Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-08-2015

El caso de Miguel ngel Beltrn
El terrorismo de estado en tres actos

Renn Vega Cantor
Rebelin


Muchos son los santos que estn
entre rejas de Dios
y tantos asesinos gozando de este sol.

Len Gieco, Las madres del amor.

 

El 18 de diciembre de 2014, en plena huelga judicial, la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogot conden en segunda instancia al profesor e investigador Miguel ngel Beltrn a 100 meses de crcel, acusndolo del delito de rebelin. El pasado 31 de julio fue detenido y ha sido conducido a la Crcel de La Picota, en Bogot. Este hecho rubrica un sistemtico proceso de persecucin contra un intelectual crtico durante los ltimos seis aos, en que el Estado y sus diversos rganos han dado muestras de lo que significa el terrorismo oficial y pone de presente la certeza del dicho popular de que la justicia es para los de ruana. Analicemos tres actos de esta persecucin.

Primer acto: secuestro en Mxico

Miguel ngel Beltrn se encontraba haca nueve meses en Mxico adelantando sus estudios de posdoctorado en la Universidad Nacional Autnoma, pas en el que antes haba vivido durante varios aos. Su visa se le haba vencido hacia quince das y para permanecer en el pas necesitaba una visa definitiva y a Miguel ngel le preocupaba que desde el Instituto Nacional de Migracin (INM) lo llamaran con insistencia por telfono. Era, como luego se comprob, un seuelo para obligarlo a ir a esas oficinas a donde se tena previsto secuestrarlo, como en efecto sucedi. El 22 de mayo de 2009 en compaa del abogado Jorge Becerril y de su esposa Luisa Natalia se dirigi a la sede del INM, a una cita previamente concertada con el Subdirector de Migraciones. Ingres solo, mientras sus dos acompaantes lo esperaban afuera. Pasaron las horas y Miguel ngel no sala, por lo que su esposa y el abogado demandaron por lo sucedido, a lo que un funcionario les respondi que aqul haba sido trasladado a otra dependencia porque estaba en condiciones de ilegalidad, pero que no se preocuparan que pronto regresara a su casa.

Sin imaginarse lo que haba sucedido, Natalia se fue a su apartamento, encendi el televisor y vio con estupor imgenes que se transmitan desde Bogot en las que se informaba que haba sido capturado y trado a Bogot un tal Jaime Cienfuegos, miembro de la Comisin Internacional de las FARC, que no es otro sino Miguel ngel Beltrn.

En forma acelerada, algo que no suele caracterizar ni a los burcratas de Mxico ni de Colombia, Miguel ngel Beltrn fue agredido y sacado de las instalaciones del INM, metido a la fuerza en una camioneta y llevado al aeropuerto, donde un avin militar colombiano lo esperaba para traerlo, como producto del secuestro, a Bogot. El rgimen criminal de la Seguridad Democrtica present al profesor como un peligroso terrorista y en persona el patrn del Ubrrimo se apresur a decir que se haba capturado a uno de los terroristas ms peligrosos de la organizacin narcoterrorista de las FARC, regodendose porque este profesor de sociologa dedicado a ser profesor del crimen est hoy en las crceles colombianas. Gracias por la buena voluntad del presidente de Mxico.

Estamos diciendo que el da 22 de mayo de 2009 aconteci un hecho vergonzoso en la historia de Amrica Latina y de Mxico en particular, puesto que dentro de las instalaciones del INM se secuestr en forma conjunta entre la DIJIN de Colombia y el Estado mexicano a un ciudadano colombiano. Violando los ms elementales procedimientos diplomticos, y echando por la borda una tradicin centenaria de refugio a intelectuales y perseguidos polticos, el gobierno de Felipe Caldern autoriz el secuestro y la posterior entrega al rgimen criminal de lvaro Uribe Vlez de un intelectual colombiano, y en la prctica intent resucitar el Plan Cndor de las dcadas de 1970 y 1980, mediante el cual las dictaduras de Seguridad Nacional del Cono Sur intercambiaban personas que luego eran torturadas, asesinadas y desaparecidas.

Paralelamente, los medios de desinformacin (RCN, Caracol, El Tiempo, El Espectador) se encargaron de reproducir la versin oficial ocultando la magnitud de los crmenes del Estado colombiano y reproduciendo, sin ningn sentido crtico, las mentiras propaladas por el rgimen de lvaro Uribe Vlez.

Miguel ngel fue encarcelado, aduciendo como pruebas reinas los supuestos correos encontrados en el computador mgico de Ral Reyes y sin ningn tipo de juicio, tanto los medios de desinformacin como el inquilino de la Casa de Narquio, ya lo haban condenado. Luego se efectu una parodia de juicio, con pruebas deleznables y testigos amaados y torpes, en una burda accin en la que la defensa de Miguel ngel desmont una a una las mentiras y logr que fuera declarado inocente y saliera de prisin, tras dos aos de encarcelamiento arbitrario.

Segundo acto: la muerte laboral

Cuando Miguel ngel Beltrn fue secuestrado y trado en forma ilegal a Colombia, la Universidad Nacional, institucin en la que se desempeaba como profesor, no realiz ninguna accin de apoyo ni de solidaridad y tampoco le brindo ningn respaldo legal mientras estuvo en la prisin. Durante ese tiempo lo desvincul de su nmina docente y tuvo el descaro, casi kafkiano, de enviar a un abogado a la crcel, pero no para brindarle asesora jurdica sino para comunicarle que deba responder por el inventario de las cosas que la UN le haba adjudicado en su oficina o de lo contrario le abrira un proceso disciplinario.

Las directivas de la UN se plegaron a las decisiones arbitrarias de la justicia colombiana y nunca cuestionaron ni denunciaron los procedimientos terroristas del Estado colombiano. An peor, los acadmicos e investigadores de la UN con honrosas excepciones no se manifestaron para defender a uno de sus colegas, asumiendo una actitud cmplice con el terrorismo de Estado. Incluso, hubo profesores universitarios, incluyendo a miembros del Departamento de Sociologa, que aplaudieron el secuestro oficial de Miguel ngel, algo que se entiende porque ste les resultaba incomodo por sus posturas polticas y por los temas que investiga, relacionados con los problemas sociales de Colombia y Amrica Latina.

Esa incomodidad aument cuando, tras salir de la crcel, Miguel ngel se reintegr a su cargo de profesor de la UN. El da que se present al Departamento de Sociologa muy pocos se atrevieron a saludarlo y casi todos le dieron la espalda, literalmente hablando, en forma desdeosa. Luego llegaron amenazas de muerte y Miguel ngel parti al exilio, una terrible situacin en la que el respaldo de la UN fue casi simblico.

Estando en el exilio, el 3 septiembre de 2013 el Procurador General de la Nacin, Alejandro Ordoez, lo destituy de su cargo de profesor, basndose en las mismas evidencias por las que haba sido absuelto, principalmente en el supuesto computador mgico e indestructible de Ral Reyes. Durante varios meses estuvo en suspenso la destitucin, tiempo durante el cual unos cuantos profesores y estudiantes de la UN y otras universidades se movilizaron y denunciaron la persecucin al pensamiento crtico y a la libertad de pensamiento. En este lapso, Miguel ngel se reintegr a su trabajo a comienzos de 2014 e imparti ctedra durante el primer semestre acadmico de ese ao.

Pero Ordez no ces en su empeo inquisitorial y el 24 de julio de 2014 confirm la destitucin de Miguel ngel Beltrn y la prohibicin de ejercer algn cargo pblico por los prximos trece aos. El rector de la UN, Ignacio Mantilla, dando muestras de una vergonzosa postracin ante la Procuradura procedi a destituirlo, sin cuestionar la decisin de Ordez ni reivindicar el derecho a la autonoma de que goza la universidad. Se bas en conceptos jurdicos de abogados progresistas para quienes era preferible la destitucin de Miguel ngel Beltrn a oponerse a la decisin de la Procuradura, puesto que segn su retrica sofstica esta ltima posibilidad implicaba cuestionar el Estado de Derecho, algo inaudito para su cretinismo jurdico. Lo lamentable radica en que una institucin universitaria, uno de cuyas banderas es la libertad de opinin y pensamiento, haya asumido como vlidos los pobres argumentos del Procurador que acus a Miguel ngel de formar grupos de investigacin y de escribir artculos y foros con sentido poltico, en los que se admita que el conflicto armado en Colombia se haba originado en la lucha de los campesinos, lo que la Procuradura consider como una instigacin al terrorismo.

De esta forma, las autoridades universitarias con el apoyo tcito del grueso de la comunidad acadmica pusieron en juego un nuevo engranaje del terrorismo de Estado: la muerte laboral. En efecto, la destitucin de su cargo de profesor en la UN significa en la prctica para Miguel ngel Beltrn la muerte laboral, porque est inhabilitado para ejercer cualquier cargo pblico durante 13 aos (toda una vida en trminos laborales) y despus de esa destitucin es dudoso que alguna otra universidad quiera contratar a un profesor destituido por la Procuradura, sobre el cual adems se han difundido toda clase de mentiras y calumnias.

Tercer acto: la condena

Lo que faltaba, luego de la destitucin de la UN, a finales del 2014 se conoci la condena proferida por un miembro de la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogot a 100 meses de crcel por el delito de rebelin. Esta segunda instancia se deriv de la apelacin que hizo un Fiscal a la decisin de dejar libre a Miguel ngel Beltrn. Aunque en apariencia esta decisin no se basa en las pruebas mgicas que se esgrimieron luego del secuestro en Mxico, a la larga las avala, como lo seala una informacin de El Espectador: Segn la Fiscala General, el profesor universitario era alias Jaime Cienfuegos, idelogo de la comisin internacional de las Farc. El ente acusador lleg a esa conclusin luego de revisar los documentos que se encontraron en el computador del jefe guerrillero alias Ral Reyes, abatido el 2 de marzo de 2008 en la frontera entre Colombia y Ecuador. Esto fue lo que dijo la Fiscala y eso fue lo que asumi como valido el Tribunal Superior de Bogot.

No deja de ser sintomtico que la condena se haya dado en pleno paro judicial en el pas, lo que indica que los miembros de la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogot son esquiroles. Aparte de esta curiosidad, queda claro que el aparato judicial en Colombia es otra instancia propia del terrorismo de Estado, y no es ningn poder independiente, como lo afirma la teora liberal sobre la separacin de las ramas del Estado y por eso acta con claro criterio de clase para perseguir a estudiantes, profesores, campesinos, trabajadores, mujeres pobres Mientras sobre estos recae la fuerza del Estado, como se evidencia con el origen social de los miles de presos comunes y polticos que abarrotan las crceles en el pas y a los que se trata peor que animales, a los delincuentes y criminales de cuello blanco se les conceden todo tipo de gabelas para que huyan, como ha sucedido con Luis Carlos Restrepo, Andrs Felipe Arias, Pilar Hurtado, Sandra Morelli para no hablar de la impunidad que cobija los crmenes de ex presidentes, ministros, generales y sus familiares, como sucede con los responsables de los falsos positivos.

El aparato judicial colombiano funciona a la perfeccin cuando se trata de castigar trabajadores en huelga, campesinos que protestan en las carreteras, estudiantes que hacen manifestaciones y lo mismo cuando persigue y castiga a aquellos que se oponen al rgimen, sometidos a un inagotable terrorismo de Estado. Eso es lo que ha sucedido a Miguel ngel Beltrn, por atreverse a pensar, a disentir, a dudar de las falsas verdades del establecimiento y de sus intelectuales orgnicos. Para que esto no quede en generalidades, recordemos que el fiscal que inicialmente acus a Miguel ngel, cuyo nombre es Ricardo Bejarano Beltrn, suele posar en las redes sociales con uniforme militar y entre sus pginas favoritas se encuentran las de la Escuela Militar, los Veteranos de guerra de Vietnam, y entre sus fetiches se encuentran las operaciones contraguerrilla Fnix y Sodoma. Esa es una buena muestra de la imparcialidad de la justicia colombiana. Por eso ser que, volviendo al paro judicial, se dice en son de chiste que nadie se enter de esa protesta, porque en Colombia la justicia vive eternamente paralizada, salvo cuando se trata de joder a los pobres e insumisos.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter