Portada :: Colombia :: Dilogos de paz 2012-2015
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-09-2015

Uribe y el Centro Democrtico desvaran en torno a la Paz en Colombia

Jaime Jimnez
Rebelin


En la tarde de ayer el Presidente Juan Manuel Santos y el mximo dirigente de las FARC Rodrigo Londoo cuyo nombre de guerra es Timochenko, se estrecharon la mano en La Habana, sobre ellas se posaron las del Presidente de Cuba, Ral Castro. Con este gesto sellaban un Acuerdo en torno al tema de la justicia, entendida como castigo, la cual era uno de los principales escollos en la Mesa de Negociacin.

Las principales lneas del Acuerdo son:

Se firmar el acuerdo final a ms tardar dentro de seis meses, es decir, el 23 de marzo de 2016 y a los dos meses las FARC dejarn las armas.

Se crear una Jurisdiccin Especial, con jueces mayoritariamente colombianos y algunos extranjeros invitados, cuyo marco ser el ordenamiento jurdico interno en sintona con los acuerdos y tratados firmados por Colombia a nivel internacional. Es una jurisdiccin que busca, ante todo, la satisfaccin de los derechos de las vctimas, en particular el derecho a la justicia, pero tambin sus derechos a la verdad, a la reparacin y a la no repeticin. [i] Se dar tambin oportunidad a las organizaciones de vctimas y de derechos humanos para que participen y se tendr en cuenta todo lo acumulado por la Fiscala General de la Nacin y los Jueces de la Repblica.

Se otorgarn amnistas o indultos por delitos polticos y conexos por medio de una ley.

La nueva Jurisdiccin se encargar de los delitos de lesa humanidad (genocidio, crmenes de lesa humanidad y crmenes de guerra: arts. 6, 7 y 8 del Estatuto de Roma), que no sern indultados.

Quienes reconozcan delitos no amnistiables o indultables y cuenten la verdad tendrn penas privativas de la libertad que pagarn en granjas agrcolas, de entre cinco y ocho aos, y no perdern la posibilidad de hacer poltica tanto en el tiempo de reclusin como posterior a l, sin desconocer el componente de restauracin y reparacin a las vctimas. Quienes no se sometan a ello pagarn penas de hasta 20 aos en crceles ordinarias.

Esta Justicia Transicional va dirigida tambin a los miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y a civiles que hayan tenido participacin en graves violaciones de los derechos humanos.

Los colombianos aprobarn o rechazarn estos acuerdos mediante refrendacin popular (Santos)

Ante este hecho histrico, el partido Centro Democrtico expres su posicin en cabeza de su lder el expresidente y hoy senador lvaro Uribe Vlez. En un documento titulado Preocupaciones iniciales sobre el acuerdo entre Gobierno y FARC [i] se hacen nueve objeciones a lo alcanzado en La Habana. Resumir, cuando se pueda, cada una de ellas (en negrilla) e inmediatamente dar mi opinin al respecto.

1.- No crcel Que el guerrillero raso no sea llevado a la crcel es aceptable, pero concederle esta indulgencia al cabecilla, responsable de atrocidades, es mal ejemplo : Respetable opinin.

2.- Igualacin de las Fuerzas Armadas con el terrorismo: El Gobierno ha aceptado aplicar idnticos mecanismos de justicia a terroristas y a las Fuerzas Armadas, que han sido respetuosas de la democracia y no sustentadoras de dictaduras como en otros pases Con este acuerdo todos los soldados y policas de Colombiaquedan con el riesgo de tener que confesar crmenes que no cometieron o de irse a la crcel.:
En cuanto a lo primero, aplicar la misma justicia a soldados y policas de las Fuerzas Armadas gubernamentales es una enorme concesin para ellos, pues el servidor pblico que porta un arma lleva consigo la confianza que la sociedad le otorg, es su obligacin respetar la ley; en todos los ordenamientos jurdicos del mundo el agente del estado tiene una pena agravada cuando comete un delito. Centenares de militares presos por horrendos crmenes y miles de ellos procesados por ejecuciones extrajudiciales (falsos positivos) deben estar sintiendo un enorme alivio. En cuanto a lo segundo, ningn militar tendr que confesar nada que no haya hecho: el que nada debe, nada teme.

3.- Igualacin de la sociedad civil con el terrorismoconstituye grave afrenta a la comunidad colombiana, en este acuerdo convertida en victimaria, cuando durante 50 aos ha sido vctima del secuestro y del asesinato narco terrorista. Cualquier ciudadano queda expuesto al riesgo de tener que aceptar un delito que no cometi como condicin para no ser condenado a la crcel.
: Esto va dirigido a los que impulsaron y participaron en grupos de justicia privada o paramilitares mayoritariamente responsables de genocidios (masacres), desapariciones forzadas, asesinatos selectivos, tortura, desplazamientosUribe quiere para ellos total impunidad. En cuanto a la responsabilidad de cualquier ciudadano, lo ya dicho, el que nada debe, nada teme.

4.- El acuerdo no excluye al narcotrfico como conexo del delito poltico. El acuerdo no es contundente para excluir al secuestro como conexo del delito poltico.
: Las legislaciones y la doctrina jurdica establecen dos componentes bsicos para calificar el delito poltico, uno es el sentido altruista de la lucha que se expresa, entre otros, en el manejo de los recursos econmicos, por ejemplo, y el otro es el de la motivacin que impulsa las conductas delictivas. Si los bienes jurdicos lesionados, en este caso la salud pblica, la libertad de las personas y su patrimonio, sirvieron para financiar a los rebeldes que actuaron sin nimo de lucro e incentivados por un ideal, no es descabellado declarar al narcotrfico y al secuestro como delitos conexos. Justamente este fue el criterio para que la Corte Constitucional no le concediera el estatus de sediciosos a los paramilitares en la Ley 975/2005 denominada de Justicia y Paz, el nimo de lucro de stos combatientes era evidente, contraviniendo as el inters de Uribe en aquel entonces Presidente de la Repblica.

5. El Gobierno ha aceptado abrir a los terroristas todas las posibilidades de participacin en poltica, sin excluir a los responsables de atrocidades.:
Respetable opinin.

6. El Gobierno no ha exigido entrega del dinero del terrorismo para reparar a los vctimas. Y, en lugar de exigir la entrega de armas, el Gobierno ha aceptado la palabra dejacin que equivale a que el terrorismo las mantenga y las use cuando quiera.:
La poltica es el arte de lo posible. Quin sabe cunto y dnde est el dinero de las FARC? Tienen las FARC bienes econmicos susceptibles de embargar? El Estado ha hecho lo que ha podido y ha judicializado a sus testaferros, no obstante el Acuerdo habla de reparar y restaurar a las vctimas, habr que llenarlo de contenido. En cuanto a la dejacin de armas es algo que est por acordar.

7. La indignante presencia de jerarcas de la tirana de Venezuela que posan de acompaantes del proceso: Rechazamos la presencia de la dictadura de Venezuela que ayer no ms acribill con genocidio a centenares de familias colombianas y hoy anunci ms cierres de frontera.:
Respetable opinin el no compartir la presencia del gobierno venezolano, al igual que la calificacin que hacen de l, pero lo que s no tiene presentacin es la frase ayer[el gobierno venezolano] acribill con genocidio a centenares de familias colombianas. El delito de genocidio, el crimen de crmenes, est tipificado en el art. 101 del Cdigo Penal colombiano y en el art. 6 del Estatuto de Roma, el primero inspirado casi en su totalidad del segundo.

Veamos: Artculo 101. Genocidio . El que con el propsito de destruir total o parcialmente un grupo nacional, tnico, racial, religioso o poltico por razn de su pertenencia al mismo, ocasionare la muerte de sus miembros [o] cuando con el mismo propsito se cometiere cualquiera de los siguientes actos:1. Lesin grave a la integridad fsica o mental de miembros del grupo. 2. Embarazo forzado. 3. Sometimiento de miembros del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destruccin fsica, total o parcial. 4. Tomar medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo. 5. Traslado por la fuerza de nios del grupo a otro grupo. Como podr concluirse nada de lo aqu descrito ha ocurrido en la frontera, es ms de la reciente reunin de presidentes en Quito no se aprob un reproche tan siquiera en cuanto a la violacin de los derechos humanos en general, no quiero negar con esto que empujones y palabras vulgares seguramente abundaron en el procedimiento de desalojo de irregulares colombianos en Venezuela, pero de ah a calificar que hubo un genocidio sobre centenares de familias hay una distancia enorme.

8. Las facultades ilimitadas al Gobierno, ley habilitante al mejor estilo chavista, y la suplantacin de la Constitucin para complacer al terrorismo, constituirn una nueva dictadura, avalada por el Congreso y respaldada por los fusiles y explosivos del terrorismo.: Respetable opinin.

9. El Centro Democrtico sigue en el compromiso de interpretar a millones de colombianos que quieren una paz estable, esto es, con justicia de verdad, que quieren una refrendacin reflexiva, con las reglas vigentes, y no un plebiscito dictatorial, a millones de colombianos que nunca aceptarn el golpe de estado que se trama contra la democracia, para lo cual se aprovecha, con oportunismo sin igual, la poca electoral, como sucedi en las elecciones de 2014: Respetable opinin. Uribe va en contrava de los estndares internacionales en materia de responsabilidad penal de los agentes del Estado, quiere total impunidad para los particulares que cometieron horrendos crmenes, afirma que todo colombiano y todo polica o soldado debe declarase culpable de actos que no cometi, desnaturaliza la esencia del delito poltico reconocida por las legislaciones democrticas del mundo, ve genocidios en la frontera con Venezuela y para terminar alerta a los colombianos de un Golpe de Estado que se fraguar en Colombia por parte del poder ejecutivo, con la complicidad del poder legislativo y con el apoyo de las bombas y fusiles del terrorismo. Definitivamente est desvariando.


Notas


[i] Pronunciamiento de Uribe: http://caracol.com.co/radio/2015/09/24/politica/1443058060_336247.html

[i] Discurso de Santos: http://www.eltiempo.com/politica/proceso-de-paz/acuerdo-de-paz-discurso-del-presidente-santos-sobre-el-proceso-de-paz/16385038

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter