Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-10-2015

Siria
Se acab la diversin

Juanlu Gonzlez
Bits Rojiverdes


Fracasados los continuados intentos de crear una catstrofe humanitaria en Siria atribuible a su gobierno legtimo, los agresores de Siria estn tratando de buscar nuevas excusas para invadir el pas. En efecto, al desmontarse una y otra vez las presuntas masacres del rgimen de Assad contra su propio pueblo, puestas en ridculo velozmente, aunque los desmentidos no hayan llegado a copar espacios relevantes en los medios de comunicacin de masas, como s hicieron las tentativas de manipulacin, la doctrina del R2P, la falsaria Responsabilidad de Proteger que se autoatribuye Estados Unidos en todo el mundo, ya no tiene ningn sentido ni utilidad prctica.

Se impone, pues, un cambio de paradigma para justificar la injerencia y el intento de situar en el gobierno sirio a algn derivado de los Hermanos Musulmanes, el beneficiario premeditado de las revoluciones de colores organizadas por EEUU, llamadas en la regin eufemsticamente primaveras rabes, aunque hayan supuesto de manera general poco menos que un verdadero infierno rabe, que est, por ejemplo, en el origen de la gran oleada de refugiados que ahora llaman desesperados a las puertas de Europa.

El nuevo paradigma se llama defensa propia, aunque slo se trate, una vez ms, del uso torticero de un concepto jurdico popular y reconocido por todos para encubrir un macabro programa. La defensa propia, por ejemplo, ha sido invocada por Turqua, tras un atentado atribuido al Estado Islmico, pero no para atacar al grupo terrorista, sino para bombardear justamente a aquellos que los estaban combatiendo, a las milicias kurdas que se acercaban exitosamente a Ar Raqqa, la ciudad ocupada siria donde se encuentran los centros de mando ms importantes del Daesh.

Ahora es Francia quien ataca en Siria con la excusa de derrotar a los terroristas, pero sin disparar contra al Qaeda (el Frente al Nusra), sino slo contra el Estado Islmico, su rival sobre el terreno. Hollande, impertrrito, sigue apostando por el terrorismo para derrocar a Bashar al Assad y colocar all un rgimen dcil con el imperialismo y el sionismo. Israel bombardea Siria a diestro y siniestro cada vez que le place, arguyendo supuestas amenazas o ataques de Hezbollah, Irn o el Ejrcito rabe Sirio, cuando lo que en realidad hace es actuar de fuerza area de al Qaeda, cuyos militantes son asistidos en hospitales de Israel, como ha publicado y fotografiado la prensa de su pas, an a pesar de que es de sobra conocido de que son peligrosos terroristas.

Cuando el consenso sobre la necesidad de mantener a toda costa a Bashar el Assad en el poder crece a ritmo exponencial; cuando en el frente interno, EEUU reconoce que no tiene a nadie sobre el terreno y que ha desistido ya de tenerlos; cuando los palestinos han tomado las armas para defender al gobierno sirio; cuando los kurdos se sitan masivamente con la Repblica rabe Siria es justamente cuando los perdedores intentan jugar las ltimas cartas de la partida de la agresin. La mencionada movilizacin de refugiados hacia Europa no es ajena a ello, tampoco los ltimos bombardeos de estos das, ni la campaa diplomtica norteamericana admitiendo incluso que podran entrar en guerra.

Si todo se mueve a una velocidad endiablada es por una simple razn. Como versaba Carlos Puebla, Se acab la diversin, lleg el Comandante y mand parar. En este caso, la trova no se le aplica a Fidel, sino a Putin. Despus de ms un ao en que la coalicin antiterrorista ha estado jugando plcidamente al ratn y al gato con el Estado Islmico, atacando sin atacar, tirndole armas desde el cielo por error en mltiples ocasiones, sin haber conseguido ningn avance significativo contra ellos Rusia ha decidido entrar en accin, sin ambages ni medias tintas.

Y no est sola en su aventura. Adems de la gran cantidad de ayuda proporcionada estas ltimas semanas y de la presencia real sobre el terreno no reconocida en toda su magnitud, se le une la llegada el pasado viernes de un portaaviones chino al puerto de Tarts, escoltado por otros buques de guerra y otra flotilla que an est por llegar. Algunas fuentes sin confirmar citan la llegada de un contingente de la Guardia Revolucionaria iran y otras tropas de lite que suman ms de un millar de combatientes altamente cualificados. La novedad es que esta nueva coalicin cuenta con el visto bueno y el apoyo de los ejrcitos de Siria e Irak, con los que van a trabajar de manera coordinada contra todos los grupos terroristas, sin excepcin, que operan en ambos pases. Como apuntan todos los expertos, esa es la nica manera posible de acabar con al Qaeda y el Estado Islmico, cosa que es imposible de hacer slo desde el aire, como demuestra el fracaso de la coalicin impulsada por Estados Unidos, repleta de pases que han creado, patrocinado y apoyando al terrorismo an lo siguen haciendo como mtodo de alcanzar sus intereses estratgicos.

Si de verdad quisieran acabar con la amenaza terrorista, deberan estar contentos, muy contentos, con la determinacin mostrada por Rusia. De hecho, les van a hacer su trabajo. Si, por el contrario, se muestran tan enojados, es porque siguen utilizando al Estado Islmico y a al Qaeda en su propio beneficio, como llevan haciendo desde el inicio de la agresin. Por eso han intentado cerrar el espacio areo de los pases de los alrededores, sin demasiado xito, todo hay que decirlo. Por eso siguen amenazando a Rusia con la posibilidad de inicio de una guerra a gran escala.

Pero si alguien puede invocar el recurso a la defensa propia esa es Rusia o China. Se cuentan por millares los chechenos, daguestanes que se han enrolado en las filas terroristas y que pueden acabar volviendo a la Federacin Rusa perfectamente entrenados y pertrechados para iniciar otra revolucin popular, pacfica y democrtica de colorines. Lo mismo sucede con China y la etnia uygur; se estima que 3.500 uygures estn ahora en Siria luchando, reclutados por el Daesh con dinero de pases de la coalicin antiterrorista. Ambas naciones no pueden dejar que los combatientes vuelvan sanos y salvos, que es lo que haran si dependiese de la coalicin norteamericana.

Una de las virtudes de la iniciativa rusa es que va a poner sobre la mesa, por ensima vez, la hipocresa de los Estados Unidos en lo tocante a poltica exterior. En este caso, como ya hizo en Irak, jug la carta terrorista para cambiar el gobierno de Nuri al Maliki, lo mismo que pretende hacer ahora para quitar a Assad de en medio y doblegar la independencia de Damasco.

Sin la amenaza terrorista, Occidente y los restos de la Liga rabe no tendrn ms remedio que aceptar la voluntad del pueblo sirio. Y ya sabemos de sobra cmo piensan y que quieren los sirios. Ese es el problema de Estados Unidos e Israel, por eso utilizan el terror para cambiar los gobiernos que se les resisten


Fuente original: http://www.bitsrojiverdes.org/wordpress/?p=12586



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter