito.

Por el momento los otros pases de la Alianza Atlntica (OTAN) no van a intervenir militarmente en este conflicto a lado de Erdogan, pero, de acuerdo con Estados Unidos y Turqua, avalaron la creacin de una zona de seguridad (safe-zone) en el norte de Siria. Se trata de una franja de 90 km, que incluye la regin de Rojava, bajo control turco-estadounidense: oficialmente apunta a proteger la frontera con Turqua y a recibir a los refugiados de la guerra civil en ese pas, pero en realidad puede ser un intento de Ankara para parar la formacin de un estado kurdo en Rojava, segn el lder del HDP Salahettin Demirtas, o bien una estrategia para fragmentar los territorios en manos kurdas. El peligro sera la constitucin de un estado kurdo que una al Kurdistn irak y al sirio, amenazando tambin de incluir la minora kurda de Turqua y el sur de ese pas en una nueva entidad. Por eso recrudece la hostilidad del ejecutivo de Erdogan contra los partidos y los militantes kurdos en su pas, en Siria y en Iraq.

Adems, el 30 de julio la procura de Diyarbakir comenz una investigacin sobre los dirigentes del HDP Selahattin Demirtas y Figen Yksekdağ acusndolos de armar y provocar a una parte de la poblacin contra otra, y Demirtas tambin es acusado de turbar el orden pblico e incitar a la violencia por un mitn del 6 de octubre del 2014 en el cual se exhort a los simpatizantes del partido a salir a las calles para protestar contra las polticas del gobierno en apoyo al estado islmico. La procura de Urfa, adems, acusa a Yksekdağ de difusin de propaganda de una organizacin terrorista porque declar que nosotros apoyamos a YPG, YPJ y PYD (el partido kurdo siriano).

Los kurdos piden a la comunidad internacional una condena de las acciones del gobierno turco, la cual, sin embargo, tarda en llegar. En cambio, Erdogan propone la construccin de un muro en la frontera turco-siriana que aislara an ms la Rojava, baluarte de resistencia kurda contra el ISIS. La escalada belicista en la regin propicia, adems, un negocio redundo: China est entre los tres principales socios comerciales de Turqua, junto a Rusia y Alemania, y Erdogan acaba de viajar a Beijn para negociar la adquisicin de un nuevo sistema de misiles defensivos de produccin china.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter