Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Turqua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-08-2015

Bombardeos y represin, o la poltica desesperada de Erdogan

Leandro Albani
Marcha


Las operaciones militares continuarn hasta que no quede ni un solo terrorista, asever el presidente de Turqua, Recep Tayyip Erdogan, a mediados de agosto. De esta forma, el mandatario dio inicio a los bombardeos masivos sobre las montaas de Kandil, en el norte de Irak, y a una cacera en el sureste turco, con el objetivo de eliminar a los guerrilleros del Partido de los Trabajadores del Kurdistn (PKK) y a los militantes del Partido Democrtico de los Pueblos (HDP).

La justificacin del gobierno de Erdogan y su partido AKP para dar rienda suelta a la represin ocurri en julio pasado, cuando un atentado estremeci a la ciudad de Suruc, fronteriza con Siria. El ataque asesin a decenas de jvenes que se reunan en un centro cultural para solidarizarse con la lucha del pueblo kurdo en Siria, que mantiene liberado el norte del pas. La administracin de Ankara acus al Estado Islmico (EI) por el atentado, pero desde las fuerzas insurgentes y civiles de Kurdistn apuntaron la responsabilidad de los servicios secretos turcos.

Sin perder tiempo, Erdogan anunci una lucha frontal contra el EI y el terrorismo. Y como el gobierno de Ankara califica al PKK de terrorista (al igual que Estados Unidos y la Unin Europea), desat los bombardeos sobre Kandil, donde se encuentra asentada la comandancia general del PKK. Ante esta situacin, la guerrilla kurda levant el alto el fuego que mantena con el objetivo de propiciar un dilogo de paz y reinici los ataques contra el Ejrcito turco. El principal comandante de la insurgencia, Cemil Bayik, declar que los combatientes de PKK nunca entregarn sus armas ni se retirarn de Turqua, mientras Ankara siga con sus operaciones contra posiciones en el norte de Irak. Bayik reclam adems la mediacin de Estados Unidos para detener la represin del gobierno turco.

El avance militar del gobierno turco sobre el movimiento kurdo hasta el momento tuvo como consecuencia el arresto de al menos 2.000 militantes y simpatizantes del HDP, la represin y quema de aldeas y poblados en el sureste del pas, y el asesinato de 440 guerrilleros y guerrilleras desde julio.

La arremetida de la administracin tiene al menos dos razones concretas: el eleccin histrica realizada por el HDP en los comicios del pasado 7 de junio y el afianzamiento de la revolucin en el norte de Siria, encabezada por las milicias YPG/YPJ.

En el primer caso, el HDP obtuvo 80 diputados (quedando como tercera fuerza) y el AKP perdi la mayora en el Parlamento, algo que trunc los planes de Erdogan para redoblar sus polticas neoliberales. Debido a esto, el gobierno de Ankara no puedo alcanzar un gobierno de unidad y el 1 de noviembre se realizarn nuevos comicios, en las cuales el AKP podra recibir otro duro golpe.

En el segundo caso, la postura de Erdogan siempre fue clara: apuntar sus caones para desbaratar el proceso poltico que se desarrolla en el norte de Siria. Para esto, el mandatario se vali de todo lo que tuviera a mano: bloquear la frontera, financiar y armar al Estado Islmico e impulsar el derrocamiento del presidente sirio Bashar Al Assad.

Desde hace ms de dos aos, las fuerzas de las YPG/YPJ vienen afianzando su poder en el norte de Siria (Rojava), aplicando formas de autogobierno y combatiendo contra los mercenarios del Estado Islmico (EI). Aunque Erdogan declar en varias oportunidades que nunca permitira que la insurgencia controlara la zona, los pueblos de esa regin (que incluye a kurdos, rabes, asirios, chechenos, entre otros) mantienen una fuerte resistencia contra los ataques del EI, al mismo tiempo que aceleran la construccin de nuevas administraciones, basadas en la democracia, las asambleas populares e incipientes modelos econmicos cooperativos, pese a la destruccin y las masacres cometidas por los seguidores del autoproclamado califa Abu Bakr Al Baghdadi.

Los reveses del Estado Islmico dados por las YPG/YPJ y el Ejrcito sirio dejan a la deriva el proyecto de Erdogan de posicionarse como lder absoluto en la regin, pregonando un modelo islmico vinculado a la ideologa de los Hermanos Musulmanes que incluye polticas neoliberales y represivas-.

El anuncio de Ankara sobre combatir al Estado Islmico todava espera concrecin. Aunque el lunes el canciller turco, Mevlut Cavusoglu, declar que su gobierno y Estados Unidos preparan una operacin area integral contra los mercenarios del EI, la realidad de este plan es, por lo menos, difusa.

Cmo esperar entonces que el gobierno de Turqua -que instal hospitales en la frontera con Siria para asistir a los terroristas-, ahora combata al Estado Islmico, al cual apaa y financia?

La decisin de Erdogan de bombardear al PKK y abrir las bases militares de su pas a Estados Unidos tiene la simple explicacin de blindar su poder y forzar, a fuego y sangre, su objetivo de posicionarse como lder en la zona y desbaratar cualquier intento democrtico en la regin.


Fuente original: http://www.marcha.org.ar/bombardeos-y-represion-o-la-politica-desesperada-de-erdogan/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter