Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2015

Respuesta a Jos Antonio Gutirrez D.
Ni Monedero se abraza con Aznar ni lo de ETA son simplemente errores

Javier Mestre
Rebelin


No es un ataque deshonesto llamar crimen al crimen, aunque eso te haga coincidir muy parcialmente con el discurso de Jos Mara Aznar. ETA cometi una larga lista de crmenes injustificables por mucho que el orden jurdico espaol tenga sus orgenes en el genocidio franquista y por mucho que tambin los cometiera el Estado, con su seor X al frente. Asesinar a un nio con un coche bomba o ejecutar a sangre fra a un concejal desarmado son acciones tan injustificables como los asesinatos fascistas tras la guerra civil espaola. La verdad es que ETA cometi errores gravsimos que le costaron muy caros desde el punto de vista de su estrategia poltica. Pero es que, adems de errores, fueron crmenes. Desde el punto de vista tctico, fueron unos descerebrados. Desde el punto de vista moral, unos asesinos. Segaron para nada vidas que no tenan ningn derecho a segar, y la cuestin no se reduce a granitos de arena que contribuyeron a aislarlos de otros sectores de la clase trabajadora en el Estado Espaol. Lo que pas es que la clase trabajadora, en Espaa, sinti una natural y gigantesca repugnancia hacia tanta violencia estpida y criminal en los tiempos que corran. ETA entreg en bandeja el triunfo moral a los espaolistas porque demostr un grado indignante de inmoralidad, que fue amplificado ad nauseam por el statu quo, que jug con presteza sus cartas regodendose en la sangrienta estulticia de unos rivales que les venan de maravilla para establecer cortinas de humo permanentes que ocultaban sistemticamente todas las ofensivas y latrocinios oligrquicos contra las clases trabajadoras del pas.

Desde su atalaya izquierdista, Jos Antonio Gutirrez D. acusa a Juan Carlos Monedero de ser Jos Mara Aznar, el cmplice del crimen de las Azores, por el mero hecho de hablar con una verdad muy sentida por el pueblo trabajador espaol. Como el papel lo aguanta todo, Gutirrez se da el lujo, al tiempo, de justificar al asesino y hablar impdicamente en nombre de una clase obrera que hace mucho que repudia profundamente los crmenes de ETA. Y de paso, arrea contra PODEMOS, porque ese proyecto tiene el defecto grave de haberse tirado al barro cuando es mucho ms de izquierdas seguir sobrevolando el mundo para contemplar su destruccin sin mancharse los pies ni un poquito con la realidad.

Irrita mucho la combinatoria sofstica de quienes se niegan a aprender ni tan siquiera un poquito de los aciertos de otros. PODEMOS sencillamente escucha al pueblo, forma parte del pueblo. De modo que, cuando Gutirrez se pregunta que por qu los vascos, o de hecho cualquier otro ciudadano del Estado Espaol deberan aceptar la legitimidad del rgimen, la respuesta es que sencillamente estamos ante una aceptacin abrumadoramente mayoritaria, esa es la realidad poltica en Espaa y en el Pas Vasco. Desde el izquierdismo inane, se puede justificar cualquier cosa, pero desde la necesidad de intervenir efectivamente en la Historia es imprescindible tomarse en serio lo que las masas consideran legtimo.

Y, por supuesto, las leyes. La cuestin de las leyes merecera otro artculo de respuesta; pero baste decir por el momento que son uno de los ltimos bastiones, una agarradera en disputa. Despreciar la importancia de las leyes frente a los desmanes del capital es, adems de necio, suicida. Menos mal que casi nadie hace ningn caso a Jos Antonio Gutirrez D. Y s a Monedero, que ha tenido la valenta y la sabidura precisas para desenmascarar a Leopoldo Lpez con argumentos que todo el mundo entiende muy, pero que muy bien en Espaa.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter