Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-08-2015

"Podemos" y la guerra de trincheras

Emilio Pizocaro
Rebelin


Se ha puesto de moda usar como metfora cierto lenguaje militar y ms de alguno ha recurrido a Gramsci para hablar de guerra de trincheras. Ya que estamos en eso, es bueno apuntar nociones bsicas de estrategia, utilizando para este efecto el lenguaje castrense. Cualquier comandante (aunque sea de una humilde escuadra) debe conocer el ABC del arte de la guerra. Esto se resume en un famoso acrstico entre la milicia: LORES.

LORES se traduce de la siguiente manera; la L es Libertad de movimiento , la O es Objetivo Permanente, la R es Reunin de Medios , la E es Economa de Recursos y la S hace referencia a la Seguridad.

La primera enseanza es que una fuerza que se atrinchera tiene el combate de antemano perdido. Lo demostr la guerra de las trincheras en la primera guerra mundial. Y en el campo de la poltica lo confirm el ,supuestamente gramsciano, Partido Comunista Italiano, que de tanto estar en las trincheras del rgimen, termin en las mismas trincheras de su enemigo de clase, eso s, bien aceitado por la corrupcin.

No por repetido deja de ser cierto. Estar a la defensiva en poltica o en la guerra es sinnimo de una derrota anunciada. Se requiere Libertad de movimiento para estar siempre a la ofensiva. Si la cantidad de hombres y medios es inferior a la del adversario, ser menester usar con inteligencia esa libertad de movimiento . El ejemplo clsico es la guerrilla que golpea y se oculta para volver a golpear sistemticamente en los flancos ms dbiles del antagonista hasta debilitarlo antes de emprender el ataque determinante.

La segunda premisa en el acrstico es la primera en orden de importancia; el Objetivo debe ser Permanente. No se puede cambiar a mitad del camino. En este caso, no hay tctica ni pragmatismo que valga. Si nos hemos comprometido a conquistar determinada colina o asaltar los cielos no vale justificar nuestra accin con ganar medio montculo o hacer los cambios en la medida de lo posible.

Por esta razn no deja de sorprender la reciente intervencin del lder de Podemos en la presentacin de un libro de Manuel Castells.

Pablo Iglesias dixit: No podemos hacer grandes cosas; una reforma fiscal, defender la desprivatizacin de la sanidad, defender la educacin pblica. Defendemos lo mismo que defenda la democracia cristiana hace 30 aos.

Para quien tenga alguna duda y quiera ver y escuchar el discurso de Pablo Iglesias aqu va el enlace pertinente: https://www.youtube.com/watch?t=248&v=730LBBehnk8

S lo veis y escuchis con atencin podris apreciar, que con una argumentacin, llena de sofismas, Pablo Iglesias viene a decirnos que NO Podemos. Y que la experiencia griega le ha hecho meditar. Su conclusin es pasmosa, nos hemos quedado sin la mitad de las piezas del tablero antes de empezar a jugar, entonces no nos queda ms que rebajar nuestras expectativas.

Solo, imaginaos por un momento, un comandante que antes de un combate decisivo proclame a su gente: esto de tomarse la colina no iba en serio, que no tenemos fuerza para lograrlo. En fin, que No Podemos .Os ocurre una mejor manera de desmoralizar y desmovilizar a las tropas?

Si se reconoce dbil, un verdadero comandante nunca va al enfrentamiento con medias tintas, porque esa actitud adelanta una segura derrota. La formula contraria es archiconocida: acumular fuerzas, desarrollar tcticas guerrilleras para debilitar y desmoralizar al enemigo y solo avanzar cuando la balanza este a nuestro favor. Incluso s estamos en minora podremos ganar si el adversario est suficientemente desmoralizado. Ese es el momento de atacar con el firme propsito de tomar la posicin adversaria. Lo dems es ficcin.

La tercera premisa estratgica es Reunin de medios, en poltica esto se traduce en trabajar pacientemente para hacer confluir a todas las fuerzas dispuestas a luchar por un cambio real y no de carcter cosmtico. Esto ultimo significa que en la actual crisis, tanto territorial como poltica del rgimen del 78 , no hay ms alternativa que un proceso constituyente hecho desde abajo.

Por tanto, la condicin estratgica, sine qua non, para el cambio democrtico es una construccin ciudadana que est dispuesta a ir mucho ms all de las elecciones. Esta unidad popular debe tener el msculo y la organizacin suficiente para exigir aquellos cambios que la clase poltica -en su mayora corrupta o integrada el sistema- niega y negar con toda clase de engaifas y subterfugios.

El cuarto punto es Economa de recursos. En poltica esto significa que los escasos recursos con que contamos deben ser muy bien administrados. Los pocos caones mediticos deberan siempre apuntar al enemigo principal, nunca para embestir contra posibles y necesarios aliados.

Finalmente, y no por eso menos importante, La S de Seguridad hace referencia a la mxima ms antigua del arte de la guerra. La Seguridad es fundamental para conocer cuales son los prximos movimientos del contendor y su fuerza real.

Con todos estos elementos sobre la mesa tanto en poltica como en la guerra, se va al enfrentamiento para ganar, nunca para empatar.

Sabemos tambin que construir un sujeto social para el cambio es una tarea colectiva de proporciones, pero sobre todo sabemos que se requiere consecuencia y coraje poltico. En el caso de Grecia, a Tsipras le faltaron ambas cosas. No cont con una estrategia adecuada y no tuvo el coraje poltico para implementar el Plan B propuesto por Varoufakis.

Tal como hemos visto, el final de ese partido de ajedrez fue la capitulacin del gobierno de Syriza y un fuerte golpe a la esperanza que abrigaban los movimientos y partidos que luchan en Europa contra el austericio. En los hechos, Tsipras asumi el discurso Thacheriano conocido como TINA (There is not alternative). Y al parecer, ms de alguno, por estos lares, va por el mismo camino.

No se gana la buscada hegemona cuando somos presos del sentido comn ms conservador y como consecuencia rebajamos nuestras expectativas al nivel de la Democracia Cristiana de hace 30 aos. Como dice Manolo Monereo, para eso est el PP y el PSOE.

Tampoco se gana cuando el programa y el discurso es prisionero de las encuestas. Al respecto, no hay que olvidar los sueos de Cayo Lara antes de las elecciones europeas. Toda su apuesta era gobernar con el PSOE en esta prxima legislatura

Respecto de este asunto, en determinados crculos de Podemos se afirma que hay una movida en el tablero que todava nos resistimos a creer. Dicen que lo que realmente est pensando la cpula granate es gobernar con el PSOE. Total , alegan los trascendidos, desde el gobierno habra alguna chance para doblar la mano a la socialdemocracia.

Pensamos muy distinto. El cambio en Espaa, como en el resto de los pases del sur europeo, ser una ruptura democrtica de carcter plebeyo o no ser. Para ganar habr que identificar, sin remilgos de ninguna especie, al enemigo principal de nuestros pueblos: el neo-imperio alemn, con su euro y sus satrapas locales. El resto: es el sndrome TINA que nos llevar a perder la guerra antes del primer combate.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter