Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-09-2015

Crisis, importacin, dlares, inflacin-escasez y el default inevitable

Manuel Sutherland
Rebelin


La situacin econmica del pas es muy grave. La inflacin ms alta del mundo (68,5%, 2014), dficit fiscal de dos dgitos, cada del 60 % de los precios del petrleo, el riesgo pas a la inversin internacional (RP) ms alto del globo (JP EMBI+ 2400 puntos, 2015), la estrepitosa cada del PIB (cerca del 4 % en 2014), la cantidad de divisas operativas en las reservas internacionales ms baja del decenio y una tremebunda escasez de toda clase de bienes y servicios. A ello se le suma la fuga de capitales ms fuerte del planeta. Ante ese deslucido panorama se erige la certeza de que la situacin puede ser mucho ms grave. Podemos brevemente ver algunas aristas de los inconvenientes ms severos y de las posibles medidas obreras o capitalistas para luchar contra la crisis.

La economa venezolana est en manos del sector privado

La idea que se vende en el mundo es que el gobierno bolivariano ha estatizado casi toda la economa. Pero esto no es ms que una falacia que se adorna con una supuesta necesidad de privatizar para mejorar, ya que segnultraliberalesy anarquistas, todo Estado es ineficiente por definicin. Si aguzamos la vista, notamos que en pases como Suecia y Finlandia el sector estatal puede rozar el 70 % del PIB, en el mayor de sus picos histricos (World Bank) y en esos pases las empresas estatales son ejemplos mundiales de eficiencia, calidad y rentabilidad.En el grfico uno, podemos ver que el sector pblico es apenas 0,37 % ciento ms grande en 2014 que en 1999, primer ao del gobierno bolivariano. El guarismo es bastante interesante, ya que siendo el Estado dueo de la empresa que genera el 95 % de las divisas que ingresan al pas (PDVSA, ao 2012), y viendo que esta empresa a quintuplicado sus ingresos, sera normal una fuerte elevacin del sector pblico. Ms eso no ha sucedido.

 

Grfico 1: Participacin sectorial del PIB  

Imgenes integradas 1

 

El empresariado local nos arruina gracias a su devastador dficit comercial

Siendo el Estado muy grande, se deja vender la idea de que existe una burguesa productiva y eficiente. Ms all de exmenes exhaustivos de los los rubros que ac se producen, se puede notar que la totalidad de empresas privadas en Venezuela (en manos de capitalistas venezolanos y extranjeros) genera apenas entre el 2 % y el 4 % de las divisas que ingresan al pas. Aunque forjan una parte microscpica de las exportaciones, estas empresas gastan una parte mayoritaria de las importaciones totales. Al generar pocas divisas y gastarlas que el Estado les vende a precio preferencial, generan un dramtico: dficit comercial externo, debido a que por su extrema ineficiencia no pueden insertarse en el mercado mundial, vender mercancas y generar divisas por su cuenta. Ello tiende a arruinar al pas de manera inexorable. En el pico de esta dolorosa relacin, el sector privado de la economa gener apenas 2 mil millones de dlares, y se gast (importaciones FOB) ms de 30 mil millones de dlares (2012), es decir, gast ms de 15 veces lo que produjo. En el 2008 el dficit privado medido a travs de las importaciones CIF, roz los 40 mil millones de dlares, el equivalente a 26 puentes sobre ro Orinoco 25 lneas 5 del metro de Caracas.

A continuacin podemos ver un grfico que ilustra el dficit comercial de nuestra querida, contaminada y nica burguesa local:

 

Grfico 2: Dficit externo del sector privado en Venezuela

 

Un caso especial en este dficit comercial externodel sector privado en Venezuela, lo representa el caso del caf. Dicho rubro ha recibido ingentes crditos estatales a tasas de inters diminutas y plazos de pagos muy favorables. Siendo mayora los pequeos productores, los beneficiarios de los generosos prstamos han cesado completamente de exportar y junto con las empresas estatales han aumentado las importaciones FOB de caf en ms de 8 mil 200 por ciento (2003-2013) (INE). Dicha importacin se vio relacionada con una escasez que el BCV reconoci en 94 % (enero de 2014). Adicionalmente, los interesantes ingresos en divisas por la exportacin de caf desaparecieron. La cada en la exportacin de caf fue de 99,61 % (INE, 1999-2014).

 

Grfico 3, la cada en las exportaciones de caf

 

La enorme sobrevaluacin del tipo de cambio, es decir, que el Estado vende dlares muy baratos a quienes eran productores, fue un impulso para que fueran migrando al sector de la importacin, es decir, al campo de apropiarse la renta petrolera a travs de la compra de divisas preferenciales, el negocio ms lucrativo del planeta. En el grfico 3, vemos la importacin de caf y su incremento de ocho mil doscientos por ciento.

 

Grfico 4: La importacin de caf (FOB)

Quizs el caso ms impresionante de la importacin con sobrevaluacin y adems fraudulenta, lo representa el caso de las medicinas. Si vemos el grfico 4, podemos observar el crecimiento exponencial de lo que se ha pagado por concepto de importaciones de frmacos, protagonizadas por grandes empresas transnacionales que supuestamente importan insumos para elaborar medicamentos. Empresas como PFIZER, MERCK y P&G, encabezan la lista de las mximas beneficiadas por la entrega de divisas preferenciales que realiza nuestro munificente gobierno. Dichas empresas han multiplicado por 11 (once) el costo de su importacin total (barra roja) pero disminuido en 87 % la cantidad de mercancas que traen (barra azul) ao 2014-.

 

Grfico 5, el fraude en la importacin de frmacos (volumen y costo (FOB))

 

En la tabla 1, a continuacin, podemos ver el devenir detallado de esta incoherentesituacin.

 

Tabla 1, importacin de frmacos (FOB), para aos seleccionados

Nuestra burguesa lleva bastante tiempo ejecutando este negocio. Sin ninguna atricin, ha importado ms de 354 mil millones de dlares (INE, 2003-2013). Desdichadamente aquella medusa que llaman: opinin pblica, est convencida que la escasez y desabastecimiento se debe a la insuficiencia en la distribucin de divisas. Por ende la solucin del sentido comn mercantil es: el gobierno debe vender ms y ms fluidamente las divisas a los importadores. Cuando precisamente dicha venta fluida y en ganga, ha llevado al pas a la bancarrota.

La chiflada impresin de dinero inorgnico y la va hacia la repblica de Weimar

Los enormes huecos fiscales que dejan subsidios suicidas como el de la gasolina, que segn el mismo estado se vende 35 veces por debajo de su costo de produccin, y el brutal dficit comercial de nuestros capitalistas, han llevado al gobierno a monetizar el dficit fiscal imprimiendo cantidades de dinero que exceden en mucho a las necesidades reales de la economa. La fabricacin de dinero inorgnico en Venezuela ha roto verdaderos paradigmas por la brutalidad con que se ha hecho.

Si bien la economa se ha expandido, de 1999 a 2013 creci en casi 50 % [i] ((BCV), 2014) , podemos apreciar, segn el grfico a continuacin, que la base monetaria (dinero que emite el Banco Central de Venezuela (BCV)) ha sido incrementada en 17.000 por ciento para el perodo que abarca de 1999 a inicios de 2015 ((BCV), 2014) . Una expansin tan grotesca es evidentemente nociva para cualquier economa, y sobre todo para la clase obrera. La emisin de dinero sin respaldo de manera efusiva, crea un deterioro evidente del poder adquisitivo de la moneda con respecto a otras (depreciacin del tipo de cambio) y con respecto a otras mercancas (inflacin). El hecho de que Venezuela tenga por segundo ao consecutivo la inflacin ms alta del planeta no es un hecho accidental. Ms grave es que los obreros que devengamos salarios en bolvares,observamos que el incremento de la generalidad los precios es mucho mayor al que refleja el ndice Nacional de Precios al Consumidor (INPC). Por ello las cadas oficiales en los ndices del salario real son mucho menores de lo que deberan ser en realidad.

 

Grfico 6, el aumento de 17 mil por ciento en la base monetaria

 

La burguesa se arruina con la miseria acelerada de la clase obrera

La abrupta cada de los precios del petrleo empeora drsticamente el panorama que mostramos anteriormente. Teniendo la fuga de capitales ms alta del planeta y cerca de un 75 % de fraude en la importacin de mercancas, es natural que la escasez se agudice. Si los dlares entran en menor proporcin y se escurren con cada vez mayor velocidad, es normal que el tipo de cambio se deteriore con fuerza. La depreciacin del tipo de cambio paralelo (dlar today-Ccuta) incide directamente en los precios de las mercancas importadas: materias primas, insumos, manufacturas terminadas, maquinaria etc. Siendo la cotizacin de dlar today-Ccuta, la que sirve de referencia al empresariado para fijar sus precios, es obvio que los precios de las mercancas se van a disparar dejando en una minscula gota el aumento de salarios decretado hace poco tiempo. La baratura del bolvar sirve de perlas al gigantesco contrabando que protagonizan mafias que sustraen mercancas subsidiadas en Venezuela para llevarlas a Colombia. Ello aumenta la escasez y por ende aumenta los precios. Dicha espiral destruye por completo el salario real.

Si el 99 % de las decenas de miles de bienes tienen precios correlacionados con la cotizacin de dlar today-Ccuta, y si sta se depreci en seis meses en alrededor de 400 %, es evidente que los precios se cuadruplicarn tarde o temprano. Esto lejos de hacer felices a los empresarios, como lo afirma la insensata y absurda ideologa de la guerra econmica, tiene que tender a quebrarlos, ya que no pueden traspasar los costos a sus asalariados clientes. A ver, si hace tres aos una botella de vino se venda en 45 bolvares en un abasto, y el salario mnimo rondaba los 3600 Bs, un obrero poda adquirir 80 botellas de vino. A 2015, el salario mnimo integral ronda los 11300 Bs. y la botella ms barata de vino ronda los 3.500 Bs., con ese salario slo se podra adquirir 3,22 botellas. Ello representa una cada del 96 % del poder adquisitivo de la clase obrera. Eso hace que al obrero le sea imposible comprar vino, el empresario deja de vender botellas y su ganancia se viene al suelo. Luego debe despedir a sus obreros y cerrar su negocio. Eso que pasa con el vino sucede con el 99 % de los bienes de la economa que se rigen por la dinmica Dlar-Ccuta.

Peor an, la velocidad de depreciacin del bolvar impide reponer inventarios, ya que los incrementos de precios de precios son tan fuertes que no permiten volver a comprar las mercancas que otrora se adquirieron. Eso redunda en escasez y precios ms altos. Esta espiral mortal se traga a la economa sin remedio y hunde a la clase obrera en un lodazal de miseria que la impele a la realizacin de actividades propias del lumpen: bachaqueo, delincuencia, contrabando, prostitucin, corrupcin etc.

Default a la vista, medidas a favor de la clase obrera o en su contra

Como he explicado en mi programa de radio (economa obrera), la situacin de prximos vencimientos de bonos de la deuda este ao (alrededor de 5 mil millones de dlares) y el ao prximo (aproximadamente 20 mil millones de dlares), hace que para el 2016 el default sea un escenario bastante probable. Ante esa perspectiva las medias tintas, caminos moderados, soluciones salomnicas y dems brebajes muestran su esterilidad. La catstrofe econmica actual no tiene precedentes en la historia del pas. Por ello, las medidas que se requieren para enfrentarla no tienen parangn en la historia de la repblica. Lo drstico y radical de las medidas est por encima de cualquier magnitud que podamos imaginar. Si recordamos nuestra gravsima crisis de 1989, vemos que el estallido social (el 27 F) se prende por un aumento de la gasolina de 100 %. El aumento de la gasolina que se plantea en la actualidad es de 3500 %, con lo cual al menos se podran recuperar los costos operativos bsicos.

Ahora bien, lejos de discutir la dantesca magnitud de las medidas a ejecutar, lo que est en juego es hacia donde apuntaran dichos ajustes. Es decir, si el acomodo de la economa va en contra de la clase capitalista (expropiaciones de las grandes empresas, cesacin de pago de deuda externa e interna, estatizacin de la banca y del comercio exterior, etc.) o si va contra la clase obrera (dolarizacin, ultra devaluacin, despedidos masivos, reducciones de pensiones y salarios, privatizaciones masivas, represin policial-militar, etc.). Eso es lo que est en juego en estos momentos.

Lamentablemente la izquierda marxista es diminuta y tiene todas las de perder ante la yunta que forman la derecha tradicional y el reformismo progresista bien acomodado burocrticamente, que se hace la vista gorda ante la crisis (negndola o hundindose en el delirio de la guerra econmica/conspiracin mundial). La miseria de lo posible empuja al pas al plan de ajuste estructural ms drstico en la historia econmica contempornea. Los rastreros y viles acuerdos firmados por el progresista Tsipras, seran una comiquita con lo que se nos puede venir encima.

 Manuel Sutherland

Centro de Investigacin y Formacin Obrera (CIFO_ALEM)

[email protected] 31/08/2015 [email protected]

 

Referencias

(BCV), B. C. (21 de mayo de 2014). Obtenido de www.bcv.org.ve: http://www.bcv.org.ve/c2/indicadores.asp

(INE), I. N. (Diciembre de 2012). Recuperado el 10 de Junio de 2015, de www.ine.gov.ve

World Bank . (s.f.). Recuperado el 19 de Julio de 2015, de http://www.worldbank.org/:http://www.worldbank.org/en/country/sweden


[i] PIB medido a precios constante en base a 1997

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter