Portada :: Colombia :: Dilogos de paz 2012-2015
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-09-2015

Hay que construir desde el movimiento social y poltico una propuesta pedaggica para la verdad y para ensear los acuerdos de paz
Debemos prepararnos para la paz

Comit Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos
Prensa Rural


Hoy es un da histrico para nuestro pas. Despus de 60 aos de conflicto armado al fin se ve la luz de la paz. Hoy se pacta el acuerdo de justicia, y se crea el Sistema Integral de verdad, justicia, reparacin y no repeticin.

Para el Comit Permanente por la defensa de los derechos humanos, es de gran importancia formar parte del equipo jurdico de este acuerdo de justicia a travs de nuestro secretario ejecutivo Diego Martnez Castillo. Para nuestra organizacin, este es un reconocimiento por los ms de 30 aos de defensa de los territorios, la libertad y los derechos de las comunidades campesinas y la promocin y la defensa de los derechos humanos.

El reto es grande; a partir de estos acuerdos se empieza a forjar la nueva historia de nuestro pas.

A pesar del acto legislativo para la paz que fue presentado por el gobierno y que promueve una visin unilateral hacia la terminacin del conflicto; estamos esperando y trabajando por un acuerdo especial que sea bilateral que promueva una propuesta tica y que sea incorporado a nuestra constitucin. Este acuerdo de justicia crear una jurisdiccin especial para la paz, en la que se constituir un tribunal al que llegarn todos los casos relacionados con el conflicto armado y que desembocarn siempre en una sentencia.

Es de resaltar la propuesta de justicia restaurativa que se ha concretado, que busca la reconciliacin de la sociedad colombiana. Este acuerdo reconoce el delito poltico y la juridicidad guerrillera que se apoya en una respuesta contra un orden social injusto. Este modelo de justicia reencuentra a la sociedad colombiana con la idea de la paz, con justicia social, y va de la mano de la comisin de la verdad.

Si bien no va a ocurrir una desmovilizacin inmediata, si se aplicar un modelo de dejacin de armas y una reintegracin social a travs de la ley de amnistas e indultos con garantas de no repeticin.

La comisin de la verdad todava es un aspecto que genera polmica para los que detentan el poder poltico y econmico, ya que pretende desentraar las lneas de la historia centrales del conflicto armado, y aunque no tienen efectos judiciales, si ayudar al desmantelamiento del paramilitarismo, de la doctrina de la seguridad nacional y del enemigo interno. La comisin de la verdad ser en clave de memoria y reparacin.

Existen tres principios que sientan las bases para la justicia restaurativa a nivel internacional:

1. La justicia requiere que trabajemos a fin de que se ayude a volver a su estado original a aquellos que se han visto perjudicados.

2. De desearlo, aqullos que se han visto ms directamente involucrados o afectados por el delito, deben tener la posibilidad de participar de lleno en la respuesta.

3. El rol del Gobierno consiste en preservar el justo orden pblico; la comunidad debe construir y mantener una justa paz.

Los programas restaurativos se caracterizan por cuatro valores clave:

Encuentro: Se crean oportunidades con el propsito de que vctimas, insurgencia y miembros de la comunidad se renan a conversar acerca del delito y sus consecuencias.

Reparacin: Se espera que los insurgentes tomen medidas a fin de reparar el dao que hayan causado.

Reintegracin: Se intenta devolver a vctimas y ex combatientes a la sociedad como miembros completos de la misma, capaces de contribuir a sta.

Inclusin: Se ofrece la posibilidad de que las partes interesadas en un delito especfico participen en su resolucin.

A partir de estos acuerdos comienza el reto para las comunidades y para el movimiento social. Debemos empezar por prepararnos desde las regiones.

Los lderes de opinin y los grandes medios de comunicacin, que no representan la opinin popular, no estn muy interesados en desescalar el lenguaje y crear una pedagoga para el pos-acuerdo. Por ello es tarea de nosotros como constructores de tejido social; llevar a todos los rincones del pas los acuerdos de la Habana y crear una metodologa que pueda darse a entender a las comunidades tanto de la periferia como del centro.

Hay que construir desde el movimiento social y poltico una propuesta pedaggica para la verdad y para ensear los acuerdos de paz. Esto con miras a una asamblea nacional constituyente, en donde se refrendarn los acuerdos y se legitimarn en la constitucin poltica.

Falta discutir el proceso de fin de conflicto y la firma del acuerdo final. Pero el camino ya est abierto para construir una nueva sociedad colombiana. El dialogo con ELN ya es un hecho, y el acuerdo de La Habana ya est llegando a un consenso. El gobierno nacional debe comprometerse a apoyar las iniciativas por formalizar una ctedra y una pedagoga para la paz. Estos acuerdos se legitiman desde las bases, y el CPDH est comprometido con la formacin poltica y jurdica y el acompaamiento tcnico en todas las regiones del pas.


Fuente original: http://prensarural.org/spip/spip.php?article17783



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter