Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-08-2015

IU rechaza la inadmisible intromisin de la jerarqua catlica en el desarrollo de la normativa educativa

Rebelin


Izquierda unida denuncia la actitud de la conferencia episcopal de llevar a los tribunales la aplicacin de las leyes, incluso aquellas como la LOMCE que han sido realizadas siguiendo sus dictados. Su objetivo es chantajear y presionar a los gobiernos autonmicos elegidos democrticamente para que impongan ms horas de religin en la educacin de las nuevas generaciones.

IU viene exigiendo la derogacin de los acuerdos con el Vaticano y con otras confesiones religiosas para que cualquier religin quede fuera del currculo escolar. Igualmente exige que la enseanza de la religin salga de la escuela; que desaparezcan los actos y la simbologa religiosa de los centros escolares y de los espacios pblicos educativos; as como la eliminacin de todo procedimiento administrativo que obligue a manifestar las creencias o no creencias, en cumplimiento del artculo 16 de la Constitucin.

Por eso, entre otras muchas razones, IU se ha opuesto desde el principio a la LOMCE. Una ley que ha sido redactada para ser el instrumento poltico, que no educativo, con el que imponer una instruccin segregadora y sectaria, acorde con la ideologa de los grupos de presin que sustentan al Partido Popular, destacando entre otros el sector ms ultraconservador de la jerarqua catlica.

Fue pensada para que se aplicase a todo correr en CCAA dominadas por el PP, pero con los cambios que trajo el 24M, esto ya no va a ser as. En el caso de la asignatura de religin parece ya claro que se les ha vuelto en contra. Al estar gobernadas las CCAA por el PP, la jerarqua catlica esperaba que stas asignasen las cargas mximas lectivas. El PP liberaba as, simultneamente, al gobierno central del "estigma" del sectarismo. Pero ahora la jerarqua catlica ve reducida su influencia ideolgica y sectaria al mnimo legal en las comunidades autnomas donde el 24M trajo gobiernos de otro signo poltico o donde la debilidad del PP le obliga a concesiones.

Por eso, la intencin declarada por la propia Conferencia Episcopal en diversas ocasiones es recuperar alumnado que se estaba perdiendo a pasos agigantados como consecuencia de la secularizacin de la sociedad, iniciando su nueva cruzada en todos los frentes y mbitos.

Porque, segn los datos del ltimo informe (2015) del Ministerio de Educacin Las cifras de la educacin en Espaa, correspondiente al curso escolar 2012-2013, asistieron a clase de religin en centros pblicos un 64 % en Primaria, un 38 % en Secundaria y un 21 % en Bachillerato. Una fuerte cada de alumnado si se comparan con los datos del curso 2000-2001, en el que asistan a clase de religin un 71 % en Primaria, un 52 % en Secundaria y un 38 % en Bachillerato, tal como recoge en Europa Laica.

La LOMCE pareca la respuesta a sus oraciones, pero el vuelco del mapa poltico autonmico ha hundido sus expectativas.

Esta nueva situacin, no prevista en su hoja de ruta, tratan de revertirla en los tribunales, recurriendo toda aquella normativa que no asigne el mximo de carga lectiva a la religin o deje su oferta a criterio de los centros.

Izquierda Unida ya se felicit por el respaldo legal cosechado por la reduccin al mnimo legal permitido de las horas de enseanza religiosa aplicado por el Gobierno de Asturias. Una decisin avalada por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), que rechaz el contencioso del Arzobispado de Oviedo en el que peda suspender el decreto del Ejecutivo asturiano que regula el currculo de Bachillerato, pero lamenta que haya prosperado en Baleares, donde el Tribunal Superior de Justicia de esa comunidad suspendi de forma cautelar el currculo de bachillerato.

Por eso Izquierda Unida exige la denuncia definitiva de los Acuerdos con el Vaticano de 1979, que se negociaron en secreto y se aprobaron 5 das despus de entrar en vigor la Constitucin de 1978 para darles una constitucionalidad de la que carecen, ya que suponen un atentado directo contra un Estado pretendidamente aconfesional.

Izquierda Unida pide al resto de movimientos sociales, partidos polticos, plataformas, sindicatos, etc. que se sumen sus fuerzas frente a la actitud de la Conferencia Episcopal para que de una vez el alumnado espaol pueda disfrutar de una educacin pblica y laica, basada en principios del pensamiento pedaggico actual, libre, crtico y plural.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter