Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-09-2015

La crisis de liderazgo en Palestina: destruy Abbas la democracia palestina?

Ramzy Baroud
Middle East Monitor

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Las crisis de liderazgo a lo largo de toda la historia palestina no comenzaron con Mahmoud Abbas y, por desgracia, es poco probable que terminen con su partida. Aunque es probable que Abbas haya hecho ms dao a la credibilidad de los dirigentes palestinos que cualquier otro lder en el pasado, l tambin es un subproducto de un proceso de fraude poltico que se inici mucho antes de su expirada presidencia*.

El anuncio imprevisto de Abbas del 27 de agosto de que, junto con algunos otros dirigentes, renunciar al Comit Ejecutivo de la Organizacin de Liberacin de Palestina (OLP) y su llamado a una sesin de emergencia del Consejo Nacional Palestino (CNP)** son testimonios de su mala gestin. Ms an, muestran su total desprecio por las exigencias mnimas de un liderazgo responsable.

Al igual que su predecesor, Yasser Arafat, Abbas ha usado la OLP y a sus distintas instituciones, ahora casi extintas, como su patio trasero poltico personal, al pedir a los miembros del CNP votar unas agendas predeterminadas y decididas, y utilizar una y otra vez los cargos en el Comit Ejecutivo de la OLP como forma de castigo y recompensa.

Ahora, a la edad de 80 aos, Abbas obviamente est preocupado por su legado, el destino de la OLP y la Autoridad Palestina (AP), una vez que se haya ido. Sea cual sea la maniobra poltica que haya planeado para el futuro (incluyendo la seleccin de los nuevos miembros del Comit Ejecutivo, que ser supervisada por l y por sus aliados), es poco alentadora. Segn el acuerdo de unidad firmado entre la faccin de Abbas, Fatah, y Hamas, se estableca como prioridad fundamental la reestructuracin de la OLP como requisito previo para incluir tanto a Hamas como a Yihad Islmica en un organismo palestino unificado y relativamente representativo.

Bueno, eso ya no es una prioridad fundamental. Hamas est furioso con el llamado de Abbas para volver a convocar al CNP para una sesin de dos das que se celebrar en Ramallah , Cisjordania, el prximo mes. El Movimiento con sede en Gaza pide a las facciones palestinas que no participen . De cualquier manera est garantizada una mayor desunin palestina.

Ahora que la unidad sigue siendo difcil de alcanzar, Hamas est buscando sus propias alternativas para romper el asedio de Gaza mediante la realizacin de lo que se describe como "conversaciones indirectas" con Israel a travs del tristemente clebre ex primer ministro britnico, Tony Blair. Segn se ha informado, este personaje se ha reunido con el lder de Hamas, Khaled Meshaal, en ms de una ocasin. Las discusiones incluyeron un alto el fuego a largo plazo entre Hamas e Israel a cambio de la autorizacin de un paso martimo seguro donde los palestinos de Gaza puedan disfrutar de cierto grado de libertad, sin pasar por el asedio y las restricciones de Israel y Egipto.

Huelga decir que si los informes sobre el papel de Blair en las negociaciones indirectas y las intenciones de Hamas son exactos, sera una gran locura . Por un lado, la inclinacin de Blair por Israel le descalifica para el papel de mediador honesto. Por otro, la eleccin entre resistencia o tregua no es una decisin poltica pueda determinar una sola faccin, independientemente de lo grandes que sean sus concesiones o de lo fiables que sean sus intenciones.

Adems, Abbas no est en posicin de criticar a Hamas por sus conversaciones con Blair. Es particularmente hipcrita que Abbas y su partido estn acusando a Hamas de burlarse de la unidad y el consenso palestino mientras que tanto Abbas como Fatah han contribuido a los males polticos de Palestina ms que cualquier otro lder o faccin en el pasado. De hecho, mientras que Gaza subsista y sufra terriblemente bajo un prolongado asedio y guerras sucesivas israeles, Abbas manejaba su equipo de la Autoridad Palestina en Ramallah con el pleno consentimiento del Gobierno de Israel. Sigui funcionando imperturbable la denominada coordinacin de la seguridad, cuya finalidad principal era aplastar la resistencia palestina en Cisjordania.

Esto es lo que el comentarista poltico israel, Raviv Drucker, escribi en Haaretz en un artculo que en el que reprenda al primer ministro israel, Benjamin Netanyahu, por no apreciar el valor de Abbas: "Ni nuestros mayores genios de alta tecnologa que trabajan en los laboratorios ms sofisticados habran podido inventar un socio palestino ms cmodo. Un lder sin nadie a la izquierda de l en la arena poltica palestina y que cuando su enemigo, Israel, bombardea a su pueblo en Gaza sale con una declaracin criticando a los que secuestran a los soldados israeles".

Abbas ha mostrado poca compasin por Gaza. Tampoco demostr respeto alguno por el pueblo palestino ni ha llevado a cabo un trabajo sincero destinado a hacer de la unidad palestina su principal prioridad. Ms bien afirma que est activando al CNP al convocar a sus casi 700 miembros, no para discutir sobre la intensificacin de la crisis palestina (desde Gaza a Jerusaln y Yarmouk) sino ms bien para tramar otro arreglo que le beneficie a l y a sus compinches.

Sin embargo, esta crisis de liderazgo precede a Abbas.

La primera reunin del CNP se celebr en Jerusaln en 1964. Desde entonces y desde hace aos, a pesar de los muchos defectos del Parlamento, cumple una misin importante. Fue una plataforma para el dilogo poltico palestino y con los aos ayud a definir la identidad nacional palestina y sus prioridades. Pero poco a poco, a partir de las elecciones de Arafat como el jefe de la OLP en febrero de 1969, el CNP dej de ser un Parlamento y se convirti ms o menos en un sello de goma poltico que valida todas las decisiones tomadas por la OLP de Arafat y, en concreto, su faccin Fatah.

Esto se ha puesto de manifiesto en repetidas ocasiones a lo largo de la historia con varios ejemplos prominentes:

El 12 de noviembre de 1988 el CNP se reuni en Argel para aprobar una estrategia poltica basada en las Resoluciones de la ONU nmeros 242 y 338, la usual condicin que impone Estados Unidos para atraer a la OLP. Al final de la deliberacin y basndose en aquella aprobacin Arafat anunci un Estado palestino independiente establecido en los territorios ocupados, con Jerusaln Oriental como capital.

A pesar de esto, EE.UU. todava argument que la declaracin del CNP no implicaba la aceptacin incondicional de la Resolucin 242, de ah que presionara a Arafat para que hiciera ms concesiones. Arafat vol a Ginebra y se dirigi a la Asamblea General de la ONU el 13 de diciembre de 1988, ya que EE.UU. se haba negado a concederle un visado de entrada para hablar en la sede de la ONU en Nueva York. Se esforz en ser an ms especfico.

Sin embargo, EE.UU. mantuvo su posicin y al da siguiente oblig a Arafat a reiterar las mismas declaraciones anteriores, en esta ocasin con la renuncia explcita de "toda forma de terrorismo, incluidos el terrorismo individual, de grupo o de Estado".

Esta no fue la nica vez que el CNP y sus respetados miembros se vieron arrastrados a las apuestas polticas de los lderes palestinos. En 1991 votaron a favor de negociaciones directas en Madrid entre los palestinos e Israel slo para ser engaados por Arafat, que negoci un acuerdo secreto en Oslo que haca caso omiso al consenso palestino. Se convoc una vez ms el CNP en Gaza en 1996 para omitir aquellas partes de la Carta Palestina que consideraban inaceptables Netanyahu y el entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton. Mientras votaba el Consejo Nacional Palestino, Clinton, presente en la reunin , asenta con la cabeza mostrando su acuerdo.

Pero a diferencia del uso indebido que hizo Arafat de la democracia y de su manipulacin del CNP (que ya no es representativo o es francamente irrelevante con su actual maquillaje funcional), el juego de Abbas es an ms peligroso.

Arafat utiliz el Consejo para ratificar o impulsar su propia agenda, que l consideraba errneamente conveniente para los intereses palestinos. La agenda de Abbas, sin embargo, es completamente personal, totalmente elitista y totalmente corrupta. Peor an, llega en un momento en el que la unidad palestina no es slo una cuestin de estrategia inteligente, sino que es fundamental ante el posible desmoronamiento de todo el proyecto nacional palestino.

No hay duda de que ha llegado el momento de que Abbas salga de la escena. Eso podra o bien convertirse en una transicin hacia otro legado lamentable de un liderazgo palestino no democrtico o bien podra ser una oportunidad para los palestinos , hartos de la corrupcin endmica, del tribalismo poltico y del fracaso generalizado, para dar un paso adelante y desafiar el colapso moral de la Autoridad Palestina y la farsa de la "democracia" interesada de facciones e individuos.

Notas de la traductora:

* Recordemos que el mandato de Abbas como presidente de la Autoridad Palestina termin oficialmente en enero de 2009.

** Como explica el autor ms abajo, el Consejo Nacional Palestino es el equivalente al parlamento palestino.

Ramzy Baroud ha estado escribiendo sobre el Oriente Medio durante ms de veinte aos. Es columnista internacional, consultor de medios de comunicacin, autor de varios libros y fundador de PalestineChronicle.com. Su ltimo libro My Father Was a Freedom Fighter: Gazas Untold Story (Pluto Press, London) . Su sitio web es: www.ramzybaroud.net .

Fuente: https://www.middleeastmonitor.com/articles/middle-east/20733-palestines-crisis-of-leadership-did-abbas-destroy-palestinian-democracy

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter