Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-08-2015

Entrevista a Carmen Caada, mdica psiquiatra y ponente en la Escuela de Verano de los Campamentos Dignidad de Mrida
La Psiquiatra dominante no tiene en cuenta las circunstancias sociales

Enric Llopis
Rebelin


La psiquiatra biologicista, el paradigma dominante, se basa en un enfoque mdico de la salud mental que se concreta en la administracin de frmacos. No se tienen en cuenta los determinantes sociales, a pesar de que el nmero de suicidios y los trastornos vinculados a la ansiedad, la depresin o el abuso del alcohol han aumentado palmariamente con la recesin. ste es el modelo imperante en hospitales y universidades, tanto pblicas como privadas. Carmen Caada, mdica residente de Psiquiatra en el Hospital Pblico Prncipe de Asturias de Alcal de Henares, considera mucho ms importante escuchar al paciente que recetarle pastillas. Resignificar el problema, entenderlo y sealar a los verdaderos culpables.

Alguna vez han venido pacientes con la idea de suicidio por una amenaza de desahucio, y les he dado la direccin del local de la PAH en Alcal de Henares, sostiene esta mdica psiquiatra de 28 aos, con dos aos de trabajo en la Unidad de Psiquiatra del Hospital alcalano. Tambin ha recomendado en la consulta las asociaciones de barrio, y el apoyo de las redes familiares y de amigos. La entrevista ha tenido lugar despus de la conferencia titulada Crisis del capitalismo y salud mental, impartida por la doctora en Escuela de Verano de los Campamentos Dignidad de Mrida.

-P-La crisis produce efectos en forma de desempleo, desahucios, corte de suministros bsicos, pobreza y asimismo sobre la salud mental. Qu impactos psicolgicos est teniendo la actual recesin?

-El impacto mayor son los suicidios, que han aumentado con la crisis. Segn el INE, han pasado de 3.180 en 2011 a 3.539 en 2012 y 3.870 en 2013. El INE no ha facilitado las cifras de 2014 y 2015. Sin embargo, estas no son las consecuencias ms visibles de la crisis. Hay tambin un incremento de las depresiones, ansiedad, abuso del alcohol, trastornos somatomorfos (dolores con una base psquica) y los intentos de suicidio. La doctora Margalida Gili ha constatado en el Estudio Impact un aumento en la atencin primaria, en el periodo 2006-2010, del 19,4% en los trastornos depresivos mayores; un 10,8% en la distimia; y un 8,4% en los trastornos por ansiedad generalizada. Por otro lado, el estudio Economic Crisis and Suicidal Behaviour (2014) apunta un incremento muy evidente de los intentos de suicidio (primer factor de riesgo para un suicidio consumado) en el periodo 2008-2012 (ya en plena crisis) respecto a 2003-2007.

-P-Puede establecerse una relacin palmaria entre polticas de austeridad e impactos negativos en la salud mental?

-En El coste humano de las polticas de recorte. Por qu la austeridad mata (Taurus), David Stuckler y Sanjay Basu demuestran que los pases que refuerzan en periodos de crisis las redes de seguridad social (empleo, vivienda, sanidad y educacin pblicas), los efectos sobre la salud mental de la poblacin son menores. Esta idea puede constatarse en Grecia. Entre 2010 y 2011 se duplic la tasa de suicidios, aument la mortalidad infantil en un 40% y tambin reapareci la malaria, que desde 1970 no exista en el pas heleno. La incidencia del VIH-SIDA se increment en un 52% entre enero y mayo de 2011. En agosto de 2010 se produjo un brote de Virus del Nilo Occidental, que acab con la vida de 62 personas en el sur de Grecia y Macedonia central. Adems, entre 2008 (ao de inicio de la crisis) y 2011, las necesidades sanitarias no atendidas aumentaron en Grecia un 47%.

-Cules son las corrientes dominantes en la Psiquiatra? Son los adecuados para abordar el incremento de las enfermedades mentales?

-El planteamiento hegemnico es el de la Psiquiatra Biologicista. Consiste en un enfoque mdico de la enfermedad mental que no tiene en cuenta los determinantes sociales; adems, se centra en un diagnstico y tratamiento farmacolgico para afrontar lo que al paciente le ocurre, es decir, no indaga en las causas del problema. Esta posicin es la que domina en las universidades y hospitales, tanto pblicos como privados. Pero hay ciertas reas dentro de estas instituciones, ciertamente muy minoritarias, que tienen enfoques diferentes.

-P-Por ejemplo?

-La Psiquiatra Comunitaria. Trata, por un lado, de reforzar los centros de salud mental integrados en la red pblica, pero el problema es que muchas veces se le da ms importancia al hospital. En el da a da en la consulta, se trata de no quedarse en el sntoma (irritabilidad, insomnio, ansiedad o tristeza), sino poder escuchar. No todos los psiquiatras le dedican un tiempo suficiente a la escucha. Muchas veces no creen que sea su trabajo. Adems, la Psiquiatra Comunitaria no utiliza la consulta como forma de mantener el sistema econmico, ni se limita a prescribir pastillas; al contrario, intenta resignificar el problema, entenderlo y sealar a los verdaderos culpables.

-P-Qu problemas expresan los pacientes que llegan a la consulta de salud mental? Hay un sentimiento de culpa?

-En las situaciones de desempleo, se dice que uno no se ha formado lo suficiente. Otras ideas que se expresan es no haber sido un buen padre o madre, algo habr hecho mal o no soy tan bueno como mi compaero. En otros casos la gente no identifica lo que le pasa, no puede ponerle palabras Pero cuando se trata de problemas sociales, no puede hacerse nada en la consulta de salud mental. Hay gente que viene a la consulta en situacin de paro o amenaza de desahucio, personas que viven en la calle y te piden cenar y dormir en el hospital; o gente que viene a causa de las listas de espera en los albergues. Se da el caso tambin de mujeres que han de posponer la maternidad ante una amenaza de despido, y que continan en su puesto de trabajo; ello les genera situaciones de angustia y ansiedad que les lleva a tomar pastillas.

-P-De qu modo abordas en la consulta esta problemtica?

-Mucha gente viene diciendo yo tengo una baja autoestima. Nosotros le decimos: Yo en esos trminos no s trabajar, dime qu te pasa. No creemos en que una persona tenga que estar contenta porque s. Lo que ocurre es que en esta sociedad hedonista cuesta mucho aceptar que la rabia o la tristeza sean emociones naturales, la cuestin es que se dirijan a la movilizacin social. Hay otras imgenes que hacen mucho dao, como los cuerpos perfectos o los valores que transmite el deporte de alto rendimiento, que generan una gran competitividad e individualismo. Tambin tienen una influencia negativa el pensamiento positivo, el coach y las visiones de liderazgo, que al final buscan la respuesta en un profesional o un libro de autoayuda. Alguna vez han venido pacientes con la idea de suicidio por una amenaza de desahucio, y les he dado la direccin del local de la PAH en Alcal de Henares o les he dicho que se vinculen a las asociaciones de los barrios; tambin a los familiares y amigos. La Salud Mental no puede anular el problema, pero s prestar apoyo y escucha.

-P-Cmo actuara la psiquiatra conservadora ante situaciones parecidas?

-La psiquiatra tradicional tratara estos problemas con pastillas o frmacos. Incluso a veces los psiquiatras se quejan de que estos pacientes les quitan tiempo para tratar a otros con enfermedades mentales graves, como la esquizofrenia o los trastornos bipolares. De esta manera se anula lo relacional, el hecho de vincularse con uno mismo y con los dems.

Pero lo fundamental es la escucha, aunque haya medicaciones que tambin puedan servir. No estoy totalmente en contra de los frmacos; estoy de acuerdo con un uso consciente y razonable, cuando se necesita y durante el menor tiempo posible. En el resto del tratamiento, lo fundamental es la psicoterapia: que la gente pueda expresar sus problemas. Pero hoy se hace un uso brutal de los medicamentos. La gente los tiene completamente aceptados. Hay veces, incluso, que las personas no se van contentas de la consulta si no se les prescribe una medicacin. Vienen pidiendo pastillas. Al final todo es mercanca y es lo que la gente viene demandando.

-P-Por qu es tan importante la psicoterapia? Qu tipo de terapias utilizas habitualmente?

-Los psiquiatras en general no hacen psicoterapia. Recetan pastillas y, si creen que al paciente le puede venir bien una terapia, le envan a las consultas de la psicologa clnica pblica, que tienen unas listas de espera enormes. Nosotros practicamos una terapia integradora, en la que el enfoque depende de la narrativa del paciente y su versin del problema. Por esto se trata de tener una formacin bsica en las diferentes escuelas, y acompasarte con los pacientes segn su ritmo. Si el paciente percibe su problema desde una perspectiva familiar, adoptaremos una perspectiva sistmica. Si ms bien se trata de conflictos con los progenitores en el pasado, utilizaramos el psicoanlisis. Todo ello en la sanidad pblica.

P-Y en las consultas privadas?

-Creo que se hacen cosas muy peligrosas. Como la consulta cuesta un dinero, el riesgo de que las injusticias sociales se traten desde la perspectiva de la salud mental es mucho mayor. A algunos profesionales les puede interesar que se alargue el tratamiento. Adems, hay pacientes que, cuando la situacin se complica y no encuentran un tratamiento adecuado en la consulta privada, terminan en la pblica. Esto demuestra que en el mbito privado no se da una contencin real de la enfermedad.

-P-Se ha hablado tambin de una creciente medicalizacin del malestar. Hay ejemplos claros de esta tendencia?

-El TDAH (Trastorno por Dficit de Atencin e Hiperactividad) en nios, que progresivamente se ha extendido a los adultos. En Estados Unidos la produccin de Metilfenidato un tratamiento para el TDAH- aument de 1,8 toneladas en 1990 a 21 toneladas en 2002. Esto demuestra la potencia de la industria farmacutica y la capacidad de medicalizar a gran escala. Adems, el consumo de antidepresivos y ansiolticos ha aumentado de manera muy significativa en la poblacin adulta durante los ltimos aos; incluso antes de la crisis. Actualmente el DSM (manual de diagnstico en salud mental) incluye, por ejemplo, el sndrome pre-menstrual.

P-Hay cifras que avalen estas afirmaciones?

-Segn el libro El coste humano de las polticas de recorte. Por qu la austeridad mata, entre 2007 y 2009 el consumo de antidepresivos aument un 22% en Reino Unido. Un estudio del ao 2010 en este pas revel que el 7% de las personas que buscaba asistencia para el estrs laboral, haba iniciado tratamientos farmacolgicos para la depresin. Por otro lado, entre 2007 y 2009 la cantidad de personas que consuman antidepresivos habitualmente se increment un 17% en Espaa. En Estados Unidos, durante la gran recesin, el consumo de antidepresivos aument de manera que a un 10% de la poblacin adulta se le rectaron estos frmacos.

-P-Por ltimo, qu ejemplos citaras de textos crticos frente a los paradigmas dominantes de salud mental?

-Por ejemplo Aprender a mirar la salud. Cmo la desigualdad social daa nuestra salud (El Viejo Topo), de Joan Benach y Carles Muntaner, un libro dedicado a los rotos que miran este mundo y no cejan en el empeo de transformarlo. En el libro se vierte esta afirmacin: La salud es inseparable de la poltica. Destacara asimismo Hacia una psiquiatra crtica (Grupo 5), de Alberto Ortiz Lobo. Se trata de una crtica del modelo biomdico y la mercantilizacin de la salud mental. Por ltimo, el nmero 15 de la revista topos sobre Salud, Comunidad y Cultura, que aborda las consecuencias del capitalismo, la crisis y las privatizaciones en el campo de la salud mental.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter