Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-08-2015

Descubra cual es el verdadero ejrcito de defensa israeli: el Congreso de los EEUU

Jeffrey St. Clair
Investig'Action

Traduccin Susana Merino


Los engranajes de la mquina israel siguen funcionando con total impunidad. Todo comenz una tarde ms bien triste en Cisjordania. Nada fuera de lo comn. Una vez ms se sepulta a un joven lleno de porvenir muerto demasiado pronto. Bajo la sombra aplastante del Muro y en la mira de los soldados israeles, ms de 200 personas en duelo marchan por la calle pavimentada que desciende hasta el viejo cementerio en el pueblo de Beit Ummar. Se oyen gritos airados acusando a los soldados de una ensima muerte intil.

Las exequias se realizan en honor de Jafaar Awad, un estudiante. Apenas dos meses despus de haber sido liberado de una crcel israel, en la que se agravara su enfermedad por la falta de atencin mdica, cay en coma. No tena ms de 22 aos al morir, con lo que se convirti en el ltimo de una larga lista de presos palestinos muertos en las negligentes manos de los carceleros israeles. Mientras su familia se reuna alrededor de su tumba, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) lanzaban varias bombas lacrimgenas al cortejo fnebre y dispersaban a la estupefacta concurrencia. Se escuchan armas automticas, la concurrencia en duelo se deja ametrallar. Varias personas resultan heridas, entre ellas el primo de Jafaar, Ziad Awad. A l lo hieren en la espalda, la bala le impacta la columna vertebral. Lo llevan al hospital Al Ahli de Hebron, donde muere a causa de las heridas. Tena 28 aos.

Algunas horas despus del asesinato de Ziad por los francotiradores israeles, las FDI emiten una declaracin apenas detallada en la que explican que los soldados israeles atacaron al grupo como respuesta a las piedras que les arrojaban.

Estoy sorprendido de ver que las FDI se tomen todava el trabajo de justificar un asesinato que se ha convertido en moneda corriente: frente a muchachos que lanzan piedras, juegan con guijarros, saltan a la cuerda, soplan burbujas o cubren con tierra una tumba a cielo abierto. No tienen ms eleccin que abrir fuego.

Los palestinos no tienen ningn recurso ante estas masacres: no existe ningn tribunal que discuta la legitimidad de esos fusilamientos, ninguna manera de obtener alguna compensacin por las facturas mdicas, el dolor, el sufrimiento o los das de trabajo perdidos; ninguna manera de obtener justicia para los muertos. Cuntas prdidas, miseria y humillaciones deber seguir an sufriendo el pueblo palestino?

El Estado de Israel no fue nunca tan violento, el precio de sangre pagado por los palestinos nunca ha sido tan elevado. En 2014 las fuerzas israeles mataron a ms de 2300 palestinos e hirieron a ms de 17000. Estas cifra constituyen el peor balance desde la intensificacin de la presencia de Israel en Cisjordania y la Franja de Gaza luego de la guerra de los Seis Das de 1967. En el peor momento de la matanza cometida por Israel en la Franja de Gaza el pasado verano, se oblig a 500.000 palestinos a un desplazamiento forzado. Peor an, segn un informe de la ONU titulado Vidas desgarradas, de estas personas desplazadas ms de 100.000 continan sin hogar. La cantidad de palestinos presos en las crceles israeles est en franco aumento. A fines de febrero de 2015 haba ms de 6.600 palestinos presos en las crceles israeles y en los centros de detencin de las FDI, todo un rcord desde hace cinco tres aos. Los mecanismos de la mquina asesina siguen funcionando con total impunidad, cada masacre envalentona cada vez ms a los culpables a cometer otras.

Quin podr detenerlos? No lo ser ciertamente el principal inversor del Estado israel. Porque los militantes de las FDI ms ardientes, siempre alertas, inquebrantablemente leales, se encuentran en el Congreso de los Estados Unidos de Amrica. Existe una salvaje sincronizacin entre la alianza entre un pas que ordena bombardear bodas con drones y otro que ametralla cortejos fnebres.

La ayuda anual proporcionada por el Congreso de los EEUU llega a los 3.000 millones de dlares. El verdadero debate que se plantea, incluso en los gobiernos an ms austeros, es el de saber si esta generosa contribucin, que equivale a ms de la mitad de la ayuda militar de los EEUU al mundo, ser suficiente para saciar la sed israel de nuevas armas. En efecto, aunque el propio Israel sabotea regularmente la poltica de los EEUU en Medio Oriente, el presidente Obama califica esta ayuda de sacrosanta.

Desde este punto de vista, la financiacin anual de los EEUU a Israel, que constituye un tercio del presupuesto militar israel, parece ms una contribucin dineraria a una organizacin de gansters que una subvencin a un pas cliente.

A nadie sorprender saber que Tom Cruz y Tom Cotton, dos de los ms fervientes defensores de Israel, son ambos diplomados en leyes en Harvard, donde fueron alumnos del nido sionista de Alan Dershowitz. Pero tampoco son casos aislados. Las posiciones defendidas por Ted Cruz apenas difieren de las de Elizabeth Warren, la voz de la sabidura progresista (ms que la Medea de la Human Rights Campaing, supongo) cuando se trata de defender el escandaloso comportamiento de Israel. En efecto, Warrren no duda, como la mayor parte de sus pares, en trabajar horas extras para demostrar su fidelidad a toda prueba al Estado de Israel.

El famoso lobby judo ya no necesita lobbystas. Hoy en da los miembros del Congreso llegan precondicionados para mostrar su grado de devocin a la causa de Israel. No necesitan ser sobornados con el dinero de los Comits de Accin Poltica, ni ser comprados con prostitutas o sometidos a chantaje con ayuda de fotos comprometedoras. Cuando Israel hace asesinar a un cientfico iran, usa armas qumicas en Gaza, tortura prisioneros, mata a un joven usamericano partidario de la paz, abre fuego varias veces sobre un cortejo fnebre o es sorprendido en flagrante delito de espionaje al presidente de los EEUU, el Congreso estalla en gritos defendindole sin que se cuestione nada ms y enva otro giro a Tel Aviv.

Frente al ms largo y ms viejo de los crmenes de guerra que el mundo haya conocido, la capital permanece inerte, sin la menor tica, sin pasillos colmados del equivalente poltico de los organismos modificados genticamente. Pseme el Round Up [el insecticida de Monsato. N. de la t.]!

Fuente original en ingls: http://www.counterpunch.org/2015/05/22/israeli-gears/

Fuente: http://www.michelcollon.info/Decouvrez-la-veritable-armee-de.html?lang=fr




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter