Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-10-2015

Podemos: "un cuchillo sin filo al que solo le falta el mango"

John Brown
Rebelin


1. He decidido darme de baja definitivamente de Podemos. Quien tenga inters en estas cosas puede ir buscando los mviles de esta decisin en este mismo blog y otras intervenciones. Me voy sin amargura de ningn tipo y sin reproches. Cada uno ha obrado conforme a las lneas de causalidad propias o ajenas que deban determinar su conducta. Solo dir que Podemos nunca fue para m ms que un instrumento y que compruebo que ese instrumento no funciona ya. Seguramente porque el cambio de las piezas y de la propia estructura operado por la direccin de Podemos ha transformado enteramente a aquella organizacin que quiso ser el brazo poltico representativo del 15M y otros movimientos sociales. Ya no es la organizacin democrtica que conocimos sino otra cosa, cuya estructura se asemeja a la de los dems partidos, aunque tal vez los diferencie de ellos una concepcin coherente de la organizacin como una empresa que concentra todos sus recursos en la obtencin de un producto, la victoria electoral, y prescinde de las mediaciones democrticas y pluralistas de lo propiamente poltico. Podemos se presenta como una plataforma orientada a un resultado: "ganar". Para ello, se olvida de la poltica, o la sita en un apartado secundario y variable de "contenidos". Frente a un comienzo, dominado por el surgimiento de los crculos y el potente desafo al rgimen, el Podemos de hoy es ya otra cosa enteramente distinta. Es una parte del aparato poltico de Estado espaol sin voluntad ni capacidad de acabar con el rgimen. En otros trminos, Podemos est ya perfectamente inscrito en ese eje izquierda-derecha que quiso desestabilizar en un principio. Es ya izquierda, con todas las taras burocrticas y verticalistas de la vieja izquierda. Hoy, a lo que ha quedado de Podemos se le puede aplicar la paradoja de Lichtemberg tan apreciada por Freud: "es un cuchillo sin filo al que solo le falta el mango."

2. La incapacidad del Podemos actual para ser una fuerza poltica capaz de aunar demandas populares urgentes no es algo trivial. Sigue siendo urgente echar a la derecha del gobierno y acabar con el rgimen. La crisis del rgimen y la crisis del capitalismo neoliberal siguen abiertas. Contrariamente a lo que izquierda radical y derecha afirmaron al unsono sobre el verano griego y sus consecuencias, no estamos ante ninguna normalizacin, sino ante un tiempo de crisis ms largo. Esto significa que, mientras no se cuestione desde un parlamento y un gobierno democrticos la actuacin del rgimen, mientras no se lleven a la prctica nuevas polticas, el terreno obtenido en algunos bastiones municipales resultar una base insuficiente y precaria para plantear una resistencia eficaz. Es necesario pasar al plano de la representacin poltica a nivel de los Estados y a nivel europeo, es necesario llegar a los gobiernos, a sabiendas de que en estos no reside el poder. Nunca los consejos de administracin de las grandes empresas consideraron que el poder reside en el gobierno. No hay razn alguna para que las clases populares piensen otra cosa. El poder determinante es siempre el poder social. Con todo, un gobierno es una importante baza estratgica que permite apoyar los intereses populares eficazmente y neutralizar el funcionamiento de determinados aparatos de Estado tanto represivos como ideolgicos. Todo esto, hay que reconocerlo, son lecciones del Podemos inicial, el que saba conjugar el verbo ganar, ponindole un sujeto: "la gente", los movimientos sociales; y un objetivo: el cambio de rgimen, la conquista de la democracia. Sin cambio de gobierno, sin un gobierno popular, seguirn la represin y los desahucios, seguir la austeridad, seguirn las polticas de clase en favor de una exigua minora. Necesitamos, por lo tanto, una unidad popular, ms all de los partidos, incluido, por supuesto, Podemos.

3. Ante esta situacin caben dos posibilidades: el desnimo y la renuncia a los objetivos democrticos y sociales enunciados por el 15M o ese regreso a los principios que, segn Maquiavelo, es siempre necesario cuando se corrompe un rgimen. Tal vez este regreso a los principios no sea tan complicado y pueda formularse en tres reivindicaciones simples que pueden ser como las lneas rojas de todo proyecto de unidad popular:

a) Primarias abiertas sin listas de partidos ni aparatos, como las que conocimos en Podemos en las elecciones europeas. Subordinacin de todos los partidos y aparatos al proceso democrtico.

b) Programa participativo, generado de abajo a arriba con los necesarios apoyos tcnicos, pero sin que estos sustituyan un autntico proceso de debate y participacin.

c) Control de los cargos electos y participacin directa de la ciudadana a travs de asambleas ciudadanas. Participacin en red no desfigurada por censos irreales.

Estos eran, por lo dems, los objetivos iniciales de Podemos. Solo los podremos imponer mediante una rebelin frente a la voluntad de derrota y la complacencia en la marginalidad que sigue caracterizando a las direcciones polticas de la izquierda y, muy en particular, a pesar de sus declaraciones en sentido contrario, a la direccin de Podemos. A estas alturas, solo va a ser posible conseguir llegar a las elecciones generales con una articulacin de fuerzas suficiente alzando la voz contra unas direcciones polticas que no estn a la altura de la situacin y preservan sus propios intereses en detrimento de la necesidad de cambio democrtico expresada por la mayora.

Va siendo hora de "bombardear el cuartel general", el de IU, el de las dems organizaciones de izquierda y, por supuesto, el de Podemos.

Blog del autor: http://iohannesmaurus.blogspot.be/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter