Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-09-2005

Los iraques a Bush: Dnde qued todo nuestro dinero?
Un intenso repaso a la corrupcin norteamericana en Iraq

Evelyn Pringle
CounterPunch

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


He llegado a la conclusin de que incluso si llego a vivir 100 aos, jams podr rastrear a cada logrero relacionado con Bush involucrado en este artilugio de la falsa guerra contra el terror. Segn un informe publicado en marzo de 2005 por Transparency International (TI), una organizacin internacional que se concentra en temas de corrupcin, Irak podra convertirse en el mayor escndalo de corrupcin de la historia.

 

Puedo ver todo tipo de niveles de corrupcin en Irak, dijo el colaborador en el informe Reinoud Leenders al Christian Science Monitor, comenzando con funcionarios de mala muerte que piden sobornos para procesar un pasaporte, hasta contratistas que suministran trabajo de pacotilla, y el tipo de corrupcin de alto nivel que implica a ministros y a altos funcionarios que asignan contratos a sus amigos y clientes.

 

Uno de los principales diez pillos tiene que ser Ahmed Chalabi. Antiguo banquero en Jordania, Chalabi se vio obligado a huir del pas en 1989 antes de que se le pudiera arrestar por su participacin en una estafa financiera de 200 millones de dlares. Ms tarde fue juzgado y condenado en ausencia, y sentenciado a 22 aos en prisin por ms de 30 cargos de robo, malversacin, abuso de fondos de depositantes, y especulacin con divisas.

 

Evidentemente, sin embargo, unos pocos antecedentes criminales no preocuparon a la pandilla de Bush, porque Chalabi fue uno de los primeros iraques llevados a Irak por el Pentgono durante la invasin de 2003, supuestamente para que pudiera solidificar su base poltica, que result ser ms o menos inexistente.

 

Ahora mismo, no puedo creer que alguien haya podido llegar a dudar del papel de Chalabi en la conspiracin para apoderarse de Irak. Estuvo metido desde el primer da, segn un informe del 17 de marzo de 2005 de Newsnight de la BBC que dijo: La administracin Bush hizo planes para la guerra y para el petrleo de Irak antes del 11-S, provocando una batalla poltica entre los neoconservadores y el Gran Petrleo. Personas informadas declararon a Newsnight que la planificacin comenz semanas despus de la toma del poder por Bush.

 

Un consultor de la industria petrolera nacido en Irak, Falah Aljibury, declar a Newsnight que particip en reuniones secretas en California, Washington y Medio Oriente. Describi un plan del Departamento de Estado para un golpe de estado forzado. Aljibury dijo que incluso haba entrevistado a sucesores potenciales para Sadam por cuenta de la administracin Bush.

 

Sin embargo, El plan preferido por la industria fue dejado de lado y en cambio se adopt otro plan secreto, escribi Newsnight, preparado justo antes de la invasin en 2003, que propona la venta de todos los campos petrolferos de Irak.

 

El plan de venta fue aprobado en una reunin secreta dirigida por el mismsimo Ahmed Chalabi, poco despus de la invasin de Bagdad, segn Robert Ebel, antiguo analista de Energa y de la CIA. Particip en la reunin en Londres a pedido del Departamento de Estado, declar Ebel a Newsnight.

 

Falah Aljibury asevera que lo que llev en ltima instancia a la insurgencia y a los ataques contra las fuerzas de ocupacin de EE.UU. fue el plan de vender el petrleo de Irak Presenciamos un aumento en los ataques con bombas contra instalaciones petroleras, oleoductos, basados en la premisa de que vena la privatizacin, inform.

 

Desde luego seguramente no fue positivo el que los iraques hayan sido obligados a contemplar como la fortuna de Halliburton aumentaba con dinero del Fondo de Desarrollo para Irak, a travs de la asignacin de 5 contratos sin licitacin, por parte de la Autoridad Provisional de la Coalicin, por sumas de 222 millones de dlares, 325 millones, 180 millones, y un total de 194 millones para los ltimos dos, que encontr por casualidad en una lista en el Apndice de un informe del 28 de julio de 2004 del inspector general de la CPA, intitulado Controles del manejo de efectivo del contralor respecto al Fondo de Desarrollo para Irak.

 

La oficina del inspector general de la CPA [CPA-IG por sus siglas en ingls] fue establecida por el Congreso el 6 de noviembre de 2003, para servir como un evaluador independiente, objetivo, de las operaciones y actividades de la CPA, segn el sitio oficial en la Red. La CPA-IG inform directamente al administrador Paul Bremer, aunque tuvo autoridad independiente para realizar auditoras e investigaciones independientes sin la aprobacin del administrador.

 

Un informe en enero de 2005, del inspector general de la CPA, Stuart Bowen, concluy que las autoridades de la ocupacin contabilizaron mal 8.800 millones de dlares en fondos iraques. La CPA no implement controles financieros adecuados, dijo Bowen.

 

Fue definitivamente un eufemismo. Un ex alto consejero de la CPA, Franklin Willis, compar Irak con el Lejano Oeste, diciendo que entreg un pago de 2 millones de dlares a una compaa, Custer Battles, en manojos de billetes.

 

Llamamos a Mike Battles y le dijimos: Trae una bolsa, dijo Willis en un testimonio ante el Congreso en febrero de 2005.

 

Custer fue diferente. Dos antiguos empleados que pasaron a ser informantes presentaron una demanda contra la compaa con una queja que deca entre otras cosas, que Custer Battles hizo una doble facturacin de salarios y repint las carretillas elevadoras de Iraqi Airways que encontr en el aeropuerto de Bagdad, para cuya seguridad haba sido contratada, y luego las volvi a alquilar al gobierno de EE.UU. Los dos antiguos empleados, Pete Baldwin y Robert Isakson, afirman que Custer estaf a la CPA por unos 50 millones de dlares.

 

Bush se apur en criticar a la ONU por millones de dlares robados del Programa de Petrleo por Alimentos bajo Sadam. Pero la CPA, como sucesores del Programa de Petrleo por Alimentos, alias Fondo de Desarrollo para Irak [DFI, por sus siglas en ingls], involucra la estafa de miles de millones de dlares.

 

Y Custer es slo uno de los contratistas corruptos. La investigacin de la CPA-IG que result en el Informe de Administracin de Fondos del Contralor, determin que cuando se trat de dinero en efectivo iraqu, no se mantuvo una contabilidad adecuada, la seguridad fsica fue inadecuada, los registros estaban incompletos, y las responsabilidades de los administradores de los fondos no fueron asignadas de modo adecuado.

 

Los auditores que participaron en la investigacin no pudieron cuadrar las declaraciones financieras del DFI, en gran parte por la decisin de la CPA de utilizar una contabilidad sobre la base de valores de caja, lo que es ms difcil de rastrear que una contabilidad basada en el criterio de lo devengado.

 

Los investigadores tambin establecieron que hubo una mala supervisin de los gerentes de fondos responsables por las transferencias de pagos. Al examinar 15 sitios de desembolsos, los auditores establecieron que los funcionarios no documentaron rutinariamente los adelantos a los agentes de pago, y los recibos. Por ejemplo, los funcionarios en 14 de los sitios ni siquiera mantuvieron un registro de ingresos. Al examinar 26 recibos pagados descubrieron que 25 no tenan facturas comprobantes y que en todos los 26 faltaba una o ms de las firmas exigidas.

 

Determinaron que de 400 millones de dlares disponibles para su desembolso, hasta 50 millones fueron entregados sin recibos apropiados. Durante el estudio, descubrimos que no haba recibos comprobantes para algunas facturas; que recibos fueron aprobados con limitadas explicaciones de los servicios o de los materiales recibidos, y que fondos fueron desembolsados por servicios que contradecan los gastos permisibles, dijo el inspector general en el informe.

 

Del mismo modo, una auditora avalada por Naciones Unidas concluy que no se han presentado explicaciones sobre el destino de aproximadamente la mitad de los 5.000 millones de dlares en fondos para la reconstruccin de Irak por males controles financieros, segn el Fondo de Desarrollo de Irak Informe Sobre Conclusiones de Hecho en Conexin con Desembolsos del 1 de enero de 2004 al 28 de junio de 2004, del Consejo Consultivo y de Control Internacional, en septiembre de 2004.

 

Hasta el verano de 2004, la CPA se neg a dar a conocer los nombres de las compaas que obtuvieron contratos pagados con fondos iraques. Aunque haba informacin disponible sobre los contratos financiados por EE.UU., no exista informacin disponible sobre las compaas pagadas con dinero iraqu. En agosto de 2004, terminaron por dar a conocer informacin sobre contratos evaluados en ms de 5 millones de dlares. Pero hasta la fecha, no se han publicado detalles sobre contratos por un valor de menos de 5 millones de dlares.

 

Un anlisis de los datos publicados en agosto de 2004, mostr que la CPA haba asignado un 85% de los contratos a firmas estadounidenses y britnicas. Por contraste, compaas iraques recibieron slo un 2% de los contratos pagados con fondos iraques.

 

Una informe de auditora del 18 de marzo de 2004 de la Oficina del Departamento de Defensa del Inspector General intitulado Contratos de adquisicin otorgados por la Autoridad Provisional de la Coalicin por el Comando de Contratacin para la Defensa Washington, determin que la CPA y su predecesora, la Oficina para la Reconstruccin y la Ayuda Humanitaria (ORHA, por sus siglas en ingls), haban soslayado los procedimientos federales de contratacin de los primeros das de la ocupacin.

 

La auditora estableci que no se siguieron las reglas federales de compra en 22 de 24 contratos otorgados por el Comando de Contratacin para la Defensa y que el personal del departamento de la defensa realiz un control inadecuado sobre ms de la mitad de los contratos; no realiz o apoy decisiones sobre la sensatez de los precios; y permiti actividad que estaba fuera del alcance de los contratos originales.

 

La auditora dijo que el Departamento de Defensa no puede estar seguro de que suministr la mejor solucin contractual o pag precios justos y razonables por los bienes y servicios adquiridos durante el proceso de reconstruccin.

 

Sin embargo, no slo la CPA no sigui las reglas de informacin del Departamento de Defensa, tampoco sigui sus propias reglas. La regulacin Nmero 2 exiga que la CPA contratara una firma de contabilidad pblica independiente para asegurar que el Fondo de Desarrollo de Irak era utilizado de modo transparente y en beneficio del pueblo iraqu.

 

Pero, en lugar de contratar a una firma de contabilidad pblica certificada, la CPA entreg el contrato de 1,4 millones de dlares a North Star Consultants, una firma de servicios financieros, para que revisara sus controles internos para el DFI. Finalmente, ni North Star, ni ninguna otra firma, realizaron alguna vez una revisin, porque el Contralor modific verbalmente el contrato y emple al contratista para realizar sobre todo tareas de contabilidad en la oficina del Contralor, dijo el informe.

 

Como reaccin ante el informe, la CPA afirm que el motivo por el que North Star no realiz una revisin fue que el contrato no fue firmado hasta poco antes de que la CPA fuera disuelta. Aunque reconoci que el contrato debera haber sido modificado para que reflejara el cambio, la CPA no se dio la molestia de explicar por qu otorg un contrato para revisar su control del DFI, si la organizacin estaba a punto de ser disuelta.

 

La verdad es que los deshonrosos procedimientos contables de la CPA dejaron todas las puertas abiertas al fraude, el derroche, el soborno, y la malversacin de fondos, y que nadie podr jams establecer qu es lo que ocurri exactamente con el dinero iraqu.

 

Persiste el hecho de que Halliburton recibi un 60% de todos los contratos pagados con dinero iraqu, incluso despus de que se demostr una y otra vez que sus proyectos involucraban fraude en todos los frentes, desde el pago de ms de 6 millones de dlares en comisiones clandestinas a un contratista kuwait, al cobro de tres veces ms comidas que las que la compaa sirvi realmente a los soldados; hasta el gasto de millones en lavado y en toallas con monogramas; hasta acumular costos conduciendo camiones vacos por doquier en Irak; hasta alquilar vehculos demasiado caros de oficinas de adquisicin kuwaites.

 

En 2003, Halliburton entreg gasolina a travs del subcontratista de Kuwait, Altanmia Commercial Marketing Company, por un precio promedio de 2,65 dlares por galn. En la primavera de 2004, el contrato fue anulado y el nuevo gobierno interino iraqu firm un contrato idntico con Lloyd Owens International [LOI], una compaa britnica que administra 700 camiones de 7 subcontratistas diferentes, lo que provoc el resentimiento de Halliburton contra la nueva compaa por haber perdido el contrato.

 

LOI, y su socio, Geotech Environmental Services of Kuwait, slo cobr 18 centavos por galn por transportar la gasolina a los mismos sitios.

 

Una audiencia por negligencia sobre Derroche, Fraude, y Abuso en Contratos del Gobierno de EE.UU. en Irak tuvo lugar el 27 de junio de 2005, dirigida por el senador Byron Dorgan de Dakota del Norte, presidente del Comit Poltico Demcrata.

 

Alan Waller, presidente de Lloyd Owens International, y su socio, Gary Butters, volaron a EE.UU. para testificar en la audiencia.

 

Waller dijo que durante el ao anterior, mientras trabajaba en el sur de Irak, haba encontrado a un solo trabajador de Halliburton y que cada gasolinera establecida para suministrar combustible a los iraques estaba en mal estado, incluyendo aquellas que supuestamente haban sido reparadas por Halliburton.

 

Como Lloyd-Owen entrega combustible a casi cada refinera o depsito en el sur de Irak, encontramos frecuentemente ejemplos de malos equipamientos, ningn equipamiento o quejas del personal iraqu, dijo Waller.

 

Waller y Butters declararon a los parlamentarios en la audiencia que cada maana los conductores de 120 camiones que hacen fila en la frontera entre Kuwait e Irak para entregar gasolina tienen que cruzar la frontera en la madrugada porque si esperan demasiado, empleados de KBR que patrullan la frontera durante el da, los someten a inspecciones exhaustivas y efectivamente detienen la operacin.

 

LOI tambin inform que el 9 de junio de 2005, un convoy de camiones de LOI que iba en camino a entregar materiales de construccin a una instalacin de refectorio de Halliburton en una base militar cerca de Faluya, fueron atacados y 3 conductores fueron presumiblemente muertos y seis camiones tuvieron que ser abandonados.

 

Los conductores sobrevivientes renquearon a una base militar, a la espera de obtener ayuda del personal de Halliburton que diriga la instalacin, pero en lugar de recibirla se les hizo el vaco. Cuando los conductores trataron de abandonar Irak, fueron atacados con una bomba al borde de la ruta y muri uno ms.

 

Waller dijo que los empleados de Halliburton recibieron instrucciones de no ayudar a los conductores y que la compaa no haba advertido a LOI que otros dos convoyes haban sido atacados en la misma rea durante la semana anterior.

 

Al comienzo de la audiencia, el congresista Henry Waxman, (demcrata de California), present un nuevo estudio basado sobre todo en informes confidenciales provenientes de la Agencia de Auditora de Contratos de Defensa (DCAA, por sus siglas en ingls).

 

El estudio revel que en general Halliburton haba recibido aproximadamente un 52% de los 25.400 millones de dlares que fueron pagados a contratistas privados en Irak. El 52% se dividi entre dos contratos diferentes. El primero, conocido como LOGCAP, deba suministrar apoyo logstico como ser cocinar y limpiar para las tropas, y fue subcontratado a trabajadores civiles, por lo que Halliburton haba recibido 8.600 millones de dlares.

 

Por el contrato LOGCAP cobr por sus costes reales, ms una comisin adicional de entre un 1 y un 3 por ciento, dependiendo de su efectividad.

 

El contrato Restauracin del Petrleo Iraqu [RIO por sus siglas en ingls] cubra la reparacin de los campos petrolferos iraques en el perodo subsiguiente a la invasin de 2003 e importaciones de combustible para el consumo. El contrato RIO ha sido completado y termin costando 2.500 millones de dlares. Un segundo contrato RIO est en vas de ejecucin.

 

Nueva evidencia de fraude y de abuso de contratos fue publicada justo antes de la audiencia y mostr que KHB:

 

1) Haba cobrado de ms o presentado facturas dudosas por cerca de 1.500 millones de dlares, casi cuatro veces el monto previamente revelado.

2) Haba perdido 12 bases prefabricadas por un valor de ms de 75 millones de dlares que podran haber albergado hasta 6.000 soldados.

3) Haba facturado 152.000 dlares por el suministro de una biblioteca para 2.500 soldados.

4) Haba facturado todo el tiempo de modo incoherente. Por ejemplo, los reproductores de vdeos cuestan 300 dlares en algunos casos, y 1.000 dlares en otros; la compaa factur un da 2,31 dlares por toallas y 5 dlares por las mismas toallas en otra ocasin.

 

Rory Mayberry, antiguo contratista de Halliburton, que trabaj en el refectorio de la mayor base militar en Irak, tambin testific en la audiencia. Mayberry dijo que la compaa cobr al gobierno por servir 20.000 comidas al da cuando en realidad estaba sirviendo slo 10.000, y que fue enviado a un puesto ms peligroso como castigo por hablar con los auditores.

 

En un testimonio grabado en vdeo, presentado en la audiencia, Mayberry declar que Halliburton suministraba a veces comida con caducidad vencida hace ms de un ao o que haba sido afectada por mala refrigeracin. Las pocas veces que los militares se negaron a aceptar la comida en mal estado, Mayberry dijo que se instruy a los camioneros que la entregaran a la prxima base en la esperanza de que escapara al examen.

 

Dijo que tambin Halliburton deba suministrar supuestamente 600 comidas a trabajadores turcos y filipinos en Irak, y que aunque KBR cobr por este servicio, no prepar las comidas. En su lugar, se sirvi a estos trabajadores los desechos de comida en cajas y bolsas de basura despus de que haban comido los soldados. Algunas veces no quedaron restos para alimentarlos, dijo.

 

Segn Mayberry, conductores iraques de convoyes con alimentos que llegaban a la base no reciban alimentacin. Se les daban Comidas Listas para Comer, con carne de cerdo, que no podan comer por motivos religiosos.

 

El resultado fue que los conductores robaban alimentos de los camiones, dijo.

La testigo estrella de la audiencia fue Bunnatine Greenhouse, antigua profesora de matemticas, que lleg a ser la empleada civil de ms alto nivel en el Cuerpo de Ingenieros del Ejercito, responsable de firmar los contratos para Irak. Testific que sus superiores la obligaron a firmar contratos sin licitacin para Halliburton la vspera de la invasin de Irak.

 

Present una queja contra sus superiores por acoso, pero el acoso no ha cesado. Dijo que abogados del Pentgono trataron de convencerla de que no testificara en la audiencia tres das antes de que sta comenzara.

 

He aceptado voluntariamente aparecer en esta audiencia en mi capacidad personal porque he agotado todos los caminos internos para corregir abusos contractuales que observ mientras serva a esta gran nacin como la ejecutiva superior de compras del Cuerpo de Ingenieros del Ejrcito de Estados Unidos, dijo Greenhouse. A fin de cumplir con mi juramente, tengo que revelar a miembros apropiados del Congreso abusos serios y continuos de contratos que no puedo encarar internamente, dijo.

 

Puedo declarar inequvocamente que el abuso relacionado con contratos asignados a KBR representa el abuso ms flagrante e indecoroso que he visto durante el curso de mi carrera profesional, dijo en su testimonio.

 

Miembros del Congreso en la audiencia mostraron una fuerte reaccin ante las revelaciones de Greenhouse.Este testimonio no slo exige vigilancia del Congreso clama por ella, dijo el senador Dorgan.

 

Sin embargo, no he odo de ninguna audiencia de vigilancia como reaccin al testimonio de Greenhouse. En su lugar, poco tiempo despus de la audiencia le el New York Times del 29 de agosto de 2005 que deca: Una alta funcionaria del Ejrcito que critic un gran contrato no-competitivo con la compaa Halliburton por trabajo en Irak, fue degradada el sbado por lo que el Ejrcito calific de mal rendimiento en su trabajo.

 

La funcionaria, Bunnatine H. Greenhouse," escribi el Times, trabaj en la adquisicin militar durante 20 aos y en los ltimos aos ha sido la supervisora jefe de contratos en el Cuerpo de Ingenieros del Ejrcito, la agencia que ha administrado gran parte del trabajo de reconstruccin en Irak.

 

En realidad, ninguno de los testimonios de ninguno de los testigos afect en lo ms mnimo a los mandamases del Pentgono. El 1 de mayo de 2005, el Ejrcito otorg silenciosamente a la compaa un nuevo contrato por un valor de cerca de 5.000 millones de dlares para continuar con su maravilloso apoyo logstico a los soldados en Irak, y lo ltimo que he odo, es que el contrato equivale a depositar dinero en las cuentas de KBR.

 

Pero despus de todo, qu diablos! La gente ha estado fastidiando a Halliburton porque se enriquece con la guerra desde hace ms de 40 aos. En 1966, un miembro republicano de Illinois de la Cmara de Representantes, quiso informarse sobre la asociacin de treinta aos entre el presidente de Halliburton, George R. Brown, y Lyndon B. Johnson. Brown haba contribuido 23.000 dlares al Club del Presidente mientras el Congreso estaba considerando si continuar otro proyecto multimillonario de Brown & Root Services, segn un informe del Centro por la Integridad Pblica del 2 de agosto de 2001. Por qu este inmenso contrato no ha sido y no es auditado ahora adecuadamente es algo que se me escapa. El potencial para el derroche y el enriquecimiento bajo un contrato semejante es sustancial, digo el indignado congresista republicano Donald Rumsfeld.

 

En 1982, la GAO [siglas en ingls de Oficina de Responsabilidad Gubernamental] inform que la compaa perdi el control contable de 120 millones de dlares y que su seguridad era tan miserable que millones de dlares en equipamientos haban sido robados.

 

Para aquellos lectores que puedan seguir confiando en que los millones de dlares en impuestos gastados en todas las investigaciones y audiencias discutidas en este informe pudieran llevar a un cambio positivo de los contratistas en Irak, menciono el siguiente chisme incmodo. Segn el Boston Globe del 15 de julio de 2005: El investigador jefe del gobierno federal arremeti ayer contra el Pentgono por su atroz administracin financiera, diciendo que el Departamento de Defensa no fue capaz de rendir cuentas plenamente a los funcionarios supervisores federales sobre los 1.000 millones de dlares que estn siendo gastados cada semana en el guerra en Irak.

 

No estoy segura de si los estadounidenses o los iraques estn pagando la cuenta por los mil millones por semana, pero creo que deben ser los iraques a la luz del ltimo anuncio por parte de funcionarios en Irak. El 9 de septiembre de 2005, el Guardian inform que: Proyectos cruciales de reconstruccin en Irak se estn paralizando porque se est acabando el dinero estadounidense y la seguridad ha desviado fondos previstos para la electricidad, el agua y los servicios sanitarios, segn funcionarios de EE.UU.

 

Se calcula que en la actualidad hay 20.000 contratistas extranjeros de seguridad en Irak, y que algunos cobran ms de 1.000 dlares por da. Segn IG, Stuart Bowen, 5.000 millones de dlares de los 18.400 millones presupuestados por el Congreso para la reconstruccin han sido desviados hacia la seguridad.

 

Un informe de la GAO dijo que se deba a ataques, amenazas e intimidacin contra contratistas y subcontratistas de proyectos.

 

Para los que se preguntan qu tipo de xito obtuvieron los iraques a cambio de su dineral, baste mencionar que algunas reas de Irak siguen obteniendo menos de cuatro horas de electricidad por da. El costo estimado de un suministro suficiente para el pas hasta 2010 es de 20.000 millones de dlares segn el Guardian.

 

Los proyectos de agua y servicios sanitarios han sido fuertemente afectados. Segn un informe publicado a principios de este mes por la GAO, hasta ahora se ha gastado 2.600 millones de dlares en proyectos de agua, pero esa suma equivale a slo la mitad de la suma presupuestada para el trabajo, porque el resto fue gastado en seguridad y otros usos.

 

Un cuarto de los proyectos terminados de suministro de agua por 200 millones de dlares entregados a las autoridades iraques ya no funcionan correctamente debido a saqueos, suministros inestables de electricidad o personal y suministros iraques inadecuados, dijo el informe de la GAO. Ha habido un aumento de los casos de deshidratacin y de diarrea entre nios y ancianos.

La escasez de combustible ha causado colas de ms de un kilmetro en las gasolineras. La produccin de crudo promedia unos 2,2 millones de barriles por da, menos todava que los picos de antes de la guerra, segn la Brookings Institution en Washington.

 

En cuanto a Halliburton, actualmente confronta una serie de investigaciones por cobros excesivos en Irak, segn informe publicado en marzo de 2005 por el congresista Henry Waxman (demcrata de California).

 

Pero, oiga!, qu mejor eleccin poda haber hecho Bush que otorgar a Halliburton el contrato de reconstruccin por 700 millones para reparar el dao causado por Katrina? Quiero decir, mira lo que ha hecho la firma por los iraques!

 

Y piensa en lo agradecidos que deben estar los iraques hacia Bush, especialmente los que han logrado seguir en vida.

 

 

Evelyn Pringle es columnista de Independent Media TV y periodista investigadora que se concentra en la denuncia de la corrupcin. Para contactos: [email protected]

 

 

 

 

 

 

http://www.counterpunch.org/pringle09142005.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter