Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-09-2015

Juzgar a Espaa?

Iaki Gil de San Vicente
Rebelin


S, juzgar al Estado espaol eso es lo que nos propone Askapena. En estos momentos en los que lo polticamente correcto es el lenguaje melifluo, ciudadanista e institucionalizado, aparece Askapena, llama a las cosas por su nombre y propone una tarea concreta y verificable: hay que organizar juicios populares contra el criminal imperialismo espaol. As, este reconocido colectivo internacionalista de ms de 25 aos de historia inserto en el movimiento popular vasco, da la vuelta a la represin espaola que quiere echar a la crcel durante seis aos a cinco voluntarios del internacionalismo abertzale e ilegalizar sus tres organizaciones admiradas por su efectiva coherencia democrtica. Da la vuelta a la represin porque, en vez de sentarse pasivamente en el banquillo de los acusados, se pone en pie y acusa al imperialismo espaol, y no slo dentro de la Sala sino en la plaza pblica mediante juicios populares.

Bello concepto: juicio popular. Chernishevski vino a decir que la belleza se expresa en la lucha por la vida plena. Marx opinaba lo mismo: el ideal de vida es la lucha y lo estticamente bello es la praxis, por eso redact El Capital como un todo esttico. Pese a sus diferencias formales la verdad y la belleza tienen una identidad bsica: son radicales, van a la raz de las contradicciones y de los sentimientos. Lenin argument que hay que ser tan radical como radical es la vida, mientras que Sartre reconoci que siempre que se haba equivocado haba sido por no saber llegar a la raz del problema. Esta dialctica nos descubre el porqu de la unidad de fondo entre el impacto emocional y esttico de la revolucin einsteiniana expresada en E=MC2 y el impacto tico y esttico de los juicios populares de la Cuba Liberada contra los torturadores batistianos: la belleza moral de las mujeres violadas juzgando en la plaza pblica a sus torturadores en base a la directa democracia socialista.

Askapena ha recuperado las asambleas de los pueblos comunales, y la enriquece en nuestra Euskal Herria y en otras naciones donde tambin van a realizarse. No se puede negar su oportunidad ahora que asistimos avergonzados e impotentes a la pasividad racista de la justicia burguesa frente a las centenares de miles de refugiadas y refugiados que buscan protegerse de las atrocidades provocadas por el imperialismo y la OTAN en pueblos circundantes a la UE. Pero los juicios populares tienen objetivos ms precisos y de ms largo alcance histrico: cmo se ha incrementado la naturaleza criminal del imperialismo espaol a la par que se expanda la OTAN desde su creacin en 1949 para destrozar a la URSS, al movimiento obrero europeo y al socialismo mundial.

La supervivencia de la dictadura franquista oficialmente hasta 1978 y luego en el subsuelo del oxmoron de la monarqua democrtica hasta ahora mismo se debe a la OTAN. El imperialismo espaol se hizo democrtico modernizando sus fuerzas represivas gracias a la OTAN y simultneamente al retroceso de la democracia burguesa en la UE: Grupo Trevi, Schengen, Europol, militarizacin policial y en la policializacin militar, medidas represoras preventivas y activas impuestas, simultneas a las polticas monetaristas y neoliberales que tambin se aplican contra las clases y pueblos explotados. La OTAN, con sus organizaciones poltico-militares, culturales y mediticas secretas, de las cuales la Red Gladio es slo una muestra, es inseparable de este retroceso general de las libertades y derechos que tambin se padecen en el Estado espaol. Con la implosin de la URSS la OTAN ampla sus objetivos no slo invadiendo Irak en 1991, Yugoslavia en 1999, etc., sino fundamentalmente de cara a la imposicin a los pueblos y Estados del declogo neoliberal del Consenso de Washington de 1989: la OTAN pasa de ser la defensora de la democracia en Europa, a ser la defensora de Occidente en el mundo. Todo lo que sea resistirse al neoliberalismo es oponerse a Occidente y a su civilizacin: esta es la excusa ideolgica que explica el fracasado intento de golpe de Estado de 2002 contra la Venezuela bolivariana, la extensin hacia el Este de las bases de la OTAN mediante las revoluciones naranjas desde 2004 anunciando lo que ser el impulso al militarismo neofascista en Ucrania, etc.

La novedosa gravedad de la crisis desatada en 2007 en EEUU, corazn y cerebro del imperialismo, y su rpida extensin a la UE para 2008-09 abre otra fase de la OTAN en la que su esencia poltica real desde 1949 queda definitivamente al descubierto. En 2010 la OTAN reconoce oficialmente que la lucha contra la insurgencia interna y externa es un objetivo central. A partir de aqu no hay problema alguno para comprender quin estaba debajo de los rumores de golpe militar en Grecia en noviembre de 2011; quin atac a Libia en 2011 forzando la balcanizacin del Centro y Norte de frica y de Oriente Medio; quin presion en 2012 para que Alemania aceptase que su ejrcito poda intervenir en la poltica interna del pas y cmo ha procedido a reprimir la revuelta social de Hamburgo de invierno de 2013-2014, quin establece de bases militares en el Este europeo; quin dirige la guerra meditica y simblica contra libertades y derechos en la UE; quin subvenciona e impulsa al neofascismo y al racismo; quien organiza las grandes maniobras militares de 2015; quin presiona desde dentro del reformismo de Syriza para claudicar ante euroalemania y el capital financiero transnacional.

Los juicios populares contra el Estado espaol lo son tambin contra el brazo militar del imperialismo, la OTAN, que cuando quiere nos bombardea las Brdenas en sus entrenamientos, como va a volver a suceder dentro de muy poco. Juzgar a la OTAN es poner al descubierto la lgica del capitalismo, sus tendencias fuertes, lo que abre la va a varias reflexiones urgentes en estos momentos, de las cuales slo nos ceiremos a las dos ms necesarias. Una de ellas es que la prdida de independencia real de los Estados formalmente soberanos no afecta slo al vasallaje financiero y econmico, etc., sino tambin a su soberana militar al viejo estilo. La extrema derecha de cada Estado, que lo admite con la boca pequea, encuentra en esta tendencia objetiva un argumento para su nacionalismo reaccionario y racista en sus pugnas interburguesas y en su anticomunismo, exigiendo ms y ms gastos militares. La conciencia internacionalista no resiste estas presiones y se refugia en la pasividad individual de la cibermilitancia desconectada de toda lucha estratgica en el interior de los pueblos.

Y aqu surge la segunda reflexin: qu internacionalismo es necesario en la UE y contra la OTAN; por ejemplo, cmo ayudar al pueblo griego defraudo por el reformismo pro sionista y otanista de Syriza y desconcertado ante la tendencia al alza del fascismo de Amanecer Dorado en franjas de la juventud. Y a la inversa, qu consejo y ayuda debemos pedir a la izquierda griega que puede aportarnos mucho sobre la degeneracin burocrtica. Qu puede decirnos sobre el papel subterrneo de la OTAN en la derrota del pueblo. Sin duda, la tragedia griega es traumtica para quienes crean contra toda evidencia racional que la OTAN y la UE pueden ser controladas con bozales democrticos. Los juicios populares contra la naturaleza poltico-militar de la UE y del Estado espaol deben ser tan radicales como destructores son sus imposiciones a los pueblos indefensos. Estudios oficiales indican que un cuarto de las y los europeas estn en riesgo de pobreza, cantidad que aumenta desde 2008, el 10% acumula el 69% de la riqueza mientras que el 40% ms pobre slo posee el 1%.

Los juicios populares servirn para demostrar que el empobrecimiento social, cultural y democrtico es inseparable de la expansin de la OTAN y que el bloque de clases dominante en el Estado espaol ha entregado su independencia nacional a la OTAN para que sta le garantice la Unidad de Espaa.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter