Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-09-2015

La burguesa independentista no alcanza sus objetivos pero margina la cuestin social de la agenda poltica en Catalua

Jess Snchez Rodrguez
Rebelin


Por razones de claridad es necesario realizar un doble anlisis de los resultados de las elecciones catalanas de manera que pueda aclararse la dualidad de proyectos que hay en juego. El primero sera el de la capacidad de las fuerzas independentistas por alcanzar sus objetivos, el segundo sera el de la posibilidad de que un proyecto de izquierdas juegue un papel esencial en el desarrollo poltico del Estado espaol. Los dos proyectos estaban en discusin en la campaa catalana. Haba un tercero que en estos momentos no nos interesa demasiado, la lucha por la hegemona en el seno del bloque liberal-conservador espaol entre el PP y Ciudadanos.

La burguesa independentista catalana haba creado con JxS un instrumento poltico para dotarse de un mayor apoyo electoral - especialmente el de la pequea burguesa pero tambin el de otras clases populares - con el objetivo de lograr una mayora absoluta en el parlamento y tener las manos libres para continuar su proyecto sin tener que depender de los independentistas de izquierdas (CUP). El proyecto de la burguesa catalana tampoco es perfectamente claro, aparentemente es la obtencin de un Estado independiente encajado dentro de la UE, manteniendo el contenido neoliberal practicado por el anterior gobierno de CiU, pero si hubiese obtenido esa mayora que anhelaba y hubiese iniciado el proceso de independencia existen dudas razonables para pensar que si se encontrase en una situacin de aislamiento en Europa tal vez transformara su proyecto de independencia por otro de obtencin de un Estatuto ms ambicioso a cambio de su continuacin dentro del Estado espaol.

Sin embargo, el resultado de las elecciones han arruinado esas expectativas, los resultados de JxS no solo no les conceden la mayora absoluta de diputados, sino que son inferiores en 9 diputados a la suma de CiU y ERC en 2012. En esta situacin de debilidad para continuar con un proyecto tan ambicioso como proclamar la independencia unilateralmente, aqul solo puede continuar si consigue el apoyo de la CUP. Pero esta alianza complica extremadamente el proyecto y liderazgo del mismo por la burguesa catalana. Los objetivos de la CUP, con su poltica anticapitalista, contemplan una Catalua fuera del euro y de la OTAN y, por supuesto, una poltica econmica y social en las antpodas de la burguesa catalana de CDC. Una alianza de JxS y la CUP, aunque fuese para un difcil programa de mnimos como conseguir la independencia, sera a costa de la destruccin final de una de las dos fuerzas. Y dada la desproporcin de fuerzas entre JxS y las CUP, previsiblemente sera esta ltima la perdedora en dicha alianza. Un complicado dilema para las CUP que va a poner a prueba la coherencia de esta formacin y en el que se juega su futuro.

En relacin con este proyecto el panorama contina, por tanto, completamente abierto. Primeramente porque los resultados en votos del bloque independentista han sido inferiores al bloque no independentista (47,8% frente al 52,2%) y esta situacin les debilita en el panorama interno e internacional para el reconocimiento de una independencia declarada unilateralmente y en un entorno hostil. Como apuntbamos anteriormente, si la burguesa independentista catalana se encuentra con el doble obstculo de tener que depender de la CUP y encontrar mayor rechazo en las instancias internacionales a su declaracin unilateral de independencia, seguramente una parte de ella se repliegue hacia el objetivo de conseguir un Estatuto ms ambicioso para Catalua. Pero, adems, otros factores pueden jugar en este sentido si en diciembre finalmente el PP es desplazado del poder y un nuevo gobierno facilita esta ltima salida. Finalmente tampoco es posible descartar que una falta de acuerdo en el seno del bloque independentista aboquen a una repeticin de las elecciones. As pues, hasta finales de ao se producir un panorama incierto tanto por el pulso dentro del bloque independentista como por la campaa para las elecciones generales en Espaa, donde la cuestin catalana se convertir en el tema estrella marginando a la cuestin social, es decir, la agenda contra el programa neoliberal de las polticas de austeridad.

Habamos sealado que haba un segundo proyecto en juego en estas elecciones, el de la capacidad de las formaciones a la izquierda del PSOE para desplazar a ste como principal referente en el campo de la izquierda o progresista y de convertirse en alternativa de gobierno o, al menos, en factor determinante en la poltica espaola. Este proyecto no se jugaba solo en Catalua, por supuesto, ni era su primera prueba. Las enormes expectativas de Podemos que le daban las encuestas a principios de ao se han ido desinflando conforme pasaba el tiempo y se celebraban diferentes elecciones. Primero en Andaluca, luego en las autonmicas, y ahora en las catalanas, con porcentajes cada vez ms bajos.

Pero en estas elecciones celebradas en Catalua se haba creado una importante expectativa, basada sobretodo en el exitoso resultado de BeC en las elecciones municipales. Con ese precedente y la alianza electoral entre Podemos, ICV y EUiA (CSQP) se pens en la posibilidad de quedar como segunda candidatura ms votada sobrepasando as al PSC y a Ciudadanos, y sirviendo tambin de base de lanzamiento para las elecciones generales a celebrar en diciembre, adems que un resultado de este tipo hubiese significado que la cuestin social se situara a un nivel parecido que la cuestin independentista en la agenda poltica de Catalua.

Estas expectativas se han derrumbado con el resultado obtenido por CSQP (8,98% y 11 diputados), inferior al obtenido por ICV e EUiA hace tres aos. El PSOE ha vuelto a demostrar por tercera vez en este ao que no existen posibilidades reales de ser sobrepasado, al menos en un horizontes prximo, por Podemos o algn tipo de alianzas que construya; y la cuestin social ha quedado claramente marginada frente a la independentista, pues entre CSQP y la CUP suman solamente el 17,25% de los votos. Lo que es an ms preocupante, la cuestin social seguramente va a quedar eclipsada en los prximos meses en la campaa de las elecciones generales por la cuestin catalana y, en estas condiciones, las expectativas de las fuerzas a la izquierda del PSOE posiblemente se reducirn como ha pasado en estas elecciones del 27-S.

Los resultados de CSQP desde luego tienen su explicacin principal en clave catalana, pero sobre una tendencia de fondo ms amplia. Podemos est rebajando sus expectativas electorales en toda Espaa, IU est sumida en una grave crisis, y en Europa la claudicacin de Syriza ha sido un punto de inflexin en el ascenso de las fuerzas de izquierdas en el viejo continente, tras el cual parece que las nuevas formaciones y lderes se decantan ms bien por un proyecto socialdemcrata renovado que por una renovacin de la izquierda transformadora.

Blog del autor:http://miradacrtica.blogspot.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter