Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2015

Sobre los resultados en Catalunya
Guerra de banderas mientras la izquierda observa colonizada

Jon E. Illescas (Jon Juanma)
Rebelin


Ayer [*] en Catalunya, pese a la guerra de banderas catalanas y espaolas, en realidad perdi el nico grupo que no ondeaba ninguna tela ni que se atreve siquiera a sacarla. Gan una clase, la burguesa, y perdi otra, la trabajadora. Ganaron los recortadores y perdieron los recortados. Gan la hegemona capitalista pese a los diversos disfraces nacionales que adopta (le encanta travestirse!) Curiosamente, poco despus que Junqueras, Mas y Romeva acabaran su previsible discurso y se oyera una cancin en catal, son el mismo flujo de pop americano sintetizado que bailan los jvenes catalanes o murcianos, gallegos o castellanos, en las discotecas financiadas por capitales de todo el mundo. Todos, independentistas catalanes y nacionalistas espaoles bailaron al mismo ritmo de la hegemona burguesa.

Es mucho ms fcil interiorizar que la culpa es de los espaoles o que la culpa es de los catalanes que unir a ambos en la misma sintona y sealar que el problema reside en el capitalismo y sus ejecutores (Mas, Rajoy, la Troika, etc.). Esto demuestra que la Ley Universal del Mnimo Esfuerzo (LUME) tambin gobierna en la lgica poltica de los gobernados/dominados. Para que el primer mensaje triunfe, slo hay que estar jodido con algo y echarle la culpa a alguien bien delimitado (los espaoles, los catalanes o, mejor an, Espaa y Catalunya). Para entender que el capitalismo nos oprime a todos hace falta estudiar, entender la lgica del sistema y saber que se puede substituir por otro superior.

Los nicos que se atrevieron a desmarcarse (parcialmente) de la guerra de banderas durante la campaa fueron Catalunya S que es Pot. Sin embargo, no izaron su propia tela. Alguien se percat de alguna bandera roja que unificara a todo el gnero humano independientemente del lugar de nacimiento? Es ms (que no Mas), su propio nombre (Catalunya s que es Pot) indica su hipoteca con la ideologa burguesa: Catalunya. Alguien se imagina una unin de la izquierda en todo el Estado para diciembre que se llamara Espaa s se puede? Sonara demasiado facha. Y tanto en un caso como en otro, efectivamente lo son (o lo seran). No existe nada que se llame Catalunya o Espaa, no son personas ni seres vivos, como mucho espectros. No sufren los recortes hospitalarios ni la subida de las matrculas universitarias. Hay catalanes que s y catalanes que no, espaoles que s y espaoles que no, obreros que s y burgueses que nunca. No existen las naciones como sujetos polticos, existen las personas y las clases. Los lmites nacionales han sido tradicionalmente impuestos a punta de espada o de tanques por los conquistadores, las diferentes clases dominantes cuando se reparten los territorios, etc. Las naciones sirven para dividir a la clase trabajadora en diferentes establos donde las burguesa mundiales nos sacan hasta la ltima gota de leche, donde nos explotan para obtener sus beneficios (que luego invierten muy nacionalmente llevndoselos a algn paraso fiscal). Sin embargo, luego muchos de los explotados, bailan al son de las banderas de los establos. Puede haber algo ms absurdo, ms primario, en estos tiempos de mundializacin de los goces y los padeceres?

Lo cierto es que desde el inicio de los tiempos el homo sapiens necesita smbolos que le ayuden a generar una identidad. Que, ms all de su materialidad cruda, les enracen como sujetos a un conjunto mayor, les hagan sentir parte de una comunidad. Sin embargo, pese a que vivimos en un mundo ms interconectado que nunca, menos nacional y ms mundialmente interdependiente, donde todos consumimos los mismos productos culturales, donde catalanes, espaoles, griegos y alemanes bailamos las mismas canciones internacionales y vemos las mismas series o pelculas, las banderas, en parte, parecen ondear ms fuerte que nunca.

Del 27S podemos aprender que las mayoras bailarn al son de los smbolos de sus burguesas porque son ellas las que controlan los medios de comunicacin y el resto de industrias de la conciencia. Los activistas sociales y militantes somos minora, pese a todos los cientos de recortes, pese a todo el dolor y el sufrimiento generados a millones. Seguimos siendo minora. Hemos sido socializados desde nios por sus industrias de la conciencia para ser ciudadanos pasivos. Eso no se rompe de la noche a la maana. La propaganda poltica no dura quince das durante las elecciones, dura todo el resto del ao. La oligarqua meditica de la clase capitalista controla nuestros sueos y anhelos, nuestras esperanzas, porque la mayora de la gente consume acrticamente su flujo cultural e ideolgico (sus informativos, sus programas de entretenimiento, sus pelculas, sus canciones, en definitiva, su cultura).

Sin nuestros propios medios y nuestra propia industria cultural socialista jams podremos disputar la hegemona. Y as las burguesas nos enfrentarn a placer mientras nos explotan en cada uno de sus establos nacionales. Ya lo hicieron en dos guerras mundiales y seran perfectamente capaces de hacerlo en una tercera. Las mayoras de izquierda dependen de los medios burgueses en exceso. Se creen, por ejemplo, que un canal como La Sexta, propiedad de Planeta, de la familia capitalista Lara, es de izquierdas porque en algunos programas se escuchen a los nuestros. Pensemos en algo. Cundo Podemos consigui las mximas expectativas de voto y cundo comenz su cada libre? Coincidi con el tiempo que ms apareca en los medios masivos y cuando dej de hacerlo? Por qu dejamos que sean ellos los que controlen quines de los nuestros son mediticos y los temas en torno a los cuales girarn nuestros debates con los amigos en la calle, en el trabajo, en el bar, etc.? Por qu dejamos que controlen nuestra agenda poltica? La izquierda agonizante, la que todava no quiere besar las banderas de los dueos de los establos, la que suea con una humanidad emancipada, necesita crear sus propios medios y su industria cultural para generar sus propios smbolos, nuestra propia conciencia internacionalista y hacerla masiva entre la mayora de la poblacin que hoy por hoy no ir a una manifestacin ni pisar una asamblea. Necesitamos llegar/ilusionar a los que actualmente jams se apuntarn a un partido poltico, a un sindicato o a una asociacin de accin contrahegemnica. Es decir, a la inmensa mayora.

Sin la unin de toda la izquierda contrahegemnica para construir nuestros medios unificados, nuestra propia industria cultural, slo consumiremos hegemona burguesa y pensaremos como ellos quieren que pensemos. Necesitamos nuestra cultura solidaria, racional a la par que clida, rebelde a la par que humana: nuestra cultura socialista. Si por el contrario, hemos de seguir luchando en sus medios, ellos controlarn el mensaje y los minutos que saldrn nuestros responsables. Si no construimos nuestra industria cultural contrahegemnica jams conseguiremos la hegemona en la sociedad, seremos minora para siempre y cada vez ms, los pocos que quedemos, estaremos ms colonizados mentalmente. No podemos luchar contra los medios masivos tanto offline (radio, TV, etc.) como online (Internet) desde una multitud de pequeas pginas de informacin alternativa en Internet. O desde asambleas de cientos de personas cuando los telediarios son vistos por millones a los que les lavan el cerebro. No podemos luchar contra un ejrcito de aviones, tanques y drones con tirachinas. Necesitamos seducir a las mayoras y aumentar la formacin de nuestros activistas y militantes. Pero precisamos hacerlo con seduccin, con canales poderosos que lleguen a ms gente y con objetivos que ilusionen. Necesitamos nuestra televisin, nuestros telediarios y nuestras propias canciones. Pero adems necesitamos que cambien el discurso, que se haga ms valiente. Movilizar a la gente para evitar los recortes no ilusiona a nadie. Ya llevamos aos de recortes y se estn normalizando por cansancio. Al final a las acciones a la calle acuden (algunos) de los afectados y los militantes de siempre. No se ampla el crculo. Por eso no hay mejor defensa que un buen ataque. Por eso, debemos hablar de la emancipacin del gnero humano y la lucha por el socialismo internacional. No hay gestin humana en el capitalismo (obsrvese a Syriza en Grecia). Necesitamos apuntar como objetivo un mundo donde todos vivamos juntos valorando nuestras diferencias como un tesoro, donde la riqueza se redistribuya, donde reduzcamos la jornada laboral gracias al progreso tecnolgico y donde se garantice el pleno empleo porque las empresas sern de nuestra propiedad. Eso s son sueos por los que vale la pena movilizarse, s dan ganas de luchar. El socialismo mundial es techo, pan, salud, cultura y libertad. Bajo ese objetivo poltico cabemos todos, catalanes y espaoles, pero tambin estadounidenses, chinos y sirios. Alguien se atrever de una vez a volver a izar esa bandera?

Nota:

[*] El artculo fue finalizado el 28 de septiembre de 2015.

Jon Juanma es el pseudnimo de Jon E. Illescas Martnez. El autor es Licenciado en Bellas Artes y Doctor en Sociologa y Comunicacin. Blog: http://jonjuanma.blogspot.com.es/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter