Portada :: Europa :: Grecia, laboratorio neoliberal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-09-2015

Yanis Petspulos y Dimitris Angels reflexionan sobre el papel de la cultura en Grecia
La poltica no ayuda a mejorar la situacin y buscar una salida

Antonio Cuesta
Rebelin


Ayer Grecia tuvo una nueva cita con las urnas, en medio de un clima de apata y desesperanza, en parte debido a la percepcin de estar ante un modelo poltico agotado y tambin ante la falta de una alternativa que contribuya a superar la crisis. Rebelin convers sobre ello con dos notables actores de la escena cultural griega.

Autor teatral y traductor, actor, director y maestro, Yanis Petspulos lleva 50 aos dedicndose al teatro, del que aprendi a creer fundamentalmente en la vida, en el ser humano, ya que todo se puede cambiar. Para l la crisis en Grecia comenz hace 20 o 30 aos, cuando los partidos mayoritarios establecieron las bases de un sistema corrupto que acostumbr a la gente a tener dinero fcil y a un consumo desenfrenado incluso en las formas de ocio.

Ese modelo lleg tambin al teatro distorsionando los valores tradicionales y la identidad de la cultura, apostando por el modelo americano del show-business, de modo que a la crisis poltica y econmica del pas se ha sumado tambin la crisis dentro del teatro, porque es un reflejo de todo lo que esta pasando, y que es de valores y principios. Lo cual no impide que en estos momentos ya est surgiendo un movimiento renovador en la escena griega, siempre hubo este tipo de corrientes en pocas de crisis anteriores, aclara.

El teatro como herramienta transformadora

El teatro es sin duda un movimiento de masas en el pas. Adems de las dos escuelas estatales de arte dramtico (en Atenas y Tesalnica) existen ms de 35 privadas y un nmero todava mayor de talleres teatrales. El resultado son cerca de 1.000 nuevos actores por ao. Y para hacernos una idea solo durante el primer trimestre de 2015 se estrenaron en Atenas 850 montajes en 150 salas.

Petspulos, que dirige el taller y espacio para representaciones Polymjano, considera que el teatro tiene una gran potencialidad de cambio, al ofrecer al espectador otra dimensin y otra forma de ver las cosas, que va entendiendo e interiorizando, adems el arte debe ser democrtico, como la poltica, y por eso es tan importante el teatro en la calle, en los barrios, donde no se necesitan grandes montajes, porque es una forma de hacerlo llegar a todos.

Pero los grupos se enfrentan, a su modo de ver, con un doble reto: por un lado una concepcin errnea por parte de las instituciones, que no tiene que ver nicamente con cuestiones econmicas; por otro una excesiva atomizacin de las numerosas iniciativas culturales, propia de la idiosincrasia griega. El teatro es parte de la memoria y de los sentimientos de un pueblo, y por ello es importante que persista y que adems evolucione. Pero el problema es que polticamente no interesa que la cultura trascienda al pueblo y se haga accesible a las clases populares y a quienes no tienen recursos econmicos, seala, el arte no debe ser elitista, ni el dinero una barrera para disfrutar de un espectculo. La segunda de las dificultades la resume con un smil, en Atenas hay ms teatros que en Londres y muchsimos grupos independientes, pero cada uno va en su balsa tratando de librarse del naufragio en lugar de subirse a un barco grande en compaa de otros y llevarlo adelante. Cuesta hacer las cosas de forma colectiva, pero es lucha lenta y continua en la que hay que creer y no cejar.

Para el dramaturgo el cambio que requiere el pas no va a venir a travs de la poltica, sino a travs del pueblo, de la cultura, frente a una clase poltica que estafa y engaa tenemos a una generacin de jvenes que hacen teatro, cantan y bailan buscando una verdad, y as vamos caminando.

Ese escepticismo con la clase poltica lo transmite igualmente Dimitris Angels, poeta y director de la acreditada revista literaria Frear, al reconocer que en un momento en el que el pas est desesperanzado, atravesando una poca muy difcil, bajo un programa dursimo y con perspectivas de empeorar, el desempeo de la poltica no ayuda mucho a mejorar la situacin, a facilitar una salida. Sin embargo abre una ventana a la esperanza al decir que el alivio y la ayuda para superar los problemas viene de la literatura.

Responsabiliza a los economistas y a los lderes polticos de la situacin actual y considera que pese a haberse escrito muchos ensayos sobre la crisis, que parecen ofrecer una solucin o una explicacin preparada, creo que los nicos que pueden aliviar este dao, esta herida de nuestro tiempo, son los narradores y los poetas. A su modo de ver, para quienes han perdido su trabajo, su vivienda o sus esperanzas, la explicacin no es un tema de los economistas, sino de la literatura que puede aliviar a quienes sufren.

La crisis y el fin de una poca

En Grecia todo lo que conocamos ya no existe y la cada del pas ha producido un vaco tan grande que a nosotros nos toca llenarlo ya, asegura en un reciente artculo el joven director de cine Stathis Athanasiu, y Angels aade que este cambio de ciclo, esta fractura tambin se expresa en la literatura, gracias al relevo generacional que se est dando entre los autores que monopolizaron durante aos el panorama editorial, que ya son muy mayores y no escriben o murieron, y una corriente de jvenes que quiere expresar nuestra vida con nuevas formas.

La crisis ha puesto al mundo editorial entre la espada y la pared. Publicar un libro en la actualidad es muy difcil, muchas editoriales han cerrado, las que quedan piden a las libreras que paguen por adelantado, lo que pone en aprietos a las pequeas, y adems apenas hay papel porque viene de fuera y solo se importa tras haber anticipado el dinero. Seala que desde el inicio de la crisis la publicacin de libros descendi en un 70%, habindose reducido al mnimo desde junio hasta ahora cuando empez el corralito bancario. Pero pas una cosa curiosa -relata a modo de ancdota-, aument notablemente el nmero de poetas que llevaron a cabo autoediciones de sus obras, gracias a una parte del dinero que se sac de los bancos, aunque para mucha gente esto pueda sonar un poco frvolo.

Pese a todo, los nuevos escritores se han abierto por encima de las dificultades editoriales, las rgidas revistas tradicionales y el cerrado mundo de los literatos de Atenas. Como ocurre en el teatro, las pocas de crisis en Grecia tambin han dado a luz movimientos literarios de renovacin que explican a los ciudadanos la herida provocada por el fin de una poca, como ocurri con la generacin de los aos 30, tras la prdida y expulsin de la poblacin griega en Asia Menor.

Para Angels lo ms interesante es que el tema de la crisis se ha utilizando tambin para renovar el lenguaje, reinventar nuestro estilo y ver las cosas de otra manera. Y eso muestra el deseo de los artistas de expresar el cambio de nuestras vidas. Aunque la buena literatura no llegue a tanta gente como lo hace el teatro, para el poeta va a perdurar mas, y poco a poco va a expresar mejor nuestro tiempo.

Por desgracia esa corriente, ms activa en Tesalnica y en otras pequeas ciudades del norte donde tambin existe un movimiento social y autogestionario ms potente, no tiene salida hacia el exterior debido al abandono de las instituciones. Han desaparecido las ayudas a la traduccin, que daban a conocer la literatura griega en el extranjero, el Centro Nacional del Libro cerr y todos los centros de las otras ramas de la cultura los dejaron sin presupuesto, lo cual imposibilita -se lamenta Angels dar a conocer nuestra literatura en un momento en el que todo el mundo se interesa por Grecia y somos el centro de atencin de todos los medios.

Antonio Cuesta es corresponsal en Grecia de la agencia Prensa Latina

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter