Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-08-2015

Migrantes en EE.UU.: escalada de atropellos

Editorial de La Jornada
La Jornada

Que haya centenares de nios encarcelados por el simple hecho de arribar al pas sin papeles es ya un atropello impresentable de un gobierno que se dice defensor de las libertades y de las garantas individuales.


Dos abogados de migrantes indocumentados informaron ayer que el Servicio de Control de Inmigracin y Aduanas (ICE, por sus siglas en ingls) del gobierno de Estados Unidos les ha impedido ingresar a los centros de detencin en los que se encuentran numerosas familias de extranjeros en el sur de Texas. Kim Hunter y Andrew Free, ambos defensores voluntarios, pertenecen a una coalicin de 500 litigantes que se turnan, una semana al ao cada uno, para trabajar con los internados en el centro de Dilley, donde actualmente estn recluidos cerca de mil migrantes.

Los abogados sealaron diversas irregularidades cometidas por el ICE, como enviar empleados de la institucin a hablar con los detenidos a espaldas de los defensores, y denunciaron que la dependencia ha multiplicado los pretextos para impedir el acceso de los segundos al centro de reclusin: desde supuestos "motivos de seguridad" poco verosmiles, si se toma en cuenta que el centro de reclusin est principalmente poblado por mujeres y nios hasta presuntas "actitudes beligerantes" de los defensores o la realizacin de "encuestas no autorizadas".

La situacin expuesta violatoria, a todas luces, de la legalidad estadunidense y de los derechos humanos de vigencia universal es slo un eslabn ms en la cadena de atropellos que padecen los trabajadores y refugiados extranjeros y sus familias en el territorio del pas vecino. Que haya centenares de nios encarcelados por el simple hecho de arribar al pas sin papeles es ya un atropello impresentable de un gobierno que se dice defensor de las libertades y de las garantas individuales.

En mayo pasado varios legisladores demcratas se hicieron eco de la situacin y demandaron al presidente Barack Obama poner en libertad de inmediato a cerca de 2 mil mujeres y nios detenidos en Texas y Pensilvania. La congresista californiana Zoe Lofgren dijo al respecto que esas personas que huyen de la violencia en sus pases no violan la ley (sino que) buscan asilo en Estados Unidos, uno de los principios centrales de nuestras leyes de migracin, y recalc que el confinamiento de los extranjeros en sitios que no renen las condiciones apropiadas de salubridad y seguridad no slo resulta inconcebible sino que es tambin antiestadunidense.

Sin embargo, el gobierno federal se ha negado sistemticamente a poner fin a la prctica del encarcelamiento de nios y mujeres. Al contrario, ha incrementado la severidad en el rgimen de reclusin, como puede desprenderse de lo sealado ayer por los abogados defensores voluntarios.

Y en tanto la administracin de Obama se empecina en el trato inhumano a los viajeros, en el bando republicano avanzan las posiciones xenofbicas, cuyo principal portavoz es el precandidato presidencial Donald Trump. Otros han propuesto que se elimine la nacionalidad por nacimiento, que en la actualidad se otorga en forma automtica aplicando la 14 enmienda de la Constitucin estadunidense.

Todo parece indicar que, al aproximarse los comicios presidenciales previstos para el ao entrante, se desvanecern las posibilidades de una reforma migratoria y, como ha sido la norma en ocasiones anteriores, la mayora de los polticos buscarn atizar la xenofobia de importantes sectores de la poblacin con afn de asegurarse la mayor cantidad de votos posible.

Cabe esperar que los integrantes de la comunidad de origen latinoamericano que ya cuentan con la ciudadana estadunidense sean capaces de organizarse para orientar sus sufragios hacia las candidaturas que, en lugar de exacerbar fobias racistas, propugnen la humanizacin de las disposiciones migratorias y su adecuacin a los derechos humanos.

Y en lo inmediato debe buscarse la inmediata puesta en libertad de las mujeres y de los menores recluidos en los centros de detencin pues, como seal la legisladora Lofgren, no han cometido delito alguno y su situacin es un agravio a la conciencia del mundo.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2015/08/24/edito


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter